Tres países…¿A cuál perteneces?

Minientrada


El viernes pasado fuimos testigos, por TV, claro, de dos eventos importantes: uno en el Palacio Federal Legislativo, donde la llamada “nueva mayoría” gozaba un puyero, fiel a su revanchismo sin límites, rechazándole, por aplanadora, el decreto de emergencia económica al presidente Nicolás Maduro. Al diputado “académico”, como le llaman, José Guerra, parado en la tribuna de oradores del hemiciclo, sólo le faltó saltar sobre sus pies pero no solo de contento, sino también para ayudar a hundir al barco…

El otro episodio al cual asistimos ese día, gracias a que partieron la pantalla de VTV y pudimos estar en primera fila, se desarrollaba en un elegante salón de la sede de Petróleos de Venezuela en La Campiña. Un pomposo encuentro entre el Presidente de la República y los representantes del sector exportador del país, es decir, los que supuestamente nos van a salvar de la debacle. Más de 300 empresarios a los que les fue aprobado prácticamente todo lo que pidieron. Mientras veíamos aquello, reflexionábamos sobre el hecho cierto de que esa gente representa también a los “pelucones”, a los mismos que han recibido dólares preferenciales en el pasado y que por supuesta ineficiencia del gobierno, tal como se la cantaron en su cara a Maduro, no han podido producir ni pero ni una botella de plástico.

“Pedimos que se nos pase del Sicad 2 al Simadi”, dijeron: ¡Aprobado!, respondió Maduro; “Pedimos que se nos exonere de la licencia especial de exportación”: ¡Aprobado!; “Pedimos que se elimine el Rusad” ¡Aprobado!…Aquella palabra se repitió como un eco cinematográfico: ¡Aprobado, Aprobado…Aproba…!

En medio de vítores y aplausos, el Presidente remató con algo que nos removió: “Este es el problema de un Estado que se creó para poner trabas para que no haya exportación, le hemos dado con una mandarria y al final la mandarria nos la hemos pegado nosotros mismos (…)” ¿Y quién era el que sostenía y usaba la tal mandarria?, nos preguntamos.

Entonces aquel viernes llegamos a la siguiente conclusión: Maduro le tomó la palabra a Hermann Escarrá y está pactando con los sectores o clases subordinadas que, sin tener el poder político pero sí el financiero y el económico, son las minorías que le pueden proveer de legitimidad y gobernabilidad. Entonces ¿estamos ante un grave problema de gobernabilidad?. Como la nueva mayoría revanchista de la AN no transige, hay que jugar a la división. Así decía Maquiavelo, por cierto uno de los autores favoritos de los adecos, aparte, claro, de las revistas hípicas y los billetes de lotería.

Llegó el sábado. Sábado de tedio. En la mañana fuimos al “super” a ver qué conseguíamos para llenar nuestra precaria despensa. En la tarde-noche asistimos (por TV) al Cuartel de la Montaña, donde se celebraba el “Congreso de la Patria”.

En el acto de Pdvsa Maduro estaba vestido para la ocasión: de riguroso traje oscuro, corbata impecable, lentes con montura dorada y ese ademán de sacárselos de la cara con descuidada elegancia y cierto estilacho, como si de pronto decidiera lanzarlos al público.

En el Cuartel de la Montaña estaba el otro Maduro, el hijo de Chávez, el obrero, el chofer, sin paltó ni corbata, informal, acorde con el sitio y el auditorio. Se habló allí de las nuevas tres “R”: rebelión, renacimiento, renovación, y fueron designados (no sabemos con cuál metodología o criterio) 100 venezolanos y venezolanas con la tarea titánica de elaborar “la nueva agenda de la revolución”. Al momento de la juramentación nosotros, desde casa, levantamos la mano izquierda, es decir, nos autojuramentamos para seguir resistiendo.

¿Qué tal si se hubiesen invertido los símbolos del poder? Es decir: llevar al Cuartel de la Montaña a los pelucones del sector exportador y a los 100 privilegiados del Congreso de la Patria al elegante salón de Pdvsa. ¿Por qué fueron tan distintos esos actos, tanto de forma como de fondo?

La semana anterior, el 15 de enero, estuvimos (por TV) en el hemiciclo de al lado, en el que llaman “Protocolar” (donde sesionó por primera ¿y última? vez el Parlamento Comunal), y en cadena nacional presenciamos cómo Henry Ramos Allup, trascendiendo por completo el objeto de aquella sesión que era sólo para la rendición de Cuenta del Jefe del Estado, no sólo se burló del presidente Hugo Chávez, de Nicolás Maduro, de los diputados del Gran Polo Patriótico (a quienes incluso les recomendó supositorios de moringa), de los miembros del gabinete, sino del pueblo chavista. Aquel alarde de democracia y libertad de expresión, le ha salido caro al gobierno bolivariano.

