Eres mi calma…


Del grupo venezolano La Vida Bohème hoy comparto con quienes se atreven a entrar en este tugurio, “Flamingo”. ¡Me encanta esta canción!. Además estos chicos que se integraron como banda en Caracas allá por 2006, ganaron hace unos días el Grammy al “mejor video musical versión corta” por el cortometraje que lleva el mismo nombre. Soy fanática, adicta a los cortometrajes. Decir mucho en pocos cuadros es una habilidad que pocos tienen y “Flamingo” está muy bien hecho, además la canción es…sencillamente hermosa…

El grupo decidió recientemente emigrar a México debido a la situación económica de Venezuela según uno de sus integrantes: “México se está convirtiendo en lo que es, por lo menos en mi parecer, el Nueva York de Latinoamérica. Es impresionante ver cómo toda la cultura de este hermoso continente se está conglomerando en el DF en particular y cómo está como un virus esparciéndose por todo el continente hasta la Patagonia”, dijo Henry D’Arthenay.

Bueno también se ha convertido México en una gran tumba. Lo que ocurre actualmente en ese paìs es dantesco a raíz de la desaparición de 43 estudiantes presuntamente asesinados por carteles de la droga. Un estado presa del narcotráfico y del crimen organizado que actualmente vive una hora difícil y exige de sus autoridades acciones más contundentes para preservar, especialmente, al pueblo mexicano.

Venezuela tiene problemas económicos, y muchos otros, ciierto, pero nada como luchar desde acá…Y no puedo dejar de mencionar que este corto que les comparto hoy y con el cual ganaron su premio Grammy, recibió todo el apoyo del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía de Venezuela (Cnac). Sería mezquino no decirlo. En fin, les deseo suerte pues tienen mucho talento.

Flamingo fue escrito y producido por César Elster y Carl Zitelmann y el video, según explicaron los propios artistas, se realizó dibujando cada fotograma a mano sobre papel y luego fue colorizado digitalmente.

Disfruten este lunes, lo más que puedan y ojalá pase rápido…!

Si te tumba el mar abierto y el odio te ciega

Yo estaré allí con balsas y un milllón de velas

Porque cargas un morral de miedo y la montaña no sosiega

y aunque a veces te moleste yo aun te haré la cena

Otra vez…

…Tú eres mi calma…

Integrantes:

  • Henry D’Arthenay: voz, guitarra eléctrica, teclado, sintetizador.
  • Daniel de Sousa: guitarra eléctrica.
  • Sebastián Ayala: batería.
  • Rafael Pérez: bajo.
Anuncios

Palabras que matan


El Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género de Venezuela, impulsa una campaña de sensibilización en el marco de la celebración del Día Internacional de la Lucha Contra la violencia hacia la Mujer.

Me sumo a esta iniciativa de la ministra Andreína Tarazón e invito a quienes lean este tugurio a apoyarla porque el maltrato y la violencia hacia la mujer no es sólo en Venezuela.

Amiga, ¡no te dejes!. No aceptes relaciones destructivas. La violencia comienza con las palabras, con adjetivos, y termina con dolorosas acciones.

“Hay palabras que matan. Quien ama no maltrata” así se llama la campaña y desde este 24 de noviembre hasta el 7 de diciembre tendrá lugar un ciclo de cine sobre este tema en Caracas.

GOLPES NECIA

La violencia es el último recurso del incompetente (Isaac Asimov)

El amor no se obliga o “la espiral del silencio”


Epìlogo…

Después de un intenso debate que no sólo se dió en las llamadas redes “sociales” (se dijo eso para restarle importancia), los “muchachos” Chino y Nacho decidieron no participar en el festival “Suena Caracas”. Pero la polémica desatada destapó algunas cosas que vale la pena comentar. Fue un caso típico de una teoría sobre la opinión pública denominada la “espiral del silencio”, que la investigadora alemana Elisabeth Noëlle-Neumann ha caracterizado como una forma de renunciar a nuestro propio criterio para no quedarnos aislados o para no ser castigados por la sociedad.

Cuando hay una confrontación de opiniones sobre un tema de interés (participación de los cantantes Chino y Nacho en un festival organizado por una alcaldía chavista) y en esa confrontación se miden dos fuerzas casi igualmente poderosas (chavistas contra una decisión de otro chavista), entonces vienen los reacomodos, Pero dejemos que sea Neumann quien lo diga:

“La opinión dividida se afirma cada vez con más frecuencia y con más seguridad; al otro se lo escucha cada vez menos. Los individuos perciben estas tendencias y adaptan sus convicciones en consecuencia. Uno de los dos campos presentes acrecienta su ventaja mientras el otro retrocede. La tendencia a expresarse en un caso, y a guardar silencio en el otro, engendra un proceso en espiral que en forma gradual va instalando una opinión dominante”.

