¿Suspira el pueblo por AD? Algo muy malo habremos hecho


Teodoro Petkoff solía decir que en política no hay cadáveres. Lo decía él, que fue candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) unas cuantas veces. Nunca ganó porque el partido naranja, el partido “bonito” donde mucha gente militó después de aquella ruptura con el Partido Comunista, sacaba siempre lo mismo: 6%. “El 6% histórico”, lo llamaba Teodoro, así llenaran la avenida Bolívar y después salieran con la célebre foto a página completa en El Nacional. Pero la referencia a Petkoff no es por el MAS sino por Acción Democrática, el partido que Rómulo Betancourt sembró en 1941, “hasta debajo de las piedras”, ese que todos creyeron “cadáver” desde 1998 y que ahora inusitadamente se levanta de sus cenizas…

Y es lo más resaltante de las recientes elecciones primarias de la “unidad” donde tampoco sabremos nunca cuántos votaron. ¿Qué importa? En esas primarias emergió la AD tramposa, la que inventó aquello de “acta mata voto”; la AD de Lewis Pérez y sus computadoras donde albergaba la militancia, milímetro a milímetro de los 3 millones y pico de militantes que llegó a tener en 1983. La AD que activaba la operación “mosca” y la operación “galope” casa por casa, sacando a votar a la gente así fuera gateando. La que aceitaba su enorme maquinaria, la que inventó eso del “clientelismo” y dio paso a la política como negocio. La que después se metió en los sindicatos (porque aquí en Venezuela la cosa fue al revés: primero fueron los partidos y después los sindicatos y los movimientos sociales) y desde allí comenzaron a exigir contratos colectivos faraónicos, impagables y la administración pública comenzó a crecer, lento pero seguro, como un elefante.

Las primarias de la “Unidad” han tenido un patético resultado. Las sucesivas impugnaciones de adecos por parte de ex adecos (digo si es que eso de “ex adeco” existe porque como decía Joselo:”adeco no se hace sino que nace”) nos hacen recordar algunos episodios blancos amenizados, por cierto, con empanadas de cazón y jugo de parchita (nada de exquisiteces como proclama ahora “Lady Ramos”).

Por ejemplo cuando Eduardo Morales Gil perdió las elecciones en Sucre allá por el año 1992 frente a un médico masista llamado Ramón Martínez. Acción Democrática soltaba por primera vez en toda su historia un bastión tradicionalmente blanco. El caudillo Luis Alfaro Ucero desde Caracas le ordenó a Morales que no entregara la Gobernación y entonces aquel pueblo tranquilo y alegre de Cumaná, cruzado por el hermoso río Manzanares, vio nacer lo que ahora llamamos “guarimba”. Los periodistas llegamos a cubrir la noticia y no pudimos entrar a la ciudad pues estaba tomada por tanquetas y barricadas de alambres de púa impedían el paso…Los adecos, Morales Gil incluido, se habían alzado con la gobernación por órdenes de Alfaro quien dirigía todo desde Caracas, aunque el resultado electoral favorecía a Martínez con más del 60% de los votos. Aquello no se podía creer. El “caudillo” no aguantó más y se fue a Cumaná. Entró al palacio de gobierno con su bastón amenazante y encontró a un Morales Gil francamente derrotado y entregado porque en el fondo él, como buen académico, escritor e historiador, admitía que los adecos ya no tenían el mismo poder después del 4 de febrero y toda esa historia del “por ahora”. Venezuela ya no era la misma por culpa de un tal Hugo Chávez…

En la gobernación se presentó hasta un tribunal para dirimir aquel asunto. Entonces Morales Gil le dice a Alfaro: “Caudillo ahí está un juez que vino a reclamar la gobernación”. Y Alfaro le respondió: “¿Qué juez ni qué ocho cuartos? ¡Mándalo pa´l carajo!” Al final, los adecos aceptaron su derrota.

Qué ironía. Así pasó con el “caudillo” justo seis años después, cuando por una componenda de Lewis Pérez, Henry Ramos Allup y David Morales Bello, AD lo mandó “pa’l carajo” a él porque ya le temían a Hugo Chávez. Alfaro era el candidato presidencial y decidieron sacarle la silla para coronar a Henrique Salas Romer. Salió de forma tan intempestiva que los adecos no tuvieron ni tiempo de colocar la fotico del nuevo postulado, y entonces pusieron una fe de erratas haciendo constar que los votos que aparecieran marcando el óvalo en la tarjeta blanca, eran para Salas Römer y no para el otrora fundador del partido.

