Un monstruo llamado Andreas Lubitz


Andreas Lubitz irrumpió en nuestras vidas sin pedir permiso y, gracias a los medios de comunicación, comenzamos a saber sus pequeños secretos: tenía novia pero había terminado con ella (se dice que está embarazada); no obstante semanas antes de estrellar “deliberadamente” un Airbus con 149 personas a bordo en los Alpes franceses, compró dos vehículos Audi, uno para él y otro para su pareja; además poseía dos casas, una en Dusseldorf y la que compartía con sus padres en Montabaur; sufría de depresión (¿quién no en esta era?) y otra ex pareja contó que el joven quería hacer algo para que su nombre fuese recordado.

Todas esas historias, tejidas sólo a partir de la grabación registrada en una de las cajas negras del aparato, bastaron para achacar a Andreas un horrendo crimen, y han sido divulgadas por dos de los medios más sensacionalistas de Alemania: el Bild y el Die Welt, ambos del poderoso e influyente grupo editorial Axel Springer AG, que tiene conexiones con las transnacionales más grandes de tecnología, computación, carros de carrera, etc. El Bild es una mezcla de nuestros criollos “Últimas Noticias” y “6to Poder”.

Las “revelaciones” de esos dos rotativos, en competencia con las del New York Times (cuya fuente más acreditada es un “militar de alto rango”), santificadas y multiplicadas, han fabricado un monstruo y estigmatizado a su familia, haciendo que ya el dolor de perderlo se haga más pesado por tener que cargar en la conciencia la muerte de otras 149 almas.

Y mientras el mundo está “entretenido” con el cotilleo mediático, se pierde el sentido de la realidad. Por si fuera poco, ahora le echan la culpa también a otra tragedia: la de las Torres Gemelas, en septiembre de 2001, “ataque” por el cual George Bush emprendió en octubre de ese año la guerra contra Afganistán bajo el sugestivo nombre de “Operación Libertad Duradera”. ¿Por qué? Porque tras los choques de dos aviones contra las “Twins” se descubrió la vulnerabilidad de esas cabinas de vuelo y tomaron la decisión de asegurarlas bloqueándolas con claves secretas para que los malos musulmanes no pudiesen volver a abrirlas. Eso le sirvió a Andreas para completar su macabro plan de “suicidarse” con 149 personas más. El otro piloto fue al baño y lo dejó solo en la cabina. Después no quiso abrir la portezuela. No hubo poder humano que la derribara. Pero como las cosas tienen que pasar para que las cosas cambien, ya se decidió que los pilotos no pueden quedarse solos en las cabinas. Vamos a ver qué más inventan…

¿Y qué dijo el nunca bien ponderado presidente de los Estados Unidos Barack Obama, al enterarse de la noticia?: que había que descartar (¿adivinen qué?) un acto de terrorismo. A propósito de esto por Internet circulan cientos, miles de informaciones sobre el caso, pero sólo se vuelven virales las que alimentan la tesis del “suicidio-asesinato involuntario” de Andreas. Otras como las de este blog “Despierta al Futuro” que apuntan a que el avión fue derribado por una prueba “fallida” de la Fuerza Aérea Estadounidense, sólo se conocen por envíos más restringidos y desde luego, nadie lo cree, pero…¿Es creíble que una persona pueda cometer un acto de suicidio arrastrando a 149 más para que luego recuerden su nombre?

Pese a la fantasiosa historia, Lufthansa no ha podido liberarse de las demandas de algunos deudos, además de cancelar 50 mil euros a cada familia y se cree que tendrá que gastar en indemnizaciones 150 millones de euros. Por el momento, la línea aérea se apresuró a eliminar de su mercadeo el ahora premonitorio eslogan: “Prepárate para una sorpresa”.

Pero los medios tenían que crear al héroe también: Patrick Sondenheimer, el piloto que trató de abrir la puerta con un hacha y cuya última frase fue “Open The Damn Door” (“Abre la maldita puerta”). Andreas, el malo, el monstruo, presunto artífice del mortífero episodio, un joven, apuesto y perfecto alemán hasta ese día, al menos se ganó el título de “suicida” porque el de “terrorista”, ese sólo está reservado para los musulmanes…

Anuncios

El racismo sigue vivo en Estados Unidos


Después de ver “Selma” (2014) me atrevo a decir, desde mis modestos conocimientos sobre cine, que este año los llamados miembros de la Academia seguramente se pasearon por difíciles decisiones ante el ramillete de tremendas películas que parió la industria cinematográfica en este último año.

Pero Selma, dirigida por la afroamericana Ava DuVernay, es impactante, conmovedora.electrizante. Una maravillosa fotografía y actuaciones memorables, incluyendo la de la mismísima Oprah Winfrey. Me pareció ver a miles de Michael Brown en esa cinta y aunque no es un pasado muy lejano lo que recrea, preocupa tener la certeza de que la lucha de Martin Luther King, interpretado de manera magistral por David Oyelowo sigue intacta, dolorosamente intacta.

