El “descuartizamiento” moral de una jueza

Destacado


Susana Virginia Barreiros Domínguez es una joven mujer venezolana. Pocas imágenes se conocen de ella y la más difundida fue captada en el acostumbrado acto de apertura del año judicial, en el Tribunal Supremo de Justicia. Con su gesto grave y ceño algo fruncido, es la foto que el mundo entero ha conocido de ella como la “verdugo” del ex alcalde de Chacao, Leopoldo López. En otra aparece sonriente con el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y esa ha bastado para que la acusen de estar cumpliendo órdenes “del régimen”.

Nos referimos a la jueza 28 del Área Metropolitana de Caracas, que condenó a López a 13 años de presidio por asociación para delinquir, instigación pública y determinador en los delitos de incendio y daños, que ocasionaron 43 fallecidos, más de 800 heridos y cuantiosas pérdidas materiales en los hechos que arrancaron el 12 de febrero de 2014, bajo el lema #LaSalida y que pusieron en vilo al país durante la primera mitad de ese año.

Barreiros entra, ahora, en la fase motiva de la decisión, es decir, la publicación de la sentencia donde debe explicar los motivos del fallo. Seguramente la presión sobre ella aumentará en estos días tras uno de los juicios más publicitados de Venezuela, incluso, más que el del ex presidente Carlos Andrés Pérez.

En los muchos “perfiles” que sobre ella se han escrito, difundidos a través de portales especializados en “tumbar” al presidente Maduro, dicen que se graduó en la Universidad Santa María pero realmente es egresada de la Bicentenaria de Aragua. Su tesis de grado versó sobre “Cómo se ejecuta una fianza en Venezuela”.

Quienes la conocen la definen como una mujer profundamente cristiana, detallista en su labor judicial. Viene desarrollando una obra social en el estado Vargas con niños y familias afectados por el deslave de 1999. Apela siempre a la frase “Dios es mi fortaleza”, la cual seguramente en estos días le ha servido de escudo para protegerse del bullyng despiadado del cual ha sido víctima.

A Barreiros han tratado de “descuartizarla” moralmente, echando mano a un artero discurso, proveniente de personas duchas en eso de sembrar falsas matrices de opinión dentro y fuera del país. Se han utilizado fallos suyos anteriores en casos donde ha actuado como juez anticorrupción. Incluso un ex profesor de ella le dice “yo no te enseñé a violar las leyes” pero él en la carta pública que le dirige viola todos los principios del derecho al condenar al gobierno del presidente Maduro como “régimen narcoterrorista” sin previa investigación. Tal vez el “profe” aspire a un cargo “cuando caiga el régimen”.

Pero los ataques más continuos son personales y no en el plano de las ideas. Por ejemplo, la periodista Patricia Poleo ha llegado a decir que la Jueza “ni siquiera tiene hijos” como si ese hecho negara su condición femenina. Las leyes venezolanas que garantizan a las mujeres una vida libre de violencia como que se olvidaron de Susana Barreiros.

Otros sitios web hurgan en su vida y colocan títulos realmente amarillistas como “los oscuros secretos de la Jueza Barreiros”, o “las diez cosas que no sabías de la verdugo de Leopoldo”, donde se especula sobre eventos de la vida privada que habrían condicionado su desempeño en los tribunales. ¿Debemos entonces creer, por ejemplo, en la presunta violación denunciada por la ex jueza María Lourdes Afiuni? La oposición tiene su jueza y esa es Afiuni, quien liberó al empresario Eligio Cedeño, imputado por irregularidades en Bolívar Banco.

Lo último que han dicho de Susana Barreiros salió de la oposición chilena: que la enviarían de cónsul a ese país. ¿Y por qué Chile? Porque de todos los países latinoamericanos, los pares del majunchismo venezolano en la tierra de Allende, ostentan una clara tendencia fascista, pinochetista, que avala los métodos utilizados por su derecha hermana en el afán de acabar con el proyecto bolivariano. La condena contra López es una afrenta imperdonable.

Resulta que en esa nación presidida por Michelle Bachelet, nuestra embajada en Santiago “es la única representación de Venezuela en Chile”, según hemos tomado de la web oficial allá, es decir, no hay un consulado sino una “sección consular”.