¿No saben, acaso, que los medios son más de forma que de contenido?

El canal VivoPlay nuevo hogar de los periodistas que combaten desde sus ordenadores y teléfonos inteligentes la “dictadura castrocomunista” de Maduro, transmitió en vivo y por Internet el discurso del parlamentario y el “gancho” era: “Lo que Ud no vio en la cadena” y entonces se apreciaban las caras, gestos y reacciones de los diputados del GPP a cada chiste de Ramos. Varias veces el presidente Maduro usó el lenguaje corporal para acallar la razonable queja de sus compañeros, extasiado, como estaba, oyendo la perorata de “Pájaro Loco”, mientras degustaba un vaso de leche que le pasó su edecán, el teniente Escalona.

Y en este punto del relato debemos hablar de Carlos Monsiváis, periodista y escritor mexicano quien por cierto, para cuando murió, en 2010, tenía 13 gatos cuya suerte se desconoce. En su obra “A Ustedes les Consta” escribió:

“Hay todo un nuevo país que se empieza a cronicar y documentar: el México de masas y desempleo, de frustración y esperanza bajo la tierra. Todo está por escribirse, grabarse, registrarse. Entender, desplegar, reportear este nuevo país es primordial para el periodismo escrito, televisivo, fílmico, radiofónico (…)”

Monsiváis abogó por la crónica que diera voz a los “proscritos y silenciados”, en un México que en los años 80’, trataba de salir de “entre las ruinas del desperdicio burgués, y la expansión capitalista”. ¿No estamos en lo mismo ahora?

A propósito de eso, hasta aquí hemos reseñado tres países: uno que está en la Asamblea Nacional y al cual por convicción y por ADN, nunca vamos a pertenecer; otro que vimos en el elegante salón de Pdvsa, absolutamente ajeno a lo que somos; y el que nos mostraron desde el Cuartel de la Montaña.

Pero hay un cuarto país. El país silencioso, ese que observa, que analiza, que calla. Ese que salió a votar el 6D por conciencia y convicción, por amor a Chávez.Ese que no se ve en la foto ni en la reseña del noticiario de VTV; Ese que no ha sido convidado gracias al recalcitrante sectarismo chavista; ese que, aún sin ser convocado, trabaja, hace propuestas que nadie toma en cuenta, participa como puede y defiende, a veces, lo indefendible.

Ese es el país que, como dijo Monsiváis, se está “cronicando”, el que rechaza (ante el silencio complaciente de la mayoría chavista), por ejemplo, acciones como la del alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, quien decidió regalar (en contra de lo dicho por el propio Maduro) bicicletas (que no sabemos si son bienes nacionales) al que siga su cuenta en tuiter para que él pueda llegar a los 800 mil seguidores. ¡Cuánto hemos banalizado nuestra revolución!

El cuarto país es el que intenta crecer desde las cenizas del desperdicio burgués, el de los “proscritos y silenciados”, el de los que esperan, el que no ha sido beneficiario de taxis, viviendas o bicis porque se niega a cosificar sus convicciones; el que anda de un lado a otro buscando los productos de primera necesidad o algo tan simple como el alimento de la gata…En otras palabras, el que sigue recibiendo los golpes de la mandarria aquella.

Y usted: ¿a cuál país pertenece?

Recomiendo leer El pacto de dominacion

Anuncios

Levántame…

Minientrada


Buenos días…

 

Me desperté y vi la luz del amanecer en las mirillas de la persiana. Salía de tan adentro de la noche que tuve como un vómito de mí mismo, el espanto de asomar a un nuevo día con su misma presentación, su indiferencia mecánica de cada vez: conciencia, sensación de luz, abrir los ojos, persiana, el alba. En ese segundo, con la omnisciencia del semisueño, medí el horror de lo que tanto maravilla y encanta a las religiones: la perfección eterna del cosmos, la revolución inacabable del globo sobre su eje (Julio Cortázar)

 

 

¿Es esto periodismo? Usted ¿qué opina?

Minientrada


Este joven de Globovision, de nombre Manuel Fajardo, es un ejemplo de lo que NO debe ser jamás un periodista…Decía Ryszard Kapuscinsky que “los cínicos no sirven para este este oficio” y que la fuente principal de nuestro conocimiento periodístico son “los otros”.

“No hay periodismo posible al margen de la relación con los otros seres humanos (…) es el elemento imprescindible de nuestro trabajo (…) hay que saber cómo dirigirse a los demás, cómo tratar con ellos y comprenderlos”

“Las malas personas no pueden ser buenos periodistas”, añade el “Kapu”…

 

 

Sobre el decreto de Emergencia Económica: ¿Por dónde puede “brincar” la Asamblea Nacional?

