Un monstruo llamado Andreas Lubitz


Andreas Lubitz irrumpió en nuestras vidas sin pedir permiso y, gracias a los medios de comunicación, comenzamos a saber sus pequeños secretos: tenía novia pero había terminado con ella (se dice que está embarazada); no obstante semanas antes de estrellar “deliberadamente” un Airbus con 149 personas a bordo en los Alpes franceses, compró dos vehículos Audi, uno para él y otro para su pareja; además poseía dos casas, una en Dusseldorf y la que compartía con sus padres en Montabaur; sufría de depresión (¿quién no en esta era?) y otra ex pareja contó que el joven quería hacer algo para que su nombre fuese recordado.

Todas esas historias, tejidas sólo a partir de la grabación registrada en una de las cajas negras del aparato, bastaron para achacar a Andreas un horrendo crimen, y han sido divulgadas por dos de los medios más sensacionalistas de Alemania: el Bild y el Die Welt, ambos del poderoso e influyente grupo editorial Axel Springer AG, que tiene conexiones con las transnacionales más grandes de tecnología, computación, carros de carrera, etc. El Bild es una mezcla de nuestros criollos “Últimas Noticias” y “6to Poder”.

Las “revelaciones” de esos dos rotativos, en competencia con las del New York Times (cuya fuente más acreditada es un “militar de alto rango”), santificadas y multiplicadas, han fabricado un monstruo y estigmatizado a su familia, haciendo que ya el dolor de perderlo se haga más pesado por tener que cargar en la conciencia la muerte de otras 149 almas.

Y mientras el mundo está “entretenido” con el cotilleo mediático, se pierde el sentido de la realidad. Por si fuera poco, ahora le echan la culpa también a otra tragedia: la de las Torres Gemelas, en septiembre de 2001, “ataque” por el cual George Bush emprendió en octubre de ese año la guerra contra Afganistán bajo el sugestivo nombre de “Operación Libertad Duradera”. ¿Por qué? Porque tras los choques de dos aviones contra las “Twins” se descubrió la vulnerabilidad de esas cabinas de vuelo y tomaron la decisión de asegurarlas bloqueándolas con claves secretas para que los malos musulmanes no pudiesen volver a abrirlas. Eso le sirvió a Andreas para completar su macabro plan de “suicidarse” con 149 personas más. El otro piloto fue al baño y lo dejó solo en la cabina. Después no quiso abrir la portezuela. No hubo poder humano que la derribara. Pero como las cosas tienen que pasar para que las cosas cambien, ya se decidió que los pilotos no pueden quedarse solos en las cabinas. Vamos a ver qué más inventan…

¿Y qué dijo el nunca bien ponderado presidente de los Estados Unidos Barack Obama, al enterarse de la noticia?: que había que descartar (¿adivinen qué?) un acto de terrorismo. A propósito de esto por Internet circulan cientos, miles de informaciones sobre el caso, pero sólo se vuelven virales las que alimentan la tesis del “suicidio-asesinato involuntario” de Andreas. Otras como las de este blog “Despierta al Futuro” que apuntan a que el avión fue derribado por una prueba “fallida” de la Fuerza Aérea Estadounidense, sólo se conocen por envíos más restringidos y desde luego, nadie lo cree, pero…¿Es creíble que una persona pueda cometer un acto de suicidio arrastrando a 149 más para que luego recuerden su nombre?

Pese a la fantasiosa historia, Lufthansa no ha podido liberarse de las demandas de algunos deudos, además de cancelar 50 mil euros a cada familia y se cree que tendrá que gastar en indemnizaciones 150 millones de euros. Por el momento, la línea aérea se apresuró a eliminar de su mercadeo el ahora premonitorio eslogan: “Prepárate para una sorpresa”.

Pero los medios tenían que crear al héroe también: Patrick Sondenheimer, el piloto que trató de abrir la puerta con un hacha y cuya última frase fue “Open The Damn Door” (“Abre la maldita puerta”). Andreas, el malo, el monstruo, presunto artífice del mortífero episodio, un joven, apuesto y perfecto alemán hasta ese día, al menos se ganó el título de “suicida” porque el de “terrorista”, ese sólo está reservado para los musulmanes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s