El periodismo preventivo: ¿es posible luchar contra los riesgos que engendra la propia sociedad?


En el curso actual de Periodismo en Situación de Conflicto, Preventivo y de Frontera, en la Universidad Bolivariana de Venezuela, se pretende formar a los estudiantes en la prevención de las crisis y conflictos que, irónicamente la misma sociedad genera, impulsa, provoca.

Partimos entonces de los conceptos de “riesgo” y “amenaza”, típicos de la sociedad global y de la modernidad. Según el sociólogo Ulrich Beck, se identifican tres tipos de amenazas globales: destrucción ecológica; pobreza; armas de destrucción masiva NBC (nucleares, biológicas, químicas), con la amenaza constante de guerras. Y ahora se suma la era tecnológica.

Beck dice: “La sociedad moderna se ha convertido en una sociedad de riesgo, ya que cada vez se debate más vivamente sobre los riesgos que ella misma engendra con el fin de dominarlos y evitarlos”.

Sobre el papel de los medios, Beck agrega que “(…) la situación actual es resultado de la histeria y de las políticas del miedo que los medios de comunicación de masas inflaman y atizan constantemente”. Los símbolos culturales que engendra la sociedad  se escenifican, dice Beck, en los medios de comunicación de masas, “donde puede descargarse la mala conciencia acumulada de los actores y de los consumidores de la sociedad industrial”.

Entonces la sociedad genera los riesgos, incluso los calcula para poder seguir viviendo con ellos y los medios son partícipes de eso.

Es el caso de la llamada “comida chatarra”. Millones de personas, especialmente niños, son adictos a los lugares donde la ofrecen. A la larga se han convertido en obesos con peligros inminentes de otras enfermedades conexas. Pero la comida chatarra no desaparece y esa industria se fortalece cada vez más, amparada pr unas instituciones que entonces generan un seguro de vida para cubrir los males de la humanidad y que sigan comiendo comida chatarra.

Otro ejemplo es la destrucción de la capa de ozono y todo el conflicto ambiental que eso ha traído; los llamados “automercados de salud” en Venezuela, por ejemplo, que han  sustituido ya casi completamente las otroras farmacias (o droguerías), y donde venden una diversidad de medicinas “naturistas” (se adquieren sin récipe médico) que aparentemente sirven para combatir la gordura, las arrugas, la caída del pelo, o enfermedades que sólo existen en los laboratorios, creando mitos que generalmente afectan especialmente a la mujer y a la infancia. El rol de los medios de comunicación, que debe ser la prevención, ha estado lejos de eso aunque es un clamor mundial que el periodismo se sensibilice y al fin cumpla su rol mediador.

Las guerras y los conflictos políticos; las  crisis de los estados y las instituciones; las hambrunas; las enfermedades, epidemias y pandemias; las catástrofes generadas por el cambio climático; el desempleo; las drogas; la imposición de un prototipo de mujer u hombre que genera ansiedad y la búsqueda afanosa del “fitness” el “botox”, los implantes mamarios o de glúteos, prácticas que le han ocasionado la muerte a más de uno (o una). La sociedad de riesgo global genera todo eso y luego quiere frenarlo, combatirlo, pero no desaparecerlo y, a veces mejor es mantenerlo oculto.

Beck recomienda que los medios de comunicación se conviertan en foros de debate y que se visibilicen los movimientos sociales que presionan a la sociedad industrial, a las instituciones, a los partidos políticos: “en todas las cuestiones centrales para la sociedad, siempre deben combinarse voces disidentes, expertos alternativos, variedad interdisciplinaria y, no en último término, alternativas a desarrollar sistemáticamente”

Es el rol que debemos debatir en las aulas porque, a fin de cuentas, ¿para qué es el periodismo si no cumple esa función social, preventiva, básicamente de paz?

