Fallece Almelina Carrillo, la dama herida por objeto lanzado desde un edificio en La Candelaria

Minientrada


Entre el 6 y el 23 de abril de 2017, cada dos días aproximadamente, ha muerto un venezolano o venezolana en hechos asociados a las protestas opositoras.

 

El pasado 19 de abril, Almelina Carrillo Virguez, de 47 años, enfermera, se disponía a ir a su trabajo en La Candelaria cuando se encontró con la marcha del chavismo.

Ella no participaba en la actividad política, sencillamente pasaba por allí cuando de pronto una botella con agua congelada fue lanzada desde uno de los edificios y la golpeó en la cabeza hiriéndola de gravedad.

Según la reseña del portal de noticias RT, Carrillo Virguez ni siquiera vivía en la zona, pero trabajaba como enfermera en la Clínica La Arboleda, ubicada cerca del sitio donde cayó. Desde entonces se debatía entre la vida y la muerte ya que sufrió una severa fractura craneoencefálica. Durante las siguientes horas algnos medos reseñaron que había fallecido, también se la llegó a vincular con el chavismo por haber sido herida cerca de la marcha en defensa del presidente Nicolás Maduro. En la noche, el Vicepresidente Tarek El Aisami la mencionó como una de las personas heridas.

El perfil de Almelina en la red social Facebook, muestra a una persona afable y trabajadora, rodeada de cariño. Se convierte en la víctima No. 21, según cifras aportadas por diversos medios de comunicación, luego de la violencia desencadenada desde el 6 de abril de 2017 por las oposición en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

La marcha bolivariana que pasaba por el sitio donde fue golpeada Carrillo Virguez, había sido atacada desde los edificios. Las calles de La Candelaria, populosa parroquia ubicada en el corazón de la ciudad de Caracas, son angostas con altos edificios a lado y lado. Ese día muchas personas denunciaron por las redes sociales que les habían lanzado objetos a la concentración chavista que se desarrollaba pacíficamente.

Al final de la jornada el Ministerio Público designó fiscales para investigar el hecho que finalmente terminó arrebatándole la vida a una persona inocente, que no participaba en ninguna movilización política pero que fue víctima del odio y la intolerancia de un sector de la oposición. El sociólogo venezolano Tulio Hernández es expresión de esto que decimos, pues escribió en su cuenta de twitter el 18 de abril, que para “neutralizar” el Plan Zamora se valía también arrojar materos a los chavistas…El Plan Zamora fue anunciado por el presidente Maduro para enfrentar el golpe de Estado que, según denunció, estaba en desarrollo.

La noticia de la muerte de Almelina Carrillo nos llegó por WhatsApp, la tarde de este domingo y luego fue confirmada por el ministro para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol.

Esperamos que se haga justicia…

reverol.png

Entre el 6 y el 23 de abril de 2017, cada dos días aproximadamente, ha muerto un venezolano o venezolana en hechos asociados a las protestas opositoras.

 

Anuncios

¿La Fiscal Ortega Díaz también hará “plantón”?

Minientrada


Una querida amiga comienza este lunes su tratamiento contra el cáncer. Debe hacerse quimioterapia en una clínica ubicada en La Candelaria, cerca de la Defensoría del Pueblo. Como ella vive en Altamira, andaba buscando asilo en casa de amigos que habitaran cerca del centro de salud para garantizar que pueda llegar a tiempo a su primera sesión…Desde el viernes le advertimos que tomara previsiones pues la oposición, en su menú de “Terrorismo a la carta”, inventó ahora el llamado “plantón nacional”, por el cual a nuestra amiga le será difícil salir de su casa y cumplir con su cita médica.

Una nota de voz del diputado Freddy Guevara (VP) difundió por distintos grupos de WhatsApp en qué consiste el nuevo antojito de los violentos pues hasta un marco teórico han desarrollado incluyendo su correspondiente “glosario de términos” para que la gente no se confunda.

