Archivo de la etiqueta: Clap

Para entender la Furia Bolivariana…No hay “Rambo” que valga…


Creo que en ningún otro país del mundo, al menos en tiempos de paz, la gente tiene que estar pendiente del asedio de los gringos que, en medio de una pandemia global y en asociación con una oposición sin brújula, pretenden no solo acabar con un gobierno legítimamente constituido, el de Venezuela, sino también matar a su presidente y destruir las instituciones.

Desde el sábado ocurrieron cosas extrañas. En la noche unas bandas delictivas se enfrentaron a tiros en el populoso Petare, estado Miranda…Nadie sabía qué ocurría y el terror se adueñó de la gente cuyo único delito es vivir en la zona.

Luego el domingo amanecimos con una noticia que realmente nos inquietó. Yo pensé en el Papa Francisco y en la oración que él diligentemente dedicó a la virgen María en este mes de mayo. Una de sus frases contradice radicalmente lo que algunos Jefes de Estado piensan y hacen:

“Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad. Santa María, toca las conciencias para que las grandes sumas de dinero utilizadas en la incrementación y en el perfeccionamiento de armamentos sean destinadas a promover estudios adecuados para la prevención de futuras catástrofes similares”

Mientras veía por TV al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, quien luchaba con el tapabocas para dar su mensaje, pensaba en esa oración y en el empeño de EEUU y de Donald Trump de “jodernos” la vida a los venezolanos y venezolanas…Era un día domingo, de cuarentena por la pandemia pero al parecer para la guerra de Trump no hay tregua posible. En la madrugada de ese día, mientras algunos dormían, un grupo de hombres, muy a lo Rambo, muy a lo juego de video, muy a lo película de Hollywood, llegó por las playas del estado La Guaira. Una incursión que no sé si llamar “militar”, pero sí irregular, para iniciar acciones violentas en Venezuela e, incluso, acabar con la vida del presidente Nicolás Maduro. Una operación llamada “Gedeón”, reeditando la que comandó el desertor Oscar Pérez hace un par de años.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana repelió la acción y dio de baja a ocho invasores, deteniendo a otros 13, entre los cuales hay dos ciudadanos estadounidenses y también un venezolano que dijo haber pertenecido a la DEA. Todos los detenidos están vinculados al autoproclamado Juan Guaidó. Incluso, la periodista residente en Miami, Patricia Poleo, publicó en su canal de Youtube un contrato que firmó Guaidó con el dueño de una empresa que se dedica a hacer la guerra por encargo llamada Silver Cops Security.

gringos

Porque ahora en Estados Unidos se han dedicado a “privatizar la guerra”, como dijo el presidente Nicolás Maduro, y hay contratistas que se dedican a eso, empresas de mercenarios que han actuado en Irak, en Siria, en Afganistán y ahora en Venezuela.

Entonces surgió otro personaje llamado Jordan Goudrau, dueño de la citada empresa Silver Cop, organizador del famoso concierto de Cúcuta, en febrero de 2019 allá en el puente Las Tienditas. Un tipo muy vinculado a la Casa Blanca y quien reconoció en entrevista con Patricia Poleo (quien por cierto es prófuga de la justicia venezolana), que existía un contrato donde unos venezolanos acordaron pagarle 1,5 millones de dólares pero que nunca le pagaron. El gringo acusó a “JJ” (J.J Rendón). El encarguito incluía matar a Maduro…Dijo también que la operación había sido un éxito y que contaban con el apoyo de militares y pueblo y que al menos en 17 lugares del país se combatía

Mientras esta historia estaba en desarrollo, se produce otro desembarco en un pueblito pesquero del estado Aragua, Chuao. Un pueblito que no tiene acceso por vía terrestre. Tu llegas hasta un río y debes cruzarlo a pie. Los pobladores de Chuao no han querido carreteras para que el turismo no dañe ese hermoso y paradisíaco lugar de Venezuela. Resulta que a las playas de Chuao llegaron otros irregulares que ya para esta altura del cuento son mercenarios porque les pagan para eso. Y allí los agarró la “Furia Bolivariana”…

Furia Bolivariana

La Furia Bolivariana es simplemente ser venezolano o venezolana y estar determinado a ser libres o a luchar por mantener tu libertad. Es la nueva geometría del Poder de la cual habló Hugo Chávez y que comenzó con los consejos comunales y luego con las comunas.

Si Bolívar luchó durante ocho largos años de batallas para independizarnos del yugo español, mucho antes estuvieron los indígenas que no se doblegaron ante el invasor español. La furia bolivariana es caribe, es Guaicaipuro prefiriendo quemarse dentro de su choza para no darle el gusto al invasor.

