Archivo de la etiqueta: Maca

¡Comuna o Nada! (Homenaje a Pablo Arteaga)


La última vez que entrevisté a Pablo Arteaga (lo correcto es “Artiaga” porque así le sonó al registrador del niño Pablo) fue en el año 2013 cuando él organizaba las primeras elecciones para el Parlamento Comunal de la Comuna Alicia Benítez.
Lo conocí gracias a la profesora Eglée Zapata, directora del Centro de Estudios de la Energía de la Universidad Bolivariana de Venezuela, desde donde se tendieron puentes “académicos” al incipiente movimiento comunal. Me correspondió diseñar e impartir talleres de comunicación y periodismo y así me acerqué a una comuna y más nunca me pude separar de ella.

La experiencia en la Comuna Alicia Benítez fue alucinante y cada visita era una aventura maravillosa. Llegar a Petare en el metro, cruzar toda la zona “comercial” donde el bachaquerismo hace de las suyas. En la fea, sucia y desarreglada redoma de Petare (reino de Carlos Ocariz) venden lo que menos te imagines a precios “dolartoday”. Cruzaba hasta el Puente Baloa para tomar la buseta de la ruta comunal. El transporte comenzaba a subir la cuesta. Una estrecha calle de doble vía donde el paisaje dominante era la basura. El chofer tenía que parar de cuando en cuando para darle paso a los que venían bajando. Diferentes letreros se veían en los ranchos: “se venden vacíos”; “Aquí: hielo fresco”; “Se corta pelo y bigote”; “se venden colchones viejos en buen estado”; “Pan casero a toda hora”. Y así subíamos y subíamos hasta llegar a Maca. Al bajar de la buseta ya te sentías en otro mundo. Caminar hasta la Chocolatera Modesta Veitía y entrar a la sede de la Comuna Alicia Benítez, es algo que nadie debería perderse.

En esa Chocolatera conocí a Pablo Arteaga. Un hombre joven, de verbo fuerte y claro (como la luna llena); chavista a morir. Hablaba con la Constitución en una mano y en la otra la Ley de las Comunas. Crítico y cuestionador, en las reuniones invitaba a hablar a todo el mundo porque creía en la libertad de expresión. Pablo era el motor pensante de la Comuna que reunía a 26 Consejos Comunales de la zona. Luchaba contra el burocratismo y fue ejemplo de organización, tanto que esa experiencia de la Alicia Benítez, fue “exportada” a otras regiones. Un día me dijo: “tú tienes que investigar por qué los únicos comités que no se conforman en los consejos comunales son los de información”. Y así lo hice. Cuando terminé mi investigación le mostré los resultados: “no se conforman porque creen que tienen que ser periodistas graduados”. Me dijo: “hay que cambiar esa mentalidad”. Tarea pendiente…

Una tarde Pablo fue a la UBV. Pablo era el pueblo. Aquella imagen se me quedó grabada y me recordó a Jesús reunido en el Templo con los sabios. Pablo con doctores y MsC, con académicos y gente “estudiada”. Y él allí, con toda su humildad, con esa luz que derramaba en cada palabra, dándonos pauta sobre cómo debíamos entrarle a la Comuna, y por dónde era que había que empezar; cómo era la gente, cuáles eran sus sueños y sus desventuras. “Hay que exigir la asistencia a los talleres, el que falte una vez no se le da diploma”. Y así se hizo.

En ese tiempo habíamos arrancado los talleres de formación donde varios docentes participamos: David Paravisini, José Manuel Rodríguez, Reinaldo Tamaris y quien esto escribe. Pablo pidió expresamente que después de eso se dictaran talleres para “formar a formadores” y así también lo hicimos porque su idea era que después la Comuna caminara sola.

Pablo Arteaga me enseñó realmente lo que era la “IAP” (Investigación-Acción-Participativa); me enseñó que no todo está en los libros de metodología; me enseñó que debemos acercarnos al pueblo y a la comunidad como a un nuevo sujeto social y político pero no para “observarlo” o “diagnosticarlo” sino para vivir sus problemas y encontrar la solución pensada y articulada; me enseñó a preparar el sancocho comunal y a compartir en diciembre las hallacas y el pan de jamón hechos en la Comuna. Me enseñó que el mejor chocolate del mundo, el de la Chocolatera Modesta Veitía, está hecho con amorosas y sacrificadas manos femeninas y que ni siquiera por eso ha encontrado en el gobierno revolucionario y feminista el apoyo necesario.

