Archivo de la categoría: Guerra Económica

¿Y ahora qué viene?


Estoy escribiendo esto un poco apurada pues no sé hasta cuándo pueda disfrutar de la conexión a Internet…Hoy en la mañana (mañana de cuarentena), mientras veía un capítulo de The Big Bang Theory, ese donde Sheldon Cooper se disfraza de Flash Gordon, de pronto la imagen desapareció de mi televisor…Ya sabes, se puso negra la pantalla y quedó ese cuadrito azul y amarillo donde te dicen que el canal ya no está disponible…Entonces recordé que aún no estaba vencido el pago de mi plan, que tengo cargado a mi cuenta bancaria…Nada…Entonces encendí el celular para preguntar si a alguien más le ocurría lo mismo en el edificio y allí estaba la noticia: “DirecTV se va de Venezuela”…Pero luego me llegó un SMS, desde un número Digitel. Era DirecTV avisándome que mi factura llegaría el 21 y que tuviese los recursos “disponibles”…

La compañía de telecomunicaciones estadounidenses AT&T Latinoamérica publicó que cerrarán operaciones en Venezuela debido a las sanciones unilaterales del gobierno de Donald Trump, se leía en un reporte de VTV.

En el cuadrito azul y amarillo de la pantalla decía también que debía llamar a un número en Colombia (¡Colombia! ¡Siempre Colombia! ¡Hasta Cuándo Colombia!) para más información y pues luego me quedé esperando, viendo cómo la palabra Directv jugaba en la pantalla…Recordé cuando hubo el apagón y pensé “se apagó la modernidad”…Francamente esperé que cayera una bomba de algún lado esa vez del apagón…Y esta mañana esperé “algo” también.

Afuera la calle estaba llena de gente, de ventorrillos de verduras, carnes, pollo, cosas de limpieza…¡Como si nada! Así que me fui a comprar porque pa’ luego es tarde…

Pensé que cumplirían la amenaza de sacar a Venezuela del sistema Swift también y entonces quizás no pasaría la tarjeta de débito ¿cómo diablos iba a pagar los alimentos si tampoco tengo efectivo? Hace rato que aquí ya no se usa eso, además todo está dolarizado. Hoy la cotización del dólar era de BsF 183 mil…El miedo funcionó.

Me vestí de pandemia y bajé, usando una mascarilla de fabricación propia pero, eso sí, con el sello de Carolina Herrera, pues la hice de una bolsa que me regalaron en la tienda donde alguna vez me compré un perfume de la diva criolla que triunfa en New York…La bolsa es de una tela hidrofóbica, ideal para eso, se llama “pellón” y además es de color rojo con sus iniciales CH…

Bueno, compré lo que necesitaba…Pocas personas comentaban lo de DirecTV. Empezó la paranoia de mis vecinos: “No dejen entrar a nadie que venga a quitar los cables y las antenas de DirecTV porque realmente son asaltantes”…Yo no hice nada, dejé todo como está conectado hace 10 o 12 años…Me dije y ¿qué viene ahora?…Llegué a casa con el protocolo de desinfección de la OMS, ya sabes, dejar los zapatos fuera de casa, quitarte la ropa que usaste y echarla en la lavadora. Lavarte las manos. Sacar todo de las bolsas. Lavarte las manos. Botar las bolsas. Lavarte las manos. Agradecí que hay agua y jabón.

Vivir una pandemia de esta manera es un poco difícil…Ya lo he dicho en otras publicaciones, creo que Venezuela es el único país que está enfrentando el COVID-19 y también una crisis generada por las sanciones de Trump que no tienen ningún sentido. Mientras el diputado de La Guaira, Juan Guaidó, tuitea y se alegra de la tragedia que significa no tener gasolina, por ejemplo…Para él es un triunfo que DirecTV se vaya de Venezuela y deje sin entretenimiento a un 40% de la población…Les digo que en los barrios, en los cerros se ven decenas de antenas de esa operadora de cable, o sea que el más golpeado es el pueblo otra vez y no solamente los chavistas…Un día estuve en un páramo de Trujillo y vi un ranchito con una antena de DirecTV.