Pero ya en la era de Hugo Chávez la Furia Bolivariana es el poder popular organizado, es el tan descalificado “Clap” (Comités Locales de Abastecimiento y Producción); es la Reserva, la Milicia y es el accionar cívico-militar. Es muy difícil entender esta forma de organización y en Venezuela nos ha funcionado para casi todo pues aún tiene grietas…Pero por ejemplo el CLAP es una organización que tiene su estructura en cada comunidad. El jefe de calle sabe cuántas familias hay en su entorno y lleva un censo pormenorizado con cada característica. esa organización ha servido para luchar contra la pandemia y establecer un protocolo de salud que hasta ahora ha salido bastante bien…Pero eso no lo entienden los gringos y la oposición criolla lo combate porque sabe que contra eso no hay mercenario ni “rambo” que valga…

LUKE

Mercenario sometido por pescadores en Chuao

El presidente Maduro ya estaba avisado de todos estos movimientos y en medio de su lucha contra la pandemia, haciendo de tripas corazón porque Venezuela sufre un bloqueo económico y financiero además del robo descarado que ha hecho el autoproclamado Juan Guaidó de recursos del Estado, activó el Escudo Bolivariano y también la Operación Negro Primero Aplastamiento del Enemigo. El Negro Primero, prócer de la Independencia y cuyo nombre de pila era Pedro Camejo, nacido en San Juan de Payara, estado Apure, dio nombre certero a lo que pasó en Chuao…Porque Negro Primero es pueblo…

En el pueblo de Chuao encontraron a unos humildes pescadores que salieron con chopos, pistolas y piedras. Capturaron a los invasores y los amarraron frente a una pescadería que había inaugurado Hugo Chávez hace unos años…

pescador de Chuao

Este hombre de la foto, descalzo y con un “hierro” en la mano, es la viva estampa de la “furia bolivariana”, que ni los gringos ni la oposición comprenderán nunca

En Chuao cayeron ocho mercenarios más que ahora están detenidos pero continúa la persecución…Entre los capturados están Jornars Adolfo Baduel, alias Simón, hijo del general Raúl Isaías Baduel y también  el capitán Antonio Sequea, de quien se dice es el jefe de la operación terrorista. Aquí sus declaraciones…

 

A esta hora la historia continúa y el COVID-19 también, con 361 contagios en Venezuela…

Solo pedimos que nos dejen en paz…Hay una cosa que se llama “libre albedrío” y según el diccionario RAE “es la potestad que el ser humano tiene de obrar según considere y elija”, significa que las personas tienen naturalmente libertad para tomar sus propias decisiones, sin estar sujetos a presiones, necesidades o limitaciones, o a una predeterminación divina. Mayoritariamente y en elecciones libres, el pueblo votó por Nicolás Maduro. Punto. Estoy harta de Trump y de Guaidó.

Continuará…

Importación de transgénicos amenaza salud del pueblo y burla legado de Chávez


“Aquí en Venezuela estamos trabajando y ya hemos prohibido un ensayo que nos querían meter por ahí con transgénicos y estamos poniendo la barrera respectiva a nivel nacional a los transgénicos, que le hacen mucho daño a la agricultura y sobre todo a la soberanía de nuestros pueblos”, expresó el Comandante Hugo Chávez Frías el 18 de abril de 2004, en la edición Nro. 189 del programa “Aló Presidente”.

Pero realmente y para decepción nuestra, en Venezuela no existe una regulación específica que impida la importación de productos terminados elaborados a base de transgénicos. Solo la moral y eso de “cumplir con el legado de Chávez”, frase que muchos chavistas, del Presidente Maduro para abajo, enarbolan a cada rato, es lo único puede salvarnos.

La Constitución, en sus artículos 127 y 305 demanda del Estado la protección ambiental del país. El 127 expresa que “el Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, los recursos genéticos, los procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y demás áreas de especial importancia ecológica. El genoma de los seres vivos no podrá ser patentado, y la ley que se refiera a los principios bioéticos regulará la materia. Es una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, sean especialmente protegidos, de conformidad con la ley”.

El artículo 305 plantea en su primera parte: “El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población; entendida como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito nacional y el acceso oportuno y permanente a éstos por parte del público consumidor”.

