Archivo de la etiqueta: Táchira

Venezuela registra cuatro nuevos casos de C-19 y la cifra de contagios se ubica en 175 de los cuales hay 84 recuperados


Hoy Viernes Santo, un sofocante calor y calles muy poco transitadas, dan cuenta de la situación que se vive en Caracas por la pandemia del COVID-19, además de las tristes noticias que nos llegan de otras latitudes como las fosas comunes para dar sepultura a los miles de cadáveres en Nueva York que no han sido reclamados y que en su mayoría son migrantes o gente sin acceso al sistema de salud de ese país. La pandemia está dando una lección al neoliberalismo, pues la buena o mala gestión de esta crisis sanitaria, como ya hemos dicho, depende de los Estados, de los Presidentes, de los sistemas que se hayan desarrollado para atender al ser humano, dejando a un lado, por el momento, la situación económica.

En plena Semana Santa, el mundo católico conmemora hoy la crucifixión y muerte de Jesús de Nazaret y, paradójicamente, se registran ya más de 100 mil decesos y una espeluznante cifra que se acerca a los dos millones de contagios…Apenas 16 países se han librado de los estragos del virus pero 185 naciones, luchan desesperadamente contra un virus que, según las últimas informaciones, provenientes de Corea del Sur, está reapareciendo en personas que ya se habían recuperado. Una situación que mantiene en vilo a la ciencia, a los epidemiólogos y al, sistema de salud en general.

La pandemia en el mundo

Mapa interactivo de la Universidad Johns Hopkins

En Venezuela, la vicepresidenta ejecutiva Delcy Rodríguez, reportó cuatro casos para el 10 de abril, sin nuevos decesos y la alentadora cifra de 84 personas recuperadas.

10 de abril (1)

La funcionaria oficial dio detalles sobre los nuevos pacientes. Se trata de dos personas en el estado Aragua, uno en Táchira y otro en Caracas con los cuales se eleva a 175 los contagios totales.

En Aragua, una mujer de 37 años de edad, que estuvo en contacto con un paciente fallecido, uno de los primeros decesos en Venezuela, el segundo para ser más precisos, el trabajador de la industria textil, de 47 años que presentó también enfermedades respiratorias de base.

El segundo caso es otra dama, de 27 años, trabajadora de la gobernación de Aragua, con 31 semanas de embarazo; estuvo en Colombia e ingresó a Venezuela el 15 de marzo, está hospitalizada;

El tercer caso es en Táchira, un hombre de 34 años que viajó a República Dominicana, e ingresó a Venezuela el 25 de marzo. La gobernadora de Táchira, Laidy Gómez, confirmó la información y agregó que esta persona retornó por Maiquetía. Está recluido en el CDI de Táriba y su condición es estable. Ya suman tres los casos en esa región andina.

El cuarto caso es una joven chef de 27 años, trabajadora de un restaurant de Caracas, está bajo estudio porque no se ha determinado de dónde es el contagio, se presume que es comunitario.

Rodríguez dijo que la cuarentena en Venezuela está dando resultados positivos y no dio información de hasta cuándo se mantendrá esta medida.

Es de suponer que aún quedan muchos días pues el gobierno diseñó un esquema de educación a distancia denominado “Cada familia una escuela”, con apoyo de la tecnología.

Venezuela continúa recibiendo cooperación de China, aunque esto no haga muy feliz al presidente de EEUU, Donald Trump, pero también el país suramericano presta colaboración a naciones caribeñas, donando pruebas rápidas y PCR del COVID-19 a San Vicente y Las Granadinas, Antígua y Barbuda, Dominica y Granada.

 

#Venezuela Sobre la escasez de gasolina: un cuento verídico


Esto ocurrió en San Cristóbal, estado Táchira…

Esto sí es verdad!!! Ayer en medio del peo de la cola de la gasolina habían unos guindando una hamaca en los árboles de la redoma otros sacaron una mesa y estaban jugando cartas con las monedas que usan en los casinos otros con una rumba montada con sus respectivos palos! Y toda una algarabía parecía cuando hay un desfile de ferias y yo preocupada porque voy Pal tercer día de cola teniendo el número 972 y echaron hasta el 929 y se acabó la gasolina!!! Aquí nos encontramos esperando a que llegue otra gandola! 🙄😞🤷🏻‍♀

Sigue leyendo

En Táchira se generaliza práctica de pesar pacas de billetes venezolanos para venderlos en Cúcuta


El drama de la frontera colombo-venezolana pareciera que cada día se profundiza más. Algunos tachirenses consultados coinciden en que estás navidades han sido “las peores”.

