“Sábado en la Noche”: la elegante manera de hacer periodismo servil

Minientrada


Globovision padece del síndrome Almagro. Es decir, ya en ese canal se ha perdido la idea de lo que es el periodismo serio (tal como le ocurre al secretario general de la OEA que ya no sabe para qué sirve ese organismo, si es que sirve para algo).

Hace unos días publicamos en este mismo medio las distorsiones de las cuales es objeto el periodismo en esa planta televisiva y esto lo ratificamos después de ver una cosa llamada “Sábado en la Noche”.

Ya otras voces han salido a defender a las mujeres “del gobierno” luego de que la esposa del presidente de la Asamblea Nacional, Diana D’Agostino, dijera que éstas andan desarregladas, sucias y sin maquillaje. Las tristes declaraciones de la señora son una muestra ínfima de lo que realmente es el fascismo, de la profunda brecha de clases que persiste en Venezuela, de la discriminación, el racismo y el deprecio social que esa oposición que pretende hacerse de nuevo con el poder es capaz de sentir y aupar.
Imposible guardar silencio ante eso.

Encontré el programa por Internet porque, de verdad, ni siquiera sabía que existía pero ahora que lo sé y lo vi, jamás perdería mi tiempo un sábado en la noche con algo tan miserable.

Alguien me comentó la entrevista, y antes de eso había leído un mensaje de tuiter del periodista Rolando Segura sobre el asunto pero cuando vi los tres segmentos del programa sentí, de verdad, tristeza al constatar cómo el digno oficio del periodismo, ese que García Márquez definió como “el mejor del mundo”, ha sido convertido en algo tan complaciente que raya en lo servil.

Las dos moderadoras, Rocío Higuera y Melissa Rausseo, porque no se les puede llamar periodistas (ni siquiera sé si lo son, tengo la esperanza de que no) estaban derretidas. Una fascinación enfermiza, sumisa, lisonjera, que la entrevistada percibió y aprovechó desde el primer momento para dejar caer, así, con descuidada elegancia, su verbo ensayado y hostil, muy al estilo del Sr. Ramos, lleno de frases que dan para buenos titulares de prensa.

Ambos vienen de lo mismo. Son adecos, y como adecos están acostumbrados a las zancadillas, a las deslealtades, al barraganato (término que puso de moda una de las víctimas de Mr. Ramos, Luis Piñerúa Ordaz, cuando defendía a Blanca Ibáñez la amante de Jaime Lusinchi), al juego político de donde han salido victoriosos. De modo que ese discurso descalificador no contradice lo que realmente son y representan.

Hay un estudio interesante del filósofo alemán Axel Honnet, su teoría del reconocimiento y del desprecio social, donde describe exactamente eso que le oímos decir a Lady Ramos. Ella cuidó sus palabras y aludió directamente a “las mujeres del gobierno”, para separarlas del común, pero ocurre que las mujeres que están en el gobierno son chavistas y en su mayoría vienen del pueblo.

Dice Honnet que esos sentimientos de desprecio nacen en las sociedades capitalistas y activan verdaderas resistencias políticas, despertando la moral de los agraviados y ésta se transforma en conciencia política. La conexión indudable que se dio entre Hugo Chávez y el pueblo fue precisamente que él reconoció al otro, tal como Paulo Freire lo argumenta en su Pedagogía del Oprimido: al reconocer al otro como sujeto histórico e igual estaba rompiendo con una característica propia del colonialismo, del capitalismo, del imperialismo, de las dictaduras militares, que institucionalizan el desprecio social.

Bueno, pero ahora es la Asamblea Nacional la que ha institucionalizado ese desprecio, es su forma de decirnos: “oye soy mejor que tú porque mi piel es blanca y mi pelo amarillo”, aunque la fortuna les venga, en el caso de los Ramos, de los jugosos contratos de construcción otorgados por los gobiernos adecos para autopistas y carreteras que estaban en permanente reparación. Nadie sabe por qué la autopista de Valencia nunca ha servido…

La industria del entretenimiento juega papel importante en esta historia. Primero llevaron al cantante Nacho a ser orador de orden ante el parlamento. No olvidemos que Jorge Rodríguez lo invitó a participar en “Suena Caracas” y, francamente, hubiese hecho menos daño desde ese escenario.