La negativa de Hugo Chávez aquel 18 de abril, fue otra llamarada del grito de independencia que se conmemoraría al día siguiente, una esperanza para los movimientos campesinos y ecológicos de liberar a Venezuela del “agronegocio”, considerado un instrumento de saqueo de las corporaciones como Monsanto, Cargill, Dreyfuss, entre otras. Empresas estadounidenses que son hegemónicas en los modelos dependientes de otros países como Argentina, Brasil, Paraguay, México y Uruguay, donde se impone el monocultivo de soja y con él, una agricultura sin agricultores y una sociedad sin soberanía sobre sus bienes más preciados.

Pasó el tiempo y en el año 2015, la Asamblea Nacional, presidida por Diosdado Cabello, aprobó la Ley de Semillas, publicada en la gaceta oficial extraordinaria No. 6.207, el 28 de diciembre de 2015, es decir fue de las últimas cosas que hizo el parlamento revolucionario.

Por esos días los medios reseñaron las declaraciones del diputado Alfredo Ureña, ex coordinador del equipo parlamentario que trabajó en dicho proyecto, quien entonces afirmó: “no se puede usar estas semillas transgénicas, que son organismos genéticamente modificados por lo que tienen efectos colaterales negativos sobre la salud animal y salud humana, es una discusión que incluso existe a nivel mundial, y que el comandante Chávez ya manifestaba desde el año 2004”.

El objeto del instrumento legal quedó plasmado en el artículo 1: “preservar, proteger, garantizar la producción, multiplicación, conservación, libre circulación y el uso de la semilla; así como la promoción, investigación, innovación, distribución e intercambio de la misma, desde una visión agroecológica socialista, privilegiando la producción nacional de semillas”.

Es decir, una gran responsabilidad para ministros, juntas agrícolas, profesionales diversos, investigadores, empresarios agroalimentarios, distribuidores de insumos agrícolas y grandes productores.

Y en su artículo 9 “queda prohibida la producción, importación, comercialización, distribución, liberación, uso, multiplicación y entrada al país de semillas transgénicas (…)” pero no se incluyó en esta legislación la importación y distribución de productos elaborados.

De todas maneras la oposición no apoyó esa Ley. El diputado Iván Colmenares, del Estado Portuguesa, la tildó de “inviable por su marcado sesgo ideológico, carácter anti transgénico y tenor inconstitucional”. La consideró “discriminadora del sector privado y de la población no alineada con el proceso. También es altamente contradictoria, porque defiende las semillas originarias, de las etnias y campesinas, pero sin propuestas tangibles para fomentar su producción”. Así que si ahora se oponen a la importación de transgénicos es pura politiquería.

Buscando en otras fuentes, nos fuimos a la Ley del Plan de la Patria, y allí el comandante Chávez materializó aquello que dijo en su Aló Presidente y allí sí incluye “productos transgénicos”. En el objetivo nacional 1.4 “Lograr la soberanía alimentaria para garantizar el sagrado derecho a la alimentación de nuestro pueblo”, escribió:

“Incrementar la producción y protección nacional de las semillas de rubros estratégicos, a fin de satisfacer los requerimientos de los planes nacionales de siembra para consumo, protegiendo a la población del cultivo y consumo de productos transgénicos y otros perjudiciales a la salud.(subrayado nuestro)

Es decir que por allí pudiera haber una ventanita (y es nuestra propuesta) para que el presidente Maduro legisle por la vía habilitante y en una ley de pocos artículos se regule la importación de productos genéticamente modificados. Es algo necesario porque allí se pueden prefigurar delitos y sus sanciones correspondientes, aspectos que por cierto, no están en la Ley del Plan de la Patria.

El Clap y los transgénicos

Por estos días crecen las denuncias de los alimentos que está importando el Ministerio de Alimentación para los Comités Locales de Abastecimento y Producción (CLAP). Vienen productos de Turquía, Guyana, Colombia, Argentina, México, etc…

Hemos visto que todos los productos brasileños como la harina Nutrivita, el aceite Concordia, la mayonesa y la salsa de tomate marca Saude, son fabricados con componentes “genéticamente modificados” y almidón transgénico. Se lee en las etiquetas porque la regulación brasileña obliga a las empresas a declararlo así y por eso rotulan de esa manera, como una advertencia al consumidor.

IMG_20180419_112834

IMG_20180419_113031.jpg

Almidón transgénico en la salsa de tomate Saude

aceite

Etiqueta del aceite Concordia

En Venezuela nadie está obligado a eso y aquellos que creen que la harina pan de la Polar es muy bendita pues se equivocan. Don Lorenzo Mendoza, el amigo de todos, también importa el maíz transgénico de México y con eso fabrica su generosa harina pero no lo advierte en el empaque.