Lectura recomendada:

EL_PERIODISMO_PREVENTIVO[1]oporto (1)

 

Anuncios

Aportes para el Periodismo de Investigación


Asumimos el periodismo de investigación (PdI) bajo esta premisa:

“¿Es realmente cierto lo que observamos? (…) si la apariencia y la esencia de las cosas coincidieran, no habría ciencia”

(Marx, citado en Klein, 2001)

Y nos alienta…

“La investigación no es una especialidad del oficio, sino que todo el periodismo tiene que ser investigativo por definición” (Gabriel García Márquez)

Material de trabajo para estudiantes de Comunicación Social

PdI 2014 DEF

Referencias bibliográficas utilizadas

  • Blanco, P (2001). Una aproximación al periodismo de precisión, Ucab, Caracas, Venezuela
  • Bowman, S. y Willis, C. (2003). Nosotros el medio, cómo las audiencias están modelando el futuro de las noticias y la información. [Versión electrónica] The Media Center Press.
  • Dragnic, O (2006). Diccionario de Comunicación Social. Editorial Panapo de Venezuela, C.A, Caracas, Venezuela
  • Cárdenas, F (2006) Los Watergates latinos, ediciones B, Colombia
  • Reyes, G (1996) Periodismo de Investigación, editorial Trillas, México
  • Quesada, M (1987) La investigación periodística (el caso español) , Ariel Comunicación, Barcelona, España

Días de cine: “El Viaje del Acordeón”


Ya en la última etapa de este largo asueto (hicimos de todo un poco), el cine nos ocupó buena parte del tiempo.

El I Festival Internacional de Cine de Caracas, fue lo mejor de septiembre aunque demasiado corto. Hubiese querido ver las 81 películas (sin contar los cortos) provenientes de países como Argentina, Brasil, Chile,  Bolivia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Colombia, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, pero, imposible. Ahora espero conseguirlas por Internet. El 5 de octubre se inicia en Margarita el Festival de Cine Latinoamericano y Caribeño (¡no podré ir!) y eso compensa que las regiones también puedan disfrutar de la magia del cine.

Me encantó el ambiente que generó el festival en Caracas y esa idea del “cine bajo las estrellas” y en los cineclubes populares, fue de las mejores iniciativas. Parecía una fiesta aunque ya habían comenzado actividades escolares y universitarias, siempre anda por ahí más de un perezoso (a) que se resiste a la rutina. El 16 de septiembre es una fecha que particularmente recuerdo no sólo porque es mi cumpleaños (y el grito de Dolores) sino porque ¡justo comienzan clases! Y el estival arrancó el 12 de septiembre y terminó el 21… ¿De lo bueno poco?

Lo otro positivo de este festival fue el rescate de antiguas salas de cine de la ciudad y además todas ubicadas en la zona del centro y oeste lo cual terminó por desmitificar eso de que para ver buen cine hay que ir a las salas del “este del este”. Definitivamente se han humanizado esos espacios. Caminar por el centro de Caracas ya no es “chimbo” sino que “es la nota”, saborear una torta de chocolate en cualquier Café Venezuela (los hay por todas partes) y encontrarte con los amigos que hacía tiempo no veías, sin importar la ideología, eso no tiene precio porque hemos terminado unidos por el cine. ¡Que se repita! Y si en una sala Cinex o Circuito Radonsky ver una película te sale en Bs 200 (entrada más cotufas), en el Festival con Bs. 90 tienes lo mismo y hasta más…

Ahhh y me sentí muy importante votando por las películas al final de la exhibición, pues la opinión del público contó también para elegir su ganadora. En fin, diversión en grande. Y todo eso, en revolución, duélale a quien le duela…

El viaje del acordeón

El festival exhibió básicamente el cine independiente, libertario e insurgente. Películas de bajo presupuesto pero de gran calidad. Es ese cine que se rebela, ese que denuncia, ese que usa su lenguaje para transmitir lo que sienten y han sufrido sus autores y las realidades que recrean. Es como el título del libro de Aram Aharonian que hoy, con su permiso me lo apropio (valiéndome de nuestra amistad): “vernos con nuestros propios ojos”.

“El Viaje del Acordeón” me conmovió. Es la historia de un pueblo y su música pero a partir de alguien que no ha podido ganar premios por su arte. Los cineastas prefirieron recrear la vida de unos “perdedores” y sólo con eso los hicieron ganadores.

