“La pelea con los medios colombianos en la frontera es como de tigre con burro amarrao”


Radio Bolivariana Maute en San Antonio del Táchira, tiene dos meses “silenciada”

Radio Integración FM espera por habilitación

 

“Aquí en la frontera la pelea con los medios de comunicación colombianos es como de tigre contra un burro amarrao”, dice Miguel Jaimes Corso, director de la radio comunitaria Integración Stereo 95.7 FM que transmite todos los días desde la población de Ureña en el estado fronterizo del Táchira.

Aparte de que en las calles de San Antonio y Ureña sólo se escucha, y a todo volumen, la música colombiana, los medios nacionales se sintonizan poco en casas de familia, hoteles y comercios. Venezolana de Televisión, por ejemplo, no se ve en la región.

Los medios comunitarios que apoyan el proceso bolivariano no las tienen todas consigo para lidiar con la guerra comunicacional que nos gana espacio en el paso fronterizo al menos en potencia y penetración. En este contexto está el caso de la emisora Integración, la cual aún espera por habilitación a pesar de haber hecho todos los trámites ante Conatel.

Salieron al aire el 5 de diciembre de 2004, con una inversión propia. “Nadie nos ayudó”, dice Jaimes apoyado por su compañera Marlenys Rodríguez quien recuerda que al iniciar transmisiones lo primero que hicieron fue comenzar a difundir el himno nacional de Venezuela. “Aquí lo que se oía era el himno nacional de Colombia, los niños en las escuelas no conocían nuestro himno”, dice ella y agrega que tampoco se escuchaba la música venezolana sino “puro ballenato”. Contreras dice con orgullo que la radio Integración ha cumplido un rol fundamental en esa localidad, ideológico, político “de defensa del proceso”.

Tenían dos operadores pero se quedaron sólo con uno pues el otro es colombiano y se quedó “varado” en Cúcuta cuando se cerró el paso fronterizo. El transmisor está trabajando a media máquina. Esperan que Conatel los visibilice, los habilite y les ayude a mejorar su tecnología.

“Pseudoparamilitares” tratan de amedrentarnos

En este cuarto viaje de campo a la frontera colombo-venezolana, la Universidad Bolivariana de Venezuela, a través de la Unidad Curricular Periodismo en Situación de Conflicto, Preventivo y de Frontera, hizo contacto con los medios comunitarios de la región. Fue algo problemático porque la base de datos aportada por el MinCI para ello estaba algo desactualizada.

El periodista Gerardo Burgos, egresado de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad de Los Andes en 1995, y vicepresidente de la emisora comunitaria Bolivariana Maute 106.3 FM nos dice que la señal fue habilitada apenas en febrero de este año pero a los pocos días el transmisor se fundió luego de un apagón. Es decir, la Bolivariana Maute guarda silencio y espera…

Gerardo Burgos.jpg

Periodista Gerardo Burgos: “en la frontera se hace un periodismo bastante duro”

– Este es un estado netamente opositor – dice Burgos – y en las zonas de frontera yo veo dos factores: quienes manejan los medios no tienen ni el más mínimo conocimiento de lo que es u medio de comunicación. Aquí hay emisoras llamadas comunitarias pero no cumplen con su rol de darle voz a la comunidad ya que eso no lo hacen los medios capitalistas; lo otro es la falta de preparación porque a uno lo enseñan a enfrentarse a desenmascarar la manipulación, pero lamentablemente hay colegas que no le meten una patada a la lonchera porque son asalariados y cuidan los puestos.

¿Cuál es l rol del periodista acá en la frontera?
– Los comunicadores que tienen escuela aquí en esta zona se pueden contar con los dedos de la mano y que estén ejerciendo. Somos apenas tres periodistas que apoyamos al proceso porque los reporteros populares no tienen cabida en los medios comerciales. A veces callan por protección pero en mi caso yo determino qué sale en la radio. Yo mismo soy el jefe de prensa. Aquí viven amenazándonos pero eso no lo decimos para no crear zozobra. Aquí hay pseudoparamilitares. Determinamos la mala gestión de los alcaldes que aparte de ser bien malos son de oposición. Cuando uno los denuncia y le ponen en contra al pueblo ellos se sienten y contratan a esa gente para meter miedo. Aquí se hace un periodismo bastante duro.

¿No te da miedo decir las cosas, entonces?
La reflexión final de Burgos ante esta pregunta bien pudiera ser una lección para las legiones de periodistas en formación: “Uno sabe en qué cuento se mete cuando agarra esta carrera porque esta carrera no es para enriquecerse, sólo te da estatus y el poder anda pendiente de lo que haces, ellos monitorean. He sido llamado con ciertas atenciones para tratar de embozalarlo a uno. La única forma de callarme es que ya no esté de cuerpo presente”.

Gerardo Burgos entrevistado por estudiantes de Comunicación Social de la UBV sede Caracas y de la Misión Sucre (Eje Heroína Eulalia Buroz, Aldea Ambrosio Plaza)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s