¡Feliz Año!


Cuando leas esto faltarán pocas horas para que el año 2014 quede en tu pasado con sus logros, tristezas y alegrías.

Que el aprendizaje te acompañe en este nuevo ciclo; que la alegría no te abandone; que el amor ilumine tus mañanas y que tus pasos emprendan con firmeza y decisión la senda maraillosa que la vida te vuelve a regalar.

Lo mejor de esta noche serán los abrazos: de amor, de afecto, de ternura.

Recibe, entonces, mi abrazo cálido y sincero de año nuevo y los mejores deseos para tí y tus seres queridos.

2015: ¡un nuevo comienzo!

Every day we’ve got to hold on

Corto alemán

Música: “Year of the rat” (Badly Drawn Boy).

Anuncios

La “CSI” de Venezuela debe desenmascarar a los que se robaron $ 20 mil millones


El 19 de noviembre de 2014, es decir hace poco más de un mes, apareció en la gaceta oficial extraordinaria No. 6.516, la Ley del Cuerpo Nacional contra la Corrupción con el mandato de crear tres entes para combatir lo que en el instrumento llaman “flagelo” y “fenómeno”, es decir, la corrupción. Desde su creación nada se sabe y ni siquiera un saludo de fin de año hemos visto, algo así como “Y deseamos a Venezuela un 2015 libre de corrupción”. Nada…

Y mientras el Drae la define como “vicio” y “práctica”, otros la asumen como una “depravación moral” pero, en general, es una mala maña que ha encontrado sus más sofisticadas manifestaciones en todos los ámbitos del aparato estatal.
Pero el asunto cobra un matiz doloroso cuando hablamos de revolución. Y no sólo es que le metan mano a la “cosa pública”, no. Es mucho más que eso para quienes militamos en la ética revolucionaria como práctica de vida desde mucho antes de Hugo Chávez.

Desde 1992 Chávez hizo suyo el ideario de íconos como Antonio Gramsci o Ernesto Ché Guevara. Decían ellos que lo más importante es valorar la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Y francamente, eso no se percibe no sólo en cierta dirigencia partidista sino en las instituciones del Estado, incluso en aquellas nacidas al calor de la revolución. El “flagelo”, “vicio” o como se quiera llamar, ha permeado nuestra sociedad como un gas. Seguimos preguntando por los más de 20 mil millones de dólares desaparecidos, tras una combinación perfecta de cómo sí pueden trabajar mancomunados los sectores público y privado. Por eso no podemos aceptar que la corrupción campee con absoluta impunidad o que se destituya o malogre a quien la denuncia. Exigimos respuestas que aún nadie nos da.

La esperanza entonces se cifra en esa nueva Policía Anticorrupción, integrada por agentes super secretos, que se desplegarán por todo el país, de manera sigilosa y encubierta para capturar corruptos. Uno se los imagina con lentes oscuros, como los de Pedro Navaja, “pa’ que no sepan qué está mirando”, o como esa reportera del crimen que llegaba a conclusiones insospechadas. Ya tenemos nuestra propia “CSI” en Venezuela que actuará en los ámbitos público, privado, del Poder Popular, sector financiero y sobre personas jurídicas y naturales y hasta de sus “entornos”. Es decir, ¡nadie escapará! Tal vez ahora mismo, mientras usted lee esto, tenga a su lado a algún agente de esos, pillando si se lleva la engrapadora o si juega solitario en la computadora.

Así estarán las cosas que el presidente Maduro tuvo que crear un cuerpo “élite” (así se categoriza en el decreto) sólo para corruptos. Pero nos preguntamos cómo se podrá hacer ese trabajo en un estado que cada vez es más grande, gordo y pesado. Según cifras de octubre de 2014, el Instituto Nacional de Estadísticas ubica la fuerza laboral ocupada en 12 millones 949 mil 479 personas (recordemos que ya Venezuela tiene más de 30 millones de historias), de las cuales 2 millones 689 mil 579 están en el sector público y el resto en el sector privado (ver cuadro). Además, el INE registra la existencia de 1.034 instituciones y centros de dependencias oficiales que no discrimina (para 2013) y suponemos que esa cifra aumentó sustancialmente con la cantidad de organismos nuevos. El Poder Popular también ha crecido con los Consejos Comunales y Comunas. Inclúyale a eso las gobernaciones y las alcaldías.