La crisis, la guerra económica y la escasez de productos de primera necesidad golpea al pueblo y por eso se habrán visto en la necesidad de importar cualquier cosa pero nos preguntamos ¿dónde queda entonces el legado de Hugo Chávez? ¿No lo burlan los funcionarios chavistas que seguramente aprueban los recursos para importar esos transgénicos? ¿Dónde está la moral revolucionaria? ¿Cuál es el rol del ministro de Salud, del Instituto Nacional de Nutrición que deben velar por la protección del pueblo?

Cuando vemos el programa del ministro Castro Soteldo, Cultivando Patria, también nos preguntamos ¿dónde está la prosperidad que muestra en TV? ¿Dónde está ese país? Allí se aprecia tanto desarrollo y producción que francamente no entendemos por qué Venezuela tiene que importar gran parte de lo que consumimos. La otra vez le mandé un mensaje de texto al ministro que transmitía desde una granja avícola donde se producen tres mil huevos diarios. Las gallinas ponedoras enormes y unos huevos espectaculares. Le pregunté: ¿Por qué los huevos son tan caros? Me respondió: “por culpa de los distribuidores…”

Muchas veces tenemos que comprar los alimentos en mercados al aire libre que han proliferado de manera indiscriminada no solo en Caracas sino en toda Venezuela. Venden a los precios que les da la gana, cobran un impuesto por el punto de venta que encarece los bienes o arreglan las balanzas para alterar el peso de los productos. No hay supervisión de ninguna autoridad del gobierno, nadie cumple con las condiciones mínimas, ni sanitarias ni de refrigeración, como se puede observar en este video casero un improvisado “abanico” espantando moscas a la carne y el pollo que ofrecen a precios inalcanzables.

La seguridad y soberanía alimentaria son aspectos que nos atañen a todos y todas pero al final es el gobierno el que toma las decisiones.

 

Chavistas encienden el “guasap”: ¡Auxilio, Maduro, hay que hacer algo!


 

La guerra económica aprieta en Venezuela…El pueblo espera que Constituyente y Gobierno actúen. La gente se descarga en mensajes de “guasap”. Vienen de las filas del chavismo. Les dejo este otro…

 

🛑
*Trabajadores Desesperados*

*! AUXILIO…..MADURO !….HAY QUE HACER ALGO !*

*!.. EMPRESARIOS Y COMERCIANTES NOS ESTAN ROBANDO LOS SALARIOS..!*

*Esto esta insoportable. Los Precios de los Alimentos:*

Carne 60.000
Pollo 55.000
Cochino 60.000
Azúcar 30.000
Pasta 30.000
Arroz 25.000
Aceite 38.000
Harina trigo 35.000
Harina maíz 27.000

Y así pare de contar…

Cebolla 14.000
Tomate 20.000
Papa 12.000
Zanahoria 15.000
Aji Dulce 12.000
Pimentón 15.000
Huevos 45.000

A donde vamos a parar…, por favor tenemos que hacer algo ya los hogares venezolanos no soportan estos precios tan elevados. El salario mínimo queda por el suelo…!!

*La ANC tiene que hacer algo al respecto…*
Exigimos una pronta acción …
Nos están ROBANDO el sueldo, todo se va en adquirir los alimentos ¿¿!!.

y y el CLAP !!, Cada día trae menos…UN arroz y UNA pasta….YA Basta!!

*!!…LA ANC Y MADURO DEBEN METER EN CINTURA A EMPRESARIOS Y COMERCIANTES LADRONES Y TERRORISMO DE PRECIOS !!..*
😩👉🍱🍛🥗💸🛒👉🙋🏻‍♂👊💥🙏

huevos

“Libertad” opositora: no salgas, no entres, no trabajes, no votes, ¡no vivas!


Los guetos se fundaron en Italia allá por el año 1516. Luego desaparecieron en 1797 pero reaparecieron en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, siendo el más famoso el de Varsovia, Polonia, que llegó a tener, según dice la historia, hasta 400 mil almas judías.

