“Libertad” opositora: no salgas, no entres, no trabajes, no votes, ¡no vivas!

Minientrada


Los guetos se fundaron en Italia allá por el año 1516. Luego desaparecieron en 1797 pero reaparecieron en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, siendo el más famoso el de Varsovia, Polonia, que llegó a tener, según dice la historia, hasta 400 mil almas judías.

Después de la guerra desaparecieron pero ahora, gracias a la MUD y a su agenda violenta, se refundan en Venezuela. No acostumbro a usar mucho Wikipedia por la lección que sobre eso nos dejó Aaron Swartz pero encuentro que su definición de gueto se ajusta mucho a lo que he visto en Caracas: “Un gueto (del italiano ghetto) es un área separada para la vivienda de un determinado grupo étnico, cultural o religioso, voluntaria o involuntariamente, en mayor o menor reclusión. El término se empleó, originalmente, para indicar los barrios en los cuales los hebreos eran obligados a vivir y a permanecer confinados por la noche. El uso se ha extendido hoy a cualquier área en la que la concentración de un determinado grupo social es excluyente”

Este martes casi todas las calles de Colinas de Bello Monte estaban trancadas como parte de la agenda violenta de la MUD, con el fin de impedir la elección de la Asamblea Nacional Constituyente el domingo 30 de julio.

Como no es posible desvincular la historia urbana de los estertores de esta guerra interna, mientras caminamos sus espacios evocamos la naciente Colinas de Bello Monte, allá por los años 50’, de la mano de Inocente Palacios (planificador de la urbanización), de su socio italiano Antonio Lombardini, y hasta del mismísimo brasileño Oscar Niemeyer a quien Palacios le encargó un diseño arquitectónico aprovechando las colinas. Los más excelsos exponentes de las bellas artes no solo del renacimiento (Da Vinci, Miguel Angel) sino del Clasicismo (Beethoven), del Romanticismo (Chopin), también de la ciencia como Pasteur, Humboldt y Bonpland, dieron nombre a sus calles. Tan hermosa era esta zona que en 2005 fue declarada por el Instituto del Patrimonio Cultural como “Bien de Interés Cultural de la Nación”.

Pero ya Colinas de Bello Monte no es ningún “bien”, es un gueto donde sus habitantes viven hundidos en la suciedad, los escombros y la impunidad. Una zona de guerra adonde rara vez llega la Guardia Nacional o la Policía Nacional Bolivariana no sabemos si por falta de autoridad o por un laisser faire que puede ser más criminal…

Desde la avenida principal llamada Leonardo Da Vinci, hasta más allá de la Miguel Ángel, llegando a Las Mercedes, se veían este martes en cada cuadra sacos de basura, de cemento, de tierra, troncos de árboles, tapas de alcantarilla o cualquier objeto que sobra en las casas de los escuálidos y que gentilmente donan a la causa porque, claro, también se deshacen de eso sin costo alguno.

2017-07-21 13.47.44

Vigilan de cerca hampones profesionales que incluso ayer impidieron el paso de una ambulancia cuyo conductor buscaba desesperadamente llegar a una clínica en Las Mercedes. Los carros iban y venían como por un laberinto. No había salida.
Caminé hasta más allá de Crema Paraíso. Sentía miradas sobre mí aunque la calle estaba sola. Barricadas cada 100 o 200 metros, pero sin gente. Un silencio que aturdía, el de quien sumisamente acepta el confinamiento o que lo justifica; el silencio del miedo que paraliza al que no se atreve a protestar. Un silencio impuesto, a juro, obligado, violando derechos humanos fundamentales como la vida, el libre tránsito, la recreación, el trabajo.

2017-07-21 14.43.59

“Los guarimberos deciden quién muere”, escribió hace poco en su cuenta de tuiter la periodista Madelein García cuando colgó el video del horroroso crimen de Héctor Alejandro Anuel Blanco en Lercherías, a manos de unos terroristas de la MUD.
Cerca de mi casa observé a esos “encapuchados” sacando libremente las tapas de alcantarillas. Si te detienes a verlos se molestan y con señas violentas te ordenan que sigas tu camino.

