El relanzamiento de San Capriles


Eliseo Verón, semiólogo argentino fallecido recientemente, decía que el discurso político tiene especialmente una función persuasiva y sobre esa base es un intento de apoderarse de los destinatarios de ese discurso.

El poder de un discurso puede estudiarse únicamente en otro discurso que es su “efecto” (1979), es decir, el efecto de una palabra puede ser una conducta no verbal y eso es lo que está implícito en la nueva versión de Henrique Capriles, del Capriles “recargado” (“reloaded”) que hemos visto esta semana y cuya característica de “líder” viene dada por los momentos escogidos para saltar a la palestra luego de largos silencios.

La rueda de prensa que ofreció el lunes ante medios nacionales e internacionales, mostró al mismo Capriles de marzo de 2012, cuando no disimuló su satisfacción por la muerte de Hugo Chávez Frías al decir “El presidente Chávez no está. Nadie se los puede devolver”.

El triunfo del presidente Nicolás Maduro, y los eventos dolorosos que promovió el niño malcriado al no aceptar, zapateando, incluso, los resultados electorales de abril de 2013, lo sumieron en otra larga noche desdibujando su imagen prefabricada. “Ahora no hablo más”, se dijo entonces, y dejó correr las aguas…
Otra vez lo tenemos de candidato presidencial, nadando en la ola del oportunismo, en medio de circunstancias igualmente complejas para el país. De allí su discurso, estrenando nuevas entidades en el lenguaje que pretenden “comprar” lo que él considera “chavismo descontento”.
Le vimos el lunes gracias a la página Prodavinci, la cual, encubierta bajo el manto de la cultura y la lectura, se ha convertido en uno de los tantos portales web que promueven al candidato eterno de la oposición criolla. Hasta se tomaron el trabajo de decirnos las 10 “claves” de aquel evento.

Autoritario y demagógico: Capriles, simpático y cercano a los medios, informalmente vestido, con ojeras violáceas y semblante alterado, se ubicó dando la espalda al mensaje “Sobran razones para unirnos” (¿Sobran razones para dudar?). En realidad, tras esa fachada de bonhomía, lo que hay es un discurso autoritario y demagógico, en el cual trata de usar una pretendida “autoridad” para persuadir a sus destinatarios de que él ostentaría (en un hipotético escenario) un poder “compartido” con el otro (en este caso con los chavistas) para arremeter contra un tercero: Nicolás Maduro.

Complacencia mediática: Pero los medios de comunicación, y periodistas increíblemente complacientes, le reconstruyeron el sermón para venderlo de nuevo ante Venezuela y el mundo como la “alternativa”, que es la primera nueva entidad explotada en su arenga del lunes. Recordemos que María Corina Machado y Leopoldo López hablaron de “la salida” hace justo un año pero en ese combo no entró Capriles.

Entonces acá le presentamos las “claves” que Prodavinci.com filtró:
Queremos una salida pacífica: la renuncia es un camino (¿es pacífica la renuncia del Presidente?)
80% rechaza a Nicolás Maduro (nadie le preguntó de dónde sacó ese porcentaje)
Pregunten lo que quieran, no estamos en el Palacio de Miraflores, donde hay censura…
– En Miraflores no saben lo que es un “SMS”
– Yo hago mis compras, no soy un enchufado (¿Usted lo ha visto haciendo alguna cola?)
Los cerros no van a bajar. Hay que subir allá y hablar con ellos (con los de los cerros)
Al Presidente Maduro: “Quédate por allá, nadie te extraña aquí”. Pregúntale a los taxistas ¿Tu lo quieres? Nooo, te lo regalo (risas y aplausos)
Nicolás quiere imitar mal al presidente Chávez. Yo me entrompé a un adversario que políticamente tenía peso como el presidente Chávez y perdí las elecciones. Pero Maduro es un político de peso, sí, pero de peso corporal… (risas y aplausos)
La visita de Maduro al Papa eso fue puro cuento, a mí sí me recibió
– En Rusia lo recibió un vicecanciller (al Presidente) y ahora deben estar viendo cómo hacen con la foto, harán un montaje (risas y aplausos. ¿Cómo queda esta afirmación ahora si es público y notorio que Maduro y Putin se reunieron?)
Hace siete años yo fui pa’ China y los chinos me dijeron “tu país crece pero no progresa” (no dijo cuáles chinos ni nadie le preguntó)
Una periodista quiso saber por los jóvenes que insisten en las guarimbas, y a su interrogante le añade “Sabemos que son infiltrados” (¿Cómo sabe ella eso? ¿lo investigó?):
– Si alguien no se ha dado cuenta que con la guarimba no se logra el objetivo, no aprendió. Yo le pido que se dé cuenta. Eso de sal y mátate tú…(¿Entonces sí lo ordenó?)
Yo no tengo toda la verdad, el único que tiene la verdad es Dios.
– No me voy a robar el espacio de Chúo
– Quieren coartarme. Cambiaron la constitución de Miranda a lo arrecho y no puedo ir ni pa’ La Guaira a comerme un pescao allá (risas y aplausos). Pero yo no le voy a parar a eso (aplausos) Nadie le pregunta cómo hace para viajar a Miami o adónde le da la gana cada vez que quiere.
El miedo a la cárcel es como la virginidad se pierde una sola vez. Es decir yo miedo a eso no tengo (¿a qué?)
– No queremos parecernos a Nicolás
Esta nueva versión de Capriles manejó a sus anchas la rueda de prensa, hizo chistes malos que los periodistas celebraban; se burló del presidente Maduro a quien se refirió siempre como “Nicolás”. Llamó “ladrones” a los funcionarios del gobierno e incluso llegó a afirmar que se habían “robado todo”, hasta el avión presidencial (¿no recuerda acaso que el presidente Maduro denunció sabotaje en esa nave y que está actualmente en revisión?). Nadie le preguntó si tenía pruebas de esos hechos y esas afirmaciones quedaron como verdades. Sólo se escuchaban risas. El público que le acompañó no fue mostrado en el video que ofrece Prodavinci, pero de tanto en tanto le interrumpía con aplausos e incluso propuso como candidata a la Asamblea Nacional a la ex secretaria juvenil de AD, Liliana Hernández.
En realidad aquello no fue una rueda de prensa, sino un encuentro amigable con los medios, el relanzamiento de “San Capriles”, donde sólo faltaron la guitarrita, la caja de cervezas y las “selfies”.

