La “nachoasamblea” y su analfabetismo funcional


Definitivamente los que salieron electos por la oposición para ocupar curules en la Asamblea Nacional (“nachoasamblea” en lo sucesivo), han perdido el sentido de la realidad. Ya cansa ese “tonito” de que ellos son los “chéveres de la partida” “la última pepsi del desierto” “los que más saben” “los más bellos e inteligentes”. Quienes no pensamos como ellos somos ignorantes y no conocemos ni la “o” por lo redondo.

Haciendo un breve recuento del desempeño de este parlamento y de su bancada opositora, no puedo dejar pasar algo que escuché en una de esas entrevistas que hacen en el programa mañanero de Globovisión, Primera Página. Antes debo decir que en ese espacio han distorsionado la entrevista, género estelar del periodismo, hasta convertirla en una inocua plática entre amigos, cuando el vocero es de la MUD y donde sólo falta la caja de cerveza – Polar, claro – y la guitarrita, o en una actividad casi indagatoria e irrespetuosa, si la víctima es del chavismo. En ese programa el diputado opositor José Manuel Olivares afirmó que su nachoasamblea “revisará” los programas de formación de la Universidad Bolivariana de Venezuela, especialmente el de Medicina Integral Comunitaria a cuyos egresados llaman “chicheros”. Esto es muestra de dos cosas: 1) el diputado no conoce las facultades del parlamento unicameral y 2) el diputado es de una ignorancia supina. Según el Diccionario de la real Academia Española, RAE, la ignorancia supina es algo “que se da en alto grado” y, como ejemplo, agrega “Estupidez supina”.

Revisar universidades no es tarea del Legislativo porque para eso está el Ministerio del área, a menos que la nachoasamblea, pretenda “revisar” también los ministerios, los entes adscritos, las direcciones generales, en fin, el país nacional y todo su funcionamiento bajo la falsa premisa de que nada de lo que existe sirve y si es chavista menos. Pero lo peor de todo es que el periodista que lo entrevistó tampoco le cuestionó tan desatinada posición, lo cual puede significar una de dos cosas (o las dos cosas): 1) el periodista siguió fielmente la línea editorial de su canal; y 2) el periodista también sufre de ignorancia supina.

Hemos consultado a dos profesoras universitarias, ambas de la Universidad Central de Venezuela, con innegable trayectoria académica y que ahora están en la UBV: Eglée Zapata, Directora del Centro de Estudios de la Energía de la UBV y Yadira Córdova, ex rectora de la Casa de Los Saberes, ex ministra de Ciencia y Tecnología y de Educación Universitaria. Ellas se sorprendieron por la pregunta: ¿Puede la nachoasamblea revisar programas de la UBV o de cualquier otra universidad? Esta fue la respuesta: “Nooooooo. El Consejo Universitario de cada universidad aprueba los programas y luego éstos se elevan al Consejo Nacional de Universidades, único órgano facultado para cualquier revisión de esa naturaleza”. Zapata fue más allá: “No me extraña que ahora pretendan ponerle la mano también al CNU porque ellos van por todos logros de la revolución bolivariana”

Para información adicional tanto del diputado como del periodista que lo entrevistó en Globovisión: El Consejo Nacional de Universidades fue creado mediante el Decreto Presidencial No. 408, publicado en la Gaceta Oficial 22.123, de fecha 28 de septiembre de 1946, con el objeto de “mantener la unidad pedagógica, cultural y científica de las Universidades Nacionales”.

Una de sus facultades es: “Fijar los requisitos generales indispensables para la creación, eliminación, modificación y funcionamiento (cursiva nuestra) de Facultades, Escuelas, Institutos y demás divisiones equivalentes en las Universidades, y resolver, en cada caso, las solicitudes concretas que en ese sentido, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos, sean sometidas a su consideración”. O sea, la nachoasamblea nada tiene qué buscar en ese ámbito.

Debo decir algo más: quienes en este momento ejercemos la docencia en la Universidad Bolivariana de Venezuela, venimos, mayoritariamente de las universidades nacionales, es decir de la UCV, de la del Zulia, de la de Los Andes, hasta de la Católica Andrés Bello, es decir, no fuimos a estudiar al planeta Marte ni en la dimensión desconocida, en consecuencia nuestra formación la recibimos de esas casas de estudio y si tenemos debilidades académicas, que seguramente será así porque nadie en esta vida es perfecto (Oh, no, me equivoqué. Sí hay alguien perfecto: la MUD), se debe también a lo que nos impartieron en aquellas aulas. En la UBV, quienes orgullosamente día a día nos enfrentamos a miles de estudiantes, hemos tenido que aprender a desaprender para reaprender, es decir, dejar de hacer lo mismo de la misma manera para descubrir otras formas de hacerlas. Quitarnos la camisa de fuerza que nos puso una educación reduccionista, revisionista, para abrir nuestras mentes y enfrentar y reconocer con humildad que acaso nos habíamos equivocado y que es preciso reaprender. Militamos ahora en una educación liberadora y transformadora.

Epílogo

Pero es preciso hablar también de que, en su conjunto, los diputados opositores que conforman esa nachoasamblea padecen de un analfabetismo funcional alarmante. O si no recuerden a Delsa Solórzano y sus barriles de petróleo reciclables; o a Ramos Allup diciendo recientemente que el TSJ había “anulado” un artículo de la Carta Magna para favorecer al presidente Maduro.

Arturo Uslar Pietri define al analfabeta funcional en un artículo escrito en 1993. Dice Uslar: “el analfabeta funcional es un ser que ha recibido en la escuela, la enseñanza normal de la lectura y la escritura pero que en su vida ordinaria la usa muy poco, la maneja insuficiente y torpemente y no depende de ella para lo esencial de su información y comunicación. Prácticamente no lee libros, es poco y limitado su acceso a los periódicos y experimenta dificultades insalvables para obtener por escrito un pensamiento o un concepto”. Cualquier parecido con la realidad…no es coincidencia…

“Dime de qué te jactas y te diré de qué careces” reza el popular refrán. Sólo basta escuchar a los nachoasambleístas de lo que permanentemente se jactan: eficiencia, sabiduría, tolerancia, inteligencia, amor, paz, etc. Bueno, ya saben de qué carecen…

Anuncios

3 pensamientos en “La “nachoasamblea” y su analfabetismo funcional

  1. Pingback: La “nachoasamblea” y su analfabetismo funcional | Golpeando el Yunque

  2. Pingback: Ejemplo y análisis de una entrevista complaciente | Interpreta...Que algo queda

  3. Pingback: Periodista con Smolansky: Ejemplo y análisis de una entrevista complaciente | Golpeando el Yunque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s