¿Qué tienen en común Alemania y Colombia? ¿Pueden dos culturas tan diferentes encontrar puntos de coincidencia? La respuesta la encontramos en este hermoso largometraje documental, dirigido por Rey Sagbini y Andrew Tucker (Gran Bretaña). Sagbini, oriundo de Valledupar, Colombia, pero quien estudió y vivió por más de una década en Alemania, decidió realizar la cinta en honor al acordeón, ese instrumento que acompaña al popular vallenato y que ahora para nosotros adquiere otras representaciones de la mano de Rey.

En realidad son dos viajes: el viaje del instrumento desde Alemania hacia Argentina y que, por accidente, ancló en Colombia y el de Manuel Vega, acordeonista de Cartagena y sus dos amigos, Jairo (quien toca un instrumento llamado “Guacharaca”) y Dionisio (tambor), hacia Alemania. “Los Tres” conforman el grupo que tiene 15 años o más compitiendo en el Festival de Vallenatos de Cartagena y siendo tan buenos…¡nunca han ganado!, pero en cambio  son invitados a Alemania, a la fábrica de acordeones Hohner, en la ciudad de Tronssingen, para participar como solistas en un concierto sinfónico de la Orquesta de Acordeones.

Entonces, les acompañamos en ese viaje fantástico a Alemania, viviendo sus dudas, sus miedos, riendo con ellos, compartiendo su humildad, además todo el tiempo con esa música que te mueve a bailar en el asiento.

Tres colombianos que jamás habían salido de Valledupar, que nunca habían visto ni tocado la nieve, que no hablaban otro idioma que el de su música, pero que fueron recibidos como héroes en esas tierras y les dieron el reconocimiento que en su Colombia no han obtenido.

Muy emocionante ver a estos señores de mediana edad, vestidos a la usanza colombiana, con su sombrero “Vueltiao”, despertando a ese público ortodoxo y europeo que les aplaudió a rabiar (también nosotros en la sala de cine) y que quiso seguir (sin lograrlo, es cierto) ese ritmo rápido y pegajoso del vallenato.

La reflexión final es que habiendo hecho ese viaje maravilloso, la esperanza sigue viva en Manuel Vega. Volvieron a participar en el festival y…encendieron las luces…¡Viva Colombia!

(Continuará…)

Domingo por la mañana


Siempre me pasa lo mismo

Siempre me pasa lo mismo: antes de zambullirme en ti me invade ese miedo a abandonar esto que tengo tan seguro, tan cómodo. Este confort, este espacio, este ahora. Pero luego me acostumbro tan rápido a ti que entonces sólo pienso en cuando ya no estés. No importa, me dije. Disfruta, déjate llevar. Luego veremos. Tengo varios días luchando entre no querer dejarte y tener que dejarte ¿entiendes?. Y dentro de un año lo volveré a vivir porque siempre me pasa lo mismo: vacaciones…

Largas vacaciones


Nada como apartarse por unos días de la rutina y el entorno habitual. Ha sido un año intenso y creo que cuando se oficializaron nuestras vacaciones el cansancio nos abrumaba. Los primeros días (antes de “la salida” prevista y obligada) fueron de franco ocio, de reconciliación con esa buena amiga que es la soledad, de retozar en la casa y re-descubrir y calentar sus rincones; de poner orden en el desorden y a veces hasta me sorprendía, aterrada, contando cuántos días faltaban para volver al trabajo.

Las vacaciones son necesarias para refrescar ideas; para reponer fuerzas; para mirar lo que hemos dejado atrás, con todas su enseñanzas; para retomar el sendero y ver hacia adelante con mucha alegría, esperanza, optimismo, con nuevos sueños en la piel, segura de que mi hermoso país saldrá adelante pese a todos los vaticinios…Y nosotros con él.

