El Clap como arma de amedrentamiento y retaliación

Minientrada


“No solamente debemos llegar a repartir bolsas, porque si nos quedamos repartiendo bolsas seremos unos grandes bolsas nosotros. Nosotros tenemos que coordinar, a la acción de los Clap darle un acompañamiento, primero productivo para que sea sustentable” (Aristóbulo Istúriz)

La iniciativa del presidente Nicolás Maduro de fundar los Comités Locales de Abastecimiento y Producción para garantizar alimentos al pueblo, sin duda ha sido un golpe al bachaquerismo y a la especulación en medio de una guerra económica que tiene muchísimos flancos y donde no falta el oportunismo y la viveza criolla.

No obstante, abrigábamos la esperanza de que esta política fuese coyuntural, para enfrentar la crisis, pero Maduro la reforzó y todo indica que lo coyuntural (con sus bondades pero también con vicios y corruptelas) pasó a ser permanente. Como dijo Aristóbulo Istúriz ¿Será que nos convertiremos en “bolsas”?

El CLAP ha devenido, en algunos casos (porque hay honrosas excepciones), en grupos que se unen en las comunidades para hacer valer un poder que nadie les ha dado, para amedrentar y segregar a quien se atreva a denunciar públicamente sus actuaciones cuando éstas no son cónsonas con la moral revolucionaria.

No en vano el propio gobierno habilitó correos electrónicos, cuentas de redes sociales y hasta un número telefónico para que las denuncias se formulen sin temor, garantizando la “absoluta confidencialidad”, todo ello previendo las represalias de los famosos “quintetos”, algunos de los cuales se han convertido en verdaderos “quintetos de la muerte” (emulando aquel clásico del cine británico dirigido por Alexander Mackendrick y que cuenta la historia de cinco ladrones, más bien ineptos…)

Lo que debemos entender es que quienes tienen “un cargo” dentro de ese “quinteto”, ni son jefes de la calle ni dueños de la comunidad. Quizás el error ha sido de semántica. Eso de “líder de calle” o “líder territorial” son figuras que no están en ninguna parte y que si alguna persona con frustraciones personales, problemas de reconocimiento o aspiraciones políticas llega a ostentar cualquiera de esos títulos, realmente se lo cree y se convierte en un “reyezuelo” o “reyezuela” al que la gente debe rendir pleitesía so pena de quedar fuera del “beneficio”. Y eso me recuerda aquella frase de Michel Foucault: “Cada uno es en el fondo titular de un cierto poder”.

Hay aspectos del CLAP en los cuales se ha impuesto la discrecionalidad de esos quintetos al tomar decisiones que al final afectan al pueblo. Uno de esos aspectos es el transporte. En algunas comunidades se cobró en diciembre Bs. 300,00 por este servicio y cada familia pagó por la caja de comida Bs.10.300,00 (el presidente Maduro anunció en cadena nacional que su precio era de Bs. 10 mil).

En el caso del pernil (del “dakazo” al “pernilazo”, ambos eventos ocurrieron un diciembre), específicamente en el Clap de Colinas de Bello Monte se aceptó que se le acuñara 10% más al costo del alimento para con ese excedente pagar el transporte. Una vecina, por ejemplo, pagó Bs 941 por el kilo de pernil, y el presidente Maduro anunció que era Bs. 850 el Kg. Esa situación se denunció al Estado Mayor y la persona que hizo la denuncia fue humillada públicamente por la autodenominada “jefa” territorial. El Estado Mayor admitió que eso era casi un impuesto pero no se tomó ninguna otra acción.

Sobre la harina Santa Bárbara, cuya venta ofertó el quinteto del Clap Colinas de Bello Monte por instrucciones del Estado Mayor (según dijeron) debemos decir lo siguiente: se vendieron cuatro paquetes por familia a Bs. 1900 el Kilogramo. Pero hubo gente que compró el bulto que trae 12 unidades. De las 396 familias censadas compraron unas 200 y pagaron entre el 12 y 13 de diciembre mediante transferencias bancarias o depósitos en cheque a la Distribuidora Bariandes. Dijeron que el producto sería distribuido el 16 de diciembre pero éste nunca llegó.

Alguien denunció la irregularidad al Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) cuya acción inmediata hizo que el alimento finalmente llegara el martes 24 de enero.El precio marcado en el empaque es de Bs. 639 (tal como se ve en la foto) pero fue vendida a Bs.1900. Preguntas: ¿Por qué se venden productos fuera del CLAP si ya en la caja venían dos paquetes de harina Juana?¿Serán resarcidas las familias por la diferencia de precios?¿Existe algún proveedor oficial de los Clap aparte de Fundeca?