Veamos muy por encima (pues cada dos días nuestro sistema de gobierno cambia y es difícil tener algo consolidado) cómo se ha comportado el sector público en los últimos dos años: por medio del Decreto N° 524 de la Presidencia de la República, fueron creadas y activadas las Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI) bajo la circunscripción de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI), cada cual con su respectivo tren y jefes con rango de ministro. Son organismos cívico-militares y por ende tienen representantes de ambos ámbitos con funciones muy parecidas.
Además, a lo largo de 2013 y 2014, vimos nacer de la mano de Maduro ocho nuevos despachos o instituciones, incluyendo tres vicepresidencias:
1) Vicepresidencia de Seguridad y Soberanía Alimentaria, adscrita a los despachos de Agricultura y Tierra y de Alimentación, bajo la dirección de Yván Gil;
2) Vicepresidencia de Planificación y Conocimiento, a cargo de Ricardo Menéndez;
3) Vicepresidencia para la Soberanía Política: que en principio asumió Rafael Ramírez y que agrupa a los ministerios de Comunicación, Relaciones Exteriores, Relaciones Interiores y Defensa (conservando sus ministros de origen). Ahora se llama de Soberanía, Paz y Seguridad y la preside Carmen Meléndez.
4) Autoridad Única Nacional de Trámites y Permisología, dirigida por Dante Rivas;
5) Según la Gaceta Oficial 40.340 del 23 de enero de 2014, se crea la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socieoeconómicos (Sundde), la cual ha tenido ya tres “super”, el último es Andrés Eloy Méndez, después de Dante Rivas y Andreína Tarazón (quien se fue al Ministerio de la Mujer);
6) el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) en sustitución de Cadivi, como ente del Ministerio para Economía, Finanzas y Banca Pública. Lo preside Alejandro Fleming;
7) Corpomiranda, encargado de diseñar políticas públicas para el estado, siendo su presidente Elías Jaua;
8) Corporación Productora, Distribuidora y Mercadeo de Alimentos (Corpo PdvMercal), que preside un militar, el coronel Johan Hernández Lares y a la cual están adscritos Mercal, Pdvsal, Red de Abastos Bicentenarios, Logicasa y Fundaproal;
9) Corporación Nacional para la Alimentación, para dirigir el programa de alimentación de las escuelas;
10) la Oficina Especial de Control Posterior, dependiente del Ministerio para la Alimentación.
11) Vicepresidencia para el Desarrollo del Socialismo Territorial– Elías Jaua y Ministro para las Comunas
Aunque se fusionaron seis ministerios en tres mega vicepresidencias, la estructura burocrática quedó igual. Es decir 27 ministerios con sus ministros, viceministros, directores generales, etc. Por eso ya no se habla de Consejo de Ministros sino de Consejos Presidenciales y la verdad no sabemos si Ministros y Vicepresidentes tienen el mismo rango o el mismo sueldo, ni quién le rinde cuentas a quién.

Volvió el reformismo: la masacre de Quinta Crespo, como dolorosamente quedó para la historia, y antes el crimen de Robert Serra y María Herrera, hechos donde estuvieron involucrados funcionaros del Cicpc y de la Policía de Caracas, respectivamente, demostraron que algo no estaba bien en esas instituciones y que la campaña realizada desde el Ministerio de Relaciones Interiores, en tiempos de Miguel Rodríguez Torres, era más personalista que institucional. De esos hechos surgió la idea de crear la Comisión Presidencial del Sistema Policial y Órganos de Seguridad Ciudadana, mediante Decreto N°1.420, de fecha 14 de noviembre de 2014, publicado en la Gaceta Oficial N°40.542, y lo dirige Freddy Bernal quien por cierto anduvo entregando juguetes en navidad. Sera una comisión temporal que debe cesar funciones en abril de 2015 per ya tiene su aparato administrativo.
Por eso cuando escuchamos decir al presidente Maduro que hay que “demoler el viejo Estado burgués”, nos preguntamos ¿Y Cómo? Si cada vez él mismo lo fortalece más.