Otro amigo que vive en Los Teques, debe traer a su pequeña hija a la terapia que le aplican para superar problemas de movilidad y desde este domingo les asilaremos en nuestra casa para que Andreíta asegure su rehabilitación y no la pierda a causa del “plantón”. Es decir, ya en Venezuela la violencia de la oposición está generando figuras como desplazamiento interno pues tenemos conocimiento de familias que se han tenido que mudar de zonas de choque permanente como Chacao y Altamira, para poder seguir sus vidas en paz.

La gente que habita “en el Este del Este”, llámese La Trinidad, Prados del Este, Los Samanes, etc, a veces ni siquiera puede salir de sus casas porque los violentos de la oposición se lo impiden. Todo eso en la férrea dictadura de Nicolás Maduro.

En esa nota de voz de Guevara que llegó a mi cuenta por diversas vías, por cierto también desde los grupos de vecinos que religiosamente reciben su beneficio del CLAP, se explica lo siguiente:

“Una cosa es un plantón –explica Guevara- y otra cosa es un trancazo, hay confusión al respecto: Tracazo es algo más común, se ha hecho en Venezuela, poco pero se ha hecho, con carros, en las calles. La gente lo confunde con guarimbas pero eso es otra cosa (…) El plantón tiene la particularidad de que no es con carros ni obstáculos sino con gente (…) es llegar y ponernos todos en la autopista y quedarnos allí acostados o sentados, eso es un plantón…”

Citamos parte de dos artículos de nuestra Carta Magna: el artículo 19 expresa que “El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos. Su respeto y garantía son obligatorios para los órganos del Poder Público de conformidad con la Constitución, los tratados sobre derechos humanos suscritos y ratificados por la República y las leyes que los desarrollen”.

Entonces es deber del Estado garantizar nuestros derechos humanos, es decir, a la salud, a la educación, al trabajo. Pasamos entonces al artículo 50: “Toda persona puede transitar libremente y por cualquier medio por el territorio nacional (…)” pero en el caso de las protestas pacíficas a las cuales todas las sociedades tienen derecho, éstas son normadas por los entes competentes, es decir, desde el propio Estado hasta las gobernaciones y alcaldías. Si las fuerzas del orden público salen a evitar esa acción, estarán cumpliendo con su deber y no “reprimiendo” a unos inocentes manifestantes que como también dice Freddy Guevara en su mensaje buscan crear “ingobernabilidad”.

Ese “plantón” impedirá que millones de niños y niñas se trasladen a sus escuelas; que la gente llegue a sus sitios de trabajo, a la universidad, en fin. El”plantón” viola los derechos humanos fundamentales consagrados en nuestra Constitución.

Raro que la señora Fiscal, Luisa Ortega Díaz, como titular de un Poder garante de la Constitución, no se ha pronunciado (como sí lo hizo para abogar por las marchas opositoras) en estos días ante ninguna de las acciones violentas de la oposición criolla como el caso, por ejemplo, del ataque al Hospital Materno Infantil Hugo Chávez Frías. Ante estos hechos el silencio de la Fiscal Ortega Díaz no puede ser más indignante.

Guevara y su gente anuncian con bombos y platillos, con total impunidad que llevarán a cabo su plantón en las principales arterias de las 24 capitales del país “Lleven su hidratación y su sanduchito porque hay que estar todo un día en eso para aumentar la presión en contra de la dictadura. Si la dictadura no nos permite llegar a las instituciones, les demostraremos que podemos generarles problemas de ingobernabilidad sin ser víctimas de la represión de ellos”

Exigimos un pronunciamiento de la Fiscalía General de la República, para evitar que la locura se desate este lunes en Venezuela, afectando a miles de personas inocentes. A menos que la señora Fiscal haya adelantado ya su propio plantón…

Glosario de la violencia:

Guarimbas: acción de trancar calles con toda clase de objetos: guayas asesinas, basura, todo aquellos peroles de los cuales las acomodadas familias guarimberas quieran deshacerse gratis, hasta muebles viejos.