2020_05_19_20.50.35_edit

Esto es en Cabimbú, Trujillo…Vean la bombona rosada de gas. Un ranchito de bahareque con todas sus instalaciones…Bueno ya le faltan dos cosas: gas y entretenimiento (Foto Luisana Colomine)

 

Cooperación iraní

Vivimos en Venezuela, como en ningún otro país, repito, un momento geopolítico estelar a causa de las medidas coercitivas de Trump…China, Rusia y Cuba han sido claves en la asistencia en aspectos vitales como salud, alimentación, ciencia, farmacología, medicina.

Ahora se une Irán tras una falta de combustible debido al quiebre de las refinerías petroleras en Venezuela por la carencia de componentes necesarios para la producción.

La escasez de gasolina hace peligrar la distribución de alimentos, en primera línea, y el soporte a servicios como el gas doméstico. No dudo en calificar esto de genocidio contra la Patria de Bolívar mientras el “diputado de La Guaira”, pide más castigos contra su propia nación y exige que los barcos iraníes sean detenidos sin pensar ni por un segundo en las necesidades del pueblo.

La escasez de gasolina viene sintiéndose desde hace un par de años, más o menos, y justo durante la pandemia la situación se ha agravado al punto de vivir un racionamiento más agudo que cuando el paro petrolero de 2002, pocos meses después del intento de derribar a Hugo Chávez el 11 de abril. Es realmente dramático lo que vivimos en Venezuela, algo que al parecer no afecta al diputado de La Guaira…

Cuando escribo esto esperamos la llegada de cinco buques iraníes: El Clavel, el Forest, el Faxon, el Fortune y el Petunia. Los análisis de algunos “expertos” hablan de un negocio para Irán. Me pregunto ¿y qué? ¿Acaso los  negocios de Guaidó y Trump son los únicos válidos? ¿Acaso debemos aceptar el pillaje cometido con nuestras riquezas a manos de un “gobierno” ficticio (y los medios guailovers ponen la coletilla “apoyado por medio centenar de países”, como si eso lo legitimara. Yo no voté por él)?

La cooperación iraní es algo inesperado para Trump que lo crispa y lo desafía. En 2002, Lula le mandó ayuda a Chávez desde Brasil. Es ayuda humanitaria para Venezuela. Guaidó ha demostrado ser una persona inhumana desde que abandonó a los militares que le siguieron en su locura hace un año. Ahora lo ratifica enviando mensajes de tuiter tan absurdos como él mismo, alentando la posición autoritaria de Donald Trump, quien amenazó con impedir que los barcos lleguen a Venezuela. La Asamblea Nacional tampoco tiene facultades para eso pues la política exterior corresponde solo al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, es decir, Nicolás Maduro.

Irán, que aún no se recupera del vil asesinato del General Qasem Soleimani, en un ataque de EEUU, respondió de manera enérgica al díscolo presidente gringo, cuyas políticas para combatir el COVID-19 colocan a ese país a la cabeza de los contagios y las muertes en el mundo…

Me preguntaba ¿qué viene ahora? en el título de este trabajo: pienso que el “blackout” se intensificará, acentuado en las telecomunicaciones paralelamente al colapso de los servicios más elementales como el gas doméstico, la electricidad, los alimentos.

Se me nubla la mente cuando escribo eso porque nunca pensé que llegaríamos a este extremo…Y pido la solidaridad de quien pueda leer esto. Venezuela ha abierto sus brazos al mundo. Bien, ahora le toca al mundo…

#Venezuela Experto economista recomienda la economía solidaria para resistir la hiperinflación


Frases de nuestro entrevistado de hoy: economista Oscar Javier Forero

Técnicamente se habla de hiperinflación cuando la inflación anual está por encima del 100 por ciento, entonces según ese concepto estamos ya en hiperinflación. Este proceso puede durar de uno a dos años y medio

La guerra económica en términos absolutos no aplica dentro del contexto de la economía venezolana. Hay una sumatoria de factores que incluyen también ineficiencia y corrupción.

La política de bonos no es recomendable en un proceso de hiperinflación. El año pasado, con los dos bonos que se dieron se llegó a 4 billones de bolívares. Eso es el 50% del presupuesto nacional de 2016.