Nota de la autora: hay una peligrosa tendencia a “servir” informaciones arregladas en eso que ahora llaman “las 10 claves de…”; “Las mejores frases de…”; ” lo mejor del discuurso de…”. ¿Sabe usted quién hizo la selección? ¿Sabe si quien lo hizo tiene autoridad para decirle a usted lo que debe o no debe leer? Se trata de uno de los métodos de la agenda setting, tema que ya hemos analizado en otros artículos disponibles en este blog. Recomiendo no hacer caso de esas “claves” e ir directo a la fuente noticiosa pues es una manera de filtrar la información y de posicionar matrices de opinión.

Anuncios

“Cuba sí, yankees too” ¿Estamos narcotizados?


Luego del apabullante número de noticias difundidas ayer por los medios masivos de comunicación, multiplicadas al mil por ciento a través de las redes sociales, recordé a Paul Lazarsfeld. Lazarsfeld fue un sociólogo austríaco que dejó numerosos estudios, junto a Robert Merton, sobre los medios y sus efectos. Decía el investigador que los medios cumplen tres funciones: conferir estatus; imponer normas sociales y disfunción narcotizante. Me detendré brevemente en la última.
El día de ayer lunes 17 de diciembre de 2014, quedará para la historia de este año como de los más noticiosos. El problema es que tantos anuncios, tan seguidos, uno más impactante que el anterior, generan algo parecido a cuando tenemos altos niveles de adrenalina en el cuerpo: no nos damos cuenta de nuestros propios males, de nuestros dolores, hasta que ésta baja. Así funciona la información o, más bien, como ha dicho Ignacio Ramonet, la “sobreabundancia” de información que nos impide pensar, reflexionar, detenernos un minuto para entender cómo eso nos afecta o no. Esta es esa disfunción narcotizante de la cual habla Lazarsfeld. Es un aluvión de información que lejos de estimular a las audiencias para saber más sobre el trasfondo de esas noticias, las vuelve apáticas porque piensan que ya lo saben todo sobre esos temas y es suficiente con lo que le dicen los medios. Lazarsfeld y Merton llaman a los medios “los narcóticos sociales más directos y eficaces” y como la adrenalina alta, pueden impedirnos ver hasta nuestra propia enfermedad.
Como la canción aquella de Franco de Vita ayer “volamos, fuera de este mundo por un rato…” La lista de noticias saturó a los medios. Los canales de TV brincaban de corresponsal en corresponsal (como el control del televisor de canal en canal) tratando de dar cobertura a todo, en una carrera frenética de competencia mediática, todo ello aderezado por millones de “likes” y “hashtags” de Facebook, Twitter, Instagram, etc. Cumpliendo mi propia agenda setting, hice esta lista de noticias y sólo me faltó decir: “Así es como está el mundo”: aparte de los 184 años de la muerte de nuestro Simón y del cumpleaños del Papa Francisco, tenemos que: 1-Cuba-EEUU reanudan relaciones diplomáticas; 2-Farc anuncia cese al fuego unilateral e indefinido; 3-renunció jefe de la Usaid tras liberación del espía Alan Gross; 4-los cinco héroes cubanos ya están en casa; 5-Parlamento Europeo reconoce Estado Palestino; 6-sacan a Hamás de la lista de terroristas; 7-Unasur aprueba “Ciudadanía Suramericana”; 8- Cumbre del Mercosur rechaza sanciones hacia Venezuela por parte de EEUU; 9- Inminente inclusión de Bolivia en Mercosur. También ayer China concedió el Premio Confucio de la Paz a Fidel Castro.
Desde luego, la noticia mejor manejada mediáticamente fue la que unía a dos países antagonistas como Cuba y Estados Unidos. Parece que fue pensado y acordado el momento justo de la liberación de los presos que en cada país son llamados “espías”. Mientras se instalaba la Cumbre del Mercosur, se partía la pantalla para ver la llegada en avión del espìa Alan Gross a su Patria y lo mismo con los tres cubanos, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labaniño. Nos puso sobre aviso un mensaje de twitter de René Gonzalez quien fue liberado antes.

