La distancia más larga…No es la física


La opera prima de la cineasta venezolana Claudia Pinto (Todo Recto y El Silencio de Los Sapos), de factura internacional, nos arrastra en un viaje de emociones hacia el interior de cada personaje y nos plantea que a veces la distancia con los seres que amamos no es necesariamente física sino que la construimos a fuerza de miedos y culpas. Al final es el amor el que la salva.
Lo que somos está allí: la culpa, el perdón, el amor, el reencuentro, la esperanza, la solidaridad, la amistad. Especialmente la libertad de elegir tu propio destino. Todo ello enmarcado en dos escenarios contundentes de esta superproducción hispano-venezolana: Caracas, esa capital irreverente que Claudia muestra en toda su belleza cosmopolita, con sus virtudes y defectos, y la impactante Gran Sabana, que se unen para narrarnos una historia humana llena de reflexiones y lecciones.
Martina, a sus 60 años, con una enfermedad terminal, decide regresar a Venezuela desde España para morir en la Gran Sabana. En ese mágico lugar conoce a su nieto, Lucas, un niño maravilloso que le da otro sentido a la vida.
La fotografía de Gabriel Guerra logra captar la belleza enigmática de esos incomparables parajes venezolanos. ¿Quién no ha gritado a todo pulmón apenas despunta la carretera El Dorado-Santa Elena o al ver la sublime belleza del Roraima? La sensación de libertad que nos alienta esa vista, con su infinita grandeza, es el mismo que podrás apreciar y sentir en la cinta de Claudia Pinto.
Al margen de algunos elementos un poco ficticios como el increíble y fascinante viaje de Lucas desde Caracas hasta la Gran Sabana (aunque a veces a nuestras autoridades es mucho lo que se les escapa), esta propuesta cinematográfica es, sin duda, una opción que no deben dejar de ver.
Inmejorable la actuación de Carme Elias, actriz española, ganadora del premio Goya 2008, la mujer solitaria que decide cuál y cuándo será su final. El niño venezolano Omar Moya y el joven actor Alec Whaite (Kayemó, personaje central del film), nos sorprenden gratamente y nos afirman que tenemos cine nacional para rato.
Porque la vida es un viaje, así dice Claudia Pinto. Y es cierto, un viaje donde nos topamos con todo aquello que termina por definirnos.
La recomiendo ampliamente y espero que nos represente este año en el Oscar 2014.

Ficha técnica: Guión: Claudia Pinto; Producción: Claudia Pinto; Fotografía: Gabriel Guerra; Montaje: Elena Ruiz; Música: Vincent Barrière; Director de Arte: Matías Tikas; Intérpretes: Carme Elias (Martina), Omar Moya (Lucas), Alec Whaite (Kayemó), Iván Tamayo (Julio), Isabel Rocatti (Lola), Marcos Moreno (Nasak), Malena González (Sara), Beatriz Vásquez (Teresa), Alberto Rowinsky (Tomás), José Roberto Díaz (Federico); Distribución: Cinematográfica Blancica

La distancia más larga es una producción de Sin Rodeo Films, financiada por el Centro Nacional del Cine (Venezuela) y el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales de España (ICAA).

Estreno: Festival Internacional de Cine de Montreal 2013 (Canadá)
Reconocimientos: Premio Glauber Rocha a la Mejor Película Latinoamericana, reconocimiento otorgado por los espectadores del certamen; Premio del Público en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva 2013, en España; Premio a la Mejor Directora en la edición 38 del Cleveland International Film Festival, en Estados Unidos.

Anuncios

Domingo por la mañana


Pululahua

Aquella noche, tendidos en la grama del cráter, vimos el cielo demasiado cerca, tanto que al alzar las manos  pudimos rozar estrellas…

Sia, Lullaby

De la película italiana “Bienvenido al Mundo”, protagonizada por Penélope Cruz y Emile Hirsch

Esta noche con la luna nueva, brindaré por vos…


Los 100 años del nacimiento de Julio Cortázar…¡Un faro para el mundo y el amor!

Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos (Rayuela, 1963)

 

Cortazar

 

Julio Niño

El niño Julio en Suiza, 1916, a los 2 años de edad. (Archivo General de la nación, Argentina)

 

 

cortazar otra (1)

El gigante argentino

“(…) Y mirá que apenas nos conocíamos y ya la vida urdía lo necesario para desencontrarnos minuciosamente. Como no sabías disimular me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos (…)”

De Historias de Cronopios y de Famas

INSTRUCCIONES PARA DAR CUERDA AL
RELOJ
Allá en el fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con
una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente.
Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren
regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él
brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.
¿Qué más quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo
latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada
cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj,
gangrenando la fría sangre de sus pequeños rubíes. Y allá en el fondo está la
muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

INSTRUCCIONES PARA LLORAR

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de
llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que
insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u
ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido
espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues
el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente.
Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta
imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior,
piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de
Magallanes en los que no entra nadie, nunca.
Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos
con la palma hacia dentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra
la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto,
tres minutos.