Minientrada


Una primera lectura al Decreto de Emergencia Económica (DEE) presentado por el Presidente Nicolás Maduro a consideración de la Asamblea Nacional, permite establecer que la gran diferencia con relación a planes anteriores de recuperación económica, como los emprendidos por Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera en 1989 y 1992, respectivamente, es que se ha tenido extremo cuidado en no afectar el componente social por las medidas que obligatoriamente deberán tomarse en los días que siguen.

Otro aspecto relevante es que un Decreto de Emergencia Económica supone la restricción temporal de algunas garantías en materia de Libertad Económica, algo que ya está  vigente en el estado de excepción de la zona fronteriza. Pero en este caso son medidas temporales y no como en épocas pasadas cuando la Libertad Económica estuvo suspendida (no restringida) prácticamente desde 1960 (durante todos los gobiernos llamados “democráticos”) hasta que el presidente Chávez la restituyó en 1999. Recomendamos examinar la compilación que hace Gilberto Alejandro Guerrero-Rocca en su obra  “Régimen de Gestión, Control y Protección Constitucional de los Servicios Públicos”, publicado por el Tribunal Supremo de Justicia, Colección Nuevos Autores. Por cierto que el actual presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, mucha experiencia debe tener en materia de suspensión de la garantía económica ya que los adecos, sus compañeros de partido, gobernaron este país por cinco quinquenios.

Si algo matiza la actual situación de crisis es que el Jefe del Estado venezolano, desde 2013 hasta 2015, en medio de una gran alteración política y con los precios del petróleo en picada, aumentó en casi 300 por ciento el salario, siendo el último en 2015 (decreto 2056) ubicándolo en Bs. 9.648,18 (Bs. 361,21 diarios) para beneficiar al sector laboral público y privado y a las pensiones y jubilaciones. A eso se suma el incremento en el monto del cesta ticket o ticket de alimentación a Bs. 6.750, obteniendo con ello un salario integral de Bs 16.399 desde el 1 de noviembre de 2015. Para este último incremento, la Asamblea Nacional aprobó Bs. 263.116 millones.

Es decir, se han realizado 10 incrementos salariales desde que Maduro asumió el poder y en 16 años, bajo la gestión de Hugo Chávez, se registraron 32 aumentos.

Recordemos que en 1989 el paquete de medidas fondomonetaristas fue aplicado “sin anestesia”, es decir, no hubo incremento salarial previo al aumento, el 26 de febrero de ese año, en 30% del precio de la gasolina, lo elevó las tarifas del transporte público. Tampoco hubo consideraciones que aseguraran la estabilidad laboral de nadie. El aumento de salario, también en 30% (Bs. 4 mil en la ciudad y Bs. 2.500 en el campo), se decidió en medio de una plomamentazón, en el Palacio de Miraflores, donde tirados en el piso los lideres de Fedecamaras y la CTV tuvieron que aceptarlo, ya cuando habían miles de muertos, heridos y desaparecidos en Caracas y otras ciudades del país.

Contrario a esos episodios, el presidente Maduro, además, decretó la inamovilidad laboral, protegiendo así el salario y el empleo, aunque ello luzca “insuficiente” como afirman algunos críticos, por la ausencia de acciones para combatir la inflación y la escasez de productos de primera necesidad.  

En una entrevista concedida en 2015 a esta periodista, el actual vicepresidente de economía, Luis Salas Rodríguez, expresaba lo siguiente: “(…) hay que cuidar otros factores como el desabastecimiento; las importaciones; el contrabando; el ritmo de compra de la población porque los comerciantes, ante la expectativa inflacionaria, lo que hacen es subir los precios; la gente se anticipa a los precios y a la escasez comprando más y más rápido (…) Para bajar esos niveles de nerviosismo y de sensación de indefensión, hay que llegar a acuerdos con el sector popular organizado”

 Y, como veremos, este enfoque prevalece en el documento que ya está en poder de la Asamblea Nacional. El Decreto de Emergencia Económica que, además ya entró en vigencia. 

El Decreto 

La esencia del Decreto de Emergencia Económica la encontramos básicamente en sus considerandos, pues éstos definen, argumentan o fundamentan su origen y espíritu. 

En el segundo de esos considerandos se atribuye el problema a las acciones de “sectores nacionales e internacionales” para desestabilizar la economía, debilitar las instituciones y generar el malestar social “inducido”.  También se institucionaliza el concepto de “guerra económica” (que es la tesis defendida por Luis Salas y que puede ser rebatida por la nueva mayoría de la AN) aunque al hablar de factores “internos” y de “intereses particulares de la burguesía”, pudiéramos inferir que hay allí un reconocimiento indirecto a posibles fallas del gobierno, vale decir, corrupción, y, en articulación con el sector privado, mal o erróneo uso de los cuantiosos recursos que fueron otorgados, por ejemplo, al ministerio de Alimentación; dólares preferenciales aprobados a ciertas empresas o para beneficiar importaciones no prioritarias; manejo de divisas desde que se aplican controles cambiarios. 