Ahora Lady Ramos es portada de revistas, de esas que quedan olvidadas en las peluquerías y, por supuesto, Globovisión no podía dejar pasar la oportunidad porque sabe que la información que interesa, y hablamos aquí de Comunicación Política, cuando algo muy importante está en juego, es la que se genera en el campo de la política, aunque se disfrace de entretenimiento o banalidad.

Tengamos presente que el enemigo no está jugando y que sigue un guión muy bien estructurado. El campo de la política está compuesto por: una escena; actores; una estructura dramática y coyunturas políticas. Eso lo estamos viendo todos los días en Venezuela, especialmente con las mujeres opositoras convertidas en líderes de opinión, y gente del ámbito del entretenimiento capaces de jugar los dos roles.

La comunicación, en ese campo, es sólo un hilo conductor y transmite el mensaje dirigido a la gente que “compra” el drama. Ese es el rol de Globovisión.

La memoria colectiva

El discurso de Lady Ramos fue éste: “(…) Porque el gobierno está acostumbrado a que sus mujeres estén desarregladas, estén sucias, anden…tu sabes… sin maquillaje. No, mira, las venezolanas no somos así (…) nos gusta arreglarnos (…) Yo me visto como yo quiera porque lo que yo tengo me lo ha dado mi marido entonces yo no le he quitado nada a nadie para vestirme, a diferencia de las mujeres del gobierno…” (o sea que hasta ladronas las llamó)

Las moderadoras, encantadas con aquello, lo complementaron con frases como “y también muestras la belleza, porque ser bella no es malo” o “ser rico no es malo”. La presentaron como “un orgullo para las mujeres luchadoras de Venezuela”.

“No voté ni por el difunto ni por el otro”, no mencionar ni a Hugo Chávez ni a Nicolás Maduro, es una forma de no reconocerlos.

Pero el servilismo de una de las moderadoras llegó al extremo cuando le dijo que “el país ha querido recordarla como la primera dama de la República” y que ya eso era así en “la memoria colectiva” de los venezolanos, aunque a ella no le guste.

La Madame, bañada en agua de rosas, replicó: “No es que no me guste, es que ese título no existe. La única primera dama es la primera dama de la República, que no la tengamos es otra cosa ¿no? Pero ese es el título para la esposa del Presidente de la República”. A falta de títulos le dieron otro: “la suegra platónica”

La lisonja siguió ante la falsa modestia, y las conductoras del programa (que por cierto ni saben dónde queda el Palacio Federal Legislativo) chillaron: “A lo mejor es un preludio, a lo mejor es que la gente está proyectando desde ahora…no sabemos…no sabemos”

La despidieron diciendo “muchísima fuerza, muchos estamos contigo, con la lucha y esto lo digo sin alzar ninguna bandera política (…)”

¿No es hora ya de borrar todas esas felicitaciones que gente del gobierno y del Gran Polo Patriótico ha hecho a Globovisión, por ser un canal donde prevalece el “equilibrio” periodístico? ¿Usted cree que eso es equilibrio?

Anuncios

OEA: ¿quién ganó y quién perdió?

Minientrada


“Para ser diplomático hay que hablar un buen número de lenguas, incluyendo el doble lenguaje” (Carey McWilliams)

Superados los vapores de la maratónica sesión de este miércoles en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (CP/OEA), es necesario hacer algunos comentarios sobre lo ocurrido especialmente porque el secretario general de la OEA, Luis Almagro, insiste en convocar la reunión de ese cuerpo colegiado para seguir analizando la situación de Venezuela.