No es mi intención disertar sobre cómo se forma la opinión pública pero, evidentemente, lo que hemos visto en estos días ha sido un poco decepcionante pues mientras una parte importante del público rechazaba la actuación de esos aristas en el citado evento, debido a que en febrero de este año ellos apoyaron las guarimbas y otras acciones violentas de la oposición, los “líderes de opinión”, entiéndase, moderadores de algunos programas del canal del Estado, con cierta ascendencia en la audiencia chavista, cayeron en contradicciones con sus propias convicciones porque nos consta que en su oportunidad cuestionaron aquellas posiciones aberrantes contra Venezuela. Pero como había muy por encima de ellos dirigentes como el alcalde de Caracas y hasta el mismísimo Presidente de la República, tuvieron que cartelizarse para apoyar una decisión que a todas luces no compartían. Eso es muy malo porque deja entrever dos escenarios: a) que les impusieron una línea y ellos no encontraron otra cosa mejor que descalificar a los que defendieron la otra opinión, la que abiertamente desdecía una decisión burocrática cuya verdadera intención desconocemos; b) que en el fondo cuestionaban la decisión de invitar a los artistas pero no podían hacer pública esa opinión por temor a las sanciones

La intensa polémica tocó la sensibilidad del presidente Maduro quien dejó abierta la posibilidad de que los cantantes desistieran y con ello debilitó (más bien aplastó) la posición del alcalde y de los moderadores de televisión. En periodismo hablamos siempre de la “preeminencia” de la fuente, es decir, “Presidente mata Alcalde” y la cadena sigue…Quedando de últimos en esa cadena de liderazgos, los mentados moderadores, anclas o como quieran llamarse.

Hubiese sido mejor escuchar de labios del Alcalde de Caracas algo así como “mire señor Emilio Estefan, ha sido un error de cálculo mío y lo mejor es que botemos tierrita y no juguemos más”, pero no. No fue así, Y fueron los artistas y sus agentes los que decidieron no echarse esa broma mientras que el Alcalde insistía en aquello de que “nosotros no le tenemos miedo a la polémica”

Al final triunfó la opinión del grupo más vulnerable: el pueblo. Pero es que sus líderes máximos tal vez hayan compredido al final que para seguir en esa posición privilegiada necesitan de ese pueblo. En el caso de los moderadores…Que cada quien reflexione. Es el riesgo de asumir posiciones pùblicas en un ambiente de alta tensión.

El título de este post se lo robo al mismísimo Nacho

nacho¿Será posible que el chico, ciertamente, escuchó al pueblo o fue, más bien, que le temió a su furia? Lo dejo a tu criterio…

El rol de las redes sociales

Antes dijimos que algunos voceros intentaron reducir el espectro del debate sobre este tema diciendo que eso sólo se había dado en twitter, denotando un desconocimiento preocupante sobre el uso de Internet.

Además, si en este país los medios de comunicación y los líderes de opinión no dieran tanta importancia a las redes sociales, quizás la discusión no hubiese trascendido más de la cuenta, pero ocurre que, según el último estudio de We are social Singapore, de 7.176 millones de habitantes que tiene el mundo, 2.908 millones usan internet y de éstos 1.972 millones son usuarios activos de las redes sociales. El mismo estudio ubica a Venezuela en 14 millones 548 mil 421 usuarios, de los cuales 11 millones 200 mil están metidos a diario en las redes sociales.

Se calcula que cada minuto se envían 100 mil mensajes de tuit y se publican casi 700 mil piezas en Facebook. Todo lo que allí se ventile en masa, se vuelve viral en segundos.

Esto significa que las redes sociales están interviniendo activamente en la formación de la opinión pública, derrumbando paradigmas que ostentaban los medios de comunicación tradicionales como la periodicidad que ahora se transforma en tiempo real; de las audiencias masivas pasamos al usuario-a con una participación mucho más activa, individual, personalizada y voluntariosa, hasta irreverente; los canales informativos se diversifican y multiplican y aumentan vertiginosamente los contenidos. El 75% de lo que se escribe en Internet es generado directamente por los usuarios, sin filtros ni censuras.