Además  todo lo que aprueba el Primer Mandatario Nacional debe ser publicado en Gaceta Oficial para que tenga validez. En ninguno de los números de las gacetas oficiales de agosto y parte de septiembre apareció el decreto sobre su supuesta designación como cónsul en Chile. Al ver que sobre esto no había nada oficial entonces dijeron: “es que le negaron el placet” y resulta que el placet es sólo para embajadores, no para cónsules a los cuales se les extiende un “exequátur”.

Por estos días ya los medios chilenos dicen que el traslado de la jueza a Chile “no ha sido confirmado”, cosa que al parecer no supo el cantante José Luis Rodríguez, el otrora “Puma”, quien hasta le puso sueldo a la jueza, 18 mil dólares, asegurando que la dama había exigido a Nicolás Maduro, además, el traslado de toda su familia a Chile.

Todo ello motivó estas líneas, pues los primeros decepcionados, de ser cierto eso, seríamos quienes hemos apoyado su decisión. Barreiros sigue, con su toga bien puesta, despachando en el Palacio de Justicia, esquina Cruz Verde. Nada indica que cambiará de ramo. En verdad no hubiese querido estar en sus tacones. Cada día que sale a la calle sabe a lo que está expuesta porque ahora hablan más de ella que del reo y en la oposición, secretamente, cruzan los dedos, esperan, rezan y le piden a Reinaldo Dos Santos, para que pase algo y no publique la sentencia. Sólo así se mantendrá con vida al único candidato que les queda…

Anuncios

Rol de la universidad en la Misión Nueva Frontera de Paz: propuesta desde lo comunicacional


La creación de la Misión Nueva Frontera de Paz, por iniciativa del presidente Nicolás Maduro, está llamada a saldar una deuda histórica con la amplia franja fronteriza de nuestro país, sus pobladores y su historia, olvidada e invisibilizads durante años, y por lo cual la han hecho apetecible no sólo para el crimen organizado sino para perniciosas prácticas que vienen frenando su desarrollo, convirtiéndola en tierra de nadie.

Son 5.161 km cuadrados  de frontera terrestre con tres países: Colombia, Brasil y Guyana y desde el punto de vista comunicacional, informativo, noticioso, han permanecido prácticamente silenciados. Sólo cuando ocurren eventos negativos o estridencias diplomáticas, los medios se interesan en su cobertura pero desde una posición francamente amarillista que no aporta nada positivo a ninguna de las partes porque se exacerban las situaciones de crisis abonando terreno para el conflicto.

Orientados por los lineamientos de la Ley del Plan de la Patria, legado del Comandante Hugo Chávez, y animados por su espíritu integracionista, impulsamos desde la Universidad Bolivariana de Venezuela y el programa de formación de grado en Comunicación Social,  el periodismo de paz, bajo el concepto de que la frontera es un “tránsito social”, en el cual convergen dos o más idiomas, dos o más culturas, dos o más países con una problemática que encara lo social, lo económico y donde el factor humano es primordial.

Ideas para la Misión

Nuestra propuesta, para que sea considerada en la nueva Misión,  va encaminada a:

  • fortalecer el periodismo de investigación en los ámbitos y problemas propios de la frontera
  • establecer vínculos con instituciones de otros países que vienen desarrollando iniciativas académicas (como el caso de Perú y Ecuador) y de formación en el área
  • establecer una red de comunicación e información a lo largo de nuestras fronteras, aprovechando que la UBV tiene presencia en todo el país a través de los estudios municipalizados de la Misión Sucre
  • crear el Observatorio de Medios en Temas Fronterizos
  • ofrecer talleres de capacitación a los medios tradicionales y comunitarios, a las comunas y consejos comunales ubicados en las ciudades y zonas limítrofes y que necesiten herramientas para activar sus comités de información.

Como parte de la unidad curricular Periodismo en Situación de Conflicto, Preventivo y de Frontera, venimos trabajando bajo esos conceptos, formando a los futuros comunicadores y comunicadoras sociales para la comprensión de la problemática fronteriza y su abordaje informativo responsable y ético.