INSTRUCCIONES PARA SUBIR UNA ESCALERA

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de
manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y
luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una
nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada
hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano
izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal
correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón.
Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se
sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido
a la escalera, ya que cualquier otra combinación producirá formas quizá
más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un
primer piso.
Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan
particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de
pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que
los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa,
y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por
levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi
siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en
el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar
llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también
llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y
llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo
peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el
pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la
coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace
difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo
tiempo el pie y el pie.)
Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente
los movimiento hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella
fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se
moverá hasta el momento del descenso.

VIAJES
Cuando los famas salen de viaje, sus costumbres al pernoctar en una
ciudad son las siguientes: Un fama va al hotel y averigua cautelosamente
los precios, la calidad de las sábanas y el color de las alfombras. El segundo
se traslada a la comisaría y labra un acta declarando los muebles e
inmuebles de los tres, así como el inventario del contenido de sus valijas. El
tercer fama va al hospital y copia las listas de los médicos de guardia y sus
especialidades.
Terminadas estas diligencias, los viajeros se reúnen en la plaza mayor
de la ciudad, se comunican sus observaciones, y entran en el café a beber un
aperitivo. Pero antes se toman de las manos y danzan en ronda. Esta danza
recibe el nombre de «Alegría de los famas».
Cuando los cronopios van de viaje, encuentran los hoteles llenos, los
trenes ya se han marchado, llueve a gritos, y los taxis no quieren llevarlos o
les cobran precios altísimos. Los cronopios no se desaniman porque creen
firmemente que estas cosas les ocurren a todos, y a la hora de dormir se
dicen unos a otros: «La hermosa ciudad, la hermosísima ciudad.» Y sueñan
toda la noche que en la ciudad hay grandes fiestas y que ellos están
invitados. Al otro día se levantan contentísimos, y así es como viajan los
cronopios.
Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres,
y son como las estatuas que hay que ir a ver porque ellas no se molestan.

Con Carol Dunlop

Con Carol Dunlop, su tercera esposa y amor de su vida. La muerte de ella lo devastó. Según Gabriel García Márquez, Cortázar “murió de amor”. Ya no fue el mismo al perder a Carol

La Patsy que extrañamos


Hemos vuelto a ver “Sweet Dreams” (HBO Pictures, 1985), film biográfico sobre la vida de la cantante country Patsy Cline, escrita por Robert Getchell (The Client, 1994) y dirigida por el realizador checo Karel Reisz. Protagonizada por Jessica Lange y Ed Harris. Una cinta de 1985 que habíamos olvidado pero que por obra y gracia de esos festivales perdidos de cine independiente nos han vuelto a regalar.

Si bien no es la mejor película de estos dos grandes de la cinematografía estadounidense, sí intenta recrear la vida de una de las referencias de la música country, Virginia Patterson Hensley (Patsy Cline) tempranamente fallecida (a los 30 años de edad) en un accidente de avión.

Impresionante el parecido de Jessica Lange con la cantante y fue un acierto ponerla a doblar las canciones originales para disfrutar de la incomparable voz de Patsy, tanto que quedas con ganas de seguirla oyendo y llegar a casa a buscar su rastro entre los viejos CD’s comprados aquella vez en el Virgin Megastore de New York City.

El próximo 8 de septiembre se cumplirán 82 años de su nacimiento, pero se nos antoja que la vida verdadera de Patsy fue menos trágica y simple que lo exhibido en este filme, centrado en el maltrato de género, pues Patsy era golpeada por su segundo marido e irónicamente gran amor de su vida, Charly Dick (Ed Harris).

Quizás si se hubiese hecho más énfasis en su producción musical y no en los elementos domésticos de la historia, otro habría sido el resultado pues Cline hoy por hoy es una referencia de la música country  norteamericana y el filme no le hace suficiente honor en ese ámbito sustancial de su vida. Mejor leer las letras de sus canciones y nos acercaremos más a la Patsy que no muestra esta película.

Pero…Las cotufas y la magia de las luces apagadas, que te empujan a una relación lúdica con la pantalla, complementan el momento supremo de ir al cine.

“Crazy” fue grabada en 1961 por empeño del productor musical de Cline, Owen Bradley. Una canción que no le gustaba a Patsy pues sus registros vocales eran difíciles para la cantante que por esos días estaba de reposo por un terrible accidente de tránsito que le dejó una costilla rota.  Cuentan sus biógrafos que ella la grabó en una sola toma para que los dolores que le producían cantarla no dieran problemas.