El SP3
Dentro del llamado “SP3” (Sistema de Protección Popular de la Paz) se creó el Cuerpo Nacional contra la Corrupción (CNC), el cual depende del Presidente de la República según se lee en la Gaceta Oficial N° 6.156 Extraordinaria. Ese organismo tendrá, además, una superintendencia, una intendencia y una policía nacional (es decir 3 en 1) contra la corrupción, más la Oficina Nacional contra la delincuencia organizada y financiamiento al terrorismo. Es decir, nació ya con burocracia porque cada uno tiene su propio jefe y seguramente su mecanismo administrativo. El director de la Policía Anticorrupción es el comisario José Ramírez Márquez. Todo viene por Ley Habilitante mediante las reformas a las leyes Orgánica de Seguridad de la Nación y la Ley Anticorrupción.

El CNC, entonces, será un órgano “rector”, encargado de “diseñar, planificar, estructurar, recomendar y ejecutar las políticas públicas y estrategias del Estado” contra la corrupción y tiene entre sus facultades las de “perseguir, combatir, sancionar, castigar y neutralizar” esos delitos. O sea, es casi un Ministerio. Esta Policía Anticorrupción (parecida a una que funciona en Perú desde 2001) ostenta 15 atribuciones y, luego de revisar la Ley Orgánica de la Contraloría, encontramos muchas similitudes pero suponemos que, como deben trabajar articulados, eso no será problema (ojalá no se pisen la manguera unos con otros). Este ente surge ante la carencia de un sistema de control que enfrente la corrupción “de manera especializada”. Nos preocupa el sector alimentos, sensible aspecto que al parecer se ha convertido en un negocio de pocos pero con grandes ganancias. Desde el contrabando de extracción hasta el otorgamiento de divisas. Una cadena que amerita, sin duda, gran atenciòn.

Se hace énfasis en los llamados “agentes” anticorrupción, los cuales tendrán una protección especial y trabajarán, como hemos dicho, de manera encubierta.

Pero, preguntamos, ¿cuántos agentes harán falta para cubrir un ámbito tan amplio como diverso? Si la población empleada actualmente llega casi a 13 millones, ¿hará falta un número similar de agentes? ¿Y estos agentes quiénes son? ¿Cuánto ganarán? ¿Tendrán las suficientes credenciales morales y éticas para desempeñar una función como esa? ¿Quién medirá eso? ¿Existe acaso un “moralómetro” para ello? ¿Y cómo queda, entonces, la contraloría social?
Tal vez podamos retomar aquel “decálogo” o “Código Moral para el ejercicio del cargo” que inventó el profesor Adelso González Urdaneta desde su austera oficina anticorrupción en Miraflores, en el segundo gobierno de Rafael Caldera, quien hizo de la honestidad un motivo de debate durante la campana electoral de 1993.
Copiamos este “decálogo”, que se nos antoja un poco ingenuo, porque la historia está hecha también de referencias:

-No tener ataduras ni complacencias partidistas, familiares o amistosas.
-No deber favores ni personales ni políticos. En tal sentido, no aceptar homenajes, condecoraciones o placas de reconocimiento, invitaciones muy especiales, regalos, préstamos simbólicos o privilegiados y cualquier otra forma de atención que el Comisionado juzgue inaceptable.
-No hacer ninguna recomendación para cargo alguno en la Administración Pública ni para contratos con ésta.
-No realizar entrevistas fuera de la Oficina, con excepción de aquellas que el propio Comisionado considere justificadas.
-No procesar ni tramitar informaciones o denuncias, evidentemente infundadas.
-No recibir ni procesar anónimos.
-Aceptar toda cooperación que se ofrezca, preferentemente gratuita en: aporte de estudios sobre la corrupción en Venezuela, denuncias o informes fundamentados, divulgación debida por los medios de comunicación social de casos en procesamientos y demás gestiones de sana colaboración.
-Mantenerse fiel a las leyes y al Estado de Derecho de la República.
-Actuar con objetividad, seriedad, firmeza, prudencia, sensatez, equidad y justicia sin prejuicio alguno ni predisposición a favor ni contra nadie.