Tampoco se ha podido terminar la aldea universitaria que ya tiene cuatro años en construcción; tampoco Pdvsa ha atendido las necesidades del gas comunal y de la EPS “Cosoma”. Pablo me enseñó que ciertamente la comuna tiene detractores dentro del gobierno revolucionario…

Cuando terminaron los talleres hicimos una fiesta, preparamos un gran sanchocho comunal en una enorme olla; comimos los mejores chocolates del mundo. Se entregaron los diplomas de manos de la rectora de la UBV, Maryann Hanson y de la profesora Eglée Zapata. Sólo en revolución. Recuerdo que los profesores estábamos sentados en el público y Pablo nos dijo: “¿Qué hacen ustedes ahí? Ustedes tienen que estar aquí en el panel de honor…” Y así lo hicimos. A mí me dieron un diploma también, de facilitadora. El más importante de todos los que me han dado. Pasado el tiempo ellos son mi familia.

La historia cambió después. Pablo se nos fue demasiado pronto. Con los ojos aguaos y el nudo en la garganta le escribo estas líneas. Me lo imagino en la Constituyente donde nadie hubiese acallado su verbo fuerte, exigiendo que el Poder Popular debía estar, incluso por encima de la Constitución. “Al Poder Popular lo aplasta el Poder Constituido. Esa olla hay que voltearla”, decía Pablo y en la Comuna graficaban esto tal como se ve en la foto.

OLLA

Pero, Pablo ¿Tu crees que de verdad se logre tu sueño, que fue el mismo de Chávez?
Querido Pablo, descansa en paz…

El 23 de agosto eligen Parlamento Comunal de la Comuna Socialista Alicia Benítez


La Comuna Socialista Alicia Benítez se prepara acelerada pero organizadamente, para elegir su primer Parlamento Comunal el próximo 23 de agosto.
La entidad local, fundada el 23 de noviembre de 2013, con 23 consejos comunales, viene desarrollando un intenso trabajo comunitario en el eje Maca ubicado en Petare Sur, estado Miranda, Municipio Sucre y atiende a unas 20 mil familias.
Pablo Arteaga, vocero de la comuna, y uno de los motores de la organización, informó este martes que lo novedoso de esta elección es que también se votará por un reglamento que regulará el trabajo de los voceros y voceras que resulten electos.

Pablo Arteaga, vocero de la Comuna Alicia Benítez

Pablo Arteaga, vocero de la Comuna Alicia Benítez

¿Por qué es tan importante este reglamento?
– Tú sabes que la ley no tiene reglamento y la experiencia que conocemos es que cuando se elige a una persona ocurre muchas veces que esa persona se desconecta de la organización o toma decisiones inconsultas. El Reglamento de la Ley es una deuda que tienen la Asamblea Nacional y el Ministerio de las Comunas. Nosotros introdujimos un recurso de amparo pero el TSJ aún no se ha pronunciado y por eso hemos tomado la iniciativa de redactar un reglamento para esta elección y que los electos se vean comprometidos con su comunidad.