Después de la guerra desaparecieron pero ahora, gracias a la MUD y a su agenda violenta, se refundan en Venezuela. No acostumbro a usar mucho Wikipedia por la lección que sobre eso nos dejó Aaron Swartz pero encuentro que su definición de gueto se ajusta mucho a lo que he visto en Caracas: “Un gueto (del italiano ghetto) es un área separada para la vivienda de un determinado grupo étnico, cultural o religioso, voluntaria o involuntariamente, en mayor o menor reclusión. El término se empleó, originalmente, para indicar los barrios en los cuales los hebreos eran obligados a vivir y a permanecer confinados por la noche. El uso se ha extendido hoy a cualquier área en la que la concentración de un determinado grupo social es excluyente”

Este martes casi todas las calles de Colinas de Bello Monte estaban trancadas como parte de la agenda violenta de la MUD, con el fin de impedir la elección de la Asamblea Nacional Constituyente el domingo 30 de julio.

Como no es posible desvincular la historia urbana de los estertores de esta guerra interna, mientras caminamos sus espacios evocamos la naciente Colinas de Bello Monte, allá por los años 50’, de la mano de Inocente Palacios (planificador de la urbanización), de su socio italiano Antonio Lombardini, y hasta del mismísimo brasileño Oscar Niemeyer a quien Palacios le encargó un diseño arquitectónico aprovechando las colinas. Los más excelsos exponentes de las bellas artes no solo del renacimiento (Da Vinci, Miguel Angel) sino del Clasicismo (Beethoven), del Romanticismo (Chopin), también de la ciencia como Pasteur, Humboldt y Bonpland, dieron nombre a sus calles. Tan hermosa era esta zona que en 2005 fue declarada por el Instituto del Patrimonio Cultural como “Bien de Interés Cultural de la Nación”.

Pero ya Colinas de Bello Monte no es ningún “bien”, es un gueto donde sus habitantes viven hundidos en la suciedad, los escombros y la impunidad. Una zona de guerra adonde rara vez llega la Guardia Nacional o la Policía Nacional Bolivariana no sabemos si por falta de autoridad o por un laisser faire que puede ser más criminal…

Desde la avenida principal llamada Leonardo Da Vinci, hasta más allá de la Miguel Ángel, llegando a Las Mercedes, se veían este martes en cada cuadra sacos de basura, de cemento, de tierra, troncos de árboles, tapas de alcantarilla o cualquier objeto que sobra en las casas de los escuálidos y que gentilmente donan a la causa porque, claro, también se deshacen de eso sin costo alguno.

2017-07-21 13.47.44

Vigilan de cerca hampones profesionales que incluso ayer impidieron el paso de una ambulancia cuyo conductor buscaba desesperadamente llegar a una clínica en Las Mercedes. Los carros iban y venían como por un laberinto. No había salida.
Caminé hasta más allá de Crema Paraíso. Sentía miradas sobre mí aunque la calle estaba sola. Barricadas cada 100 o 200 metros, pero sin gente. Un silencio que aturdía, el de quien sumisamente acepta el confinamiento o que lo justifica; el silencio del miedo que paraliza al que no se atreve a protestar. Un silencio impuesto, a juro, obligado, violando derechos humanos fundamentales como la vida, el libre tránsito, la recreación, el trabajo.

2017-07-21 14.43.59

“Los guarimberos deciden quién muere”, escribió hace poco en su cuenta de tuiter la periodista Madelein García cuando colgó el video del horroroso crimen de Héctor Alejandro Anuel Blanco en Lercherías, a manos de unos terroristas de la MUD.
Cerca de mi casa observé a esos “encapuchados” sacando libremente las tapas de alcantarillas. Si te detienes a verlos se molestan y con señas violentas te ordenan que sigas tu camino.

Las damas paseaban a sus perros de raza como si fuese la tarde de un primero de enero; los más viejos cuidaban las barricadas y a los encapuchados, que llaman cariñosamente “héroes” o “libertadores”. Pasé por la estación del Metro que fue quemada la semana pasada y permanece cerrada. Curiosamente destruyeron el mural de Alí Primera que adornaba esa parada, no así el de Beethoven ni Mozart, hecho que nos indica el poco amor que le tienen a lo nuestro. Ya hace rato que no se ven los metrobuses que se estacionaban frente a Cine Cittá, y es usual caminar entre piedras, tierra y lodo, saltar guayas o alambres de púa. El alcalde de Baruta no trabaja y PoliBaruta ha quedado para transportar basura y tierra en sus patrullas.

Los negocios cerrados aunque una farmacia vendía a escondidas para evitar ser atacada por los pacíficos. Solo una franquicia de comida rápida estaba sirviendo al público y también a los terroristas que se tragaban un McFleurry de Bs 8.300, o bebían ron de la botella que luego usarían para las molotovs (la gasolina se las proveen los mismos vecinos que van y la sacan de los carros, eso lo vi también), mientras contemplaban su obra, la cual ciertamente, no será un David, ni la Quinta Sinfonía, ni el Claro de Luna ni la Mona Lisa, mucho menos una expedición científica y ni hablar de la microbiología. No. Esta gente quema, tala, destruye, odia y no aporta nada a la humanidad, solo sus imágenes de gran impacto mediático como sus escudos de cartón.