Epílogo: De nada servirá la policía más especializada y más “èlite” si no tenemos resultados pronto. Además, la sabiduría popular dice que “muchas manos en la sopa, ponen el caldo morao”. No es posible que a más de un mes de creada, aún no dé señales de vida esta institución que nace, precisamente, porque ya la corrupción es un vicio reconocido, incluso, por el propio presidente Maduro. Ya reconocerlo ha sido un gran paso pero no es suficiente. ¿Qué pasa, entonces?¿Dónde están los corruptos-as?

Fuerza laboral: SECTOR_PUBLICO_Y_PRIVADO

GACETA ANTICORRUPCION

El niño travieso del cine


De la comunidad virtual #Martesdecorto, creada por Erika González, comparto con quienes vengan a este tugurio una pequeña muestra de los cortos que pudimos disfrutar este año 2014.

Para quienes lo cultivan, el cortometraje es el formato más noble y atractivo. Pero yo le agregaría el más contundente pues se debe construir una historia interesante y al mismo tiempo comunicar sentimientos, sensaciones, valores, belleza y profundidad en poco tiempo; lograr esa conexión con el espectador. Al no tener las reglas del largometraje, el cortometraje es el transgresor del cine. Un niño travieso que a veces nos hace cosquillas…

La realizadora mexicana Yanet Pantoja lo define de esta manera: “decía un escritor que la novela gana por decisión y el cuento por knock-out, el cortometraje tiene que ganar por knock-out; este formato nos obliga a ser sintéticos, generar un ciclo de comunicación y al mismo tiempo ver si somos aptos para hacerlo y si no adquirir esa habilidad”.

Sin más presentaciones disfruten de algunos #Martesdecorto

Alarma

Clocktower

El Pez Feliz

Paper Man

Signs

El corto más corto

Por visitar este tugurio, “Gracias Totales”, como decía Gustavo Cerati.

Estaré


(…) estaré donde menos lo esperes
por ejemplo en un árbol añoso
de oscuros cabeceos
estaré en un lejano horizonte
sin horas en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra
estaré repartido en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen
y ojalá pueda estar de tu sueño
en la red esperando tus ojos
y mirándote.
(Fragmento de “Chau Número Tres”, Mario Benedetti)

(Porque la vida es estar…)

Tregua de Navidad…


Mi hermano Gregori era ateo, pero respetaba las creencias ajenas. Una vez hizo un viaje a Europa y anduvo tanto que fue a tener a Jerusalen. A su regreso me dijo: ” de verdad uno siente algo allí, algo como una presencia, no sé explicarlo”. Que él haya confesado eso para mi significó mucho pues me ratificaba la humildad de mi hermano ante lo desconocido…

Igual sensación habrán tenido aquel 24 de diciembre de 1914, los soldados antagonistas cuando en plena I Guerra Mundial, sintieron deseos de detener las hostilidades para cantar villancicos y celebrar lo que para los católicos es el nacimiento del Niño Dios. Lo que entonces se conoció como la “tregua de Navidad” hace mucha falta al mundo de hoy, cuando aún las guerras que persisten siguen cobrando vidas humanas y enlutando hogares.

Estos días finales del año siempre pasa igual. Necesario es mirar atrás para repasar lo acontecido, lo que hicimos y dejamos de hacer. la gente que dejamos en el camino, las decisiones que nunca tomamos; los errores; los momentos que nos llenaron de alegría, las satisfacciones y también las tristezas, nuestras guerras internas. Los amigos que pasaron a otro plano y que ahora son estrellitas en nuestro cielo, el dolor de sus familias y de sus seres más queridos.