Es lamentable que la familia venezolana,agobiada por la guerra económica, dependa ahora (y también) de esos grupos para tener acceso a un derecho inalienable: la alimentación. “Si me denuncias te saco del censo”…Parece ser la consigna de algunos quintetos…

img-20170126-wa0003

El precio en el paquete marca Bs. 639,00 pero fue vendida a Bs. 1.900,00

Recomendaciones:
1- Que la comunidad participe en la elección del “quinteto” el cual debe ser renovado cada cierto tiempo para que sus miembros no se “atornillen”. Esto genera tráfico de influencias, amiguismo, etc
2- No se debe permitir el nepotismo en el quinteto del Clap, es decir, que dos o más miembros de una misma familia lo integren (CRBV, Ley contra la Corrupción,  Estatuto de la Función Pública).
3- Establecer un mecanismo transparente para el transporte de las bolsas o cajas de comida. Se puede fijar el precio del beneficio incluyendo de una vez el costo del transporte.
4- La data del CLAP debe ser del conocimiento de la comunidad y no sólo del quinteto pues esto se presta para que el censo pueda ser alterado y se incluyan personas ajenas a la zona. La labor de los voceros de cada edificio es vital en este aspecto, ya que son ellos-ellas quienes conocen  a sus vecinos. Quien maneja la información tiene el poder, y en el caso del Clap de Colinas de Bello Monte este aspecto fue acaparado por verdaderos tecnócratas que al más puro estilo adeco manejaron eso a su antojo.
5- Los CLAP no pueden ser sólo para comprar comida y comercializar productos. Debe haber, como su filosofía lo señala, formación política y actividades productivas en pro de la soberanía alimentaria.

Nota: ejemplos de cómo lo coyuntural se vuelve permanente en Venezuela son los elevados de Caracas. Los trajo Carlos Andrés Pérez en su primer gobierno (1974-1979). Eran provisionales pero todavía, a más de 40 años después, siguen vivos y hasta los reparan…

Glosario:

Estado Mayor: se designa así a quienes representan las parroquias de cada Municipio ante el CLAP oficial.

Quinteto: está conformado por cinco miembros y cada uno representa al consejo comunal, la Unión Nacional e Mujeres (Unamujer), las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (Ubch) y el Frente Francisco de Miranda (FFF), y de la comunidad.

 

Anuncios

Entretelones del Nobel de la Paz que Obama arrebató a Piedad Córdoba

Minientrada


Nota: reportaje que escribí en 2009 y que ahora rescato para incluirlo en este blog. Publicado originalmente en Correo del Orinoco y Aporrea.org

Ha sido actualizado este trabajo con enlaces a medios colombianos (links) que corroboran la información aportada por la investigadora Wenche Hauge a quien entrevisté ese año.

Una por una no es trampa. El 02 de octubre de 2009, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció a Brasil como sede de los juegos olímpicos de 2016, gritos de alegría se dejaron escuchar, no sólo por lo que ello representa para una Latinoamérica que ha venido posicionándose como soberana y autodeterminada frente al norte y al viejo mundo, sino porque con esa victoria caía derrotada o, más bien, “eliminada” la candidatura de Chicago, que defendía el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

En aquella oportunidad, el presidente de Brasil, Lula Da Silva, emocionado ante el triunfo declaró: “somos un país colonizado que ha sufrido mucho, y por ese hecho creíamos que éramos pequeños, que los otros podían y nosotros no. Hoy he visto cómo llegaba el avión de Barack Obama a Copenhague y pensaba que habíamos perdido, pero Dios ha querido que ganáramos. No somos de segunda clase, somos de primera clase”.

Pero el presidente del COI, Jacque Rogge, agregó un elemento crucial: “Brasil tenía un valor añadido: era la primera vez que se va a un nuevo continente”.

Los contrarios a Obama hicieron fiesta en Estados Unidos y consideraron el hecho como una derrota política del recién instalado presidente estadounidense. La cadena CBS aseguraba que Obama era más “una celebridad que un líder”. “No nos trajo la sede de los juegos y el desempleo llega a 9,8%”, decía un analista republicano.