Las damas paseaban a sus perros de raza como si fuese la tarde de un primero de enero; los más viejos cuidaban las barricadas y a los encapuchados, que llaman cariñosamente “héroes” o “libertadores”. Pasé por la estación del Metro que fue quemada la semana pasada y permanece cerrada. Curiosamente destruyeron el mural de Alí Primera que adornaba esa parada, no así el de Beethoven ni Mozart, hecho que nos indica el poco amor que le tienen a lo nuestro. Ya hace rato que no se ven los metrobuses que se estacionaban frente a Cine Cittá, y es usual caminar entre piedras, tierra y lodo, saltar guayas o alambres de púa. El alcalde de Baruta no trabaja y PoliBaruta ha quedado para transportar basura y tierra en sus patrullas.

Los negocios cerrados aunque una farmacia vendía a escondidas para evitar ser atacada por los pacíficos. Solo una franquicia de comida rápida estaba sirviendo al público y también a los terroristas que se tragaban un McFleurry de Bs 8.300, o bebían ron de la botella que luego usarían para las molotovs (la gasolina se las proveen los mismos vecinos que van y la sacan de los carros, eso lo vi también), mientras contemplaban su obra, la cual ciertamente, no será un David, ni la Quinta Sinfonía, ni el Claro de Luna ni la Mona Lisa, mucho menos una expedición científica y ni hablar de la microbiología. No. Esta gente quema, tala, destruye, odia y no aporta nada a la humanidad, solo sus imágenes de gran impacto mediático como sus escudos de cartón.

Así que de “Bien de interés público de la Nación”, Colinas de Bello Monte es ahora un “gueto” gris (como una pintura de Hitler), sucio y maloliente pero a diferencia de aquellos de la Segunda Guerra Mundial, donde vivieron millones de judíos en condiciones infrahumanas, éste alberga a una burguesía adinerada y poderosa que aplasta a los que en silencio se oponen y que, de paso, también recibe el Clap…

Imagen001-1

Nota: Me llegan mensajes al guasap: la gente que vive hacia Caurimare y Colinas de Los Ruíces fue encerrada en sus urbanizaciones “con candado” pues cerraron las rejas del sector que está por la Policlínica Metropolitana y para poder salir o entrar deben pedir las llaves en las casetas de vigilancia. Y esto ocurre en otras zonas menos donde vive Leopoldo López o Freddy Guevara.

Anuncios

María Alejandra Díaz: Oposición pretende convalidar un gobierno paralelo

Minientrada


Aquí nos estamos jugando la vida, nos estamos jugando el derecho a existir y hoy más que nunca necesitamos el voto consciente del chavismo

En opinión de la abogada María Alejandra Díaz, el “plebiscito” que convoca la MUD para este domingo 16 de julio no es sino una encuesta con tres preguntas sesgadas, cuyos resultados no tendrán ningún efecto en nuestro país.

Díaz, candidata a la Asamblea Nacional Constituyente en la lista No. 1 del sector Economía Popular e Independientes, considera que esta nueva acción opositora es “un asalto al poder”, especialmente en su tercera pregunta que cataloga como “golpe de Estado” ya que en ésta se plantea una “renovación” de los Poderes Públicos y la conformación de un nuevo gobierno de unidad nacional.

Eso lo hicieron seis meses antes de invadir Libia –explicó la también profesora universitaria- donde se instauró un gobierno ilegal llamado Consejo Nacional de Transición contra Gadafi. Es una combinación del plan Ucrania con Libia y se pretende hacer creer que Venezuela es un Estado fallido o forajido para aplicarle la llamada teoría de la responsabilidad de proteger que defendió Kofi Annan.

Para ampliar este concepto esbozado por Díaz debemos recordar el alcance de esta “responsabilidad de proteger” que implica la intervención humanitaria:

“La intervención humanitaria es una cuestión delicada, plagada de dificultades políticas y sin soluciones fáciles. Pero sin duda no hay ningún principio jurídico —ni siquiera la soberanía— que pueda invocarse para proteger a los autores de crímenes de lesa humanidad. En los lugares en que se cometen esos crímenes y se han agotado los intentos por ponerles fin por medios pacíficos, el Consejo de Seguridad tiene el deber moral de actuar en nombre de la comunidad internacional… La intervención armada debe seguir siendo siempre el último recurso, pero ante los asesinatos en masa es una opción que no se puede desechar”.