Hemos sistematizado la experiencia de los trabajos de campo realizados con estudiantes de periodismo en San Antonio del Táchira donde, en el último año se celebraron tres foros binacionales, con participación de los actores políticos, institucionales, sociales y castrenses colombo-venezolanos en un esquema de formación teórico-práctica para el manejo de fuentes informativas y el lenguaje apropiado. Los resultados son muy alentadores y se palpan en los trabajos realizados por los estudiantes publicados en diferentes medios digitales.

El periodismo de frontera se mueve en los ámbitos nacional, internacional, local y debe enfrentar una amplia gama de situaciones y problemas que afectan la condición humana. Hablamos de migración e inmigración, xenofobia, desplazados internos y externos, refugiados, contrabando, narcotráfico;  desarrollo social, política, ecología y ambiente; salud, acuerdos bilaterales, Intercambio comercial y económico; Intercambio cultural, Indigenismo. Es parte del programa académico que se cumple en la UBV.

Esta propuesta, aunque es desde lo comunicacional, no excluye las áreas de conocimiento que se distribuyen en todos los programas de formación de la UBV, por lo cual nuestra Casa de Los Saberes sería una aliada muy importante para la nueva Misión que plantea el presidente Maduro. Poblar la frontera, sí, es necesario, pero construir sus mensajes también es parte del problema.

Mr. Solís: ni Mandela ni Mujica fueron guarimberos

Destacado


Por más que busco en la historia del insigne líder sudafricano Nelson Mandela, primer presidente negro de Sudafrica, ganador del premio Nóbel de la Paz, y fallecido hace apenas dos años, no encuentro similitud alguna con el ex alcalde de Chacao, Leopoldo López, condenado a cumplir 13 años de cárcel por su responsabilidad en los sucesos del 12 de febrero de 2014 y días subsiguientes.

He estado revisando a ver si es que alguna vez a Nelson Mandela se le ocurrió colocar guayas en Johannesburgo para luchar contra el apartheid y degollar a los blancos, o alguna foto donde Madiba apareciera sacando alcantarillas, quemando autobuses. Nada. Pero además, el fondo de la lucha que libró ese gran hombre a favor de sus hermanos negros de una manera absolutamente pacífica, no guarda ninguna relación con el parte de guerra que exhibe López en su corta pero bien vivida vida.

Tampoco hay punto de comparación con Pepe Mujica, ex presidente de Uruguay, quien entregó la vida para liberar a su país de las dictaduras militares, hombre humilde que está muy lejos de la condición del fundador de Voluntad Popular. Mujica no fue guarimbero, lo hirieron muchas veces, sí, pero en enfrentamientos militares cuando fue guerrillero por ideales muy distintos a los de López.

Nada hay que me una a Costa Rica, país que estaría de último en la lista de cosas por conocer, aunque sería injusto no elogiar su estabilidad institucional. Tierra que ha albergado a los más conspicuos golpistas y conspiradores de Venezuela, patria de Oscar Arias y toda su dinastía, pero además sede de bases militares norteamericanas. De allí, de ese suelo centroamericano ha venido la más risible frase, pronunciada por el último mandatario que ganó una elección allí. Luis Guillermo Solís, de quien tenía un concepto bastante generoso por haberle quitado el trono a los Arias, ha tenido un salto atrás, sin duda al comparar a López con Nelson Mandela y Pepe Mujica, en un alarde de ignorancia que francamente me sorprende por la cantidad de títulos académicos que exhibe y de los muchos idiomas que habla, según me enteré al verle pronunciar su discurso de la Celac 2015 en español, inglés, francés, alemán y cuti (creo).

El mandatario tico desconoce totalmente la historia reciente venezolana y es un convencido (por mal informado) de que López está preso por sus “opiniones políticas”. López fue condenado a 13 años de prisión por  instigación a delinquir, intimidación pública, daños a la propiedad estatal y homicidio intencional calificado. A raíz de la denominada “Salida” que por cierto fue planificada justamente desde Costa Rica, se desencadenaron dolorosos sucesos tras los cuales murieron 43 personas, más de 800 resultaron heridas y se registraron cuantiosas pérdidas materiales, además de la violencia a la cual fue sometido el país a causa de las llamadas “guarimbas”. Así que no fue por sus opiniones políticas sino por sus métodos para sacar al presidente Nicolás Maduro, electo en comicios libres y soberanos.