Se asume, en el tercer y quinto considerandos, que la caída de los precios del petróleo y, como consecuencia de ello, la afectación de los ingresos fiscales y de divisas, se ha convertido en “obstáculo” para la ejecución y cumplimiento de los objetivos trazados en el Plan de la Patria, Segundo Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2013-2019”. 

El decreto se declara, de manera contundente, y en consonancia con los principios socialistas de la revolución bolivariana, opuesto a dictar medidas que afecten al pueblo, a su bienestar social y a las misiones. El factor humano prevalece. 

Ya en el articulado observamos lo siguiente: 

En el artículo 1 se radicalizan conceptos como la “inflación inducida”, con lo cual se libera al gobierno de toda responsabilidad. Se habla del “valor ficticio” de la moneda, del “sabotaje” a los sistemas de distribución de bienes y servicios y se apela a “factores externos” como responsables de eso. 

En el artículo 2, numeral siete, se flexibilizan algunos controles para agilizar las contrataciones públicas y las compras del Estado. Importante la decisión de dispensar de trámites cambiarios, es decir de los engorrosos procesos de Cencoex, a órganos y entes del sector público y privado para garantizar el abastecimiento nacional. Es una medida audaz pues venimos de muchos controles en este sentido y seguramente será evaluada como positiva, pero habrá que diseñar acciones contraloras para que eso no se convierta a la larga en otro desaguadero de divisas preferenciales ya que los ministerios podrán disponer del dólar a 6,30. No falta quien interpreta esto como una crítica al funcionamiento de Cencoex. Será necesario fijar prioridades.

El numeral 9 del artículo 2, puede despertar suspicacias en la “nueva mayoría” de la Asamblea Nacional pues casi todos sus miembros vienen del sector privado de la economía y las finanzas, es decir, son los “pelucones” a los cuales siempre alude el presidente Maduro. Allí se establece que el Ejecutivo podrá “requerir” de personas naturales o jurídicas propietarias o poseedoras los medios, transporte, etc para garantizar el abastecimiento de alimentos (se excluye medicinas cuando ha debido mencionarse expresamente y no dejarlo de manera genérica en “otros bienes de primera necesidad”). Esto puede ser interpretado como una “expropiación” y seguramente en la interpelación a los ministros del área pedirán aclarar el asunto por aquello de “con lo mío no te metas”…Es un punto en el cual se restringen, temporalmente, como dijimos antes, algunas garantías de la Libertad Económica para ser asumidas directamente por el Ejecutivo.  

La exportación de rubros no tradicionales (numeral 10), aspecto que se incluye en el decreto, fue algo que propuso Chávez en el año 2003 y es posible que privilegie al campo. En 2004  y 2005 se impulsaron desde el Ministerio de Producción y Comercio las ruedas de negocios para desviar las compras del Estado hacia lo nacional. También se habló de un nuevo “modelo de sustitución selectiva de importaciones” que no prosperó por divergencias teóricas internas del gabinete económico. Fueron planes que o desaparecieron o se debilitaron. La presencia del gobernador de Portuguesa en el equipo de gobierno, Wilmar Castro Soteldo, ahora como Ministro de Agricultura, y de Jesús Faría, posiblemente haya hecho repasar esas tesis y retomarlas. El primero fue titular del MPC y le tocó trabajar en eso, y el segundo ha sido defensor de volver al campo, tal como hace seis años promovió el presidente Chávez. 

Otro punto que debe causar prurito a la nueva mayoría es lo que contempla el numeral 11 del artículo 2, que promueve la incorporación de pequeños y medianos productores comunales para desarrollar, fortalecer y proteger el sistema de misiones y grades misiones socialistas.  

El artículo 3 permite al presidente otras medidas donde seguramente está el aumento en el precio de la gasolina, represado desde hace ya 19 años. También es posible que se sinceren los precios de algunos productos hoy regulados, lo cual acabaría con el bachaqueo.

Llegó el coco

Sobre la gasolina estas breves notas. Después de dos años de “asomar” un incremento en los precios de ese combustible al estilo de “ahí viene el coco”, el presidente Maduro lo dijo en su alocución: “Llegó la hora de aumentar la gasolina”.

En la actualidad la gasolina venezolana es la más barata del mundo: 0,097 bolívares por litro (la de 95 octanos) y 0,070 bolívares el litro de 91 octanos. El diesel tiene una tarifa preferencial de 0,048 bolívares por litro y es el que utiliza el transporte público. Un tanque lleno de gasolina de 95 octanos cuesta 4 bolívares (según el carro). Un Pastelado versión Aniversario de EFE cuesta en este momento Bs. 320. En 1989, Carlos Andrés Pérez decidió aumentar el precio de la gasolina en 100%  de forma gradual, es decir, 0,25 bolívares (un mediecito) por mes durante un año. Eso, unido a otras medidas santificadas por el Fondo Monetario Internacional,  generó, como dijimos antes, el estallido social del 27 de febrero.