Pero apenas siete días después, el mundo volvió a sorprenderse, cuando el Instituto Nobel de Oslo, Noruega, comunicaba su decisión de adjudicarle el premio de la Paz a quien acaba de enviar 30 mil soldados suplementarios a Afganistán. Sin duda, un gran esfuerzo por la paz mundial…

Crónica de un “batacazo”

A principios de noviembre estuvo en Venezuela la investigadora noruega Wenche Hauge, del Peace Research International de Oslo (PRIO por sus siglas en inglés), y quien también labora como analista para el Instituto Nobel. A Hauge, de una vasta experiencia en estudios sobre la paz mundial, promotora y participante de congresos y diversos movimientos en defensa de ésta, le correspondió sustanciar el expediente de la senadora colombiana Piedad Córdoba, cuya candidatura para el Nobel de la Paz fue postulada por el también galardonado, Adolfo Pérez Esquivel.

La investigadora noruega no duda cuando declara que “soy noruega, investigadora de paz. Solo quiero decir que somos muchos noruegos y noruegas quienes no estamos de acuerdo con la decisión del Comité Nobel. Varios periódicos noruegos también critican al Comité Nobel por esta decisión. Había tantos otros candidatos y candidatas buenas en el listado nominado para el Premio Nobel este año, entre ellas Piedad Córdoba”.

El Premio Nobel, instituido en 1901, tiene una historia de altibajos y polémicas. Su director actual, Geir Lundestad, admite en recientes declaraciones para la agencia de noticias AFP que es un premio “controvertido” pero también “el más famoso de todos”.

Wenche Hauge nos cuenta que el Nobel es orgullo del pueblo noruego. Cada año, especialmente en Oslo, es común ver en las tabernas, cómo la gente hace apuestas a tal o cual candidatura. El PRIO hace investigaciones sobre los postulados para el Premio de Paz que otorga el Nobel. Este año, para sustanciar el expediente de Piedad Córdoba fueron consultadas 172 individualidades y más de 30 organizaciones defensoras de la paz.

Según revelaciones de Hauge, la senadora colombiana Piedad Córdoba, apenas dos días antes de la decisión, figuraba entre los tres principales favoritos. Esto lo confirma el diario colombiano “El Tiempo”, de Bogotá, cuando reseña (con información oficial de la página web del Instituto Nobel) que en el sitio de apuestas Paddy Power Plc, Córdoba se disputaba el primer lugar en una relación de 6 a 1, con el profesor de Filosofía de la Universidad de Jordania, Ghazi Bin Muhammad. La otra contendora era la activista afgana Sima Samar, con 4 a 1. Pero, además, superaba con creces a la ex rehén colombiana de las Farc, Ingrid Betancourt, quien aparecía con 13 a 1.

La senadora colombiana había sido anunciada por otro de los directores del Instituto Nobel, Kristian Berg Harpviken, como “la candidata más probable” para ganar el premio.

Esta declaración, según el análisis de la investigadora noruega Wenche Hauge, desató un movimiento “anti Córdoba”, que consistió en un fuerte “lobby” no sólo de parte del gobierno de Álvaro Uribe sino también de la Casa Blanca, para impedir a toda costa el triunfo de la colombiana. Hauge no descarta que este tipo de presiones hayan logrado defenestrar a la senadora.

Relata que al Instituto Nobel llegaron decenas de cartas, en las cuales se descalificaba a Piedad Córdoba, al tiempo que en Bogotá grupos contrarios a su eventual triunfo hacían protestas ante la embajada de Noruega.

“Fueron dos días de guerra, algo nunca visto previo a la decisión sobre el premio, que logró dividir a la opinión pública en Noruega, a favor o en contra de la designación de la senadora Córdoba”, agregó la investigadora.

¿Obama aparecía entre los favoritos?
– El presidente Obama jamás llegó a figurar entre los favoritos. En el puesto número 13 estaba Ingrid Betancourt. Todos los rankings daban ganadora a Piedad Córdoba. Nosotros no estamos de acuerdo con esa decisión, porque, además, había otros candidatos. ¿Por qué no se le otorgó a alguno de los que ya estaban posicionados en las apuestas?

El periódico La Vanguardia, de México, reseña que al momento de conocerse la noticia, en la oficina de prensa de la Casa Blanca, sólo se dejó escuchar un “wao!”, pues nadie, ni siquiera el propio Obama, se lo esperaba.

Hauge anunció que grupos de activistas noruegos de paz están preparando actos de repudio al premio de Barack Obama.