La etiqueta #NoAChinoYNachoEnFestivalSuenaCaracas se mantuvo de primera en las tendencias tuiteras de Venezuela por seis días, debilitando incluso otras del propio gobierno, y aún continúa allí.
Pero también eso incide en la toma de decisiones y ya ven el final de esta historia: Chino y Nacho decidieron no presentarse en el festival musical “Suena Caracas” para no generar más polémica (y seguramente también para evitar un sabroso tomatazo).

La muchachada


Según el diccionario de la Real Academia Española, “muchachada” significa “acción propia de muchachos” y recuerdo esa frase muy venezolana, casi una sentencia, oriunda de los llanos y de oriente: “muchacho no es gente” porque al muchacho, por ese “exceso” de juventud, se le atribuyen acciones inmaduras, cosas locas, no pensadas ni meditadas, es decir…”muchachadas”. Por un básico silogismo podemos, entonces, concluir que las guarimbas también fueron muchachadas y, en consecuencia, hay que perdonar a esos muchachos, tolerarlos y debatir con ellos. No dejarnos confundir por el odio…

Recientemente el presidente Maduro impuso la tesis de convocar a jóvenes para que sean éstos los que mayoritariamente conformen la nueva Asamblea Nacional. ¿Estaremos en peligro, entonces, de presenciar muchachadas en los debates y decisiones parlamentarias?

Esos días que siguieron al 12 de febrero de este año 2014, llenos de violencia, dolor y muerte, fueron aupados desde la industria del entretenimiento pitiyanqui que movió miles de millones de dólares para sumarse a la “salida” promovida por Leopoldo López y María Corina Machado. Pero ¿sería eso otra “muchachada” más? ¿O es que todo ha sido producto de nuestra imaginación y nada de aquello pasó?. ¿Entones qué cosa fue la campaña #SOSVenezuela?

El grito #NoAChinoYNachoEnFestivalSuenaCaracas encierra mucho más que el simplismo de adjetivarlo como intolerancia, odio y exclusión. Es mucho más que unos cantantes, portadores de los más denigrantes antivalores y cuyos agentes pertenecen a la más confesa y corrupta “gusanera mayamera”.

Sabemos que Jared Leto cobró la suma de 13 mil dólares cada vez que publicó en su cuenta de tuiter algún mensaje sobre sus “hermanos” de Venezuela y eso es sólo una pequeña muestra del enorme aparataje que internacionalmente se movió para tumbar a Maduro. Y no pudieron tumbarlo porque aquí se resteó el chavismo duro y el pueblo que sin ser chavista ha entendido que no se puede permitir el regreso del pasado. Entonces cerramos filas en torno a Maduro. Ha sido ese mismo chavismo. ese mismo pueblo que ha pedido respeto y al cual se le dio la espalda justificando todo con una frase: “eso fue una muchachada”.

Muchachada puede ser también creer que voy a llegar al mercado y conseguiré carne o pollo sin hacer cola; muchachada es creer que conseguiremos en la farmacia algodón, gaza o el medicamento para la hipertensión; muchachada es creer en una guerra económica y ver que autorizaron dólares para importar pinitos canadienses o panetones rancios y vencidos que nadie se atreve a comprar. Muchachada es creer que llamando a mi cuadrante la policía llegará algún día y acabará con los escándalos que no nos dejan dormir o hará patrullaje inteligente por nuestra calle; muchachada es creer en una guerra económica y ver que hay dólares para pagar artistas extranjeros y que a nosotros nos digan en la UBV que no hay viáticos para hacer un viaje con los estudiantes de Comunicación Social a la frontera y que ellos vean in situ el comportamiento de esas zonas limítrofes como parte de su formación; o ver que en muchas aldeas de la Misión Sucre no hay ni siquiera un video beam o una laptop; muchachada es creer que algún día recogerán la basura que plena las orillas del Guaire en Los Chaguaramos, o que arreglarán los cráteres de mi calle. Muchachada es creer que algún día sabremos quién nos timó con la bicoca de 20 mil millones de dólares de Cadivi, o que ciertamente se está luchando contra la corrupción escandalosa de muchos funcionarios del gobierno; muchachada es tener que calarse insultos de pillos que ahora tienen cargos en gobernaciones y alcaldías “bolivarianas” protegidos por gobernadores bolivarianos. Muchachada es creer, es esperar…

Entonces, si “muchachada” es cosa de muchachos, según el diccionario, y muchachada fue cuadrarse con las guarimbas, la salida y el #SOSVenezuela, según el Presidente Maduro, ¿Cómo calificar los desgarradores relatos que hemos escuchado de las víctimas de las guarimbas ante la Asamblea Nacional? Díganme: la tragedia de esa gente ¿es también por una infeliz “muchachada”?