La Comuna Socialista Alicia Benítez acaba de concluir con éxito una serie de talleres de formación en diversas áreas del conocimiento impulsado por la Universidad Bolivariana de Venezuela a través del Centro de Estudios de la Energía (CECE) que conduce la profesora Eglée Zapata. Esos talleres fueron solicitados por la propia comunidad y los comuneros recibieron formación en Gobernabilidad y Valores Socialistas; Territorialidad (la comuna como ciudad, organización y planificación espacial); Producción y Economía Comunal; Comunicación e Información y elaboración de Proyectos. Todo ello con el objeto de prepararse para asumir la responsabilidad del Estado Comunal.
Ahora se inicia una fase de interacción y de multiplicación de esos saberes de las comunas para las comunas, y de esta manera generar un tejido social y comunitario que dé sustento a ese Estado Comunal.
Arteaga, quien medio en serio medio en broma se refiere al Municipio Sucre como “Sufre” (por todas las penurias que enfrenta esa localidad bajo el mandato del actual alcalde, Carlos Ocariz) estima que la elección del Parlamento Comunal “es un hecho histórico”, aunque manifiesta que no están de acuerdo con el mecanismo de elección que quedó consagrado en la Ley de las Comunas ya que éste contraviene el artículo 186 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que toma en cuenta la densidad poblacional para las elecciones de cargos populares.
-Tenemos que considerar que también será electo el vocero del Banco de la Comuna y entonces ese mecanismo de elección resta participación. El Ministerio de las Comunas dice que es un vocero principal y un suplente, cuando debería ser que por cada 100 electores se elija un vocero
¿Qué va a pasar el 23 de agosto?
– Quedarán electos 21 principales y 21 suplentes y como aquí en Maca hay empresas de producción social, por las empresas van a elegir tres principales y tres suplentes. Pero previo a esa elección estamos en el proceso de actualización del cuaderno electoral. Pueden postularse como candidatos a vocero o vocera, los mayores de 15 años y que vivan en la comunidad. Igual los mayores de 15 años tienen derecho al voto.
El comunero expone que en cumplimiento con el artículo 65 de la Ley de las Comunas, el proceso electoral tendrá el acompañamiento del Consejo Nacional Electoral.
Se calcula que serán instaladas 42 mesas de votación en todo el municipio y que participarán unos 12 mil electores y electoras. Las mesas estarán abiertas desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde (o hasta que queden electores por votar)
El Parlamento Comunal
Este mecanismo de participación popular es definido en el artículo 21 de la Ley Orgánica de las Comunas como “la máxima instancia del autogobierno en la Comuna; y sus decisiones se expresan mediante la aprobación de normativas para la regulación de la vida social y comunitaria, coadyuvar con el orden público, la convivencia, la primacía del interés colectivo sobre el interés particular y la defensa de los derechos humanos, así como en actos de gobierno sobre los aspectos de planificación, coordinación y ejecución de planes y ejecución de planes y proyectos en el ámbito de la Comuna”.

Está integrado por: Un vocero o vocera y su respectivo suplente, electo o electa por cada consejo comunal de la Comuna; Tres voceros o voceras y sus respectivos suplentes, electos o electas por las organizaciones socio-productivas; Un vocero o vocera y su respectivo suplente, en representación del Banco de la Comuna.
El período de ejercicio de los voceros y voceras ante el Parlamento Comunal es de tres años, pudiendo ser reelectos.

¡Comuna o Nada!

Pablo Arteaga, al igual que los comuneros de la Alicia Benítez, dedica todas sus energías en la organización del proceso electoral. En Venezuela es el estado Lara el que ostenta hasta ahora 102 Parlamentos Comunales, según nos informa Arteaga, y le sigue el estado Mérida, pero subraya con orgullo que es la Alicia Benítez la que elegirá su Parlamento con un reglamento interno que regulará el trabajo de los voceros electos y actuará también como instrumento contralor de esa gestión..

“Nosotros queremos tener nuestro reglamento interno y que la comunidad sepa que los voceros que elija tienen que cumplirlo”, afirma al tiempo de anunciar que este miércoles 13 de agosto será dedicado a la redacción del instrumento.

– Un parlamento comunal no es cualquier cosa porque es legado de nuestro Comandante Chávez que decía que comuna o nada en el golpe de timón. Hay gente que le tiene miedo a que el poder popular se empodere y hablan de eso pero de la boca hacia afuera. Para nosotros es muy emocionante esta elección y comprometedora porque por primera vez asumiremos la responsabilidad para discutir nuestro presupuesto. ¡Comuna o Nada!

Ley de las comunas

 

