En Venezuela han fallecido 35 personas por violencia opositora


13 de las víctimas fatales son jóvenes cuyas edades oscilan entre los 14 y los 20 años de edad; 

También se registró la muerte de tres damas:

PAOLA ANDREINA RAMÍREZ GÓMEZ (23 años) (19/04/2017): se encontraba en las inmediaciones de la Plaza Las Palomas del barrio San Carlos, estado Táchira, cuando fue impactada por un proyectil que le perforó los pulmones. El homicida, quien ya fue imputado por el Ministerio Público, disparó desde la azotea de su casa; 

ALMELINA CARRILLO VIRGÜEZ (48 años) (24/04/2017): murió tras ser impactada con un objeto contundente en la región cefálica que le causó un traumatismo craneoencefálico severo con fractura abierta de cráneo. Dicho objeto fue arrojado desde un edificio ubicado en la parroquia Candelaria del Distrito Capital (ya el autor material del asesinato fue detenido

ANA VICTORIA COLMENAREZ DE HERNÁNDEZ (43 años) (02/05/2017): falleció en un hecho de tránsito ocurrido en el km 174 de la autopista Valencia – Puerto Cabello, a la altura del distribuidor Girardot, producto de un choque contra una barricada que se encontraba en la vialidad.

 

 

Desde el 6 de abril, se iniciaron las acciones de la oposición contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, prácticamente se ha registrado una persona fallecida cada día.

La oposición venezolana recrudeció su agenda de protestas a raíz del anuncio de la Fiscal Luisa Ortega Díaz sobre dos sentencias que emitió el Tribunal Supremo de Justicia y que en su opinión significaban una ruptura del orden constitucional.

La posición de la Fiscal obligó al presidente Maduro a convocar el Consejo de Defensa de la Nación  para dirimir lo que calificó de “impasse” entre Poderes. El Tribunal Supremo de Justicia hizo las aclaratorias correspondientes pero la oposición desconoció la rectificación y comenzó una escalada de violencia que el 6 de mayo cumplirá 30 días.

Este jueves la misma Fiscalía General de la República publicó un balance de los enfrentamientos registrados entre manifestantes y funcionarios del orden público. El resultado es sencillamente aterrador: 35 personas fallecidas, algunas de ellas en circunstancias confusas y por las cuales los medios de comunicación han acusado directamente a los “esbirros del régimen”, aunque las investigaciones arrojan otra cosa.

Los heridos, según el recuento presentado pasan de 700 y la mayoría de las muertes acaecieron en la ciudad de Caracas.

Un país en “jaque”

En Venezuela la violencia de la oposición está generando figuras contenidas dentro del Derecho Humanitario Internacional como la del desplazamiento interno pues tenemos conocimiento de familias que se han tenido que mudar de zonas de choque permanente como Chacao y Altamira, para poder seguir sus vidas en paz.

Según el diccionario del derecho Internacional  Humanitario, se define como desplazado interno a las “Personas o grupos de personas que han sido forzadas u obligadas a abandonar sus hogares o lugares de residencia habitual, en particular como resultado de o para evitar los efectos del conflicto armado, situaciones de violencia generalizada, violaciones de derechos humanos o desastres naturales o causados por el hombre, y que no han cruzado fronteras reconocidas internacionalmente”  (Naciones Unidas, documento /CN.4/1992/23).

La gente que habita “en el Este del Este”, llámese La Trinidad, Prados del Este, Los Samanes, etc, a veces ni siquiera puede salir de sus casas porque los violentos de la oposición se lo impiden.  Ante la imposibilidad de ir al mercado, a la farmacia o simplemente a respirar, son personas que se sienten aisladas en sus jaulas, en un ostracismo obligado “por la situación país”. Todo eso en la férrea dictadura de Nicolás Maduro.

El cierre de las estaciones del Metro de Caracas, medida que se toma para que la oposición violenta no destroce las instalaciones, las unidades del metrobus o las casetas de venta de boletos, colapsa en Caracas a millones de habitantes. El transporte subterráneo es entonces sustituido por el “normal” es decir, el que va por la superficie, busetas repletas de gente

El ausentismo en escuelas, liceos y universidades es notable pues estudiantes y docentes se ven impedidos de asistir. El resultado es que no hay clases ha sido necesario reprogramar  el calendario académico.

Los “trancazos”, “plantones”, marchas, “guarimbas”, etc, impiden que la gente llegue a sus actividades laborales, o a las citas médicas, o hacer cualquier gestión personal. Vas en una buseta a tu trabajo y de pronto te llaman del colegio de tu hijo y te dicen “venga a buscarlo porque vamos a suspender clase”.

Se logra con esto una población en zozobra. Un país en jaque por minorías violentas.

Esto continúa…

El trancazo.jpg
Escenas como ésta, por ejemplo, son protagonizadas por la oposición.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s