Le recomiendo al Sr. Solís informarse mejor antes de juzgar las decisiones soberanas de Venezuela. Sea más cualitativo y menos cuantitativo, porque si es por años de cárcel, mire usted el caso de Oscar López Rivera, independentista puertorriqueño que a sus 72 años acumula más de 30 años preso en una cárcel federal de Indiana. Pero, claro, con esa “justicia” usted no se mete, no vaya a ser que le retiren sus bases militares…

Algo más que un punto y una raya


La más humana descripción de lo que es la frontera…

Punto y Raya (Aníbal Nazoa- Juan Carlos Núñez)

Entre tu pueblo y el mío,

hay un punto y una raya,

la raya dice «no hay paso»,

el punto, «vía cerrada».

Y así, entre todos los pueblos,

raya y punto, punto y raya,

con tantas rayas y puntos,

el mapa es un telegrama.

Caminando por el mundo,

se ven ríos y montañas,

se ven selvas y desiertos,

pero ni puntos ni rayas.

Porque estas cosas no existen,

sino que fueron forzadas,

para que mi hambre y la tuya

estén siempre separadas.

Frontera ignorada, invisible y sin Ley pero ahora está de moda


Bomba en san antonio

Solitaria Bomba SAFEC (Sistema de Abastecimiento Fronterizo Especial de Combustible), donde el precio de la gasolina es más elevado, Bs. 83 el litro. Una medida que se tomó para combatir el contrabando. Muy polémica pues aseguran que se le facilitan las cosas al contrabandista…

El impacto del cierre de la frontera colombo-venezolana “hasta nuevo aviso” fue visible, especialmente en San Antonio del Táchira.

Ya no habían colas en las bombas de gasolina ni en los supermercados; tampoco donde los chinos, que venden hasta la esperanza. Los cajeros automáticos lucían solitarios y obtenías en dos minutos los cotizados billetes de Bs 100 y 50. En comercios y restaurants se mostraban carteles: “Sí hay punto de venta”, que habían desaparecido hace tiempo para alimentar la perniciosa práctica llamada “el cambiazo”. Centros comerciales con poca afluencia y aunque los productos de primera necesidad seguían sin conseguirse, había calma en el ambiente.

Una vista inusual

Ni un alma…A pocos metros de la aduana principal. Agosto, 2015

Motos en fila

Motos intentando pasar a Cúcuta. Diciembre 2014

Animado por las buenas noticias el presidente Maduro decretó el Estado de Excepción en la zona, el primero en Venezuela. El texto nos pareció chucuto en principio pues no se incluía el municipio García de Hevia (La Fría), muy cercano al Puerto Santander por donde el contrabando de extracción era escandaloso. Además, sólo en el estado Táchira, tenemos una extensión territorial de mil seis kilómetros (1.006 Km2) cuadrados y ciento seis kilómetros (106 Km) lineales de frontera con Colombia donde habitan 220 mil almas distribuidas en siete municipios, según datos de la Guardia Nacional Bolivariana.

El decreto ha ido engordando con las calorías que a veces dan la falta de información oportuna al Jefe del Estado y ya interesa al Zulia pero aún no llega a la región de Apure, al menos Guasdualito (El Nula), en el aguerrido, olvidado y enorme Municipio Páez hacia donde ahora están desviando el contrabando. ¡Y es que son 2.219 Km2 de frontera con Colombia!.

Con relación al paramilitarismo en la región, su existencia fue rotundamente negada durante uno de los foros realizados en el Destacamento 212 de la GNB con estudiantes de periodismo de frontera de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), en diciembre de 2014. El segundo comandante de esa zona, Mayor Abraham Suárez, dijo que no se habían detectado irregulares y que de la palabra paramilitar se había “abusado mediáticamente” y también para amedrentar. Nos preguntamos ahora, luego de que se anunciara la captura de jefes paramilitares en la zona, si en aquella afirmación suya también operó el amedrentamiento.

Lo que sí reconoció el oficial es que había aumentado considerablemente la organización de bandas criminales dedicadas a los delitos más frecuentes de la frontera: narcotráfico, extorsión, secuestro, sicariato, cobro de vacunas y en menor grado violencia de género, robos y atracos.

¿Toque de queda?