rene
La Cumbre del Mercosur quedó en segundo y hasta en tercer plano pues los dos presidentes, Barack Obama (EEUU) y Raúl Castro (Cuba), se dirigieron al mundo casi simultáneamente, con discursos amigables, de reconciliación y hasta de arrepentimiento en el caso de Obama (con frases en perfecto español y todo), de reconocimiento a un país como Canadá (por parte de Castro), tan cuestionado por su política abiertamente derechista, guerrerista y servil a las políticas de EEUU. Esto dejó sin palabras a más de uno. Luego las imágenes del pueblo cubano en La Habana saturaron las pantallas y nuestros sentidos, al igual que las de los cubanos mayameros llamando “asesino” (¿ahora sí?) a Obama. Los medios se extendieron en análisis de expertos buscando una interpretación a todo aquello pues, claro está, fue la noticia del día, del año, del siglo. Al final del día sólo se hablaba de eso. Lo demás, sencillamente, no había pasado.
Cierro esta parte con Ramonet, sólo como reflexión ante el brutal bombardeo mediático de ayer: “El sistema de información apuesta por la pereza del ciudadano, para que éste no descubra fácilmente las manipulaciones groseras que realiza el poder en determinados contextos conflictivos”.
Sobre Cuba: Venezuela votó en 1962 la salida de Cuba de la OEA y hasta aprobó las sanciones contra la Isla. Dos presidentes: Jimmy Carter y Hugo Chávez, trabajaron incansablemente por la normalización de la situación diplomática. Hay que reconocer que también Carlos Andrés Pérez abrió vuelos a Cuba con ciertas restricciones.
Piensa mal y acertarás. Esto no lo dice ningún científico de la comunicación social ni mucho menos. Lo dice el pueblo. Lo mejor de los anuncios sobre la situación de Cuba y Estados Unidos es que levanten el bloqueo económico inhumano a la Isla que ya se prolonga por más de 50 años, pero llama la atención el momento en que se toma la decisión. Y hay que preguntar: “¿cómo quedo yo allí?”, digo, Venezuela, luego de tanto apoyo al gobierno cubano.
Dicen que los norteamericanos no dan un paso sin medirlo. Es evidente que la acción dará unos puntos más a la desprestigiada imagen tanto de Barack Obama como de Estados Unidos. ¿Veremos florecer de nuevo el ron con Coca-Cola? ¿es una estrategia para aislar a Venezuela en un momento de profunda crisis económica? ¿Qué hará Cuba? ¿El grito “Cuba sí yankees no” se cambia por “Cuba sí yankees too” (yankees también)? ¿Se invierten los papeles y ahora Estados Unidos es el nuevo mejor amigo de Cuba?

“Así es como está el mundo” (¿según quién?) o ¿porqué los grandes medios dejan de publicar ciertas informaciones?


Cada día miles de informaciones son tiradas al cesto de la basura o al “trash” de la computadora por editores de medios y periodistas. A la redacción periodística de un gran medio pueden llegar hasta mil noticias en 24 horas. Un periódico sólo puede absorber entre 150 y 200 noticias, las emisoras de radio y TV aún son capaces de asumir menos volumen de informaciones. De todas ellas, sólo un mínimo porcentaje correspondiente al ámbito local llega a ser realmente noticia en ese medio de gran difusión y todavía una menor cantidad de esos acontecimientos son observados directamente por los periodistas.