Trancazo: aunque el señor Guevara dice que eso casi no se hace en Venezuela, es la misma guarimba pero con carros. Se atraviesan los carros en las calles y se impide a la gente salir de sus hogares o llegar. La idea es desmovilizar para crear un ambiente de paro laboral y comercial.

Plantón: es una mezcla de guarimba y trancazo pero con gente. La gente deja sus carros en la casa y va y se acuesta en las principales arterias viales del país.

Asesinato de mascotas: si eres chavista cuida tus mascotas pues es un signo del terrorismo que aplica la oposición en Siria y se lo han copiado también en Venezuela. Se trata de arremeter contra las inocentes mascotas cuyos dueños o dueñas sean chavistas ya que no los pueden matar directamente.

Lanzarse al Guaire: esto es con el objeto de generar después una matriz de opinión sobre las enfermedades que causa bañarse allí para luego acusar al gobierno de que no hay con qué curar las infecciones porque en el país no hay antibióticos.

Arrojar objetos desde los balcones: lanzar a las concentraciones bolivarianas botellas de agua congelada, materos, piedras, cualquier cosa que golpee, hiera o mate chavistas

Cantarle a la GNB y a la PNB: rodeados de medios de comunicación, preparan pequeños sketchs donde las chicas arengan a las mujeres policías, cantan himnos cristianos y se arrodillan como en trance, brazos al cielo (en algunos casos esgrimen un crucifijo). Esto genera solidaridad automática y es una muy buena foto para medios internacionales

Muros fascistas: pegar en pareces las fotos de los dirigentes de la revolución bolivariana para humillarlos públicamente, exacerbar el odio contra ellos y satanizarlos cono “responsables” de todos los males del país..

Así el diputado Guevara se desviva por “teorizar” sobre sus acciones terroristas, este lunes 24 de abril, estaremos de nuevo ante una gran guarimba, llámese trancazo, plantón, etc…

Este glosario no termina aquí.

2017-04-22 12.03.382017-04-22 12.15.31

Pérdidas materiales por más de Bs. 50 mil millones deja violencia opositora en Venezuela

Minientrada


El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro ofreció un recuento de la violencia generada por la oposición venezolana en distintas regiones del país. Una violencia que se prolongó por unos 15 días y que recrudeció desde el 31 de marzo de 2017, a raíz de las denuncias sobre un supuesto golpe de Estado que habría impulsado el Tribunal Supremo de Justicia.

En plena Semana Santa la violencia opositora se hizo sentir hasta el miércoles 12 de abril. Los focos de perturbación se fueron apagando el día 12 de abril, permitiendo concluir con tranquilidad los llamados “días santos”.

Maduro informó sobre algunos de los destrozos ocasionados por los grupos violentos de la oposición liderados, según dijo, por los partidos Voluntad Popular y Primero Justicia: 11 negocios destruidos en el estado Lara, 15 comercios en Los Teques, estado Miranda; Módulo de Barrio Adentro en Los Teques; módulo de la Misión Nevado en Barquismeto; sede de Pdvsa en Carabobo; Liceo Gustavo Herrera en Caracas, Sede de la Magistratura en avenida Francisco de Miranda, en Chacao y estación del Metro en Altamira, también en Chacao. Sede del Instituto Nacional de Nutrición en Quinta Crespo, avenida Baralt, centro de Caracas.

Las pérdidas, de acuerdo con cálculos preliminares, ascienden a Bs. 50 mil millones…

El Jefe del Estado presentó vídeos sobre los interrogatorios a varias personas detenidas, entre ellas  Alejandro y José Sánchez, dirigentes del partido Primero Justicia, conocidos como “los morochos” y que fueron detenidos el jueves pasado por  los destrozos de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM) el 8 de abril de 2017. “Todos los capturados están delatando a sus financistas” aseguró el mandatario, como se ve en el siguiente material audiovisual:

Ellos confesaron haber sido contratados por dirigentes de Primero Justicia como Tomás Guanipa, José Guerra y Marialbert Barrios y el secretario de Organización de PJ en Chacao, Carmelo Zambrano. “Las instrucciones serían prender Caracas”, dijo el “morocho”.