Con relación al mecanismo empleado por la oposición para el llamado “plebiscito” al cual ahora se refieren como “consulta popular”, Díaz explicó que se basa en el artículo 70 de la CRBV pero se “brinca” el último párrafo de esa norma que dice: “la ley establecerá las condiciones para el efectivo funcionamiento de los medios de participación previstos en esta artículo”. Se trata de materias reguladas por leyes especiales y de carácter local cuyos resultados no son vinculantes.

– Entonces eso no es un voto sino encuesta con preguntas sesgadas –agrega la abogada- Además el Poder Moral debe validar todo eso. Lo que quieren hacer es asaltar al Gobierno y dar un golpe de Estado.

Durante un foro celebrado en la Universidad Bolivariana de Venezuela, en la sede Chaguaramos de Caracas y en el marco de la Cátedra Fabricio Ojeda, resaltó que la Constituyente es el único a la paz pero que es imperativo lograr un resultado electoral superior al 51% de los votos para dar legitimidad al proceso que también evitará, en su opinión, una eventual guerra civil.

De las propuestas planteadas para ser incorporadas al texto constitucional, María Alejandra Díaz advirtió que con esta ANC será imposible retroceder en los derechos logrados por el presidente Chávez, destacando que el artículo 350 es una regla “de oro” que blinda a la Carta Magna y que por esta razón la oposición desistió del camino constituyente.

El estado de cosas planteado actualmente, además del conflicto de poderes públicos como son la Asamblea Nacional y la Fiscalía General de la República, enfrentados al Ejecutivo, obliga a revisar algunos aspectos de la Carta Magna actual y ya hay algunas propuestas en mesa:
1-Ampliar el monopolio de la acción penal a las víctimas, por ejemplo,
2-Incluir delitos constitucionales, delitos de odio y revisar la teoría de los derechos humanos pues actualmente solo el Estado se considera como violador de DDHH pero también están las corporaciones y el sector privado;
3-Constitucionalizar las misiones y la inversión social para que eso en un gobierno de facto no se pueda revertir;
4-Profundizar la iniciativa de los trabajadores independientes a través de la pequeña y mediana empresa para no seguir dependiendo del modelo rentista monoexportador.

El problema de la Fiscalía merece mención aparte y Díaz prefiere esperar a que se instale la ANC para entonces salir de la actual titular de ese despacho que en su opinión ha agravado el problema de impunidad al no imputar delitos flagrantes.

Dijo que la Fiscalía imputó a Leopoldo López por delitos benignos y al cumplir éste la cuarta parte de la pena le correspondía la medida humanitaria. Considera que esta decisión ha legitimado y fortalecido al TSJ-

– La fiscalía –expresó Díaz- seste ha convertido en un antro que ampara ilegalidades por eso no se investigó ni Cadivi ni los Panamá Papers pues su esposo y sus hijos están metido en eso. Ella ha dicho que este es el gobierno más corrupto de la historia pero tampoco ha destapado ningún caso.

Sobre el papel de los medios de comunicación en la cobertura del conflicto venezolano, considera que es necesario aplicar justicia como se hizo en Ruanda pues algunas empresas como Globovision y la mayoría de medios digitales lejos de contribuir en su solución han exacerbado las diferencias y el odio.

La abogada y docente universitaria, concluyó expresando que: “El estado está sufriendo un ataque desde arriba y desde adentro y estamos en peores condiciones que en el año 2015. Al presidente Maduro le ha tocado difícil porque debe construir mayorías en la adversidad. Hay que salir a convencer, a evangelizar con la Constitución en la mano porque aquí nos estamos jugando la vida, nos estamos jugando el derecho a existir y hoy más que nunca necesitamos el voto consciente del chavismo”

Maripili: hazte la crineja

Minientrada


“Esos señores piensan que la voluntad del pueblo es la opinión de ellos, sin saber que en Colombia el pueblo está en el ejército, porque realmente está, y porque ha conquistado este pueblo de mano de los tiranos… ¿No le parece a usted, mi querido Santander, que esos legisladores más ignorantes que malos, y más presuntuosos que ambiciosos, nos van a conducir a la anarquía, y después a la tiranía, y siempre a la ruina? Yo lo creo así…” (Bolívar a Santander, 13 de junio de 1821, a pocos días dela victoria de Carabobo)