El discurso de la oposición cambió en cuestión de horas y revirtió los resultados del CP/OEA a su favor a pesar de que mientras se desarrollaba la sesión en Washington, en Caracas hubo insultos contra la delegación argentina y descalificaciones a Mauricio Macri a quien ahora llaman “micro”. Se acusó a la delegación argentina de ser “débil” y las baterías mediáticas opositoras enfilan contra Juan José Arcori, presidente del CP/OEA y de la delegación de Argentina ante el organismo. Se habla de turbias negociaciones con Venezuela para favorecer candidaturas ante la secretaría general de las Naciones Unidas, etc, etc, con el propósito de opacar un incuestionable triunfo de Venezuela en medio de tantas tempestades.

arcuri.jpg

Juan José Arcuri, presidente del CP/OEA, y Luis Almagro, secretario general OEA…¿Jugándose a Rosa Linda?

La oposición, experta en interpretaciones, como aquella que hicieron de una reciente decisión sobre un juicio de guarda y custodia del TSJ ¿recuerdan? Dijeron que el Máximo Tribunal había admitido que Nicolás Maduro supuestamente es colombiano al aprobar que en caso de múltiples nacionalidades prevalece la venezolana. Bueno, ya están interpretando que el CP/OEA favorece el revocatorio.

Ahora bien: ¿quién ganó y quién perdió? Al mejor estilo de un periodismo que rechazamos como ese tan de moda en algunos medios: “las claves de…” por ser una forma de agenda setting propia del discurso hegemónico, ofrecemos este análisis.

Si algo hemos aprendido es que el lenguaje diplomático está lleno de eufemismos. “Cuando un diplomático dice sí quiere decir quizás; cuando dice quizás quiere decir no y si dice no, no es diplomático”, leemos en una frase anónima. Por eso cada documento que sale de esas reuniones tiene muchas lecturas e interpretaciones. Sus autores cuidan cada detalle, cada coma, porque saben el peso que eso tendrá después.

En la declaración aprobada ayer, identificada como CP/DEC. 63 (2076/16), hay algunos detalles: por ejemplo, en el único considerando se lee que “la democracia representativa es condición indispensable para la estabilidad”, pero en Venezuela lo que rige es la democracia participativa y fuimos testigos de los densos debates que se dieron en la Asamblea Nacional Constituyente para erradicar de la Carta Magna la palabra “representativa”, de modo que nuestra Constitución aventaja a la Carta Interamericana. Quizás un estudio de todas las Constituciones de los Estados Miembro determine en cuántos de esos países existe la democracia representativa y en cuántos la participativa. Nos atrevemos a decir que sólo Venezuela.

Lo otro que logró el embajador venezolano ante la OEA, Bernardo Álvarez, quien por cierto hizo gala de audacia diplomática y poder de negociación, es que en el mismo considerando se incluyera algo se suma importancia y que echa por tierra, al menos en teoría, las pretensiones injerencistas de Almagro y su partido MUD: el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados.

Pero también se incluyó en ese documento algo que quizás podría prestarse a libres interpretaciones (aunque la Carta Interamericana está llena de esos eufemismos a los cuales ya hemos aludido): Venezuela tiene “el derecho a elegir su sistema político, económico y social, y a organizarse en la forma que más le convenga”. Si preguntamos ¿Cuál es el sistema que más le conviene a Venezuela? Seguramente las respuestas se dividirán aunque eso está definido en nuestra Constitución.

En el primer punto de la declaración los actores en conflicto quedan “tablas”, pues, si bien se vuelve a ratificar el pleno derecho a la soberanía, exhortan a un diálogo “incluyente” entre el Gobierno y otras autoridades “constitucionales”, con lo cual, indirectamente aluden a la Asamblea Nacional.

En el punto tres vuelven a insistir en la consolidación de la democracia “representativa” ( no pueden hacer otra cosa porque es lo que contempla la Carta Interamericana) y el punto cuatro es donde se basa la oposición para decir (ahora) que triunfaron en la OEA pues allí se contempla el apoyo a “todos los esfuerzos de entendimiento, diálogo y a los procedimientos constitucionales”. Es decir, no habla explícitamente del referéndum revocatorio ni de la renuncia del Presidente, pero con esas dos palabras ya complacen peticiones.