El estado de excepción no lo comprendió muy bien la gente de la zona. Lo confundieron con un toque de queda y por eso San Antonio y Ureña se veían desolados los dos primeros días. Caminé la zona y pregunté a algunas personas si sabían lo que era el estado de excepción y respondían “es un toque de queda” y pensaban que no se podía salir. No hubo suficiente información pese a lo novedoso. El miedo y la incertidumbre eran alimentados por los militares que estaban particularmente sensibles. Después llegó la confianza y la cosa se distendió.

Por cierto que en el decreto 1969 no se especifica qué tipo de excepción es la que se está aplicando. La CRBV en su artículo 337 y siguientes contempla tres: alerta, emergencia y conmoción. Se presume que es el de conmoción interna debido a los considerandos expuestos y por la duración, es decir, 90 días.

Pero los esfuerzos no serán completos si la intervención no abarca también al estamento militar ante sospechas de que algunos de sus miembros están involucrados en prácticas ilícitas, o la reapertura de trochas deshabilitadas como el caso de La Mona, en Ureña. Es público y notorio que pese a las requisas y al cierre parcial de la frontera, en la localidad de La Parada, vía Cúcuta, se vendían los productos regulados venezolanos, bajo la mirada complaciente de las autoridades colombianas. Entonces, algo no estaba funcionando bien.

El efecto mediático

Mediáticamente el mayor interés se lo llevó “La Invasión”, ubicada en la finca La Guadalupe, aunque según los expertos consultados el nombre técnico de eso es “ocupación”. Además, en Táchira hay muchas “invasiones”, incluso en el propio San Cristóbal existe una bastante grande (ahora se le llama “urbanismo”), la Machirí, donde la población mayoritariamente es colombiana.

Al sitio donde ocurrió el marcaje de casas, las demoliciones y todo lo que explotaron al máximo los medios colombianos, se le conoce como “la invasión de la invasión”, es decir, una franja de tierra (la más próxima al río Táchira) que fue ocupada por gente de ambos países desde hace unos ocho años y  donde operaban cinco consejos comunales con su Código Situr (Sistema Integral de Taquillas Únicas de Registro) y su personalidad jurídica, es decir RIF, para optar por financiamiento de proyectos ante los entes correspondientes. También se habían organizado varias Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCH). O sea, una invasión reconocida, aceptada, tolerada por el Estado regional, recayendo esa responsabilidad especialmente en el ex gobernador César Pérez Vivas (aunque en esto hay mutuas acusaciones contra otros de sus colegas como Ronald Blanco La Cruz y el propio Vielma Mora).

Eran colombianos o venezolanos. ¿Qué importa? Muchos con doble nacionalidad, en algunos casos, o la calificación de desplazados externos y refugiados otorgada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y desplazados, ACNUR. En entrevista con varios defensores públicos de la región que pidieron no ser mencionados, se nos aseguró que ningún desplazado o refugiado había sido deportado, y que tampoco se han recibido, hasta ahora, denuncias sobre violación de derechos humanos. “Todo se hizo con presencia de la Defensa Pública, Defensoría del Pueblo; fiscales del Ministerio Público y gente de las comunas y consejos comunales”.

“Fue una acción casi quirúrgica y además fueron cambiados todos los efectivos de la GNB y FANB. Aquí llegó tropa nueva, los que estaban no participaron de ese operativo”, reveló el funcionario. Una de las medidas que trató de implementarse el pasado año fue la rotación continua de efectivos de la GNB en las labores de requisa, para garantizar su transparencia pero esto no se pudo hacer.

Los que fueron deportados eran ilegales pero se habían quedado allí porque en Venezuela no existe una política de Migración efectiva y eso hay que asumirlo. A Venezuela la gente llega como Pedro por su casa y si la cosa le gusta mucho se queda, hasta consigue trabajo y con algo de suerte puede hacerse de un apartamentico de la Gran Misión Vivienda y tener acceso a Mi Casa Bien Equipada. Por eso todos cruzaban el río con sus peroles en la cabeza (neveras, televisores, etc). De Colombia llegaron sin nada. Venezuela les dio mucho.