¿A quién hubiese beneficiado el triunfo de Piedad Córdoba? ¿Quién gana con el premio otorgado a Obama?. Preguntas para la reflexión.

Mientras el chamo se comía su mandarina…

Minientrada


Lo que les voy a narrar me ocurrió hoy:

Salí del Centro Comercial Tamanaco (CCCT) a eso de la 1 pm. Necesitaba ir allá para sacar dinero del Banco del Tesoro y pagar la reparación de mi laptop (aún me falta cancelar lo de la PC, mi fiel HP no quiso prender más y està en terapia intensiva pero con buenos pronósticos).

Resulta que saqué la plata en efectivo. Francamente eran más las pacas de billete que el monto real (Por cierto, nada de los nuevos no?) . Tuve que meter una parte en mi morral (tengo morral nuevo, de lo más mono porque está decorado con tres “hashtags” por supuesto en inglés: #OMG #WTF y #AKA) y la otra en el bolso normal…Cuando salí del banco no dejaba de pensar “¿por qué no le pedí a Alberto su número de cuenta?”. Y claro que lo intenté pero resulta que me llevé el celular Nokia (Adrianita, le llamo yo porque tiene exactamente la edad de mi nieta) y hoy no tenía saldo.No me llevé el Samsumg inteligente para preservarlo ¿no? Me llevè el Nokia viejito porque ¿quién va a querer un celular todo forrado en cinta plàstica para sostenerle las teclas que ya se le despegaron?…

Bueno, mientras me aproximaba a la salida pensaba: “¿Tomaré un taxi?”. Pero llevaba conmigo el monto casi exacto para pagar mi deuda y algún otro remanente…Decidí que no y entonces caminé hasta el Cubo Negro…Pero la duda me mataba. Sabes esas veces cuando intuyes que estás haciendo mal, que eso no es lo que más conviene…Me devolví al CCCT y le pregunté al tipo del taxi que por cuánto me llevaba hasta la UBV…”Hasta la UBV…eso es Los Chaguaramos…” el señor buscó en sus tarifas…”Eso te cuesta…2.500 bolos”. Si pagaba eso me faltaría para lo otro. Así que me aventuré hasta las busetas que van directo a la UBV…Caminé ràpido, ya saben estilo Pedro Navaja, lentes oscuros (pero sin el diente de oro) pa’ que nadie sepa pa’ dónde estoy mirando…

Llegué a la buseta. Allí estaba ella esperando, encendida (la buseta). Poca gente se había embarcado. Me senté en el primer puesto al lado de una señora. Al rato vi que un joven, moreno, alto y flaco se paró cerca del transporte como dando tiempo a que ésta se llenara. Vestía bermudas y zapatillas de goma sin medias. Llevaba drelos en el pelo y en sus brazos a un niño como de cinco años. Cuando el chofer subió el joven entró. Cargaba también una bolsa de pan…Y empezó Cristo a padecer…El joven, de unos 25 o 26 años, comenzó a hablar y palabras más palabras menos, esto dijo mientras el chamito pelaba una mandarina que comenzó a comer gajo a gajo:

“Buenos días mi gente. Yo lamentablemente voy a tener que molestarlos y requerir de ustedes que me den por favor lo que tengan..Anillos, relojes, teléfonos, cualquier cosa porque tengo que comprar comida y además pagar la renta…Este chamo es mi hijo, es mi bendición, por él hago todo esto. Y yo los bendigo a ustedes también y entonces pasaré de puesto en puesto recogiendo sus valores. No quiero que mi chamo vea cosas feas yo hago esto por necesidad. Colaboren y nada pasará porque miren lo que cargo aquí”…

Yo no podía creer lo que oía. Lo primero que pensé fue “¡Mierda! ya estoy en las estadísticas”…Me quedé paralizada. Un frío me recorriò la mèdula y no hice nada. El tipo pasó a mi lado pero no se dirigió a mi, ni siquiera me miró. Yo abracè el morral porque ahí llevaba la plata para pagar lo de la laptop y esperé…esperé mi turno. No hablé, no me moví…El agresor caminó hacia atrás, no paraba de hablar mientras iba de puesto en puesto. Nadie se quejaba y él echaba en un bolso de tela las cosas que le daban. Aquello duró una eternidad. Pasó a mi lado de nuevo y se detuvo justo frente a mi. Entonces le dijo al chofer (no sin antes vaciarle las ganancias del día) “déjame en Farmatodo, hermano, que ahí me espera mi esposa”. Nos contó que el niño tenía tos y que en el CDI le habían regalado las medicinas. “Esto es pa’ la fiebre y esto pa’ la tos”.