No es un film biográfico pero destaca, como tema central, los esfuerzos del lider asesinado en 1968 para que fuese respetado el derecho al voto de la población negra. Se va construyendo con los reportes que hacía el FBI en sus labores de espionaje a los activistas, incluyendo a Luther King. La película recrea la histórica marcha desde la localidad de Selma hasta Montgomery (Alabama), en 1965 en protesta porque el gobernador de Alabama desconociendo la ley, se negaba a inscribir a los afroamericanos en el registro electoral. Fue nominada al Oscar pero sólo ganó el premio a la mejor canción “Glory” interpretada por John Stephens y Lonnie Lynn.

Es un canto a la esperanza y encierra lecciones: con violencia nada se resuelve. Un indeciso Presidente (Lyndon B Jhonson) hace valer al final los derechos (luego de muchos atropellos y muertes). Críticas hacia el rol guerrerista de Estados Unidos que en esos años masacraba vietnamitas; el rol de la gente blanca en la lucha de los negros; el odio superado por un amor infinito en una mágica película que a veces decae sin que ello afecte para nada su calidad.

“Sabemos que hoy mismo la lucha por la libertad y la justicia es real. Vivimos en el país con mayor encarcelación en el mundo. Hay más hombres negros en el sistema penitenciario de lo que había en la esclavitud. Cuando cantamos esta canción, estamos con ustedes, estamos unidos con ustedes y marchamos con ustedes” (Stephens y Lynn a recibir el Oscar)

Rosinés a Chávez: Dejaste una llama encendida por esta patria que tanto amaste y por la que te sacrificaste (+Video)


Mi querido Chávez…

c37d6c55b73612210a1b67d3bc0ae72f“El camino que queda por recorrer no es sencillo, como personas, como familia y como país pasaremos por altos y bajos, pero seguiremos construyendo y luchando por esta hermosa Patria”

Caracas, 5 de marzo de 2015.- La hija menor del Comandante Chávez, Rosinés, ofreció unas emotivas palabras durante los actos conmemorativos por el segundo año de su partida física, donde ratificó que el pueblo venezolano y su familia seguirán construyendo la Patria que tanto amó y por la cual tanto sacrificó.

Ver la entrada original 353 palabras más

Te tenía olvidado, querido blog


No recuerdo en cuál película escuché una frase: “el que escribe en un blog no es un escritor”…Pero no es por eso que yo no había entrado más por acá, es que…perdí el password, jeje. Y lo bueno de escribir en papel, en libreta o en block (pero sin “g”) es que siempre encuentras en algún rincón de la casa, o de la biblioteca, más bien, o hasta del morral, esas hojas perdidas, arrugadas, manchadas de café, donde sueles escribir pendejadas. En cambio un blog (ahora sí con “g”) es cosa seria porque la tecnología te excluye, te elude, te omite, te ignora si no das con sus claves de las cuales, generalmente, es ella quien tiene “las claves”…Así que de nuevo por aquí una vez resuelta la pregunta “lost your password?”. Esa pregunta me asusta igual que cuando en la caja antes de pagar con la tarjeta de débito te preguntan ¿corriente o ahorro? (no sé cuál tiene menos plata)

Igual he estado ocupada en un montón de cosas (las clases, los estudiantes, la tesis, la flojera y alguna gente) y encuentro tiempo sólo para escribir 140 caracteres o mucho menos de eso. Saben de qué hablo ¿no?…De tuiter, claro…Entonces recuerdo que en estos días mi amigo y colega Earle Herrera, quien también a veces hace esfuerzos por tutorear mi tesis doctoral, me confesó una preocupación de periodista formado antes de que las redes sociales invadieran nuestras vidas y nuestro oficio: “aquí ahora hasta los ministros ejercen por tuiter. Toda vaina la tuitean y eso no tiene ninguna profundidad ni contexto. Son puros enunciados”, me dijo y miraba hacia el techo como buscando las palabras, siguiendo con su discurso: “escriben por ejemplo: se inauguran 500 casas, o llegaron tres trenes…¿Qué es eso?” Y bueno, me daba pena decirle, ¡hey yo estoy igual!…Pero con varios mensajes de tuiter, puedo llegar a 1.500 caracteres diarios que ya es bastante no?…

En fin, tengo varias cosas en el tintero y ahora que pude abrir la puerta del tugurio, se los mostraré de a poquito…Y como son mis cosas pues nunca pierden vigencia.

Les doy las gracias por seguir visitando el tugurio, eso me ha sorprendido gratamente. Les doy las gracias especialmente por escribirme…

Les dejo con Bon Iver y The Wolves, tremenda canción…Ya que es viernes, viernes de tranquilidad…