Hace poco un camarada recomendó la lectura del “Ensayo sobre la lucidez”, de José Saramago, a propósito de las nuevas elecciones que se acercan. Yo también se los recomiendo y les digo: cualquier parecido con la realidad puede ser una peligrosa…”Muchachada”.

Los pecados de Aveledo: masacre de Cantaura


La Mesa de la Unidad Democrática (escribo su nombre completo porque las siglas MUD me confunden ya que en inglés significa fango, barro y no quiero malas interpretaciones) no dejó ir muy lejos a Ramón Guillermo Aveledo. En realidad nadie sabe por qué renunció a un cargo que prácticamente no existe, pero el caso es que del “último de la fila”, como dijo el día de su dimisión, pasa ahora a un puesto algo más privilegiado que el del nunca bien ponderado Jesús “Chuo” Torrealba.
Aveledo viene con vientos de diálogo otra vez en un país donde al parecer todo se perdona y…Se tolera.
Hace poco rendimos homenaje a un insigne venezolano: Pedro Pablo Linarez, revolucionario que entregó en los últimos años sus conocimientos de antropología forense para desenterrar algo que ahora con la “tolerancia” de moda parecieran querer olvidar: los horrores de la democracia puntofijista.

Pedro Pablo

Profesor Pedro Pablo Linárez

Pedro Pablo dirigía en la Universidad Bolivariana la Cátedra de los años 60, y desde ese espacio, con un equipo mínimo, logró rescatar y sistematizar en varios libros una historia que se ha pretendido esconder. En su último título “La Insurrección Armada en Venezuela”, la pluma de Luis Damiani describió en el prólogo: “Hay una relación histórica entre la Revolución Bolivariana y la insurgencia de los años 60 (…)”, dice Damiani para quien ese período histórico se ha ido debilitando en la conciencia colectiva del venezolano.: “(…) Es allí cuando nos encontramos con el silencio. Las voces había que silenciarlas; se desaparecieron estudiantes, se masacraron campesinos, se asesinaron intelectuales (…) Había que asesinar también el recuerdo”.
Pero Pedro Pablo no olvidó. Investigó y encontró en sus excavaciones muchos desaparecidos e indicios de los crímenes y dejó para la historia ese maravilloso testimonio que seguramente escribió apurado, sabiendo, acaso, que partiría demasiado pronto.
Cada vez que nos encontrábamos en los pasillos de la universidad, evocábamos entre risas y nostalgia nuestra historia de niños, llena de persecuciones y allanamientos, de salidas apuradas pero sigilosas, de cambios de casa de nuestros padres y hermanos que luego de unos días de “vacaciones” reaparecían cuando las cosas se calmaban. Unos años 60 que definitivamente nos marcaron…Nunca olvidaré cuando vi aparecer en la sala de mi casa a una mujer enorme, morena, vestida de campaña. Llegó con mi padre. Era Argelia Laya. Mi madre le tiñó el pelo y la ayudó a convertirse en una elegante dama que debía acudir a no sé qué reunión…Por mucho tiempo quedó su atuendo guerrillero en el cuarto de servicio y luego un día no lo vi más…Pedro Pablo siempre me hacía contarle eso una y otra vez…Por eso en el reciente homenaje me alegró encontrarme con tantos guerrilleros. Esos que arriesgaron su vida para tener lo que hoy tenemos…
Linárez también nos dejó lista para la imprenta el último número de la revista dirigida por él, “Venas Abiertas”, y aquí es donde enlazo con Ramón Guillermo Aveledo. Ex diputado copeyano, presidió la Cámara “Baja” por algún tiempo y de allí brincó a la Liga Venezolana de Béisbol Profesional donde una de sus medidas más recordadas es la suspensión de la temporada de pelota caliente en Venezuela en ese aciago año de 2002, para sumarse al paro petrolero.