A la falta de combustible se suma la escasez de alimentos de primera necesidad, la falta de dinero en efectivo, los altos precios, el transporte colectivo colapsado, y la enorme demanda de venezolanos que a diario pasan a Cúcuta para comprar bienes.

Además nada ha cambiado con relación al año en que se cerró la frontera, allá por 2014: el contrabando de extracción sigue igual, la venta de papel moneda venezolano, los cambistas ilegales. Y cada vez se acentúa una certeza: la GNB y el Ejército no hacen mucho por evitar el desastre y en algunos casos son acusados de cómplices. Una sospecha de la cual tampoco se ha salvado el ex gobernador del estado José Vielma Mora, a quien Maduro designó ministro de Comercio Exterior luego de perder las elecciones regionales y entregar la entidad a los adecos.

No es cuento. No son son noticias “fakes” como ahora les llaman (así, utilizando la voz inglesa). No. Es lo que ven, viven y padecen los tachirenses. Una historia que parece no tener fin ni siquiera cerrando la frontera porque ésta no descansa. Además, ahora hay un clamor: nadie quiere que cierren la frontera porque ir a Cúcuta se ha convertido en algo necesario para comprar y distraerse. El presidente Maduro deberá pensarlo bien, entonces.

Mejor pesar que contar

El siguiente es el testimonio de alguien que está pasando los días navideños en un pueblo tachirense llamado “La Llanada”, pasando Michelena, por la carretera panamericana. Pero la práctica que nos narra se repite en todo el estado:

“Yo estoy en el estado Táchira, ya llevo por aquí 14 días y esto es de terror, largas colas para tanquear los vehículos, los comerciantes no quieren aceptar tarjetas de débito y crédito, solo pagos en efectivo, o transferencias con un 10% de recargo. La gente vendiendo los billetes de Bs. 100 mil por Bs. 150 mil en Cúcuta. Esto es una locura y lo peor en la cara de las autoridades. Qué navidad nos han dado”.

Entonces sigue la venta de billetes…

– Pues aquí todo es negocio. Fui a una bodega del pueblo donde estoy y a la señora que atiende le llevan los billetes de Bs 100 y Bs 50 en pacas de 100. Ella ni los cuenta, los monta en la balanza y los compra. Luego los manda a Cúcuta y se los pagan a Bs. 120 los de 100 y a Bs. 70 los de 50. La vi pesando los billetes y le pregunté y me dijo que los pesaba para no perder tiempo contando. Ya ella sabe cuánto pesa la paca de 100 billetes.

Hoy pregunté al gerente de una agencia del Banco de Venezuela ubicada en Bello Monte cuánto pesa un billete y casi sin pensar me respondió: “100 billetes de Bs. 100 pesan 110 gramos”.

Ir a Cúcuta…

Para ir a Cúcuta hay que sacar una tarjeta de movilidad fronteriza. Nuestro vocero no ha podido viajar porque según nos dice “eso está muy congestionado y ahora con los rumores de cierre de la frontera se ha puesto peor”.

Otra fuente consultada es una joven que sí ha viajado varias veces a Cúcuta a comprar alimentos para su familia. Tiene una hija pequeña que no espera explicaciones para demandar alimentos y atenciones.

Ella compra en el Supermercado La Parada Rey: “Con Bs. 220 mil que al cambio son 143 mil pesos pude comprar 2 kg. de azúcar; 2 kg. de harina pan y un paquete de Pingüinitos que le gustan a la niña…Aquí en San Cristóbal con Bs. 220 mil sólo puedo comprar un paquete de azúcar”. Otra joven madre cuenta que los pañales se consiguen más baratos en Cúcuta y los compra por bultos.