Crítica pero consecuente con mis convicciones, retomo este tugurio que tenía un poco abandonado, más no olvidado. Por ahora “calentando motores” para volver, poco a poco, como desperezándome, a los espacios, las cosas y la gente que dejé en pausa…

Porque así somos en Venezuela, como esta canción, como estos muchachos…

Domingo por la mañana (aunque hoy sea lunes)


Noche

 

Discuten sobre cualquier cosa: el lado de la cama; la comida más sana; adónde ir mañana; cuál será el mejor lugar para la siesta. Así es cada día hasta que llega el crepúsculo. Entonces todo encaja. Hay paz y armonía. Las guacamayas, al fin, se acurrucan hasta el nuevo amanecer. Gracias, noche…

 

Caresse Sur L’océan (de la película Les Choristes-Francia, 2004))

 

 

Disculpen el retraso y gracias por sus cariñosos reclamos…

 

Aquí la letra en francés (como me la pidieron). El solista del coro es Jean-Baptiste Maunier, quien ya cuenta 24 años…

 

Caresse Sur L’océan

Porte l’oiseau si léger
Revenant des terres enneigées
Air éphémère de l’hiver
Au loin ton écho s’éloigne
Châteaux en Espagne
Vire au vent tournoie déploie tes ailes
Dans l’aube grise du levant
Trouve un chemin vers l’arc-en-ciel
Se découvrira le printemps
Caresse sur l’océan
Pose l’oiseau si léger
Sur la pierre d’une île immergée
Air éphémère de l’hiver
Enfin ton souffle s’éloigne
Loin dans les montagnes
Vire au vent tournoie déploie tes ailes
Dans l’aube grise du levant
Trouve un chemin vers l’arc-en-ciel
Se découvrira le printemps
Calme sur l’océan. 

 

El canto de las guacamayas

 

 

Freddie Mercury: No me importa morir mañana. He vivido, en toda la extensión de la palabra


Hay cosas que nunca se olvidan, por ejemplo: el concierto de Queen en Caracas y sus integrantes John Deacon, Bryan May, Roger Taylor y Freddie Mercury..

Estuve en ese evento histórico  en el Poliedro de Caracas en 1981. Fue The Game Tour. Atesoro ese momento en mis recuerdos. El concierto ocurrió 11 días después de mi cumpleaños y mis amigos mantuvieron en secreto esa hermosa sorpresa. Habían comprado las entradas mucho antes y nada decían cuando me escuchaban quejarme de mi desdicha por no poder estar en ese evento histórico. Ya era mamá de mi primera hija y además trabajaba como loca (recién graduada de periodista) así que no tuve tiempo de ir a Carnaby (ya desaparecido) para comprar el ticket que costaba apenas Bs 125!! y era a beneficio del Hospital Ortopédico Infantil. Queen daría varios conciertos (incluso hubo uno en Valencia) en Venezuela pero al final debieron suspenderlos porque justo ese año falleció el ex presidente Rómulo Betancourt, el 28 de septiembre (lo recuerdo bien sólo por eso). El Poliedro se quedó corto para el gentío pero estar allí y escuchar en vivo al líder de la banda no tenía precio. Recuerdo que me senté en el piso de la otrora “olla” del Poli. Luces y mucho humo, cervecita y chucherías. Cansados de brincar y gritar durante casi tres horas, sudando como locos salimos roncos pero felices. Además prácticamente ese día amanecimos en el sitio para hacer la cola. Al final terminamos en en eterno “Tropezón” comiendo arepas a las 2 de la madrugada…Inolvidable. 

Por cierto que el “telonero” (así llamamos en Venezuela a los artistas nacionales que alternan con los extranjeros) era “Melao” creo que Illan Chester tocaba en esa banda y aunque de verdad no era de la talla de Queen lo hicieron bastante bien. Ya Illan era tremenda referencia musical en Venezuela. Pero nosotros sólo queríamos escuchar a los invitados y entonces hubo un momento de mucha tensión y tuvieron que adelantar la intervención de las estrellas.  Cuando empezó el espectáculo lloré (todos lloramos) pero ver a Freddie con sus pantalones pegaítos, en camiseta…Eso fue lo mejor…He encontrado este video de esa época. No es muy bueno pero vale la pena…

Feliz cumple, Freddie…Me alegra haber vivido contigo esos lindos momentos…

…Y

si Dios está dispuesto nos reuniremos de nuevo algún día (Barcelona-Con Montserrat Caballé)

Farrokh Bulsara (Freddie Mercury) Tanzania, 05-09-1946 Londres, 24-11-1991

Cada uno en la vida tiene su camino y lleva su equipaje (Freddie Mercury)