No obstante “Crazy” ocupó los primeros lugares a los pocos días y se convirtió en el éxito fundamental de esta intérprete.

Crazy, I’m crazy for feeling so lonely
I’m crazy, crazy for feeling so blue
I knew you’d love me as long as you wanted
And then someday you’d leave me for somebody new
Worry, why do I let myself worry?
Wondering what in the world did I do?
Crazy for thinking that my love could hold you
I’m crazy for trying and crazy for crying
And I’m crazy for loving you
Crazy for thinking that my love could hold you
I’m crazy for trying and crazy for crying
And I’m crazy for loving you.

Jessica Lange

Domingo por la mañana


Alzheimer

“Notas de viaje”, así decía en la portada de aquel librito. Lo compré justo antes de embarcar pero sus páginas en blanco me plantean, ahora, un dilema: ¿adónde fui realmente?

Stairway to Heaven en magnífica versión de Ann Wilson y Nancy Lamoureux Wilson (Heart). En la batería Jason Bonham, hijo del baterista original de Led Zeppelin, John Bonham, fallecido tempranamente. La ocasión: Homenaje a Led Zepelin por su contribución a la música en el Kennedy Center Honors en 2012

Premio Dardos para este “Tugurio”


Abrí este blog por recomendación de un entrañable amigo que ya no está entre nosotros, Fernando Álvarez, y casi no lo actualizaba porque en primer lugar no había buscado el tiempo; y en segundo término, tenía la firme convicción de que “nadie” lo leía. Cuando él decidió cambiar de domicilio (sin dejar su nueva dirección) y en su honor, retomé el “tugurio” para escribir sobre las muchas cosas que a diario se me ocurren o que sencillamente me pasan…
Esta mañana lo he recordado como nunca al recibir un lindo mensaje de Leandro Almeida, periodista y autor del blog Los Caprichos de Julie Delpy quien se arriesgó a nominarme para el premio Dardos, que es un reconocimiento que otorgan los blogueros como premio al estímulo, la constancia, la dedicación y la perseverancia que significa, de verdad, mantener un espacio como éste.
Fue algo inesperado para mi y por eso mismo anduve investigando, leyendo sobre este premio especialmente para saber por qué diablos Leandro pensó en mi tugurio. A veces este mundo invisible de las redes se manifiesta de las maneras más increíbles y Leandro lo ha hecho hoy, lleno de afecto y amistad, para darme un regalo de cumpleaños anticipado. Gracias, Leandro, por esta amistad a distancia y por intercambiar esos “me gusta” que nos hacen sonreír…Les digo que lo estoy disfrutando como nada y, si me permiten, lo compartiré con mi amigo Fernando pues a él le debo mi novata incursión en este blogosfera.
Pero este premio tiene sus condiciones y éstas son:
1. Incluir una imagen relativa al premio Dardos en el blog beneficiado
2. Mencionar e indicar enlace al blog origen que ha otorgado la nominación
3. Nominar a otros 15 blogueros, incluyendo el enlace a sus respectivos blog y ponerlos al tanto de tal nominación (Bueno, menciono a 11 blogueros por esta vez y desde ya me doy a la tarea de avisarles)

jean paul galibert

Dully Pepper

damasoj

Javier Trejo

Estercm

Psicología y Mente

Fantasías Neurasténicas

agenciaanadig

Manuel Eduardo Ponte

Varyna Kultural

abdeloliveros

Nos vemos por ahí, en la red. Gracias por visitar este tugurio y tomarse el tiempo de leerlo…

Premio Dardos

Premio Dardos

Blogs amigos


Gracias por pensar en mi…Eres mi capricho favorito (y mira que tengo varios eh?)

Los caprichos de Julie Delpy

A fuerza de no ser exhaustivo ni de cumplir con una consigna escribo este post, más personal y bien en primera persona para reconocer y acpremio-dardosercar el abrazo hermano a aquellos blogs que visito con mayor frecuencia, y que acompañan a Los caprichos semana tras semana.
En primer lugar agradezco el mimo de bella@espíritu por su nominación y por pasar la antorcha en este apoyo que también es de pulmón a pulmón y que, tras las lecturas compartidas, nos acercan en las diferentes miradas, ideas, ocurrencias.
Las formalidades para acreditar el premio (¡ja!): publicar la imagen de los Premios Dardos, nominar a 15 blogs con sus enlaces y notificar a los blogueros mediante un mensaje en su blog de la nominación.
Sin más, entonces, dejo mi lista de 15 caprichos blogueros y la invitación para que nos sigamos encontrando, leyendo, comentando:

  1. El cuento inacabado: literatura.
  2. Nómadas: Filosofía…

Ver la entrada original 131 palabras más