Es de destacar que la oposición hizo una campaña por redes sociales pidiendo la liberación de “los morochos”,  afirmando que fueron “obligados” a grabar ese video “bajo tortura”.

Morochos

Alejandro y José Sánchez, “los morochos” de Primero Justicia, lideraron el ataque a la DEM en Chacao

 

 

Maduro dijo que había sido autorizado por el Ministerio Público y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para difundir los vídeos que mostró en su alocución de este Domingo de Resurrección.

Adelantó que las investigaciones continúan y aseguró que las personas hasta ahora involucradas irán a tribunales para que respondan por los hechos

Maduro presenta pruebas

 

La confesión de “El Morocho”

 

GUARIMBA CVAL BARQUISIMETO

Estado Lara, ataque a la Corporación Venezolana de Alimentos, Cval, encargada de distribuir el CLAP en la región

Terroristas destrozan cartel del Metro de Caracas en Altamira, Chacao

GUARIMBAS METROBUS

GUARIMBAS GUSTAVO HERRERA

Pupitres del liceo Gustavo Herrera, ubicado en Chacao, al lado del Centro Comercial Sambil. En ese liceo funciona la Aldea universitaria del mismo nombre

GUARIMBAS DEM

Ataque a la Dirección Ejecutiva de la Magistratura, del Tribunal Supremo de Justicia, Chacao

GUARIMBAS 1

Avenida Libertador: destrozos en la infraestructura de la vía

GUARIMBAS METROBUS ALTAMIRA

Caseta del Metrobus, Altamira, Chacao

GUARIMBAS INN

Instituto Nacional de Nutrición, Quinta Crespo, oeste de Caracas

 

Almagro y OEA los Judas de América

Minientrada


El pueblo venezolano quemó a Luis Almagro, a la OEA, a los jefes de la oposición. A los que han tratado de incendiar al país de nuevo…Fotos de http://www.psuv.org  Catia, San Agustín…

san-agustin

Dossier de la violencia en Venezuela (Larissa Costas)

Minientrada


Encuentre las diferencias (si las hay) pic.twitter.com/34M7PEF8jd — Larissa Costas (@Larissacostas) April 14, 2017 El 11 de abril, Oliver Villa Camargo de 29 años de edad, viajaba en una camioneta marca Jeep, modelo Cherokee, año 2011, color gris plomo, matriculas: AD736CM. Lo acompañaba un amigo. Cuando llegaron a la Avenida Páez de El Paraíso se encontraron […]

a través de Dossier de la violencia fascista (Parte II) — Un lugar en la blogósfera

11 de abril: El día que nos quitaron la Patria

Minientrada


Los medios silenciaron información

Cuatro días que estremecieron al país. Quienes celebraron aquellos lamentables sucesos, nunca pensaron que habría un 13, es decir, un regreso

Cada 11 tiene su 13, y cada cual que haya estado en Caracas aquel 11 de abril de 2002 tiene “su” 11 y su 13, es decir, una historia qué contar.

Crónica escrita en 2010 para el Correo del Orinoco. Puede leerla aquí

“La memoria no es una facultad que tenga por meta lo cierto, la memoria es sobre todo un sentido de las cosas, el significado que otorgamos a lo que recordamos” (Serna, 2001). De tal forma que los historiadores tendrán un problema grande dentro de algunos años, cuando les toque recrear desde la visión rigurosa de la Historia aquellos sucesos, pues casi lo único que tendrán a mano para contarle a las generaciones futuras lo que ocurrió realmente durante los días 11, 12 y 13 de abril de 2002, será la “memoria colectiva“, la cual según Maurice Halbwachs, es la que recompone “mágicamente“ el pasado.