Así que de “Bien de interés público de la Nación”, Colinas de Bello Monte es ahora un “gueto” gris (como una pintura de Hitler), sucio y maloliente pero a diferencia de aquellos de la Segunda Guerra Mundial, donde vivieron millones de judíos en condiciones infrahumanas, éste alberga a una burguesía adinerada y poderosa que aplasta a los que en silencio se oponen y que, de paso, también recibe el Clap…

Imagen001-1

Nota: Me llegan mensajes al guasap: la gente que vive hacia Caurimare y Colinas de Los Ruíces fue encerrada en sus urbanizaciones “con candado” pues cerraron las rejas del sector que está por la Policlínica Metropolitana y para poder salir o entrar deben pedir las llaves en las casetas de vigilancia. Y esto ocurre en otras zonas menos donde vive Leopoldo López o Freddy Guevara.

Perniles en la UBV


Este 28 de diciembre, Día de Los Santos Inocentes, como a las 6 de la mañana, la calma chicha de mi calle fue sacudida por el paso de pesadas gandolas de carga “anchilarga”. Se leía MAERSK en sus costados y también el letrero “SEALAND”. Las tres gandolas entraron al estacionamiento de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) y pensé, lo juro, que seguramente transportaban parte de los nuevos billetes.

Pero no. Luego supe que se trata de gandolas “cava” y lo que llevan es una preciosa carga de perniles de cochino que serán distribuidos a través de los Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Producción). El kilogramo de este pernil importado es de Bs 850,00 y viene sin hueso. Un pernil de cinco kilos bien resuelto sale en unos Bs 5 mil. Las familias debidamente censadas por los Clap de cada comunidad o parroquia los pueden comprar en efectivo y del tamaño y peso que quieran o puedan pagar.

Un pernil grande cuesta normalmente como 60 mil bolívares en la calle.

El chofer de una de las gandolas que llegaron de Puerto Cabello me dijo que son piezas sin hueso:”De un pernil comen tres familias”, dijo el hombre. ¿Y de dónde vienen importados? le pregunté: “De Brasil, creo”

A esta hora la cola es larga frente a la UBV (seguramente cedió sus espacios para colaborar) donde, usualmente, lo que compartimos es conocimiento.

¡Buen provecho, mi pueblo!

 

 

Maduro decreta nuevo cierre fronterizo con Colombia por 72 horas


El canje y depósito de billetes de Bs 100 podrá hacerse también en la banca privada. Ese anuncio tranquiliza a la población

Ya salió en Gaceta Oficial Extraordinaria No. 6.2715 el decreto-2589 emitido en el marco del Estado de Excepción y Emergencia Económica por el presidente de la Repùblica Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

Aunque en el texto de la resolución solo se contempla a la banca pública, el presidente Maduro anunció en cadena de radio y TV que se “abría” también a las entidades privadas, luego de una reunión sostenida esta tarde entre el Ministro del Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol y directivos de la Asociación Bancaria de Venezuela.

Maduro también anunció el cierre de la frontera colombo-venezolana por 72 horas, a los fines de evitar que reingresen a Venezuela los billetes de Bs 100 que venían siendo negociados en Cúcuta en grandes cantidades.

El mandatario venezolano espera que el presidente Juan Manuel Santos vuelva a evaluar la posibilidad de derogar la Resolución No. 8/2000 que promueve el llamado “dólar Cúcuta”

Denunció que hay “almacenes enteros de billetes de Bs 100 en Cúcuta, Cartagena, Maicao, Bucaramanga. Se calcula más de 300.000 millones de bolívares que está en poder de las mafias internacionales dirigidas desde Colombia, parte del golpe económico”.

Nerviosismo

Maduro tranquilizó a la población que deberá enfrentar la nueva medida financiera. Realmente el factor sorpresa afecta  tanto a mafiosos como al pueblo de a pié, justo ahora cuando también se informa sobre la distribución de las cajas de comida por la vía de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), cuyo costo es de Bs. 10 mil. Ya las familias tenían ese dinero para la adquisición del beneficio. No obstante se estaba evaluando formas de pago alternativas.

2016-12-12-21-19-21

Esto era para comprar la caja de comida del Clap. Los tenía guardados en una caja de zapatos…¡Ay!  