Cuando se bajó, a laaltura de Farmatodo en Las Mercedes, el niño estaba terminando su mandarina. “Muchas gracias y que Dios me los bendiga a todos”, dijo. Habían pasado siete minutos desde que la buseta arrancó de la parada.

A mi no me quitó nada…Todos comenzaron a gritar pero no se veía ni un policía.El chofer no se detuvo y siguió cargando pasajeros. Llegué a Ciudad Banesco y salí de allí agradeciendo a Dios, al Universo, a mis ángeles, que por siete minutos me borraron del mapa.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…

 

 

 

Moisés Naím:verdugo cinematográfico de Hugo Chávez (y nadie se queja)

Minientrada


Hace poco tuve la oportunidad de ver el documental de Carlos Oteyza “CAP dos intentos”, en el cual no se puede negar la habilidad del realizador para transformar en “heroicos” los dos gobiernos de Carlos Andrés Pérez desde la época de los “Ta’barato, dame dos” hasta el Caracazo de 1989, provocado por sus políticas antipopulares impuestas por el Fondo Monetario Internacional.

El olímpico plumazo que le dio Oteyza a los cruentos eventos del 27F en su documental es un irrespeto a la historia reciente, a las más de cinco mil víctimas que hubo. Ni siquiera menciona “La Peste”, la fosa común donde se encontraron cientos de personas acribilladas, fusiladas, por la asesina PM de entonces y por las órdenes de Italo del Valle Alliegro. Eso sencillamente no existió en el film de Oteyza quien banaliza aquellos sucesos y los reseña como mero accesorio en lo que consideramos la última propaganda de la “Gran Venezuela”, cuyo final es tan novelesco como el de la propia película. Así como Estados Unidos gana la guerra de Vietnam en el cine, así es este trabajo de Carlos Oteyza: Quiere transformar en héroe a un villano.

Allí entrevistan a Moisés Naim, Ministro de Fomento de CAP, uno de los grandes responsables del Caracazo, y dice (el propio “cara e’tabla”) que el pueblo no manifestó en esos días contra ninguna de las instituciones del Estado.

Pero esta vez no nos ocuparemos de “CAP 2 Intentos”, sino de “El Comandante”, la serie sobre la vida del presidente Hugo Chávez que será transmitida por TNT y Telemundo para América Latina y Estados Unidos.

Motivan estas líneas una noticia sobre las acciones que tomó la familia del boxeador venezolano Edwin “Inca” Valero contra la cinta que llevó su vida a la gran pantalla con buenas dosis de sexo y drogas, los componentes favoritos de la industria del entretenimiento hollywoodense. La familia de “el Inca” acudió a los tribunales y logró un amparo contra la película cuyo estreno ha sido suspendido por considerar que se ”menoscaba y viola el honor y la vida privada del boxeador”.

Nos preguntamos ¿por qué la familia de Hugo Chávez no ha intentado algo así con la serie El Comandante? Ya pronto se estrenará sin ningún contratiempo la obra basada en un libreto escrito nada y nada menos que por Moisés Naim, uno de los grandes responsables del Caracazo en 1989, judío sionista, ex directivo de la revista Foreign Policy, miembro de la Carnegie Endowment for International Peace, los llamados “think tank” (laboratorio de ideas con el pensamiento más influyente de los Estados Unidos); miembro de National Endowment for Democracy (NED) y creador del programa de TV “Efecto Naím” desde donde muchas veces disparó contra el líder de la revolución bolivariana.

Moisés Naim es ahora el verdugo del presidente Chávez (no pudo con él en vida, pero ahora buscará su muerte cinematográfica) y a través de la truculenta serie, lo mostrará al mundo como sólo él se lo pudo imaginar desde su racismo y discriminación ancestrales, desde su odio social, tal como se aprecia en los “trailers”: un ser amoral, bipolar y sin principios, amigo de los excesos.

Nos hemos dejado meter ese “strike” y nadie ha dicho ni hecho nada porque su creador se escuda en que es una historia de “ficción”. Y no se vale que eliminen TNT de las cableras, que para eso están los bachaqueros del entertainment y seguramente venderán los CD’s “quemaos” a precio justo.

Preparen, pues, las cotufas y dejen que “el patrón del mal” invada hogares y conciencias en horario “todo público”.