Y…¿dónde estabas tú cuando…?
En el fondo mucha gente estaba segura de que la Confederación de Trabajadores de Venezuela, al mando de Carlos Ortega, no tendría poder de convocatoria para volver a calentar la calle. Desde días antes de aquel jueves 11 de abril, el pueblo se había apostado en los alrededores del Palacio de Miraflores “para cuidar al Presidente”. Ese pueblo olió la lluvia mucho antes de ésta llegar y, como siempre, nos dio una lección de vida y de sabiduría infinita.

Hombres y mujeres, sin que nadie se los exigiese, hacían vigilia. Ante la incredulidad de más de uno, ellos simplemente decían “la cosa está fea”. Dormían sobre cobijas, cartones o periódicos, con un ojo abierto y otro cerrado. Esa misma escena la veríamos de nuevo en diciembre del mismo año, en los llenaderos de gasolina durante el paro petrolero. El pueblo también cuidó lo que era suyo aunque hasta entonces nunca supo si realmente lo era.

Cuando amaneció, la ciudad se sentía convulsionada. Estábamos en la Asamblea Nacional y formábamos parte del equipo de prensa institucional. Ese día había sesión pero fue difícil completar el quórum. En la mañana todos nos fuimos al Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional. Los radios portátiles de los periodistas que cubrían la fuente legislativa no paraban de enviar información sobre la marcha. Como a las 11 de la mañana, supimos que aquello no era una marcha más. Los diputados y diputadas empezaron a moverse al Palacio de Miraflores Casi sobre el mediodía comenzamos a sentir algo muy parecido al miedo. El Palacio se fue quedando casi solo.

La cabeza de aquella concentración llegó por la Avenida Bolívar y desembocó en la esquina de Pajaritos, justo en el edificio administrativo del parlamento, frente al Consejo Nacional Electoral. De allí subió por la Iglesia de San Francisco para luego doblar hacia la Avenida Baralt. La gente que se quedó atrapada en el edificio administrativo llamaba al Palacio Federal aterrorizada por la violencia extrema con que la gente de la marcha agredía todo lo que “olía” a Gobierno. Los gases lacrimógenos se concentraron en aquellas oficinas, haciendo que la desesperación comprometiera seriamente a la razón. Ya era casi la 1 de la tarde.

En el Palacio Federal Legislativo comenzó a escucharse un intenso tiroteo. Habían allí periodistas de todos los medios de comunicación, personal administrativo, obrero y de seguridad. Los marchistas comenzaron a lanzar piedras e insultos hacia dentro del Palacio: “¡sucios! ¡asesinos! ¡nos están matando! ¡sucios!”. Se colgaban de las rejas, sacudiéndolas con toda su rabia. La palabra “asesinos” nos martilleaba pues, aún no sabíamos porqué se nos acusaba de aquello. En la sala de prensa de la Asamblea Nacional, veíamos la cadena presidencial. Cuando los medios dividieron la imagen supimos que un golpe de Estado estaba en marcha.

Allí nos enteramos de que el fotógrafo Jorge Tortosa había sido herido mortalmente. Una media hora antes él estuvo en el Palacio y recibió por su radio portátil la orden de sus editores de cubrir la marcha.

Después de las 4 pm todo fue confusión. Recuerdo claramente al diputado Tarek William Saab con un pañuelo en el rostro para protegerse de los densos gases. Temíamos que la turba entrara y como a las 6 pm salimos del Palacio como pudimos.