Las tragedias que sacudieron al mundo y a nuestro propio paìs, las injusticias que, aunque las creamos ajenas, siempre nos van a afectar porque nada es coincidencia. Pienso especialmente en las madres de Gaza, de México, de Ucrania. Su dolor lo hago mío.

Este año 2014 fue difícil, fue intenso y todo lo ocurrido debe ser un aprendizaje para seguir adelante con alegría y esperanza. Los días finales del año son, entonces, de obligada reflexión para la acción futura. De agradecimiento por la vida vivida.

Y si aquellos soldados tuvieron la humildad de mirar a los ojos a sus enemigos entonces ¿por qué no intentar esa misma tregua en nuestro entorno?

Una tregua que no nos viene mal ¿verdad? aunque después retomemos nuestras miserias porque lo más difícil, a veces, es vencer el orgullo. Que la esperanza de un mundo en paz nos alimente siempre…

Haz el amor, no la guerra…

 

¡Feliz navidad!


Antes de que nos llegue el bloqueo de Internet por parte de EEUU, mis hijas, mi nieta y yo, hicimos esta hermosa tarjeta de navidad aprovechando las bondades del imperio.

Les amamos y deseamos un próspero año 2015 y que el Niño Dios llegue cargado de salud y amor, pues sólo con eso lo demás llegará por añadidura.

Así que ¡Feliz Navidad! les desean Luisana, Luisana Jr., Adriana Sophia y María Eugenia

http://www.elfyourself.com/?mId=63741325.3

La cajita de Atamel cuesta Bs.700 en Cúcuta


En la frontera la palabra “paramilitar” se usa para amedrentar

Una lucha diaria y sin descanso por parte de la Guardia Nacional Bolivariana, se ve en la frontera colombo-venezolana, en los pasos de Ureña y San Antonio del Táchira.

Estuvimos en junio en esa zona, antes de las medidas de cierre del paso fronterizo y el balance desde entonces a diciembre, nos permite decir con algo de propiedad que, ciertamente, al contrabando en sus dos modalidades: extracción y de introducción, se les ha dado un frenazo.

La primera gran diferencia es que bajando hacia San Antonio del Táchira desde San Cristóbal, la cola de vehículos, aunque persiste, ha disminuido sensiblemente, pero el número de motos se nos antoja mucho mayor que hace seis meses, tanto que la GNB está solicitando a Pdvsa un día de parada o de “pico y placa” para estos vehículos de dos ruedas. Aunque también tienen su “chip” de gasolina, eso no les impide seguir descargando el combustible venezolano en Cúcuta, donde sigue el modus operandi de las “pimpinas”.

Al otro lado del puente Simón Bolívar no ha variado mucho el panorama. Las ventas de productos venezolanos siguen libremente y sin ningún impedimento pero, según algunos vendedores, “ha bajado el paso de mercancía” y se ven poco los “bachaqueros”. La Ley Orgánica de Precios Justos penaliza con 14 años de prisión el contrabando de extracción. Por eso, no es que se ha terminado, no, sino que se ha sofisticado la práctica.

Una practica usual

Una práctica usual en la vía hacia Cúcuta: sacar gasolina y meterla en una “pimpina”. El negocio es familiar. El dueño de ese carrito azul se ganó Bs. 3.200 en 10 minutos!

multiviral

Atamel, Voltarén; antigripales, antivirales

No obstante ahora, confundidos con los pañales, la harina de maíz, el jabón, el aceite, etc., están los anaqueles de medicinas y si usted no consigue Atamel o Voltaren o antigripales en Caracas, seguro lo hará en Cúcuta donde una cajita del antipirético, al cambio le sale en Bs 700 cuando en Venezuela cuesta Bs. 8,40. Fue difícil hacer la foto de los estantes con medicinas pues los vendedores meten miedo con los “paracos”. “Los paracos hacen inteligencia por aquí y si la ven tomando fotos la van a joder”, nos ladró el dueño del negocio. Meter miedo con paramilitares es lo usual.