En la zona escasea el pollo y la carne. Esta última la siguen contrabandeando hacia Colombia. La pasan, molida y en morrales, por el Puente Simón Bolívar y, qué curioso: es la policía colombiana la que decomisa esa mercancía pero no se sabe si la devuelven a Venezuela.

El otro drama es el del combustible que ahora se acentúa y en esto las autoridades venezolanas no dan más razones: o es culpa de la guerra económica o del contrabando de extracción. No hay autocrítica. En el Táchira siempre es un problema echar gasolina. Antes era porque la sacaban a Colombia y ahora porque no hay suministro interno. La gente hace hasta tres días de cola para llenar el tanque.

Para quienes hemos visto de cerca la evolución (o involución) de los problemas fronterizos, la situación actual sólo denota que ninguna de las políticas ha sido eficiente aunque “la” política por el lado venezolano ha sido la restricción, los cierres parciales o completos para un problema que no ha sido atacado no sólo desde el punto de vista de soberanía sino también financiero porque el Banco Central de Venezuela no hace su trabajo de regular el mercado financiero.

Por eso nos sigue sorprendiendo que en cada coyuntura el gobierno bolivariano nuevamente amenace a Banesco. Se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena, como dice el refrán, pues ya es vox populi que esa entidad bancaria, propiedad de uno de los banqueros  más millonarios de este país, Juan Carlos Escotet, sirve a las mafias financieras de Colombia y de dolar today para desangrar a nuestro país.

Finaliza un nuevo año pero no con él el drama tachirense, para no hablar del apureño y del zuliano, que son parte de los de 2.219 kilómetros de frontera pero menos mediáticos.

Nota: en este blog puede leer diversos trabajos periodísticos sobre la frontera colombo-venezolana en los últimos cuatro años.

Testimonio: “En ataque terrorista al liceo Jáuregui hubo francotiradores”


Este es uno de los tantos testimonios sobre lo ocurrido en Venezuela el 30 de julio de 2017, cuando la oposición venezolana trató de impedir, por todos los medios, que la gente ejerciera su derecho al sufragio para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente.

El 30 de julio de 2017 se realizaron en Venezuela las elecciones para la escogencia de los miembros a la Asamblea Nacional Constituyente. Un proceso histórico, convocado por el presidente Nicolás Maduro en medio de una profunda crisis económica y política, y del peor asedio internacional y mediático que haya vivido el país en los últimos años.

Maduro se jugó esa carta frente a una oposición desbordada en violencia desde el pasado 30 de marzo, cuando la ex Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, contribuyó con sus declaraciones a exacerbar el ya caliente clima político por sus cuestionamientos a las actuaciones del Tribunal Supremo de Justicia.

Bastión importante de esa escalada virulenta promovida por la MUD bajo la figura de “paro cívico”, es el estado Táchira donde sus efectos han dejado un lamentable saldo de fallecidos. Pero, además, los habitantes de la región andina vienen soportando trancazos, guarimbas, paros de transporte, etc.

Todo recrudeció a medida que se acercaba el día de las elecciones constituyentes. La MUD quemó material electoral, asaltó centros de votación y ordenó bloquear vías para impedir que la gente ejerciera su derecho al voto.

El terrorismo opositor no ha perdonado a La Grita ni siquiera por respeto al venerado Santo Cristo y su sereno rostro. Nueve centros de votación pertenecientes al municipio Jáuregui debieron ser trasladados hacia el Liceo Militar del mismo nombre debido a esos ataques. Los centros electorales congregados allí fueron: Casa Cuna, Escuela Básica Jáuregui, Padre Maya, Sabana Grande, Aguadías, Llano de Los Zambranos, La Granja, Venegara y San Vicente.