Lo más resaltante fue la fragmentación del cuerpo legislativo. Nadie dijo nada. Simplemente cada quien se fue a su casa…A esperar. Y los medios de comunicación hicieron el resto

El día después…Y los saltos de talanquera
El día 12 de abril no teníamos certeza de nada. En la Asamblea Nacional no se sabía quién estaba con quién. Un ejemplo claro fueron las declaraciones del Primer Vicepresidente de la AN, Rafael Simón Jiménez (MAS). Recordemos: ante una pregunta hecha con toda intención: ¿Fue un golpe de Estado?, esto respondió: “No vamos a calificar lo que ha pasado en Venezuela (…) pero confiamos en que los propósitos de la Junta de Transición sean auténticamente democráticos” (www.asamblea nacional.gob.ve/abril 2002). Y más adelante: “Lo que sí está claro es que estamos frente a una situación anormal y es imposible que alguien no lo reconozca. Lo normal hubiera sido que, así como llevamos a Chávez a la Presidencia de la República, conforme a la tradición democrática con elecciones, lo hubiéramos sacado con elecciones también”.

Para antes del mediodía, el Presidente de la Asamblea Nacional, Willian Lara, trató de reunir a los parlamentarios del entonces MVR, pero éstos andaban dispersos. A duras penas se pudieron nuclear unos 16 diputados y diputadas. El diputado Lara venía de ver al Presidente Chávez y éste, según informó en una pequeña asamblea, le dijo que no había renunciado. Le sugerimos al diputado Lara que aquello debía ser anunciado al país y se organizó una rueda de prensa. Los parlamentarios con la moral muy golpeada, se repusieron un poco y enfrentaron a unos periodistas que ya tenían la línea editorial definida. Aquella información, que desmentía en detalle la supuesta renuncia presidencial, nunca fue transmitida.

Ya eran las 3 de la tarde cuando llegó al Palacio Federal la entonces ministra del Trabajo, María Cristina Iglesias, quien intentó dar información a los periodistas. La respuesta de los medios: “ella ya no es gobierno. Este gobierno no existe”.

Cerca de las 5 de la tarde, regresaron al Palacio los sempiternos adecos, entre ellos Henry Ramos Allup, muy molestos porque el designado “Presidente” no los quiso recibir. “Sin los partidos políticos no van a poder gobernar”, repetía incesantemente Ramos Allup, visiblemente contrariado. Reveló que había mucha confusión en Miraflores y que Pedro Carmona Estanga estaba ocupado recibiendo gente y preparando su alocución.

Prácticamente tuvieron que hacer cola para hablar con el “Sr. Presidente” pero, ¡qué va! Llegó la hora del acto y fueron despachados por donde llegaron. Entretanto, ya teníamos la información de la detención de Tarek William Saab, a quien se lo habían llevado preso en una jaula. Lo sacaron a empellones de su casa, en presencia de su familia. Esa noche llamamos a Tarek William a su celular:”me mandaron a quitar la correa y los zapatos”, nos dijo. Llamamos también a Teodoro Petkoff para que intercediera y a otros periodistas que considerábamos “amigos”.

Por la página web de la Asamblea Nacional intentamos romper el cerco mediático y publicamos una nota que informaba sobre el allanamiento al recinto parlamentario por parte de la Guardia Nacional, cuyos jefes desconocieron olímpicamente, la autoridad del diputado Willian Lara y de la segunda vicepresidenta de la AN, Noelí Pocaterra.
La alocución de Carmona llegó ya bien entrada la tarde. Reunidos en el despacho del Presidente de la AN, los 15 o 16 diputados y diputadas (recuerdo a Desirée Santos, Iris Varela, Noelí Pocaterra y los diputados indígenas, Rodrigo Cabezas, Luis Velásquez Alvaray, Ricardo Sanguino, entre otros,), todos ante el televisor, supimos que aquello era más que un golpe: era la destrucción total del Estado y sus instituciones. Supimos también, entonces, que estábamos “destituidos”, que no éramos nadie, pues, y que debíamos resguardar nuestras vidas.