Los llamados “chavistas disidentes”, agrupados en la fulana plataforma en Defensa de La Constitución no quisieron (o, más bien, no se atrevieron) ir al acto de la MUD que tuvo lugar este lunes 3 de julio en el Centro Cultural de Chacao porque eso “es para ellos como si la oposición fuese a firmar algún acuerdo en el Cuartel de la Montaña”. Así lo reseñó ese portal web al que cariñosamente llamo “defecto cocuyo” y, en este caso, asumiremos que es cierto aunque no citan la fuente. Pero el dato es digno de mi buena amiga Luz Mely Reyes, directora de ese medio.

El “acuerdo” es simplemente para tumbar al gobierno no se sabe si a través de un plebiscito (que no existe en la Constitución) o a plomo limpio (figura que tampoco está en la Constitución, pero ¡¿qué más da?!)

El problema aquí son los símbolos. Según el diccionario, símbolo es un “signo que establece una relación de identidad con una realidad, generalmente abstracta, a la que evoca o representa” Y pone como ejemplo: “el olivo es el símbolo de la paz en las culturas mediterráneas; el símbolo evoca a menudo una realidad que trasciende al objeto simbolizado”

Bueno: Chacao, desde hace algún tiempo, es el símbolo de la guerra y de la muerte; de un modelo de país, ese con el cual hay gente que nunca se identificará. El Cuartel de la Montaña simboliza una idea, un hombre que definitivamente hizo historia, un modelo de país contrario al otro que simboliza Chacao.

Leí la frase y sentí la misma indignación que tuve cuando vi a Luis Manuel Esculpi, Felipe Mujica, Pompeyo Márquez y Teodoro Petkoff, entre otros, cuadrados con la derecha más rancia, esa contra la cual supuestamente combatieron en la década del 60 (que es la misma de ahora) y en cuyo nombre enviaron a decenas de jóvenes a la guerrilla a pelear contra el gobierno de Rómulo Betancourt. Ellos nunca estuvieron en la montaña y hace poco recordábamos la foto que se tomó Teodoro en el Jardín Botánico de la UCV para simular que estaba en El Bachiller.

No necesitamos verlos al lado de la burguesía parasitaria, corrupta y golpista para convencernos más de la debilidad de sus convicciones. No puede haber un viraje tan grande y profundo en la vida de alguien como para firmar un acuerdo que, a todas luces, no solo es entregar al país, sino que es la clara claudicación a los ideales bolivarianos, chavistas por los que alguna vez juraron muchos-as de los que tuvieron miedo de ir a Chacao.

O se es o no se es…

Vayan a Chacao de una buena vez, pónganse una capucha, hagan trancazos y plantones, quemen a los chavistas y a los negros que encuentren a su paso, destruyan todo, arrojen mascotas a la hoguera de las guarimbas; llámense libertadores (no olviden que Bolívar prefería el título de “ciudadano” porque el de “libertador” emana de la guerra y el otro de las leyes), háganse de un escudo de cartón (como sus ideales) con una cruz, preparen sus “puputovs” porque ya las “molotovs” pasaron de moda; Maripili no olvides hacerte tu crineja (tu cabellera tiene el largo perfecto para ello), ponerte tu franela de “Leo”, marchar al lado de Lilian y gritar “libertaaaaaad”.

Vayan a Ramo Verde a rendirle pleitesía a Leopoldo, el mismo que acusó la ahora “digna” Fiscal.

Róbense un helicóptero y cáiganle a plomo al TSJ, a Miraflores, al pueblo chavista.

Vayan y desayunen con Luisa Ortega, Freddy Guevara y Julio Borges porque ahora, extrañamente, hablan su mismo idioma. Posen para la “selfie” y no olviden a Henry Ramos Allup, símbolo de la rancia AD. Qué ironía: todos son Henry en este tiempo.
Sigan escribiendo su triste historia y desde ya labren su epitafio: “aquí yace un traidor que jugó a ser libertador”

Eso sí, al Cuartel de la Montaña no se acerquen. El peso de su conciencia no les dejará subir hasta allá y quizás el fantasma de la infamia les espante el sueño de por vida.