La tragedia (y el negocio) del gas doméstico en Venezuela


Camiones que ya no suben los cerros de Maca

Camiones que ya no suben los cerros de Maca

Uno de los aspectos más polémicos de la Ley Orgánica de Las Comunas es, precisamente, la transferencia de competencias y servicios porque definitivamente es lo que significa el verdadero poder para el pueblo, al tiempo de romper con la cadena de corrupción, negocios y tráfico de influencia que se han enquistado de manera preocupante e impune en nuestras instituciones.
En su artículo 64 el instrumento legal es contundente: “La República, los estados y municipios, de acuerdo con la ley que regula el proceso de transferencias y descentralización de competencias y atribuciones, transferirán a las comunas y a los sistemas de agregación que de éstas surjan, funciones de gestión, administración, control de servicios y ejecución de obras, atribuidos a aquéllos por la Constitución de la República, en pro de mejorar la eficiencia y los resultados en beneficio del colectivo”.
Pero una cosa dice la ley y otra muy distinta hacen las instituciones del Estado. El pueblo organizado viene trabajando en función de lograr el autogobierno que alude la misma Ley “para la edificación del estado comunal”.
Es un proceso que a veces se nos antoja lento y escabroso porque a medida que las comunidades se apropian de su propio destino, van arrasando con los viejos esquemas que se niegan a morir y el “poder constituido” (como ellos le llaman) no ayuda mucho. Algunas comunas ya iniciaron la fase de formación y en eso está cooperando la Universidad Bolivariana de Venezuela, a través del Centro de Estudios de la Energía, compartiendo saberes con los voceros y voceras de la Comuna Alicia Benítez, ubicada en Maca, Petare, y esa gente cada vez se hace más fuerte en términos del conocimiento que no sólo ya manejan con soltura sino que lo aplican con certeza.
Conscientes de sus propias limitaciones y viviendo en un entorno por demás hostil ( gracias a al gobierno local de Carlos Ocariz), lleno de problemas que te saltan en la cara apenas comienzas a subir esos cerros, la gente de Maca viene exigiendo la transferencia de competencias en el servicio de gas ya que las familias que habitan el sector aún no cuentan con ese combustible en forma directa y dependen de una bombona. Ver enormes colas de gente a las puertas de los llenaderos de Pdvsa Gas en diversos sectores, se ha hecho una costumbre. El gas directo, al parecer, es una promesa difícil de cumplir y es evidente el negocio pues proliferan empresas privadas, además de otros aspectos colaterales como los cilindros (bombonas) que a veces también escasean. El que sufre es el pueblo. ¿Alguna vez se entenderá eso?
Jhonny Sánchez, vocero de la Comuna Alicia Benítez y responsable de la empresa comunal de gas COSOMA, expone que con el servicio que prestan se benefician seis mil familias en Petare, vendiendo la bombona de gas de 10 Kg a Bs. 5; la de 17 Kg a Bs. 10 y la de 43 Kg a Bs 43. No obstante, Pdvsa Comunal privilegia más a “Gas Caracas”, una firma privada que incluso ofrece los cilindros (bombonas) a Bs. 15, Bs. 20 o Bs. 50, dependiendo de su capacidad.

Jhonny Sánchez, de la Comuna Alicia Benítez, responsable de la empresa comunal de gas COSOMA

Jhonny Sánchez, de la Comuna Alicia Benítez, responsable de la empresa comunal de gas COSOMA


“Ellos cargan el gas en la misma planta de llenado, en Pdvsa Comunal, y reciben un subsidio que no nos dan a nosotros, entonces siempre estaremos en desventaja”, explica Sánchez.
¿Por qué ese trato diferente?
– Esa es la pregunta que hemos hecho a Pdvsa Gas en diferentes reuniones y no nos saben decir. Nosotros estamos haciendo lo mismo que la privada y tratando de que la comunidad se sienta mejor. Nosotros le hemos ahorrado a esas familias seis millardos por concepto de compra del gas doméstico. Ya cumplimos un año prestando el servicio pero en muy malas condiciones.
No es fácil andar por las calles de Maca. Son subidas muy estrechas, llenas de curvas y hay que fajarse para que el carro np se te vaya para atrás…En esas subidas y bajadas, los vehículos sufren y los conductores más…
-La planta de Pdvsa Comunal nos dotó con dos camiones – cuenta Sánchez-pero en mal estado. Los tenemos desde 2010 y subir estos cerros no es nada fácil, los carros siempre se dañan y a veces las paramos hasta 15 días. Esos camiones ya no dan más y no queremos prestar un mal servicio. Además cuando nosotros no vendemos el gas, la otra empresa aprovecha. Tenemos más de dos años pidiéndole cauchos a Pdvsa pero no escuchan.
En proyecto
Debido a los persistentes problemas que a veces impiden a la empresa comunal COSOMA prestar un servicio eficiente, la Comuna entregó al presidente Nicolás Maduro un proyecto autosustentable pero hasta ahora no han recibido respuesta. Esos males se acabarán el día en que llegue el gas directo a las comunidades, dice Jhonny Sánchez, como pensando en voz alta. “Necesitamos dos camiones y la transferencia del servicio de gas”, ratifica el vocero, recordándole al presidente Maduro que recientemente anunció la llegada de 900 vehículos: “Presidente, de esos 900 camiones, por favor sólo necesitamos dos”. Y es el clamor de miles de familias…
Para llegar aquí hay que echarle un camión...

Para llegar aquí hay que echarle un camión…

Ley de las comunas


Los habitantes de Maca, Comuna Socialista ubicada en Petare, estado Miranda, están tan hartos de la basura que se han ideado esta sutil forma de persuadir. Tal vez Henrique Capriles y Carlos Ocariz reciban este explícito mensaje…¿Usted qué cree?