IMG-20170802-WA0020

La Grita, estado Táchira, bastión de la violencia opositora

José Rosario Gonzalez (Chayo), tachirense, ex director de Política del gobernador José Vielma Mora, vivió en carne propia los efectos de la furia opositora cuando fue con su familia a votar a la histórica institución educativa:

“El sábado ya habían saqueado el Instituto de Educación Especial y la escuela Padre Maya así que nos migraron al Liceo Jáuregui adonde fui con mi esposa, mi hijo y mi nuera a votar. Habían allí como 700 personas entre viejos, jóvenes, niños. Después de hacer cola por fin votamos, como a la 1 y 30 de la tarde y al intentar salir vimos que venían llegando unos encapuchados pero muy violentos. Llegaban de diferentes ángulos y entonces nos devolvimos porque comenzaron a rodear el liceo y ya no pudimos salir. Lanzaban piedras, bombas lacrimógenas, morteros, bombas molotov y después empezaron a echar plomo”

IMG-20170802-WA0021

“nos atacaban con bombas lacrimógenas, morteros, fuegos pirotécnicos, plomo”, relató González

El comandante del Plan República de apellido Antolínez – continuó Chayo– ordenó entonces que todos los votantes permanecieran dentro del centro y entonces nos ubicaron en el área del comedor mientras el ataque afuera era implacable… Los guarimberos llegaban en grupos de 10 o 15 a hostigar el liceo hasta que fuimos rodeados completamente. La situación era tan dramática que Incluso yo mismo le dije a uno de los soldados que eso había que combatirlo de otra forma. Mire yo jamás vi una protesta así porque cuando nosotros manifestábamos contra el gobierno lo más que lanzábamos eran piedras y bombas molotov pero esta gente nos atacaba con bombas lacrimógenas, morteros, fuego pirotécnicos, plomo. Entonces nos organizamos allí dentro para ayudar a la Guardia y comenzamos también a lanzarles piedras y cuanta cosa encontrábamos. Mire yo tenía tantos años que no hacía eso que me quedaron doliendo los brazos…Eso fue un toma y dame. La gente se unió a los soldados para defender no solo al centro sino la propia vida.

¿Qué sintió en ese momento, Chayo?

– Una gran impotencia y mucha rabia porque estaba convencido de que a esos terroristas había que combatirlos de otra manera. Nosotros no teníamos armas, la Guardia tampoco. Un mayor tenía una pistola de salvas. El comandante Antolínez manejó con mucho tino la situación y comenzó a pedir refuerzos porque se corrió el rumor de que habían matado a un soldado. Nosotros nos asomábamos con mucho cuidado por las ventanas y pudimos ver a gente escondida detrás de los árboles. Eran francotiradores. Se nos reafirmó la certeza de que los que financian la violencia contratan paramilitares. Si esa gente llega a disparar hacia el Liceo con toda seguridad hubiese habido muchas más muertes…

IMG-20170802-WA0023

Inmediaciones del Liceo Militar Jáuregui

¿Cuánto tiempo duró la refriega?

– Eso comenzó como a la 1 y 30 de la tarde y terminó pasadas las 6 de la tarde, cuando por fin llegó el helicóptero y varios soldados se lanzaron desde el aire con cuerdas para rescatarnos. Allí salieron corriendo los terroristas y supimos que efectivamente habían asesinado a un funcionario de un tiro en la cara. Eso nos indignó mucho porque él nos estaba protegiendo. Lo vimos salir con sus compañeros para mediar ante los terroristas. A ese soldado lo mataron francotiradores. De inmediato agarraron a casi todos los guarimberos y los llevaron al liceo y de verdad que lo que provocaba era caerles a golpes…

¿Qué ocurrió después?

– Nosotros nos quedamos allí un rato mientras se calmaba todo y lo más impresionante es que después comenzó a llegar mucha gente a votar que no se había atrevido por miedo. No paraba de llegar gente. Luego nos dijo el diputado Macario Sandoval que La Grita aportó como seis mil votos. Cuando por fin salimos de la ciudad todo estaba como en una guerra: árboles cortados, piedras, muros derribados, calles llenas de escombros…Así fue esa jornada. Allí votó mucha gente de oposición también porque en Táchira estamos cansados de la guarimba, de las barricadas, de tener que pagarle peaje a esos malandros para poder pasar incluso a pié. La gente que atravesó ríos fue porque habían tomado los dos puentes que conducen a Táriba. Una locura…

¿Cómo define lo que vivió?

– Increíble porque vi a un pueblo trabajando con la Guardia Nacional, dispuesto a todo por defender su voto.