El Presidente exhortó a la gente a usar sus instrumentos financieros electrónicos y recomendó volver a depositar en sus cuentas los billetes que tuviesen guardados en sus casas. Dijo que todavía se puede comprar con esos billetes o echar gasolina.

No obstante ya en muchos comercios no aceptan el billetico para no tener que canjear más de la cuenta ya que también se ha impuesto un límite. El consultor jurídico del Palacio de Miraflores (PSUV), Elvis Amoroso, dijo que el límite máximo establecido por la Superintendencia de Bancos, Sudeban, es de 500 mil bolívares y que analizan con el Banco Central de Venezuela ampliar ese monto a 2 millones de bolívares, debido a que en diciembre se maneja mayor cantidad de efectivo; es decir que no considerarán sospechosos a quienes tengan esa cantidad de dinero. Si usted tiene más de eso, y si su “histórico” de depòsitos bancarios de pronto se incrementa de manera inusual, se las tendrá que ver con el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia).

La medida ha sido celebrada y cuestionada. Por ejemplo, el diputado José Guerra (Mud), opina que en 72 horas será difícil cambiar o depositar la existencia de 6 mil 112 millones de billetes de Bs 100 usando sólo los bancos públicos: Banco de Venezuela, Banco Bicentenario y Banco del Tesoro ya que éstos no tienen ni la tecnología ni el personal suficiente para ello y pidió que la medida fuese “rectificada”. Agregó que tampoco se sabe si hay suficiente moneda para sustituir al billete que va de salida.

Como ya se sabe, el Banco Central de Venezuela anunció el nuevo cono monetario que entrará en vigencia desde el 16 de diciembre con billetes de Bs. 500, Bs. 1.000, Bs. 2.000, Bs. 5.000, Bs. 10.000 y Bs. 20.000. Asimismo se pondrán en circulación monedas de Bs. 10, Bs. 50 y Bs. 100.

Ya desde hoy, pese a que fue lunes bancario (es decir no laboraron) la gente comenzó a depositar sus billetes en los cajeros automáticos y no hubo problemas.

Seguramente desde mañana y hasta el viernes, los venezolanos se volcarán a los bancos. Pero vencido el plazo de 72 horas, los billetes se podrán cambiar en las taquillas del BCV. El diputado Guerra pidió al presidente Maduro que amplíe el lapso hasta el 31 de diciembre, tomando en cuenta las fiestas navideñas, pero hasta ahora el decreto se mantiene sin cambios.

¿Y el transporte público?

Ese es otro aspecto de interés porque ahora ese servicio se incrementó a Bs.80 y la mayoría de los usuarios paga con su billetico de 100. El ministro de Transporte y Obras Públicas, Ricardo Molina, anunció el lunes 12 de diciembre que se realizará un operativo especial para que los transportistas puedan canjear los billetes de 100 bolívares. Aseguró que los usuarios pueden seguir pagando con sus billetes de 100 bolívares hasta tanto estos salgan de circulación y sean canjeados por las monedas que emitirá el Banco Central de Venezuela.

Nos esperan días intensos…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por fin, Bernal, para quién es el Clap?


Cuesta trabajo a veces seguir y comprender el discurso de algunos dirigentes del gobierno bolivariano. Es algo que echa por tierra cualquier esfuerzo comunicativo para llevar la verdad de la revolución.

Un aspecto tan sensible en la vida de todo ser humano como es la alimentación, debería recibir especial atención pues tiene que ver con una de las principales necesidades de la gente. Un derecho irrenunciable el de la vida misma: la comida.

Para combatir la guerra económica, el bachaqueo, la escasez, la falta de producción, como usted quiera llamar a la falta de comida, el presidente Maduro creó los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), una forma de organización social para distribuir alimentos y productos de primera necesidad. Una iniciativa que ya está siendo víctima de aprovechadores de oficio en desmedro del pueblo porque en torno a ese nuevo sistema de distribución se han conformado verdaderas mafias con la sola finalidad de tener acceso a los productos regulados y revenderlos a precios especulativos, esa es la verdad.