El  ex vicepresidente del área económica y ministro de Petróleo, Rafael Ramírez explicó en 2014 que Pdvsa gastó cerca de 15 millardos de dólares en la venta de gasolina a precios regulados. Dijo incluso que esos recursos pudieron inyectarse al Plan de la Patria 2013-2019, y que el bajo precio de la gasolina es uno de los factores que estimula el contrabando, y agregó que por esa vía se estaban perdiendo “100.000 barriles diarios” por concepto del contrabando de gasolina en la frontera colombo-venezolana.

Antes fue el entonces vice presidente Jorge Arreaza, quien desde 2013 “abrió la puerta” al debate sobre el tema y después, en diferentes momentos de 2015, fue más contundente, asegurando que  “pronto iré a la Asamblea Nacional a planear el alza de la gasolina”. Incluso dijo que los recursos por este concepto serían para inversión social. Bueno, se quedaron esperándole. Llegó el “coco” entonces, algo crecidito ya, lo cual supone que el precio sufra un incremento “más o menos respetable” para decirlo con palabras de una fuente del equipo económico oficial.  Hay confianza dentro del gobierno pues se cree que el pueblo está persuadido de la conveniencia de esta medida por lo cual no esperarán mucho para tomarla. Además se necesitan los recursos para poder dar cumplimiento al DEE.

La moneda nacional

El artículo 4 del DEE establece la protección a la moneda nacional y un punto clave es que los ministerios pondrán el límite máximo de ingreso o egreso de moneda venezolana en efectivo, en coordinación con el BCV. En este aspecto se imponen también acciones contraloras y es posible que la Asamblea Nacional pida más información.

En el artículo 6 se convoca a todos los sectores a participar para el éxito de estas medidas. Se reconoce al Parlamento Comunal pero debió incluirse expresamente a los medios de comunicación social, privados, profesionales, comunitarios etc para garantizar que efectivamente se neutralicen lo que en el decreto se definen como “las acciones ejercidas por factores internos y externos que pretenden la desestabilización económica del país”.

¿Qué puede ocurrir?

La Asamblea Nacional tomará la vía de los ocho días (y no de las 48 horas) que establece la Ley de Estados de Excepción en su artículo 27, para evaluar el decreto, tiempo durante el cual serán citados los miembros del equipo económico para las interpelaciones parlamentarias siendo el primero de la lista, seguramente, el ministro de Economía Productiva y Vicepresidente del Área Económica, Luis Salas Rodríguez.

Para aprobar el decreto se requiere mayoría absoluta, es decir, 84 votos. Pero si en ocho días no hay pronunciamiento de la AN se considerará aprobado.

Es posible también que el parlamento no transija en los puntos aquí evaluados (y en otros) y que el presidente Maduro se vea en la obligación de presentar otro decreto o que sea necesario modificar de común acuerdo y sin violentar los principios de cada una de las partes, al actual instrumento.

En ese escenario el gobierno tiene herramientas para, de nuevo, dejar en evidencia el verdadero rol de la oposición. Veremos un clásico ejemplo de la negociación política. De sus resultados, malos o buenos, depende el bienestar de una nación.  Si cada una de las partes cede, en lo que parece será de aquí en adelante la convivencia Gobierno-Parlamento, como matrimonio mal avenido, habrá razones para pensar que es posible salir de la crisis.

La tercera posibilidad es que no se apruebe el decreto. En ese caso cesará la emergencia y el presidente Maduro podrá tomar solo algunas de las medidas propuestas en el instrumento pero ya no sería un estado de excepción y no se podrán implementar las acciones contempladas en la Ley Orgánica de los Estados de Excepción, especialmente en materia de recursos.

Desde el punto de vista político, si la oposición vuelve a trancar el juego, como lo hizo al juramentar a los tres diputados de Amazonas, desacatando la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, tendremos otra larga noche y habrá que seguir resistiendo…

 

Lea aquí Decreto de Emergencia Económica

Minientrada


Apoyándose en el artículo 337 de la Constitución de la Repùblica Bolivariana de Venezuela sobre los estados de excepción, el Presidente puede considerar un decreto de emergencia económica.

En el artículo 338 se lee: “Podrá decretarse el estado de emergencia económica cuando se susciten circunstancias económicas extraordinarias que afecten gravemente la vida económica de la Nación. Su duración será de 60 días, prorrogables por un plazo igual”

El decreto fue leído al mediodía de este viernes 15 de enero, por el vicepresidente de Economía, profesor Luis Salas Rodríguez.

El presidente Nicolás Maduro consignó esta noche el documento a la Asamblea Nacional para que lo evalúe y lo considere.