Bueno, esa es la AD que ha emergido en estas primarias, la AD de siempre, la tramposa, la traicionera, la corrupta, la clientelar, y si no fuese tan trágico ese resultado me seguiría riendo porque, caramba, para que ahora un sector de nuestro pueblo suspire por un partido como ese y crea que con los adecos se vive mejor, algo habremos hecho mal…Muy, pero muy mal…

 

Ejemplo y análisis de una entrevista complaciente


Más vale una pregunta pendeja que un pendejo que no pregunta”

Hace menos de 10 días, el alcalde del municipio El Hatillo, David Smolansky, dirigente del partido Voluntad Popular, declaró a la Radio Nacional de España que si Nicolás Maduro sigue en el poder “puede haber miles de venezolanos heridos, (…) presos (…) miles de venezolanos que caigan como hace 2 años que mataron a 42 venezolanos por nuestras protestas pacíficas”.

Además añadió que lo que ocurre en Venezuela “se asemeja a lo que está pasando en Siria”, es decir, una oposición armada, apoyada por EEUU y que ha intentado por todas las vías sacar a un presidente legítimamente electo como es Bashar Al Assad, con un saldo de 210 mil muertos y más de 10 millones de desplazados y refugiados.

En otro artículo (disponible en este mismo blog) observamos la manera cómo en Globovisión, especialmente en el programa Primera Página, se ha distorsionado lo que es la entrevista periodística, donde los anclas que conducen el espacio estelar matutino, han convertido ese género en una triste parodia de lo que en esencia es: una herramienta para obtener información, aclarar situaciones, definir posiciones y no solamente para pulsar la opinión de un vocero.

El caso Smolansky

Este lunes fue entrevistado el actual Alcalde de El Hatillo y durante los casi 20 minutos que duró el encuentro no hubo ni una sola pregunta, por parte de su entrevistadora, sobre las declaraciones dadas al medio español que hemos reseñado más arriba. Hubiese sido deseable “abrir” la entrevista con algún planteamiento sobre aquellas afirmaciones, saber de cuáles fuentes tomó el dirigente de Voluntad Popular vaticinios tan graves para el país, pero eso no ocurrió aunque la pregunta era obligada.

La técnica de la repregunta, una herramienta indispensable para el periodista ya que sobre el mismo discurso del entrevistado surgen inquietudes y dudas que es necesario aclarar, sencillamente no se aplica en ese programa. Ante voceros de lado y lado tan escurridizos y acostumbrados al lugar común, el periodista debe ejercer su derecho a la pregunta y, más aún, a la repregunta. Un buen periodista duda y no toma nada como definitivo pues nunca son tiempos de certidumbres. Hay que pensar básicamente en los espectadores o en quienes leen la entrevista en la búsqueda de información y respuestas a los problemas.

Sería injusto achacar este mal sólo a Globovisión, pues en la actualidad, casi todas las entrevistas que nos ofrecen por la tele, incluyendo al canal 8, están empañadas por este mal: cuestionarios pre elaborados; falta de tiempo; falta de investigación periodística y abuso de las redes sociales, hasta el punto de sustituir al periodista por las preguntas de twitter en una ilusión de participación que se reduce a mensajes seleccionados según la conveniencia y que sirven para medir las audiencias o el rating…

En el ejemplo que mostramos en esta oportunidad le recomendamos que analice el tono y contenido de las preguntas, hechas para que David Smolansky se explaye sobre las bondades de su gestión y pueda repetir hasta el cansancio el mismo discurso. Sólo cinco preguntas hizo la periodista en 20 minutos de programa. Lo demás se lo dejaron a tuiter donde apenas pasaron rápidamente seis mensajes de los cuales sólo dos incomodaron en algo al entrevistado. No respondió a inquietudes que tenían que ver con la inseguridad en El Hatillo o con el hecho de pedir diálogo exigiendo de entrada la salida del presidente Maduro. Los periodistas tampoco apoyaron esas preguntas y el entrevistado salió airoso.

Conclusión: el alcalde de El Hatillo tuvo casi los 20 minutos de programa para hacerse propaganda, tanto a sí mismo como a las pretensiones de la MUD de sacar a Nicolás Maduro del poder. Dominó abiertamente la entrevista, manipuló a la periodista con frases ya ensayadas como “”Haz hecho una pregunta muy importante”; llevó un discurso elaborado que nadie le cuestionó y cumplió su objetivo: reafirmar la propaganda. El desempeño periodístico: preguntas “fáciles” para que el entrevistado se luciera dejando a la entrevistadora en un papel débil y complaciente. Faltó la guitarrita y la cajita de Polar.

Aunque no es el objeto de este trabajo, debemos decir que el discurso del alcalde Smolansky es pragmático, desprovisto de ideología, sin arquetipos que puedan darnos una idea real de sus convicciones. No sale de su zona de confort: “sacar a Maduro” y la entrevistadora tampoco aporta mucho.