No contentos con eso, los voceros del CLAP, como Freddy Bernal, dan informaciones contradictorias sobre esta política. Al parecer tienen una nueva teoría de las clases sociales en Venezuela, porque ahora se habla de los “priorizados”. Decía el profesor Luis Bigott que en función de los proyectos sociocomunitarios había que re-inventar las clases sociales en Venezuela porque ya no eran suficientes ni actualizados los estudios de Salvador de la Plaza o de Federico Brito y agregaba, en una entrevista póstuma, que “esos actores que son las clases sociales, tu los tienes que caracterizar muy bien porque cuando se elabora un proyecto hay que tomar en consideración cuáles lo van a impulsar y cuáles se van a oponer”. La sociedad venezolana cambió mucho, puntualizó el gran maestro. ¡Y vaya que cambió! Tanto que ahora Freddy Bernal habla (y no pocas veces) de una clase “priorizada” y el elemento que introduce en esta categoría es el “poder adquisitivo” cuando realmente aquí en Venezuela muy pocos tenemos de eso.

Tomamos de la página oficial del MinCI una definición de los CLAP: “Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) son una forma de organización popular promovida por el Gobierno nacional para que las propias comunidades abastezcan y distribuyan los alimentos prioritarios a través de una modalidad de entrega de productos casa por casa, como mecanismo para combatir la reventa y contrabando de los rubros de primera necesidad(…) La creación de los Clap responde a la necesidad de forjar desde lo local, desde la inventiva creadora del pueblo organizado, un nuevo sistema de distribución de alimentos, dirigido directamente por las comunidades y con el que se evite la especulación, usura y acaparamiento de productos esenciales, como ocurre en la actualidad a causa de la distorsión inducida en la distribución y producción de rubros por factores partidistas interesados en la desestabilización y ruptura del orden democrático”

Como se ve, allí no se habla de sectores “priorizados” sino de la “inventiva del pueblo organizado”, entonces ¿de dónde saca Freddy Bernal esa categoría? Ni siquiera existe en los estudios del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

De un mes a otro, el ex alcalde de Caracas y jefe del Centro de Control Nacional de los CLAP, cambia de discurso como si éste no afectara a nadie.

En un programa de entrevistas dominguero volvió a referirse al tema y dijo “Los Comités Locales de Abastecimiento (CLAP), no son para todo el país, solo para sectores priorizados, es decir, para familias que devenga mensualmente uno o dos salarios mínimos” Y más adelante agregó que para abastecer a la clase media, que “tiene mejor poder adquisitivo” (¿cómo sabe eso?) se permitió a los dueños de cadenas de supermercados privados importar los productos con sus propios dólares.

Hace un mes, Bernal dijo “Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) deben incluir a todas las familias sin ningún tipo de exclusión”. ¿En qué quedamos?
Pero algo muy malo están haciendo los empresarios con esos dólares, porque la mercancía no llega con regularidad a los anaqueles, y esas clases medias con “mejor poder adquisitivo” tienen que comprar los pocos productos que consigue a unos precios realmente groseros.

Nosotros logramos después de muchos esfuerzos conformar un CLAP en Colinas de Bello Monte, en plena zona opositora, pero al parecer no somos “priorizados” sino “clase media” ya que vivimos en edificios bonitos y calles asfaltadas. Para el quinteto responsable del CLAP en nuestro sector, los “priorizados” son gente de la tercera edad, personas con discapacidad y niños. Así han sido censados. Francamente lo que preocupa es que llegue a la mayor cantidad de personas posible.

Este gobierno, que se dice marxista, no comulga a veces con postulados que le obligarían a serlo de verdad como aquel que siempre citamos y que pertenece a Karl Marx: “¿Es realmente cierto lo que observamos? (…) si la apariencia y la esencia de las cosas coincidieran, no habría ciencia” (Marx, citado en Klein, 2001). Pensamientos que también pueden leerse en el volumen 1 de El Capital.

Quizás hace falta que los investigadores sociales de la revolución dejen de guiarse por las apariencias, y se acerquen un poco más al pueblo, a esos actores a los cuales se refería Bigott, que no por vivir en una zona aparentemente de clase alta significa que tengan un mejor poder adquisitivo.

Nos llegó el primer y único CLAP, hasta ahora, el 8 de octubre, con unos cinco o seis productos. Nos entregaron las bolsas en plena calle, no casa por casa, y hubo que regalarle bolsas hasta a los de la Policía Nacional Bolivariana, dos agentes que no estaban censados pero que por “cuidar” el operativo se ganaron su remesa (¿?).

La gente de oposición también se benefició y aunque algunas damas disociadas nos llamaban “comunistas indignos”, ellas dignamente se llevaron su bolsa a casa. Y como no ha sido posible que nuestro quinteto responsable sea recibido por el llamado Estado Mayor nos preguntamos ¿será porque no aplicamos en la categoría “priorizados”?

¿No cree que en Venezuela, por estos días, todo el mundo es “priorizado”?