Lea aquí el DECRETO DE EMERGENCIA ECONOMICA

Según el artículo 339 de la CRBV, el decreto que declare el estado de excepción “será presentado dentro de los ocho días siguientes de haberse dictado, a la Asamblea Nacional o a la Comisión Delegada para su consideración y aprobación y a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia para que se pronuncie sobre su constitucionalidad”.

Un decreto similar se dictó para la zona fronteriza en 2015.

El artículo 27 de la Ley Orgánica de los Estados de Excepción contempla que la Asamblea Nacional se pronuncie con el voto de la mayoría absoluta de sus miembros en sesión especial y dentro de las 48 horas luego de hacerse público el decreto.Si la Asamblea no se pronuncia durante el lapso de los ocho días, se considerará aprobado el decreto.

Dadas las circunstancias del país es de esperar que la Asamblea Nacional no “torpedee” las acciones del Ejecutivo. Es propicia la ocasión para que la “nueva mayoría” demuestre sus verdaderas intenciones…

 

La chucuta Ley Orgánica de Fronteras

Minientrada


“El instrumento legal promulgado vía habilitante, rompe el legado integracionista de Chávez respecto a los asuntos fronterizos”

Artículo escrito por el profesor Feijoo Colomine Rincones, Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Frontera, ente adscrito a la Cancillería. Colomine es antropólogo y profesor titular de la Universidad de Los Andes, con investigaciones en el área de frontera

——————-

La omisión de una línea clave del Art° 15 de la CRBV, referida a las asignaciones económicas especiales para las regiones fronterizas y el haber ignorado su concordancia con el Art° 327 que ordena la creación de la franja de seguridad de fronteras y los regímenes especiales en lo económico y social, poblamiento y utilización de la misma, mantienen con este Decreto el vacío legal violatorio desde hace 14 años de la Disposición Transitoria Sexta.

El Decreto de Ley Orgánica de Fronteras se emite de espaldas al preámbulo de nuestra Constitución, que consagra que Venezuela es una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural, en un estado de justicia, federal y descentralizado… ¿Dónde se convoca al pueblo fronterizo organizado en comunas y pueblos indígenas a PARTICIPAR Y PROTAGONIZAR la “NUEVA FRONTERA”?

Como increíble respuesta luego de los resultados del 6-D el Presidente Maduro en llamado a la aplicación de las “tres R al cuadrado”, emite este Decreto en donde se excluye al poder popular fronterizo y se legisla hacia unos espacios aparentemente vacíos al afirmarse erróneamente en la exposición de motivos del Decreto, que en nuestras fronteras habita el 10% de la población de Venezuela.

Para el año 2001 la antigua OCEI estimó una población censal para Venezuela de 23.054,210 habitantes y en los estados con limite internacional vivían ese año 8.020.344 habitantes, es decir, el 34,8%. En el censo de 2011, el INE declaró una población de 28.946.101 habitantes y una población fronteriza de 9.955.549 equivalente al 34,4%.

Los estados federales que limitan con la República de Colombia (Zulia, Táchira, Apure, y de Amazonas los municipios Atures, Autana, Atabapo, Guainía y Río Negro) tienen una población censal (2001) de 4.422.922 habitantes. Los que limitan con la República Federativa de Brasil (Bolivar y de Amazonas los municipios Manapiare y Alto Orinoco) tienen 1.276.492 habitantes. Con la zona en reclamación Esequibo, los municipios colindantes (Gran Sabana, Sifontes del Estado Bolivar y Antonio Díaz del estado Delta Amacuro), tienen una población de 38.475 habitantes. Otros estados fronterizos son Monagas con 712.626 habitantes, cuyo municipio Maturín, al igual que los municipios Benitez, Libertador, Cajigal, Mariño, Valdez y Arismendi del estado Sucre con 786.483 habitantes y los municipios Tucupita y Pedernales del estado Delta Amacuro, acceden al golfo de Paria, dividido por una línea de base recta en convención de límites con la República de Trinidad-Tobago. El territorio del estado Falcón con 783.118 habitantes fue tomado en consideración para la convención de límites con el Reino de los Países Bajos (Holanda), respecto a las Antillas Neerlandesas (Aruba, Curazao y Bonaire).

Las únicas islas habitadas de las Dependencias Federales a partir de las cuales se estructuraron convenciones de límites marinos, son Isla Iguana (Archipiélago Los Testigos) con 228 habitantes e Isla de Aves, con una dotación militar.

Ya para el censo del año 2001, recién instalado el presidente Chávez y aprobado constitucionalmente un sistema de siete normas para la atención fronteriza, los estados y dependencias federales con límite internacional tenían un poco más de la tercera parte de la población del país. Este sistema fue postergado sin motivo alguno, en perjuicio de los pueblos fronterizos que han visto disminuida su calidad de vida y afectada su venezolanidad por acción de políticas neoliberales generadas por los gobiernos de los países vecinos, particularmente por la mafias paramilitares bajo orientación de los Estados Unidos.