Veamos un breve análisis de lo que pudo ser esta entrevista y no fue:

La primera pregunta, incluyendo presentación y bienvenida al entrevistado, duró 1’ 17” y versó sobre el encuentro ocurrido en República Dominicana entre oposición, gobierno y mediadores externos.

Minuto 1,27: “No creo en diálogos con una pistola en la nuca…”
Nos preguntamos ¿Quién le tiene la pistola en la nuca y por qué? (pero la periodista no le dice nada y Smolansky sigue)

Minuto 1,43: “Han muerto 255 mil personas por la violencia en estos 17 años…”
Nos gustaría saber, alcalde, cuál es la fuente de esa cifra, si la tiene documentada…(pero la periodista sigue en silencio)

Minuto 2.03: “en 48 horas fuimos capaces de levantar más de dos millones de firmas…”
Otros dirigentes de la MUD dicen que fueron millón y medio…¿Cuál realmente es la cifra? (Pero la periodista continúa en silencio)

Minuto 2,12: “estamos muy cerca de activar la carta democrática en la OEA”
Pregunta obligada: según el artículo 20 de la Carta Interamericana para que la OEA active ese mecanismo tiene que haber una ruptura del orden constitucional en un país miembro. ¿Usted cree que en Venezuela hay una ruptura del orden constitucional? (pero la periodista sigue en un silencio exasperante y Smolansky ya luce repetitivo)

Minuto 2,36: “…hemos hecho un esfuerzo importante ante la comunidad internacional: OEA, Unión Europea, Naciones Unidas…”
Pregunta obligada: alcalde por qué se han hecho tantos esfuerzos ante esas instancias sólo para que el presidente Maduro salga del poder y no para buscar acciones que permitan matizar las relaciones gobierno-oposición en pro del pueblo venezolano? ¿Me puede decir también quién o qué entes han financiado estos esfuerzos que requieren de logística, es decir, viajes, hoteles, etc? (pero la periodista sigue en silencio)

La segunda pregunta: la hace después de casi cuatro minutos y apenas dura 36”. Sugiere además que el encargado de revisar las firmas ante el CNE, no debería tener esos documentos. Smolansky apela al ego de la periodista y le dice “Es una pregunta muy importante”, ya que le da la oportunidad para volver a arremeter contra el CNE y lo vuelve a colocar en su discurso.

La tercera pregunta gira en torno al revocatorio. La periodista cita fuentes de la MUD e insiste “qué pasa si el revocatorio no se da este año? 20”

La cuarta pregunta es sobre la posición de Bernardo Álvarez, embajador de Venezuela ante la OEA, quien afirmó que no hay razones para decretar una crisis humanitaria en Venezuela. Si la periodista hubiese investigado lo que es una crisis humanitaria, quizás habría generado un diálogo más interesante pero ella se limitó a confrontar la opinión de Álvarez con la de Smolansky y terminó instándole a que dijera qué está haciendo él en su municipio por la escasez de medicinas. Es decir, favoreció la propaganda.

Ignorar o disfrazar los hechos

Habiendo ocurrido este domingo 29 de mayo la detención de cuatro funcionarios activos de PoliChacao por estar presuntamente implicados en el asesinato del Mayor General Félix Velásquez el pasado sábado en Santa Mónica, la periodista deja el tema para la segunda parte de la entrevista y aunque pregunta a Smolansky si la oposición está financiando bandas criminales, éste no responde y ella no le repregunta. El entrevistado aprovecha una pregunta sobre la raíz de la inseguridad (lo cual es tema para un debate de horas) y lo vuelve a meter en su discurso proselitista.

Más bien él cae en una contradicción con la primera cifra que dio sobre 255 mil muertos en Venezuela en 17 años. Ahora dice que son 260 mil muertos “en casi 20 años”, pero ella deja pasar la contradicción porque evidentemente no está escuchando la respuesta y, más bien, le pregunta si el gobierno le ha hecho dotaciones. Eso le permite a Smolansky retomar la propaganda sobre su gestión y reiterar las fallas del Estado en materia de inseguridad.

Al final, la periodista insiste sobre el revocatorio y aunque ya le ha dicho que le quedan segundos para concluir, Smolansky se toma casi un minuto para la respuesta. Como ya no queda tiempo, no hay chance de repreguntar pero el dirigente dijo que además del revocatorio quedan aún la renuncia del Presidente y la Asamblea Constituyente.

Dejamos la entrevista en dos videos de 10 minutos cada uno para que usted los analice.

Parte 1: https://www.youtube.com/watch?v=werTE7trQcE

Parte 2: https://www.youtube.com/watch?v=bkzQNdnT_zc

Entrevista de Carmen Aristegui a Hugo Chávez (recuperada). Compare.

https://www.youtube.com/watch?v=fpwix0aq9jY