RamonGuillermoAveledo

Ramón Guillermo Aveledo

Leo allí el siguiente titular: “Ramón Guillermo Aveledo responsable de la masacre de Cantaura” y coincidencialmente, a la siguiente semana me entero del nuevo cargo del ex diputado copeyano en la MUD (Coordinador de Relacones Internacionales) y sus peligrosas pretensiones de diálogo, ahora que él piensa que las izquierdas están débiles en el mundo por los resultados electorales de Brasil y Uruguay.
Dice Linárez en su publicación que el abogado Aveledo se desempeñó como secretario de gobierno del presidente copeyano Luis Herrera Campìns, desde 1979 hasta 1983. “Ejerciendo dicho cargo ocurrió la masacre de Cantaura en la que fueron asesinados 22 revolucionarios”. Ese lamentable suceso ocurrió el 4 de octubre de 1982, en un ataque despiadado y combinado tierra-aire (les lanzaron bombas y artillería pesada) del ejército y de la desaparecida Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), policía política que operó durante los gobiernos adeco-copeyanos. El ataque fue ordenado por el presidente Luis Herrera Campìns con la anuencia de Aveledo. Así se arreglaban las cosas entonces…
Aveledo, según se lee en la citada revista “fue conocedor y ejecutante de primera línea de las políticas represivas y criminales de Luis Herrera”, y Linárez pide a la Fiscalía que por la masacre de Cantaura, que él califica como crimen de lesa humanidad, se le siga juicio.

cantaura

1982, masacre de Cantaura

Las década del 60 y posteriores, hasta entrados los años 80, demostraron para Linárez que “la revolución es posible y los pueblos pueden hacerla”. Una frase elocuente para quien asumió lo ocurrido en esos tiempos no desde la historia porque ésta, según Eduardo Galeano “es la vitrina donde las clases dominantes exhiben sus viejos disfraces”, sino desde la memoria.
Oportuno es, entonces, recordar quién es el enemigo, quiénes sus exponentes, lo que representaron en ese pasado de horror y que hoy 30 años después, pretenden imponer sus métodos de nuevo.

Para no asesinar el recuerdo…

Honor y Gloria

  • Roberto Antonio Rincón Cabrera, (Sergio y El Catire, Primer Comandante del Frente);
  • Enrique José Márquez Velásquez (Florencio, Segundo Comandante);
  • Emperatriz Guzmán Cordero, (Sonia o Chepa, Tercer Comandante) Para el momento de la Masacre de Cantaura era la Tercera Comandante del Frente Guerrillero Américo Silva. Emperatriz Guzmán se convierte en la Primera Mujer Guerrillera del Oriente Venezolano al subir al Frente Guerrillero Antonio José de Sucre, fundado por el legendario Comandante Guerrillero Américo Silva y Luis Tinéo Gambóa, entre otros.
  • Sor Fanny Alfonzo Salazar (Patricia y Pat, Miembro de la Comandancia);
  • Carlos Jesús Arzola Hernández;
  • José Miguez Nuñez, (Rivas y el españolito);
  • Mauricio Tejada, (Plaza)
  • Carmen Rosa García, (Rosi);
  • Ildemar Lorenzo Morillo;
  • Carlos Alberto Sambrano Mira; (Jaime)
  • María Luisa Estevez Arranz (Natalia);
  • Antonio María Echegarreta Hernández;
  • Beatriz del Carmen Jiménez, (Maira);
  • Baudilio Valdemar Herrera Veracierta;
  • Jorge Luis Becerra Navarro, (Gilberto);
  • Eumennedis Ysoida Gutiérrez Rojas, (Heydy);
  • Diego Alfredo Alfonso Carrasquel;
  • Luis José Gómez;
  • Eusebio Martel Daza (Domingo);
  • Rubén Alfredo Castro Batista;
  • Nelson Antonio Pacín Collaso; (Freddy)
  • Julio César Farías Mejías
  • José Ysidro Zerpa Colina.

Estamos, pues, en Navidad


Cuando hoy despiertes ya será Navidad.

Cada 01 de noviembre a mi casa llega la Navidad no sólo por las luces, el árbol, el Nacimiento y todos los peroles que año tras año salen del closet, abandonan las cajas que dicen “adornos de navidad”, se sacuden el polvo y muestran todo su esplendor. ¿Cómo hacen? Algunos son tan viejos ¡pero parecen recién comprados!

También por esa extraña alegría que nos invade, que nos impregna y que todo lo llena de esperanza. Ya hasta el aire se siente otro y pronto nos sorprenderemos haciendo nuestra lista de propósitos para el nuevo año…

Estamos, pues en Navidad. Seamos más felices a ver qué pasa…