El soldado fallecido fue Ronald Ramírez Rosales (19), natural de Colón, sargento segundo adscrito a los comandos rurales. Según la versión del diputado Macario Sandoval (Psuv), el joven funcionario estaba en los jardines del Liceo Jáuregui e intentaba mediar con los violentos cuando recibió un tiro en la cara. El Ministerio Público abrió averiguación.

sargento-segunda-asesinado-grita-tachira-300x290

Sargento (GNB) Ronald Ramírez Rosales

Este es uno de los tantos testimonios sobre lo ocurrido en Venezuela el 30 de julio de 2017, cuando la oposición venezolana trató de impedir, por todos los medios, que la gente ejerciera su derecho al sufragio para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente.

Mami ¿puedo dormir contigo?


Alexandra tiene la edad de muchos niños y niñas que viven en el estado fronterizo de San Cristóbal…Digamos que ocho años. Su historia puede ser la del cualquier infante venezolano desde que el 6 de abril de 2017 se desató la furia opositora.

A esta niña tachirense le ha tocado vivir los problemas derivados de la región que la vio nacer: escasez de alimentos (ya se consiguen pero carísimos) y otros bienes a causa del “bachaquerismo” colombiano, contrabando de extracción de combustible, los peligros del paramilitarismo en la zona porque todo eso afecta a sus padres, tíos y abuelos.
Voluntad Popular ha hecho del Táchira su bastión. En esta nueva arremetida de la violencia opositora en esa localidad andina, “Ale” ya tiene dos meses sin ir al colegio. Tampoco ha podido seguir con sus entrenamientos en salto ornamental. Se le contrató entonces un plan de tareas dirigidas pero solo ha podido asistir cuatro veces.

Ella vive en Las Trinitarias, una urbanización de la ciudad ubicada en Las Vegas donde la MUD y sus secuaces dominan. Es casi como en Siria: una zona tomada por los “rebeldes” de la oposición, con su cuota de “desplazados internos” y hasta de refugiados, con su bandera al revés y en blanco y negro. Hay allí una especie de estado de sitio. La gente, atemorizada, sale poco y a la1 de la tarde los comercios cierran.

Poco se ha hablado de cómo nuestros niños y niñas viven el terrorismo desatado por la oposición violenta en Venezuela. Alexandra se ha vuelto ansiosa, cualquier ruido la asusta y desde hace algún tiempo le pide permiso a su papá para dormir con mami. Ya no quiere estar sola en su cuarto.

Su madre tiene que llevársela a la oficina porque prefiere estar cerca de ella “por si acaso” y saber que la niña está a salvo. Por estos días en San Cristóbal (y en casi todo el país) es frecuente ver el desfile de madres y padres cargando a sus vástagos al trabajo porque no hay quien los cuide y tampoco tienen clases…Con suerte, si al señor Freddy Guevara le da la gana, puedes llegar a tu oficina. Los sitios de trabajo se han convertido en guardería.

Hace poco la oposición trancó las salidas de Las Vegas desde las 8 de la mañana. La casa de Alexandra está ubicada a la entrada de la pequeña urbanización Las Trinitarias, protegida con una reja eléctrica y el vigilante. Las Trinitarias con frecuencia ha sido “tendencia” en tuiter debido a las guarimbas que a diario monta Voluntad Popular.

Ese día la mamá de “Ale” pudo salir al trabajo pero luego cerraron los accesos y la niña debió quedarse en casa con su papá. Estuvieron encerrados tragando humo de la basura quemada y gas lacrimógeno. La refriega terminó como a las 6 de la tarde. La niña hizo un video que le mostró a sus atemorizados padres. Para un adulto estar encerrado puede no significar mucho porque sabes cómo “matar” el tiempo, pero para un niño puede ser desesperante. No poder salir ni al jardín a jugar un poco, repasar los mismos espacios todo un día, aprender a no exigir mucho porque sabes que no puedes ir a comprar aunque sea un heladito…

Aquella vez, Alexandra encontró una inocente diversión. Cogió su celular y grabó un video que en la noche mostró a sus aterrorizados padres.

¿Quién detiene esta locura? ¿Cómo harán los niños para recuperar las clases y el tiempo perdido?

Alexandra es sólo una de muchas historias. Porque los niños comienzan también a padecer la locura de la estólida oposición venezolana.