El Texto Constitucional de 1.999, introdujo con absoluta claridad principios, contenidos y disposiciones directa e indirectamente relacionadas con los asuntos fronterizos. Dada la importancia de los mismos, dictó una disposición transitoria que ordenaba con prioridad legislar la Ley Orgánica de Fronteras dentro de los dos años siguientes a la promulgación de la nueva Constitución. La Asamblea Nacional controlada por el chavismo mantuvo una mora legislativa de 15 años.

En el año 2015, la Asamblea Nacional habilitó al Presidente de la República para legislar sobre un conjunto de materias relacionadas directamente con los asuntos fronterizos, cuestión que le permitió promulgar el 30 de diciembre un Decreto-Ley Orgánica de Fronteras de corto alcance y al margen del proyecto del socialismo bolivariano plasmado en el Plan de la Patria y por añadidura de espaldas al preámbulo de la Constitución.

En el texto se origina una confusión de tiempos y de procedimientos que implica un pertinente recurso de interpretación por parte del TSJ, pues se ordena en los primeros seis meses de vigencia un plan de desarrollo fronterizo para unas “regiones fronterizas” que aún no existen y para cuya creación y delimitación con afectación de estados, municipios y dependencias federales, el Ejecutivo se reserva un año, amen de subordinarlas e incluirlas en la “Ley que regula la regionalización integral para el desarrollo socio productivo de la patria”. ¿Una Ley Orgánica (Fronteras) subordinada a una Ley Especial (Regiones)?

Al omitirse el mandato constitucional (Art° 15 de la CRBV) de establecer asignaciones económicas especiales para esas regiones fronterizas aún por crearse, se entra en colisión con la Ley del Plan de la Patria, el cual tiene soporte presupuestario para los seis años de su vigencia.

La política del Estado hacia sus regiones fronterizas ha sido catalogada insuficiente o dispersa en la consecución de sus fines. La realidad de los trece espacios limítrofes del Territorio Nacional y la dinámica de hoy día tienen, exige una clara y definida política del Estado Venezolano para sus fronteras, a fin de consolidar la integridad territorial y fomentar el desarrollo de estas regiones en concordancia con las estrategias económicas, sociales, de seguridad y defensa, ambientales, tecnológicas y culturales de la nación.

Es una exigencia para el pueblo venezolano un ordenamiento legal hacia las fronteras que garantice la plena vigencia del socialismo bolivariano, enfrentado al modelo de capitalismo neoliberal, cuyas facetas más salvajes e inhumanas tienen lugar en los espacios limítrofes de la República.

El acrecentamiento desde los años 60 del derecho internacional público, del surgimiento de nuevas naciones, como producto de descolonización del Caribe y en particular del acrecentamiento de los derechos del mar y la dinámica social, económica y cultural de los intercambios comerciales y la integración de los pueblos latinoamericanos y caribeños, fue un factor determinante para que esta materia haya sido ampliamente tratada por primera vez en la Constitución de la República Boliviariana de Venezuela, ante la omisión de este asunto en las 27 constituciones anteriores a la del año 1.999.

Contrarios a este principio revolucionario, factores fundamentales en la toma de decisiones del chavismo han mantenido durante 16 años el legado imperial de doscientos años, de límites confusos, pérdida de identidad y soberanía, desconocimiento de pueblos originarios, divorcio con diversas comunidades vecinas, integradas espontáneamente a Venezuela por encima de los obstáculos geográficos y de límites internacionales.

Lo más peligroso, que los nueve millones de venezolanos que vivimos en los espacios fronterizos seamos victimas del asedio económico dirigido por mafias estimuladas por el imperio norteamericano que han impuesto sus reglas de juego, para saquear valiosos recursos en clara evasión de un 30% del Producto Interno Bruto.

El incremento de la inseguridad a causa de la intervención de los factores derivados de la delincuencia común, el narcotráfico, el traslado a Venezuela de operaciones armadas de la subversión y el paramilitarismo colombiano, a lo cual se agrega en la frontera con Brasil la explotación ilegal de recursos forestales y mineros, en tanto que en la frontera norte, ocurre la depredación de la ictiofauna de nuestra zona económica exclusiva; la fuga masiva de capitales y recursos económicos, acompañada de la pérdida de la moral pública de los actores ungidos de poder defensivo para el resguardo aduanero y fronterizo, configurándose una problemática compleja que por obligación, debe ser objeto de atención por parte del estado venezolano.

Sirvan estas reflexiones para solicitarle en mi condición de Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Fronteras, al Ministro de Fronteras, M/G Gerardo José Izquierdo Torres, una vez más, (lo vengo haciendo desde el 6 de octubre del año 2015), la oportunidad de exponerle asuntos relacionados con las fronteras venezolanas, que pueden contribuir a la importante gestión pública para la cual ha sido designado por el Presidente Nicolás Maduro Moros.