Ellos son más que nosotros
El teniente coronel (GNB) Humberto José Villamizar, comandante del Destacamento 212 de Frontera de la GNB, durante un conversatorio con estudiantes de la Universidad Bolivariana de Venezuela, admitió que el peso colombiano se ha fortalecido frente a la moneda venezolana y que, además, el precio de nuestro combustible sigue reforzando el contrabando pues es un negocio muy lucrativo. Refiere que mientras un litro de gasolina en Venezuela cuesta Bs. 0, 097, en Colombia es de Bs 84.

Villamizar, en sus 21 años de carrera, está formado para luchar contra las drogas pero ahora le ha tocado conocer otras formas delictuales en la frontera y dice que se están empleando las mismas técnicas del narcotráfico para contrabandear alimentos y productos de primera necesidad. Pasan afeitadoras, desodorantes, etc, como una faja pegada al cuerpo. Los carros los modifican de manera espectacular y hasta en el motor meten cosas, en los asientos, en los cauchos…Pero también, los productos llegan en cajas sin abrir, y eso le hace presumir que salen de los fabricantes directo a la frontera.

2014-12-13 15.08.53

¡Hasta huevos! Todo cuesta el doble y hasta el triple

2014-12-13 15.05.51

¿desde cuándo no ve productos para fregar?

2014-12-13 14.47.292014-12-13 14.47.57

Describió cómo se las ingenian los motorizados para continuar el contrabando de gasolina. Bajar a San Antonio con las motos apagadas, por ejemplo, es uno de esos métodos. Sacan dos litros de gasolina y lo vierten en una botella de refresco que esconden en el monte. En el puesto fronterizo los revisan pero si no tienen el tanque lleno los dejan pasar sin sacarles gasolina. Llegan hasta el sitio llamado “La Parada”, justo al pasar el puente Simón Bolívar hacia Cúcuta. Allí vacían parte de lo que le queda. Si llenan la “pimpina”, ganan hasta Bs. 3.200. Los vapores del combustible bastan para regresar hasta el sitio donde escondieron la botella. Allí recargan y siguen su camino. Con seis viajes la gente consigue hasta tres y cuatro salarios mínimos en un solo día “de trabajo”. Las ganancias siguen siendo exorbitantes. Y, estemos claros, con esa cantidad sobornan a cualquiera.

Para combatir esta parte de la historia (sobornos) la rotación de efectivos GNB es mayor y la presencia de los comandantes (nos consta) es permanente.

Motos en Ureña

Unas 4 mil motos transitan en San Antonio del Táchira…Sólo 1.300 están legalmente registradas

Se calcula que en San Antonio del Táchira (localidad más pequeña que Caricuao, en Caracas) pululan hasta 4 mil motos. Sólo están registradas legalmente 1.300 en las 32 cooperativas existentes. En su mayoría funcionan como mototaxis.

Los carros que prestan servicio de taxis se han convertido en una forma muy fácil de sacar gasolina y sólo por prueba fue restringido su paso hacia Cúcuta por dos días, registrándose un ahorro de 32 mil litros de combustible el primer día.

Una nueva medida es devolver los vehículos que tratan de pasar a Cúcuta con el tanque lleno a los cuales se les extrae la mitad. Esa gasolina es devuelta a Pdvsa. Nos impresionó ver las pimpinas cerca del Destacamento. Allí se hace el proceso con una manguerita. Dos jóvenes empiezan la faena desde las 5 de la mañana hasta las 10 de la noche. Terminan exhaustos, con el rostro y los ojos enrojecidos y una tos como de alergia. En tres días vimos a los mismos jóvenes haciendo eso.

La tarea es difícil y peligrosa. Son 18 puntos de control a lo largo de la frontera colombo-venezolana que es de 2.200 Km. “Ellos son más que nosotros”, reconoce Villamizar.

La ironía más grande es que cruzando el puente Simón Bolívar se encuentra todo lo que escasea en San Antonio y en San Cristóbal. Ni siquiera por llevar nombres de santos se salva de la escasez al pueblo tachirense. Una escasez de la cual no se libra nadie en Venezuela.

