Del reciclaje de Delsa al “corazoncito” de Lilian y Lorenzo


Se acerca ya el inicio formal de la campaña electoral para las parlamentarias y no es de extrañar que arrecien aún más las acciones de la oposición buscando lograr lo que no han podido en más de 15 años: enterrar el proceso bolivariano con chavistas y todo.

Hemos visto en los últimos días variados y, a veces, risibles intentos de los más conspicuos exponentes de esa cosa que llaman “MUD”, mezcla de hipopótamo, elefante y dinosaurio, que por ser tan “igual y distinta”, no termina de convencer ni a sus propios seguidores.

Cuando hablamos de “conspicuos” es porque mediáticamente son los más visibles y no por la carga valorativa y positiva de la palabra.

Pipotes: Debemos decir en primer lugar que, en aras de ampliar nuestro precario conocimiento sobre petróleo (cosa que se autocuestionó mucho el comandante Chávez en pleno golpe petrolero de 2002), hicimos lo que sugirió la diputada del Parlatino, Delsa Solórzano, cuando propuso “reciclar” los barriles de petróleo: buscamos en el portal web del Parlatino para leer el estudio científico sobre algo tan innovador, pues imaginamos que uno de los métodos sería después de “vaciar” el petróleo, pegarle la manguera al cubo (o balde), cuidar, eso sí, de no dejar residuos tóxicos, para luego tal vez aplastarlo y reducirlo a un guacal que se pueda llenar de verduras, frutas, etc. Ella aseguró que el informe había sido elaborado por la Comisión de Medio Ambiente y Turismo pero por más que navegamos el portal, cliqueando en cada botón, no encontramos nada y en la página de la referida comisión, sólo salen las fotos de los miembros: Ana Elisa Osorio y Henry Ramos Allup. No hay, pues, ninguna investigación sobre eso de reciclar el barril de petróleo con lo cual queda claro que la parlamentaria, que tanto critica a nuestro presidente Nicolás Maduro y al chavismo en general, de ser ignorante y burro, quedó como una auténtica habladora de gamelote.

Corazoncito: la conversación telefónica del empresario Lorenzo Mendoza con el ex ministro de Planificación de Carlos Andrés Pérez, Ricardo Haussman, nos mueve sentimientos variados porque ¿es así como se habían decidido las políticas económica y financiera en tiempos pasados? Dos individuos con conexiones internacionales y “panas” en el Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano y otros entes salvadores de estos pobres paisitos, dispuestos a “intervenir” en una nación libre e independiente con derecho a autogestionar su propia historia. Esos grupos, “Los Amos del Valle” como muy bien les describe Francisco Herrera Luque en su obra, unidos a los que Federico Brito Figueroa caracterizó como la “oligarquía territorial” y sus descendientes y herederos, creen que aún están mandando en una comarca, en la Venezuela de la sociedad colonial. Y oírle decir a Lorenzo Mendoza que él tiene su “corazoncito” en Venezuela y que todo lo que hace es por liberarnos, es francamente nauseabundo. Ante la evidencia, Mendoza no pudo hacer nada más sino admitir que había sido una conversación “privada” (¿qué es lo “público” y qué es lo “privado” cuando se trata de intereses colectivos?), pero no aclaró para qué se necesitan 50 mil millones de dólares del FMI (¿para la materia prima de Polar?). Podemos pensar que ¿eso vale la cabeza de Nicolás Maduro o la de Venezuela? Viene a la memoria la imagen de Lorenzo reunido informalmente con la canciller colombiana María Ángela Holguín, cuya recomendación fue liberar los precios de los productos regulados para acabar con el “bachaqueo”; la reiterada quejadera del empresario a quien por cierto el generoso gobierno bolivariano, en aras de que nada le falte a su pueblo, le da los dólares preferenciales para que no deje de producir ni harina ni cerveza ni de difundir sus costosas cuñas. Sobre el ex ministro de CAP debemos recordar que la escogencia de los llamados “Iesa Boys”, encabezados por Ricardo Haussman, Mosés Naím, Miguel Rodríguez y otros como Roberto Smith, Martínez Móttola y Gustavo Roosen, para dirigir aspectos tan sensibles como economía, finanzas y educación, provocó la ira del Comité Ejecutivo Nacional de Acción Democrática (CEN de AD) donde decidieron primero la exclusión de sus filas del ex presidente y luego su juicio. Todo ello por el “Plan de Ajustes”, frase con la cual termina el audio difundido y que nos trae dolorosos recuerdos de lo que acordaron con ese mismo FMI, tal vez en una llamada telefónica igual, en 1989.

Nos queda la esposa del ex alcalde de Chacao, condenado a 14 años de cárcel por los cruentos sucesos de 2014, Lilian Tintori quien según un rastreo de medios que hemos hecho, ha realizado en menos de un año, más de 20 giras internacionales por Argentina, Chile, Panamá, Bélgica, España, Italia, Inglaterra, Suiza, Canadá, Estados Unidos, Perú, Colombia, Brasil, México, con estadías que oscilan entre dos y tres días, y a razón de dos países por mes para denunciar la dictadura castro-comunista de Nicolás Maduro. Ella dice que está casada “con Venezuela” y que su “corazoncito” se queda por estos lares, específicamente en Ramo Verde, cada vez que sube a un avión para luchar por los derechos humanos. Quizás sea mejor que Lorenzo y Lilian metan en la misma maleta ese “corazoncito” y se lo vendan al FMI a ver qué precio le pone: ¿50 mil millones de dólares? (Problem solved!)

dos-cuentas-de-dólar-de-la-corazón-dimensión-de-una-variable-18231744

Los corazoncitos de Lilian y Lorenzo

Anuncios

2 pensamientos en “Del reciclaje de Delsa al “corazoncito” de Lilian y Lorenzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s