Muy tensos fueron esos 45 minutos de receso (el cuarto de la jornada) que declaró el presidente del CP/OEA, Juan José Arcuri, pues la sesión se retomó horas después. Además, Venezuela demostró su liderazgo en la región pues casi todos los países, a excepción de Costa Rica y Paraguay, muy en el tono de Canadá y Estados Unidos, defendieron la posición no intervencionista y de respeto a la autodeterminación y soberanía de los pueblos.
Si vamos a un match el cuadro de honor quedaría así:

Logros de Venezuela:

– Suspensión de la reunión extraordinaria para convocar una nueva en el mismo acto previa solicitud de su delegación.
– Reunión extraordinaria del CP/OEA el mismo día por solicitud de la delegación venezolana
– Evitar la votación sobre el documento Presentado por la Delegación de Argentina y co-patrocinado por las delegaciones de Barbados, Estados Unidos, Honduras, México y Perú, y que supuestamente ya había sido apoyado por 21 delegaciones. Venezuela no participó en la elaboración de esa declaración, argumento que no pudo rebatir nadie.
– Se aprobó petición de la delegación venezolana de una declaración única
– No se consideró el documento de Luis Almagro
– La declaración final incluye aspectos del proyecto de declaración presentado por Venezuela (aunque no fue considerado por el pleno), como la garantía de no injerencia en los asuntos internos de Venezuela
– Evitar que en la declaración se dijera explícitamente “referendo revocatorio”, posición defendida por Paraguay, Estados Unidos y Canadá
– 33 países respaldaron a Venezuela en el rechazo a las pretensiones intervencionistas de Luis Almagro
– Queda muy lejos la activación de la carta interamericana contra Venezuela

Logros de la MUD

– Llevó a Venezuela a ventilar sus asuntos a un foro internacional con el consiguiente apoyo mediático

Epílogo:

La diplomacia es un juego de ajedrez en el que a los pueblos se les da jaque mate (Karl Kraus)

Nota: la palabra “declaración” se repite varias veces porque en el lenguaje diplomático ésta no tiene sinónimos

Documentos de interés

CP36366S04 (Declaración Final)

MEXICO (proyecto presentado por México)

oea declaracion venezuela CP36346S04 (1) (Proyecto presentado por Venezuela)

Venezuela logra garantizar la no injerencia externa en documento final del Consejo Permanente de la OEA

Minientrada


Sólo Paraguay no acompañó la declaración porque no se incluye en ella el referendo revocatorio contra el presidente Maduro. Esa propuesta no prosperó porque mayoritariamente se consideró injerencista

Luego de una sesión maratónica del Consejo Permanente de la OEA, Venezuela logra, en primer lugar, un proyecto de declaración único y, en segundo término, la modificación de la declaración presentada por Argentina, Barbados, Estados Unidos, Honduras, México y Perú, que tenía hasta horas de la tarde de este miércoles el respaldo de 21 naciones.

El embajador de Venezuela ante ese organismo, Bernardo Álvarez, consiguió frenar también la votación del citado documento, que había sido elaborado a espaldas del paìs afectado.

Álvarez primero solicitó la creación de un grupo de trabajo que revisara los dos documentos en mesa lo cual molestó a Canadá y a Estados Unidos, secundados en forma deplorable por Costa Rica y Paraguay. Este último país, a través de su representante, Elsa Ruíz,  dijo que “Paraguay no se opone pero tampoco se suma al consenso”,  por no incluir el recurso del referendo revocatorio contra el presidente venezolano Nicolás Maduro.

México, en rol mediador, pidió un nuevo receso para discutir el asunto y Venezuela lo aceptó. Otros paìses advirtieron que el mundo tenía los ojos puestos en esa reunión y que no era conveniente que existiesen dos proyectos de declaración, apoyando la posición de Venezuela.

El presidente del Consejo Permanente, Juan José Arcuru, optó por un cuarto intermedio de 45 minutos que se prolongó por horas, dando cuenta de las intensas negociaciones luego de las cuales se redactó el único proyecto de declaración, incluyendo en su considerando la garantía de que no habrá injerencias extranjeras en los asuntos internos de Venezuela. Este considerando estaba contenido en la declaración que presentó Venezuela al solicitar la reunión del Consejo Permanente de la OEA.