 

Todos los días, en Venezuela la gente se levanta en las mañanas con un sobresalto. Pendiente de adquirir algún medicamento; llenar un poco la nevera y la despensa; o cómo será el día en los cajeros con las colas tratando de obtener un poco de efectivo; La lucha con los portales de algunos bancos que casi nunca están disponibles, para poder hacer transferencias. La gente se acuesta tarde tratando de entrar en esos sitios y pagar sus cuentas ya que las chequeras pasaron a mejor vida. Ir al trabajo se hace difícil porque el transporte colectivo ha disminuido significativamente. Las “busetas” pasan cada media hora y cuando llegan casi ni se puede entrar por el gentío. Uno trata de no enfermarse. Las consultas médicas privadas oscilan entre los Bs 250 mil y los Bs 750 mil. Los Centros de Diagnóstico Integral (CDI) son una valiosa alternativa pero a veces no pueden cubrir la alta demanda aunque atienden a gente de todos los estratos sociales o ideologías, ofrecen servicio gratuito de rayos X y ecografías, así como de rehabilitación y hasta de hospitalización. Y, si las tienen, te regalan las medicinas. También hay que cuidar los aparatos eléctricos, los carros, las cosas. Que nada se te dañe porque es un suplicio. Con los apagones tan seguidos se queman neveras, televisores artefactos imposibles de reponer en la actualidad ya que el programa de Mi Casa Bien Equipada que ideó Hugo Chávez está en manos de privilegiados, no del pueblo. El gobierno debería también dar un bono especial de ayuda para reparar los artefactos quemados gracias a los “jalones” de luz. Eso lo prometió el actual ministro Luis Motta Domínguez pero, al parecer, se ha hecho el loco…

Hay que aceptarlo: los venezolanos cada día somos más pobres.

Este preámbulo es necesario hacerlo porque aún el pueblo venezolano no sabe a qué atenerse. Siempre se habla de la guerra económica, la cual es evidente especialmente en el campo financiero al aplicar sanciones a Venezuela, pero también hay otras circunstancias que el discurso oficial poco alude pero que la oposición maximiza. El pueblo está en el medio de esa vorágine y es mejor hablarle claro para que tome previsiones.

El economista Oscar Javier Forero, publica en su blog Economía y Rebelión, interesantes trabajos sobre lo que ocurre con la economía del país. Ojalá el alto gobierno navegara ese portal. Les sería de gran ayuda.

Forero, quien se define bolivariano, es tachirense, vive en San Cristóbal y es un acucioso investigador del Centro Internacional Miranda. También fundó el Observatorio de Precios de la Frontera y está muy informado de todo lo que acontece en esa región. Con esta entrevista buscamos aclarar algunos conceptos para entender la situación y ayudar a la gente a tomar decisiones que le permitan sobrellevar la coyuntura.

Comienza diciendo que nunca hubo un proceso de inflación tan alto en Venezuela: “en 1994 cerró en 104 por ciento durante la crisis financiera de ese año. Los primeros estudios sobre la economía venezolana y la inflación se tienen desde 1940 hechos por la Misión Fox a pedido del gobierno del general López Contreras”

¿Estamos en un proceso de hiperinflación?
Técnicamente se habla de hiperinflación cuando la inflación anual está por encima del 100 por ciento, entonces según ese concepto estamos ya en hiperinflación. Otros conceptos la ubican por encima del 50 por ciento mensual, es decir que en ambos casos aplica. En diciembre de 2017 estuvimos por encima del 50 por ciento mensual. La Asamblea Nacional habla de un 2.600 por ciento de inflación. Mi cálculo es que 2017 cerró entre 1.500 por ciento y 2 mil por ciento y el FMI entre 700 y 1500 por ciento.

¿Cuánto tiempo puede durar esta situación?
El tiempo de la espiral inflacionaria depende de varias cosas. Mientras el gobierno no tome los correctivos del caso, que se siga ignorando muchas situaciones a nivel nacional y la Sundde siga actuando de la forma que lo hace y se siga atacando de manera tan errada el problema de los precios; mientras se siga repartiendo dinero a diestra y siniestra sin una política monetaria coherente y una política cambiaria que busque la estabilidad de la moneda por parte del BCV, nosotros podremos estar con este problema entre uno o dos años y medio.