Otro “desangre”: también están sacando dólares por frontera colombo-venezolana


La medida tomada por el presidente Maduro de anular el billete de Bs. 100 (el popular “marrón”) ayudó, según algunos analistas, a “recapitalizar” la banca porque regresaron al sistema financiero más de 300 millones de bolívares en los primeros días de la acción.

“Es una jugada maestra”, dicen los más sesudos expertos que exaltan, especialmente, el factor sorpresa y además justifican las sucesivas modificaciones al decreto inicial porque los grandes capitales y mafias financieras andan de carreritas sin saber qué hacer con la cantidad de efectivo.

Por otra parte, el retroceso temporal en la decisión, hecho que para algunos sectores revela cierta “improvisación”, permitirá que la gente termine con alguna tranquilidad el año aunque pareciera contradictorio que ahora el Jefe del Estado ordenó sacar de los cajeros electrónicos el billete de 100 cuando aún no llegan las otras piezas del nuevo cono monetario. Quien aún los tenga deberá gastarlos o depositarlos, pero cada vez se les conseguirá menos hasta que gradualmente vayan desapareciendo, como normalmente ocurre cuando se saca de circulación una moneda…

En las colas para comprar, en la buseta, en los comercios, la gente sólo habla de eso. Muchos dicen que la decisión presidencial tendrá un alto costo político por el malestar que causó en la población de a pié, en los campesinos, los indígenas, pero otros piensan que la movida a la larga será beneficiosa porque ayudará a estabilizar la moneda al tiempo de mantener a raya a la banca privada. Quizás esta suerte de “taima” hasta el 2 de enero, signifique un respiro precisamente para esos sectores que no mueven grandes capitales.

El problema ahora son las divisas, los dólares, los verdes. También los están sacando de Venezuela hacia Colombia. Hace poco nos llegaron algunas denuncias en ese sentido y hemos estado investigando e indagando sobre eso.

Hace apenas dos meses

En octubre pasado nos informaron que a la práctica de sacar hacia Colombia los billetes de 100 y de 50 (también los de 20 y 10), se suma ahora la extracción de dólares. Copiamos textual la preocupación de un venezolano habitante de la frontera que llamó a este pernicioso negocio “el nuevo desangre” de Venezuela :

“Primero sacaban los billetes de Bs. 100 y Bs. 50 y del otro lado de la frontera pagaban el 10% o más. Ahora, el negocio es sacar la divisa que haya en el país, y otra vez (casualmente) deja el 10% o más de ganancia. Mil dólares dejan $100 de ganancia, pero lo pagan en bolívares y en efectivo porque la transferencia bancaria no es rentable. Esto tiene doble efecto en sobre nuestra economía porque:
1) Está regresando gran cantidad de billetes al país, lo que aumentará la liquidez y con ello, la inflación.
2) Están motivando a sacar divisas del país, lo que incrementa la demanda (porque el venezolano común, mi vecino, el de la esquina, quieren dinero fácil, y lo obtienen así sea comprando por encima del precio de mercado paralelo y llevándolo a la casa de cambio colombiana más cercana) y la escasez de divisas, y eso disparará una vez más el precio del dólar paralelo.
Y no solo se trata de grandes capitalistas o de unos cuantos mafiosos venezolanos que están sacando las divisas. En este momento lo está haciendo el venezolano común, el que logra comprar 100, 200, 500 o 1000 dólares. Lo está llevando a la casa de cambio colombiana más cercana. El grueso de los dólares están saliendo del centro del país (Caracas y Vargas principalmente), según comentan algunas personas que hacen esos viajes y terceros (que aunque aún no lo hacen, están buscando la manera para entrar al negocio).

La guerra económica – continúa el relato- en contra de nuestro país, se ha configurado de tal manera para que cualquier persona (ya no sólo grandes, medianos o pequeños capitalistas) destruyan nuestra economía. Si el Gobierno se ha preocupado para que no haya fuga de capitales por empresarios, debería preocuparse por la gran fuga de capitales que ha empezado a escalarse”

Nos preguntamos entonces: ¿Cómo es posible que esto se permita en un paso fronterizo supuestamente restringido? ¿Por qué no se evitó la extracción del papel moneda a Colombia y por qué no se evita la extracción de divisas?