12 de enero de 2016

Tomado de http://www.aporrea.org/actualidad/a221118.html

Las miserias del automercado Plaza’s

Minientrada


La cola de ayer en el automercado Plaza’s de Los Chaguaramos, era signo de que llegaría algún producto regulado. Pero hace tiempo ya que decidí no hacer colas. Así que pasamos de largo y entramos al “super” para ver si había pollo o carne, pues el pernil de Navidad, aunque está en su punto, ha comenzado a aburrirnos…

Ni siquiera preguntamos qué esperaba la gente de la cola y comenzamos a hacer mercado. Me escandalizó el precio del queso concha negra: Bs. 1,900 el kilo, pues en diciembre estaba a Bs. 890. El kilo de queso Mozarella a Bs 2,324; el Kilo de mandarina a Bs 395; el Kilo de papaya a Bs. 320. Había leche descremada líquida de larga duración a Bs 290 el litro y la gente se la llevaba por cajas de 12 litros. Nosotros compramos seis litros.

Fue una suerte conseguir muslos de pollo en bandejitas a Bs 990 el kilo. Compramos tres para que nos dure al menos dos semanas. El kilo de carne molida para hamburguesas a Bs. 1,944…

Cuando nos metimos en la cola para pagar, comenzaron a llegar productos regulados. Aparecieron tres pacas de harina pan y la gente aplaudió frenética. Además podías llevarte la cantidad que quisieras y sin presentar la cédula de identidad. En casa ya no usamos de eso, así que ni me preocupé.

Luego alguien avisó que había llegado la harina de trigo con leudante. De nuevo las masas se agitaron. Faltaban brazos para agarrar los paquetes pues de eso también te podías llevar la cantidad que quisieras, sin cédula. Como tampoco usamos eso, ni me molesté.

Y de pronto…Música para los oídos…Alguien gritó: “¡Llegó el papeeeeeel”. La gente se agitó más aún. Me acerqué al sitio donde estaban las cajas y vi paquetes de cuatro rollos marca Rosal. Habían dispuesto unos ordenadores de cola para comenzar a distribuir el producto. Esto fue lo que sucedió:

¿Cuántos paquetes se pueden comprar?, pregunté

– Uno por persona, mi reina

Ok, dame uno pues

– Pero tienes que salir y hacer la cola…

¿Qué? A mi me toca hoy por número de cédula y además estoy haciendo la cola para pagar, le dije

– Tienes que salir y hacer la cola afuera – insistió

Señor no entiendo por qué tengo que salir y hacer la cola afuera…

– Esa es la orden…

No volví a preguntar pues de allí no saldría nada. Cuando me devolvía a mi carrito, la voz fuerte de un hombre estremeció el local: “¡No jodaaaaaaaa esta vaina no puede ser. Estoy dejando 12 mil bolos en esta mierda de mercado y no me quieren vender un paquete de papel tualet porque no hice la cola afuera. Coño e’ la madreeeeee!” Aplausos y vítores, todos estábamos de acuerdo con aquel hombre…Pero eso de nada sirvió porque el papel tualet sólo se lo vendieron a los que estaban en la cola de afuera.

Recordé que hace poco escribí un artículo sobre los micropoderes de la guerra económica  pues aquello era un vivo ejemplo de eso: nadie sabe quién decidió vender el producto solo a los que estaban haciendo la cola fuera del establecimiento. Nadie sabe quién decidió vender los paquetes de harina pan sin necesidad de presentar la cédula. Una cosa es segura: no fue el gobierno.

Cuando nos tocó el turno de pagar, el cajero me dijo: “¿no vas a llevar harina pan?”. Yo le dije: “No. Pero te la cambio por papel tualet”. “Negativo”, me respondió…

Al salir la cola en la calle estaba mucho más larga. habían como 100 motos y enormes camionetas negras…Nos detuvimos un rato a observar qué ocurría. Los motorizados entraban como Pedro por su casa y salían cargados de papel tualet. Evidentemente el “super” favorece a los “bachaqueros” en una cadena donde todos ganan menos el pueblo…

¿Alguna autoridad podrá hacer algo con el supermercado Plaza’s como ya lo hizo el presidente Maduro? ? ¿Hasta cuándo abusan de esa manera?

Que siga el relajo, pues, ya que el cambio de ministro en el sector de Alimentación nos suena como a más de lo mismo. ¿Por qué siempre tienen que ser militares los que controlan esa cartera? ¿Es que no basta el desastre que hemos visto con la distribución de productos regulados de primera necesidad en los Bicentenario, Mercal, o lo que ocurrió en CASA, etc? ¿No habrá entonces una investigación seria sobre la gestión del ex titular Carlos Osorio?

Nota: ciertamente no había en el Plaza’s alimento para gatos, pero sí la arena que usan para sus necesidades a Bs. 6,800 el paquete de dos kilos. 

 

 

..