Lea aquí la declaración aprobada por consenso, identificada como CP/DEC. 63 (2076/16)

La decisión del Consejo Permanente echa por tierra las pretensiones del secretario general de esa organización, Luis Almagro, de invocar la Carta Interamericana contra de Venezuela pues el órgano para discutir esos asuntos ya lo hizo hoy y produjo una declaración aprobada por consenso de los 34 paìses.

Algunos medios reseñan que, ausente Almagro de la reunión, su jefe de gabinete, Gonzalo Koncke pidió la palabra pero le fue negada por Arcuri.

“Desconcierto es la palabra”, dijo Koncke después a periodistas.

¿Para qué sirve esa Carta?

En teoría es para proteger a los Estados. Cuando el gobierno de un Estado Miembro considere que está en riesgo su legítimo ejercicio del poder (artículo 17); cuando se produzca una alteración del orden constitucional (artículo 20). Son los Estados Miembro los que solicitan la aplicación de la Carta Interamericana, no el secretario general. Además en Venezuela no hay golpe de Estado, como lo hubo en Honduras contra Manuel Zelaya, o en Venezuela contra el presidente Chávez.

 

 

 

 

 

Una declaración sobre Venezuela en la cual “no” participó Venezuela

Minientrada


Mientras corren los 45 minutos del cuarto receso convocado por el presidente del Consejo Permanente de la OEA, José Manuel Arcuri (Argentina), repasemos qué ha ocurrido hasta ahora.

El receso fue solicitado por nuestro embajador ante ese cuerpo colegiado, Bernardo Álvarez, en virtud de que se estaban considerando dos proyectos de declaración: una que presentó Venezuela apenas hace 24 horas, cuando hizo la solicitud de la reunión que está en desarrollo, y otra preparada por la Delegación de Argentina y co-patrocinada por las delegaciones de Barbados, Estados Unidos, Honduras, México y Perú, la cual según sus promotores, ya era conocida y apoyada por 15 paìses.

Álvarez destacó que Venezuela no había tenido tiempo suficiente para distribuir y dar a conocer su propuesta de declaración mientras que el otro documento ya tenía días elaborándose. Además indicó que Venezuela no había participado en la elaboración de ese documento.

Tras un largo debate y antes de que se diera por aprobada la propuesta de declaración presentada por México que respaldaron 21 paìses, Álvarez solicitó conformar un grupo de trabajo que revisara las dos propuestas de declaración con el objeto de dejar firma una sola.

Canadá y Estados Unidos rechazaron la creación del grupo de trabajo en un tono bastante poco diplomático e incluso acusaron a Venezuela de tender una “trampa” en los procedimientos. Ambos paìses lucían apurados por aprobar cualquier cosa.

México propuso un nuevo receso lo cual fue aceptado por Venezuela para evaluar puntos de coincidencia en ambos documentos y por eso se levantó la sesión por 45 minutos.

Es importante señalar que no se consideró en ningún momento la aplicación de la Carta Interamericana, tal y como invocó el secretario general de la OEA, Luis Almagro, sino propuestas “informales” de declaración que apuntan hacia el diálogo entre las partes en conflicto.

Ambos documentos también tienen en común el apoyo a las gestiones realizadas por los ex presidentes Zapatero, Fernández y Torrijos.

Paraguay pidió una enmienda en la declaración de México, para incluir en el punto 3 el revocatorio, pero esto se descarta que sea aprobado porque se considera injerencista en los asuntos de Venezuela.

Es curioso que paìses que no tienen la herramienta del referéndum revocatorio, lo exijan para Venezuela cuando ya éste fue consagrado en la Constitución de la Repùblica Bolivariana de Venezuela, e impulsado por el presidente Hugo Chávez.

Mientras sesionaba el Consejo Permanente de la OEA, el secretario general Luis Almagro recibía a Carlos Vecchio.

con vecchio

Para el momento de concluir esta nota aún no se reinicia la sesión del Consejo Permanente de la OEA.