No es sólo Dolar Today...

En otra parte de esta información, se nos advierte que no es solo el portal Dolar Today sino también la web bolivarcucuta.com que son referencia para fijar los precios del bolívar en la frontera.

Todos buscan meterse en este negocio “redondo”. En los aeropuertos de El Vigía (Mérida), San Antonio, Santo Domingo y la Fría (Táchira) se pueden conseguir los viajeros de ida y vuelta.

En un mismo día van a Maiquetía en la mañana, allí lo espera la persona con los dólares, y luego de comprarlos (esta parte se hace por transferencia) se regresan en el vuelo inmediato, para ir al día siguiente a la casa de cambio colombiana más cercana a canjearlos por bolívares en efectivo y hacer nuevamente el ciclo.

La guerra económica en contra de nuestro país, se ha configurado de tal manera, que ha generado las condiciones para que cualquier persona (ya no sólo grandes, medianos o pequeños capitalistas), sin saberlo o no, destruya nuestra economía.

Lo más inaudito – concluye la denuncia- es que, así como con la extracción del bolívar, ese negocio se convierte peligrosamente en cotidiano, es decir decenas, cientos de personas sacando pequeñas y grandes cantidades de divisas, que sumadas, serían millones.

Y siempre preguntaremos: ¿por qué se dejó instalar esta situación?

El lema de un periodista en la frontera: “Quiero, puedo y no me da miedo”


Reportaje de la estudiante Jorgely Gafaro, del último año de Comunicación Social de la UBV, como resultado de su viaje de campo a la frontera colombo-venezolana en el estado Táchira

En Venezuela se vivieron momentos de tensión a mediados del año 2015, esto motivado a situaciones irregulares en materia de inseguridad que se incrementaron en gran medida dentro del territorio nacional y provocaron que se activaran las alarmas de que estaban violando la soberanía de la nación las tropas paramilitares.

En este sentido el presidente Nicolás Maduro anuncia el decreto de estado de excepción constitucional, una medida que busca restablecer el orden y la justicia en la frontera con Colombia por el estado de Táchira. A partir de ese momento se hizo un despliegue de un nuevo sistema de seguridad denominado la OLP (Operativo de liberación del pueblo) que se encargaría de desmantelar todas aquellas bandas paramilitares infiltradas en territorio venezolano implicadas en actos delictivos y eliminar los delitos en las regiones fronterizas.

Esto trajo consigo un sinnúmero de situaciones con consecuencias para algunos positivas y negativas: Por una parte el profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela de la sede Táchira, Néstor Tolosa comenta que a raíz de la falta de control en cuanto al acceso de los colombianos a territorio venezolano se produjo en principio una transculturización esto aunado a que las autoridades habían sido muy permisivas en cuanto al trato de la personas pertenecientes a la frontera, viéndose implicados en secuestros, detenciones y asesinatos a personas presuntamente inocentes.

¿Qué hacen los medios al respecto?
Durante un recorrido que hiciéramos en los municipios fronterizos del estado Táchira, como parte del trabajo de campo de la unidad curricular Periodismo en Situación de Conflicto, Preventivo y de Frontera, de la UBV, pudimos constatar que desde el punto de vista comunicacional en la frontera los habitantes se encuentran maniatados debido a la clausura de algunos medios de comunicación, lo que imposibilita que en el territorio venezolano se conozca la situación que se vive en este paraje.

Al respecto Tolosa afirma que en el estado Táchira existen aproximadamente cinco emisoras radiales, de las cuales solo funcionan dos, agrega que los diales y las televisoras que se transmiten a nivel nacional, allí no poseen una amplia cobertura, esto motivado a que se pierde la señal repentinamente. Mientras tanto, el medio por el que se difunden las informaciones más relevantes es a través del celular: el whatssap “El whatssap es lo que nos mantiene comunicados y tiene credibilidad por la seriedad de las personas que conforman los grupos”.