El investigador considera que una de las fallas del gobierno es la falta de información económica. El presupuesto nacional de 2018 es un claro ejemplo de ello. Le referimos que éste fue aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente sin dar mayores detalles al país. Forero agrega que “No conocemos la estimación oficial de la inflación para este año, no se sabe el precio del barril de petróleo. El gobierno nacional debe cambiar esa política de esconder cifras, por muy dolorosas que sean debemos aceptarlas, hay que reconocer primero que hay un problema y mientras no hagamos eso estamos demostrando que no queremos corregir”

– Hasta la fecha –dice- no hay estimaciones oficiales sobre la inflación del año pasado y eso lo único que genera es que se den cifras privadas o de grupos con intereses para establecer matrices de opinión sobre este tema.

¿La hiperinflación es consecuencia de la guerra económica, según la tesis del gobierno?
Para mí la guerra económica en términos absolutos no aplica dentro del contexto de la economía venezolana. Hay una sumatoria de factores que incluyen también ineficiencia y corrupción. El ataque financiero internacional contra Venezuela genera problemas porque estamos pagando una tasa de interés cercana al 47 por ciento y eso sí es un ataque contra nuestra economía. Los bloqueos para impedir cancelar compromisos y que se le retenga los pagos. Pero también hay otras distorsiones como la de los precios, el bachaqueo de bienes que obedecen más a errores en políticas de precio, monetaria y cambiaria. En el último año el incremento de la liquidez monetaria ha superado el 400 por ciento y por eso se presentan estos procesos inflacionarios e hiperinflacionarios. Luego tenemos el tema de la ley de precios, la de los 50 productos acordados que es el mismo error, puesto que tratar de generar controles (y, ojo, no estoy en contra del control) pero así no se aportan resultados, por eso creo que el problema no es solo guerra económica.

El presidente Maduro está adjudicando bonos de ayuda mediante el Carnet de la Patria…
– Esa política de bonos no es recomendable en un proceso de hiperinflación. El año pasado, con los dos bonos que se dieron se llegó a 4 billones de bolívares. Eso es el 50% del presupuesto nacional de 2016. Un endeudamiento bárbaro y además genera déficit fiscal. Esa medida es muy populista, rompe con los procesos de planificación del Estado. Deben buscar mecanismo alternos para ayudar a la población como por ejemplo fortalecer los CLAP y la entrega de alimentos a precios más bajos en vez de darle efectivo a la gente. Además, esa medida de los bonos debe hacerse bajo un principio de racionalidad, con un estudio social y no solamente por inscribirse en Internet.

Economía solidaria

Ante este panorama y retomando el preámbulo del presente trabajo que describe la situación actual de cada venezolano, preguntamos al economista de qué manera puede la gente enfrentar la crisis. Su respuesta es rápida: “a través de la economía solidaria”

– También se le conoce -expone- como economía social, del cooperativismo, la economía comunal. La economía solidaria nació en Chile a raíz de la dictadura de Pinochet y se ha extendido a Brasil y Colombia, es un mecanismo alejado del neoliberalismo. Tiene un antecedente también en Inglaterra con el surgimiento de la Revolución Industrial. En Venezuela existió en el campo, en los páramos andinos se le llama “cambote” que es cuando se recoge la cosecha en comunidad. El trueque y las monedas comunales pueden aliviar el problema de la falta de efectivo

Forero cree que solo la unión del pueblo podrá aliviar los estragos del momento, es decir, conformar grupos de productores, de amas de casa, de vecinos. “Con eso no vamos a construir el comunismo ni el socialismo pero será una forma de sortear la vorágine que azota el salario del venezolano”.

Sobre el Petro, la moneda virtual venezolana, el investigador considera que dará cierta estabilidad a la economía venezolana. “Puede ayudar pero no es la única medida”

– Hay que buscar mecanismos para que los asalariados podamos adquirir el Petro para tratar de tener más ahorro- dice.

Recomendaciones para resistir la crisis:

1- Acoplar las necesidades de consumo a los precios más económicos
2- Al tener la plata hacer compras grandes de los productos esenciales
3- Tratar de no comer en la calle y disminuir el entretenimiento
4- Comprar más granos para garantizar las proteínas a la familia
5- Comprar activos: carros, muebles, inmuebles, artefactos
6- Ahorrar pero no en bolívares sino en alguna moneda extranjera. Forero no recomienda el dólar debido a que su caída es inminente este año. Preferible ahorrar en oro o en la moneda virtual: bitcoin o nuestro petro.