Invisibilizada e ignorada

Informativamente nuestra frontera ha estado invisibilizada y es una batalla casi perdida pues en esa zona reinan los medios colombianos. Tiene más sintonía radio Caracol que cualquier otra emisora nacional. Los medios venezolanos, sin excepción, abordan el tema de manera descontextualizada, fragmentada, superficial y amarillista. Nos muestran una frontera lejana, aterradora, ajena a nuestras vidas y realmente no nos importa mucho lo que allí ocurra siempre que no nos afecte, claro.

Resulta que allí se amalgaman dos o más países, dos o más culturas, dos o más idiomas y muchas maneras de percibir la realidad. Con frecuencia se la criminaliza, fieles a la cultura del miedo, olvidando su importancia estratégica. El factor humano es vital porque básicamente la frontera, en un concepto sociológico, es un tránsito social que borra el punto y la raya de los mapas, como aquella canción de Aníbal Nazoa: Entre tu pueblo y el mío, hay un punto y una raya (…).

Por eso en Táchira se habla de una población “flotante”, de gente que vive acá pero trabaja o estudia del otro lado y viceversa. No es raro ver parejas de colombiano y venezolana que pronto echan raíces y procrean hijos. Usted le pregunta a cualquiera en ese paso fronterizo “Oye, ¿de dónde eres?” y la respuesta es: “de los dos”. Lo más natural es que las colombianas vengan a parir a San Antonio y, en general, buscan atención médica gratuita que consiguen en el CDI. Una médica de ese centro nos confió que de cada diez pacientes al menos seis son colombianos. “Se les atiende, se les regala su tratamiento y luego vienen a sus chequeos cuando la enfermedad lo amerita. Pero después del cierre eso bajó muchísimo”.

Hoy por hoy, en Venezuela, esa frontera no sólo es la gran protagonista sino la culpable de todos nuestros males y por eso también es la noticia y por eso ahora ha sido invadida por los medios, por periodistas que acaso nunca estuvieron allí y que por desconocer el problema incurren en errores costosos al hacer sus reportes. De nuevo estamos demostrando que en materia comunicacional somos coyunturales, reactivos. Ahora la frontera es la moda, pero la colombo-venezolana porque la de Guyana, esa, al parecer, volvió a la papelera del olvido hasta que algún nuevo evento surja y entonces nos veamos obligados a voltear la mirada. Las noticias duran horas, un escándalo tapa al otro. En eso vivimos.

Hemos estado de espaldas a su realidad no obstante ser un país de 912 mil kilómetros cuadrados, de los cuales más de cinco mil son frontera terrestre con tres países y sus complejas realidades: Colombia Brasil y Guyana, para no hablar de las zonas limítrofes marinas y submarinas.

Catorce años de mora

Pero la frontera también ha sido ignorada por la Asamblea Nacional, pues aún no  sanciona la Ley Orgánica de Fronteras lo cual coloca al poder legislativo en una mora de 14 años con la Constitución. El proyecto fue aprobado en primera discusión y allí quedó. Vaya usted a saber cuáles intereses priman para haber frenado un instrumento legal tan necesario. Pregúntese usted por qué el presidente Chávez le dio rango constitucional y por qué se incluyó ese aspecto vital en la Ley Orgánica de Educación, para su estudio obligado en las aulas. Pero pregúntese más: ¿Se cumple el legado del Comandante Chávez en materia de frontera? La Asamblea Nacional viola abiertamente  la disposición sexta de la CRBV, donde se lee: “En un lapso de dos años, la AN legislará sobre todas las materias relacionadas con esta Constitución. Se le dará prioridad a las leyes orgánicas indígenas, de educación y fronteras” (subrayado nuestro). Las dos primeras ya existen ¿Por qué la de fronteras sigue durmiendo el sueño de los justos?

ureña 2015

Ureña, agosto 2015

Motos en Ureña

Ureña, diciembre 2014…¡Un desastre!

si hay punto

Volvieron los puntos de venta. Habían desaparecido para obligar a los clientes a pagar todo en efectivo y, de esta manera, vender en Cúcuta los billetes de Bs 100 y Bs 50…San Antonio del Táchira, agosto 2015

por esta foto

Por esta foto casi me arrestan. Los militares ¿ignoraban? que la libertad de información NO está restringida

colombianos

San Antonio del Táchira, agosto 2015. Colombianos (y gente de otras nacionalidades como brasileños) esperando para abandonar Venezuela voluntariamente.