El diputado Lara pidió protección para empleados y periodistas, antes de abandonar el Palacio en un jeep perteneciente a un medio de comunicación social. La GN sólo dijo que tenía órdenes de “proteger las instalaciones”.
La diputada Pocaterra lloraba mientras entregaba las llaves de la oficina y recogía atropelladamente algunas pertenencias. Un aire de desolación e incertidumbre invadió al pequeño grupo que al final se disolvió.
La noche del 12 supimos de los enfrentamientos en Fuerte Tiuna y que cientos de personas ya habían tomado posiciones en sus alrededores pidiendo al presidente Chávez.
El decreto de Carmona cayó como un plomo en los organismos internacionales, pero especialmente en el sector castrense venezolano.

El regreso…
No nos volvimos a ver hasta el día sábado. Yo sentía que no tenía Patria, que no era nadie. Salimos de mi casa porque una voz nos alertó. Llamamos a la gente de Provea y nos dijeron que un periodista amigo, Gregorio Salazar, era el enlace con el nuevo gobierno y que la orden era “no tocar“ a los periodistas. Así las cosas, comenzamos a deambular por las calles de Caracas hasta que los celulares y “radio bemba” dieron cuenta de que aquel movimiento había comenzado a revertirse.
No había información. Los periodistas amigos de la gran prensa nos decían que les dieron orden de no trabajar “por miedo“.
No nos fue posible ingresar al Palacio de Miraflores y permanecimos a sus puertas hasta bien entrada la noche.
El lunes 15 de abril de 2002, ya había cesado aquel loco y largo fin de semana, y todo estaba en su sitio de nuevo. Muchos se preguntaban “¿Lo soñé?“.
Volvimos a nuestros puestos de trabajo en la Asamblea Nacional, incluso aquellos que se le alzaron a los jefes tres días antes, convencidos, como estaban, que no habría regreso, es decir, que aquel 11 no tendría un 13…

Carmona: “Fue un error capital no sacar a Chávez de Venezuela”

En una entrevista concedida al diario español El Mundo, el cabecilla civil del golpe de Estado del 11 de abril de 2002, Pedro Carmona Estanga, afirma: “Fue un error capital no sacar a Chávez del país, quizá el más importante de los que cometimos en esos momentos. No fue el decreto de formación del ejecutivo, como sostienen algunos, sino la falta de criterio a la hora de actuar en este asunto. El grupo militar que mantenía el diálogo con el presidente saliente estaba dividido y esa falta de cohesión fue fatal, pues se precipitaron las cosas y Chávez anunció al mundo que no había renunciado, sino que estaba retenido en contra de su voluntad”.

El dictador aseguró que no hubo ni tiempo “para buscar apoyo internacional, y la única expresión que hubo por nuestra parte se refería al restablecimiento de la institucionalidad. Nosotros incluso nos pusimos en contacto con la Organización de Estados Americanos para que en nombre de la Carta Democrática se hiciera garante del proceso que estábamos poniendo en marcha. Se lo comunicamos al secretario general y reclamamos una misión urgente de dicha organización”.

A la pregunta: ¿Qué resultado espera de los comicios legislativos de septiembre?, Carmona Estanga respondió: “Tenemos que ir a las elecciones y la oposición debe ser capaz de dar una respuesta al país, aunque sea en clara desigualdad electoral frente al régimen. No podemos desperdiciar esta oportunidad histórica”.

El líder del régimen de facto reconoció que “la unidad opositora es compleja porque hay fuerzas de todos los signos políticos, pero la responsabilidad ante el país es tan grande que yo no sólo aspiro a que la Mesa de la Unidad que hoy está tratando de lograr las candidaturas únicas para las elecciones de septiembre alcance y logre ese proyecto con candidatos idóneos y que sean los mejores”.

Lea aquí la reseña que hace aporrea de estas declaraciones

“Te queremos, Pedro”

Algunos aspectos sobre el periodismo de frontera

Minientrada


Comparto este material para uso estudiantil (y de cualquier persona interesada en el tema)