¿La razón? existen varias. Las más inocuas son por considerar que son “cosas sin importancia” que “nadie” se interesará en leer. En este sentido la hipótesis de la agenda settin (Maxwell McCombs y Donald Shaw, 1972) establece que “a través de la práctica diaria de la estructuración de la realidad local, los medios influyen en la agenda de interés de sus lectores-oyentes-espectadores”.

Es decir, el medio establece qué interesa y qué no, qué publica y qué no; incluso decide qué es noticia y qué no por diversas razones: 1) Por afectar su línea editorial; 2) por tocar sus intereses publicitarios; 3) Porque el periodista considera que la información no es importante (es “caliche” como decimos en Venezuela) y en consecuencia ¿para qué escribirla si el periódico no la ubicará en lugar privilegado?. 4) por falta de espacio; 5) por decisión del comité editorial; 6) por privilegiar espacio publicitario.

Las consecuencias de este tipo de decisiones son muchas pero destacaremos dos principales:

  1. Comprensión parcial de la realidad social: Los medios sólo publican una parte de la realidad, con lo cual el público ignora otros campos relevantes. Por ej: países en los cuales los medios se centran en la información nacional, generan etnocentrismo, o cuando se ignora información sobre las mujeres, el medio ambiente o sobre las minorías, se puede generar desconocimiento e indiferencia.
  2. Desinformación de la audiencia mediante la ocultación de lo realmente importante: Los periodistas pueden inventar la actualidad -distinto de inventar la noticia-  Ello se consigue llevando al candelero informaciones o personajes que no debieran ocupar un lugar preferente en los medios y desestimando, por contra, la actualidad verdadera.

El impacto de esto es más peligroso aún: lo que no entra en la agenda de los medios NO existe o nunca pasó (que es peor); se afecta la percepción del público respecto a los asuntos de “interés nacional”.

En otras investigaciones tenemos que en 1950, David White decidió aplicar al estudio de la práctica productiva periodística el concepto de gatekeeping, acuñado por Kurt Lewin en 1947 en el campo de la psicología. El concepto de gatekeeping (cuidado de la puerta o del acceso) investiga la manera irregular en que las informaciones circulan y se encuentran sometidas a instancias que las demoran o “traban” en algún punto de la cadena comunicacional, y la fluidez con que circulan luego aquellas que consiguen pasar la barrera. Estos lugares de demora o nudos que actúan como barrera y filtro en la circulación de la información serían los gatekeepers o porteros.

En el campo del periodismo, White “utilizó el concepto para determinar los puntos que funcionan como «porterías», que determinan si la información pasa o es descartada” (Wolf, 1991: 205).

La primera etapa en los estudios sobre la producción de la noticia, la investigación sobre el gatekeeping se centró en la relación entre los contenidos publicados en los diarios y el proceso de filtrado de la información.Estableció, básicamente, dos hipótesis:

  1. los acontecimientos no acceden a la categoría noticia porque no reúnen las condiciones para serlo (no tienen relevancia), y
  2. porque son más de lo mismo (son redundantes, ya hay o hubo otros similares)

Nosotros agregamos que estas dos decisiones son exclusividad del medio de comunicación. Los consumidores de noticias no tienen acceso a ello.

De modo que cuando escuches en un noticiario de TV o de radio la trillada frase de: “así es como está el mundo” o “estas son las noticias más importantes hasta esta hora”; o leas los titulares de las primeras planas en los medios impresos, intepreta lo que te quieren decir esos medios: “así es como YO digo que está el mundo” o “estas son las noticias más importantes hasta esta hora que YO seleccioné (para tí, audiencia)” o estos son los titulares de las noticias que YO quise publicar hoy…(y no me interesa lo que tú espectador, audiencia, lector, público, etc., pienses)

Los medios comunitarios y alternativos están invirtiendo eso, Internet y el periodismo ciudadano también.

El enlace que les ofrecemos hoy, sobre Proyecto Censurado, se ocupa de las miles de informaciones que los medios “censuran” por diversos intereses.

http://www.proyectocensurado.org/

Imagen

Esta noticia, que fue ocultada celosamente por el aparato militar estadounidense y no fue publicada en ningún medio “importante”, describe los estragos psicológicos entre los soldados dedicados a tareas mortuorias, como preparación y empaque de cadáveres para enviarlos de regreso a EEUU. (Proyecto Censurado 2010)

Notas bibliográficas:

Universidad de la Sabana: TEORÍAS, ESCUELAS, MODELOS Y AUTORES EN COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN

WOLF, Mauro. La investigación de la comunicación de masas. Crítica y perspectivas. (v.o. 1985) Barcelona. Paidós. 1987

WOLF, Mauro. Los efectos sociales de los media. (v.o. 1992). Barcelona. Paidós. 1995