Por otra parte el periodista Gerardo Burgos quien condujo un programa radial difundido por una radio comunitaria llamada Bolivariana Maute 90.5 FM ubicada en San Antonio del Táchira hace mención del tema, “el estado de frontera es opositor, los medios que han circulado tienen la misma línea” por otra parte comenta que los comunicadores sociales que conforman los espacios radiales no poseen los conocimientos básicos que debe tener un comunicador social, “Los que manejan los medios no tienen idea de lo que se debe hacer en un medio de comunicación”, agrega que le dan cabida a contenidos que no son relevantes dentro de un programa radial, los servicios elementales como la falta del luz, de agua, situaciones de inseguridad y otros problemas de interés social no son tomados en cuenta.

Para contrarrestar esta situación, Burgos propone que se dicten talleres y charlas de formación para los comunicadores sociales pertenecientes a esta región. Aunque el tema de la exclusión también hace vida en el estado Táchira, debido a que los comunicadores sociales en casos extremos son censurados “Los periodistas de acá no se sienten capaces de difundir nuevas noticias por miedo a ser excluidos de sus trabajos”.

En el caso de Gerardo es uno de los profesionales que ha mantenido firme su legado “quiero, puedo y no me da miedo” haciendo uso de su profesionalismo para difundir por los medios pertinentes información relevante en materia de frontera. Hace hincapié en que “desde cualquier profesión sin el pueblo no somos nada”, en el caso de los periodistas dice “somos inherentes a la sociedad como la vida misma” por lo que no vacila en hablar de los problemas de los distintos sectores de la frontera ante los medios de comunicación.
Es importante acotar que la emisora Bolivariana Maute 90.5fm en la cual trabajaba Gerardo Burgos se encuentra fuera del aire desde hace dos meses aproximadamente debido a un problema con la caída de la plataforma.

Medios disponibles
Sin embargo, existen otros espacios en los que se les da participación y voz al pueblo y uno de ellos es el programa “La voz del pueblo” conducido por dos habitantes del poblado de Ureña, ubicada en la parroquia Nueva Arcadia “Integración 95.7fm”, un programa de información y opinión dedicado a difundir informaciones de interés social.
En uno de sus programas, en los que se les dio cabida a la población UBV se plantean sugerencias y datos importantes con respecto al cierre de la frontera.

En materia de frontera
En cuanto al cierre de la frontera Freddy Orosco conductor del programa radial “La voz del pueblo” Comenta que el pueblo de Ureña ha sido maltratado por parte de las autoridades encargadas de liderar el pueblo de Ureña, la situación desde su punto de vista se torna complicada debido a que la mano de obra de los productos que entran a este sector pertenece al pueblo de Santander y el pueblo se ha visto limitado a adquirir los productos de primera necesidad que obtenía al pasar la frontera y el costo actual del bolívar en Cúcuta no les permite comprar con facilidad debido a la disparidad cambiaria que existe, situación que no ha querido ver el colombiano.

Por otra parte Elías quien acompaña a Freddy en la conducción del programa “La voz del pueblo” agrega, que el pueblo colombiano es el que se ha visto afectado en mayor medida por el cierre de la frontera, en comparación con el territorio venezolano, esto debido a que varias empresas permanecen cerradas por la falta de compradores “El gobierno colombiano le da libertad a las casas de cambio y colocan el precio del bolívar al precio que les da la gana, hay gran cantidad de empresas cerradas por la ausencia de venezolanos que iban a comprar allí”.

De esta manera se evidencia la atención que requiere el pueblo de la frontera en materia de comunicaciones, pues es preocupante que en un sector con tanta movilización como lo es la frontera, no se conozcan las informaciones que se producen a nivel nacional por la falta de cobertura de las televisoras y emisoras transmitidas en los demás estados del país y que por parte del pueblo venezolano se desconozcan las noticias del acontecer en los pueblos que se encuentran en la frontera con el hermano país colombiano.

Jorgely

Estudiantes de la UBV en el seminario “Realidades de la Frontera” en la sede Táchira. En la foto:  Melissa Rodríguez, Marwis Piñerúa, Mayerling Gonzalez, María Gabriela Pertuz, Winderling Espinoza y Carlos García

corredorhumanitario

Corredor humanitario. Ciudadanos colombianos pasan cada 20 o 30 minutos a su paìs, sin contratiempos