No hemos detectado paramilitares

El mayor de la GNB y segundo comandante del Destacamento 212, Abraham Suárez, revela que hasta ahora no han detectado presencia de paramilitares en la zona y estima que de esa expresión se ha abusado tanto mediáticamente como por parte del hampa común. “Se usa el paramilitarismo para crear pánico”, dice Suárez y afirma que ninguno de los grupos delictivos apresados hasta ahora, son paramilitares sino delincuentes comunes. “Ninguno concuerda con la data que ha suministrado Colombia sobre esos grupos irregulares”, explica, ya que ambos países trabajan de manera mancomunada en esta materia.

La bicicleta es otra forma de transportar contrabando y es increíble las modificaciones que le hacen al pequeño vehículo: el cambio más notable es colocarle cauchos de moto y dentro viaja lo que usted se imagine. La GNB ha decomisado cientos de bicicletas.

bicicletas

Decenas de bicicletas decomisadas en el patio del Destacamento 212, “arregladas” con cauchos de moto para pasar lo que usted se pueda imaginar

Es injusto
Pero el colombiano es el que más protesta con las recientes medidas, especialmente porque las requisas han aumentado y además el cierre de la frontera a las 10 de la noche es la acción más “antipática e injusta”. Ese paso fronterizo es particularmente intenso. Un trajín diario y si preguntas a cualquiera que cruza el Puente Simón Bolívar “¿de dónde eres?”, te dirá; “de los dos. Soy de los dos”, quiere decir, de los dos países.

2014-12-13 11.10.57

Esta placa data del año 1962. Era presidente de Venezuela Don Rómulo Betancourt

Luis es chofer de una buseta que transporta pasajeros entre San Antonio y Cúcuta. Se define antiuribista y le agradece al presidente Santos un apartamento que éste le acaba de regalar como parte de un plan de viviendas. “Tiene su cocinita, su salita, su comedorcito”, nos dice mientras conduce, y se muestra satisfecho porque en Colombia nunca la salud y la educación habían sido gratis y mucho menos la vivienda. Está muy molesto por las decisiones del gobierno venezolano para frenar el contrabando. Se ríe ante nuestra sorpresa por el aumento del pasaje ya que en junio de este año costaba Bs 50 ir a Cúcuta y ahora vale Bs 100. Despacha sin pelos en la lengua que a él le decomisaron dos paqueticos de harina pan y a un amigo medio kilo de jamón. Nada dice cuando le preguntamos por qué no compra eso en Cúcuta. Pero la razón es simple: todo es más caro en Colombia.

Ciertamente pudimos ver cómo se decomisan pequeñas cantidades de enseres, adornos navideños y hasta huevos. El asunto es que hay verdaderas mafias integradas por varias personas, familias, mujeres, ancianos, y hasta niños, que son utilizados por contrabandistas profesionales para pasar los productos de uno en uno, o de dos en dos. La Guardia Nacional debe ser cuidadosa en esta tarea que a nadie le gusta. La requisa es rigurosa y a ésta no se escapan ni las loncheras de los niños que ven pasar los fusiles con ojitos de asombro.

2014-12-12 17.06.16

Un trabajo agotador e incansable de la GNB. Por eso son los malos de la partida. Esta escena es el pan nuestro de cada día en la frontera con Colombia

Hay videos impactantes de cómo han sido destruidas más de 300 trochas; sobre detenciones “in fraganti” de contrabando en camiones que meten por los ríos; se han apresado bandas criminales que no son paramilitares como “Las Hormigas”, “Los Chuleteros”, “Los Totos”.

Las aduanas de Ureña y San Antonio son permanentemente vigiladas desde circuitos cerrados de TV; cada operativo es grabado en video y hay un registro audiovisual de las acciones emprendidas para combatir el contrabando. El mayor Suárez lleva una sistematización del trabajo realizado en seis meses que nadie ve ni agradece, pero que hemos presenciado en una ínfima parte para contarlo.

2014-12-13 11.05.26

Estudiantes de la UBV en tránsito por el histórico Puente Simón Bolívar, inaugurado en 1962

un paso

La estudiante de Comunicación Social de la UBV, Hilda Hernández, no oculta su emoción al dar un paso para estar en Colombia…