Mr. Obama: por menos de eso renunció Nixon


Justo cuando se cumplen 40 años del escándalo de Watergate, que provocó la renuncia de Richard Nixon a la presidencia de Estados Unidos en agosto de 1974, premian con el Pulitzer y un Oscar el trabajo periodístico y documental sobre lo que para nadie es un secreto: las cada vez más sofisticadas técnicas de espionaje de ese país.

Hablamos  de CITIZENFOUR, de Laura Poitras, que en 2014 recibió el Oscar al mejor documental largo y que recoge las revelaciones del ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés) y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Edward Snowden, quien ahora vive en Rusia con el estatus de asilado político. El Washington Post se alzó con el Pulitzer, al reeditar la hazaña de los años 70 con el caso Watergate, y publicar los documentos de Snowden, asistidos por el diario londinense The Guardian que gana por primera vez el máximo galardón norteamericano. El documental ya se exhibe en la televisión por cable. No dejan de sorprender estos galardones y reconocimientos pues se trata de revelaciones explosivas que desnudan la actuación casi sumaria de la administración Obama.

Edward Snowden Interview
Edward Snowden

La gran diferencia con Watergate es que no ha habido dimisión del presidente de EEUU ni mucho menos un juicio sobre eso, pese a que Snowden demostró con pruebas que esas agencias de inteligencia (en cooperación con empresas de telefonía y telecomunicaciones), dirigidas por el propio Barack Obama, violaron la privacidad de más de mil millones de teléfonos y conexiones a Internet, bajo la excusa de preservar la seguridad nacional.

No estamos seguros ni en el baño

Los críticos de cine definen a CITIZENFOUR  como un reality show o thriller, pues narra con personajes y situaciones reales cómo el mundo ahora puede estar seguro de que NO está seguro en ninguna parte. Su realizadora, la documentalista Laura Poitras, simplemente siguió las coordenadas suministradas por Snowden quien venía haciendo contacto con ella mediante correos electrónicos cifrados. Poitras, conocedora del tema de espionaje pues tiene otros dos materiales cinematográficos sobre eso, se compró una laptop sólo para comunicarse con su informante anónimo que firmaba sus mensajes como “citizenfour” y de allí el nombre del film.

El documental respeta la cronología real de los hechos. Poitras grabó durante 20 horas lo ocurrido en una semana: el primer encuentro con Snowden en Hong Kong, en el Hotel Mira; las entrevistas con los periodistas de The Guardian, Glenn Greenwald y el corresponsal de defensa e inteligencia Ewen MacAskill,  así como la estrategia diseñada para ir dosificando la publicación de los documentos y hasta en qué momento aparecería él en escena. El ambiente informal y a la vez tenso que implica un trabajo periodístico de esa magnitud, por todo lo que estaba en juego, incluyendo la seguridad del medio de comunicación y de los reporteros, queda plasmado en la cinta. Snowden escogió los periodistas para decir su verdad: Greenwald y Poitras. MacAskill fue enviado por The Guardian al segundo día de entrevistas, obviamente porque no confiaban en la verdadera identidad de la fuente ni en la veracidad de aquello. Sólo después del veredicto aprobatorio de Ewen, The Guardian accedió a publicar.

El informante contó con absoluta naturalidad en qué consistía su trabajo en la NSA cuando MacAskill, parco y con cierta desconfianza, le pregunta: “¿quién eres tú? no sé nada de ti…” Entonces se presentó con sus nombres de pila, el cargo que tenía en la agencia, dónde nació, dónde vivía y de quién es hijo. De cuando en cuando daba consejos sobre cómo defenderse de los ataques de espionaje por ejemplo, para impedir que escuchen lo que usted habla en una habitación, desconecte los teléfonos fijos si no los va a usar pues éstos tienen computadoras y la NSA puede llegar hasta ellos; diseñe su clave secreta con más de 10 palabras; nunca use más de dos veces una tarjeta de almacenamiento SD. Y mejor meter en la nevera celulares, laptops y tablets, si queremos asegurarnos de que nadie sepa lo que dijimos en esa reunión tan importante…Pero Greenwald lucía ansioso por publicar las historias. MacAskill, en cambio seguía cauteloso.

Snowden continuó su relato. Con el cuento de la seguridad nacional, la NSA utilizaba drones que podían espiar por horas y horas la casa de cualquier persona aún sin que ésta representara amenaza alguna para el país; desde 2011 se monitorearon más de mil millones de teléfonos y conexiones a internet. Cada segundo la NSA recopilaba 125 gigabytes de información, es decir un “terabyte”. Parece que el pueblo norteamericano (y otros pueblos) completo estaba bajo sospecha. Para Snowden aquello no sólo era ilegal sino que atentaba contra lo que llamó la libertad intelectual de las personas. “Prefiero la cárcel a eso” le dijo a MacAskill.

Momento importante es cuando deciden revelar la fuente de la información, con anuencia de Snowden quien siempre dejó claro que “en esto yo no soy la noticia”. También puso en manos de los periodistas la decisión sobre qué se publicaba y qué no, pues su único interés era que todo se supiera y por eso facilitó los documentos.

Se nos muestra cómo se hizo el video que luego conoció el mundo y al hacer pública su imagen y verse expuesto, el nerviosismo le (nos) atrapa y no es para menos. Esa parte me hizo recordar el dramático final del hacker Aaron Swartz. Luego aparecen en escena abogados de derechos humanos que ayudan a Snowden. La ONU de Hong Kong intercede y el joven abandona para siempre el cuarto de hotel, temeroso de que la policía lo aprese en cualquier momento.

La bomba informativa llega hasta Alemania y Brasil donde se revelan simultáneamente informaciones sobre el espionaje norteamericano a Angela Merkel y Dilma Roussef.  Los ojos del mundo se posan sobre ese chico de gafas y gesto infantil, que a veces llora pensando en su novia y en su familia. Mientras tanto Obama, con cara de “yo no fui”, declara: “Mr Snowden is not a patriot” (El señor Snowden no es ningún patriota).

En el documental aparece fugazmente Julian Assange, asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012. El fundador de WikiLeaks difundió miles de cables confidenciales del gobierno norteamericano por lo cual también es investigado. Assange hace gestiones por teléfono para sacar a Snowden de Moscú y enviarlo a Ecuador, Venezuela o Islandia.

Garganta profunda

Difícil imaginar hoy en día a los periodistas entrevistando a sus fuentes en estacionamientos oscuros como en los años 70 cuando Carl Berstein y Bob Woodward contactaron a “Deep Throat”, el célebre “garganta profunda”, número dos del FBI, William Mark Felt, que les proporcionó la mayoría de los datos del caso Watergate.

Los avances tecnológicos, la internet y decenas de herramientas electrónicas estarían a la orden del periodismo de investigación, no obstante después de ver CITIZENFOUR, concluimos en que es mejor quedarse con la libreta, el bolígrafo y la memoria, para mantener a salvo nuestras fuentes de información o podremos entrar en una “lista de hierro”, sobre todo si lo que investigamos molesta al “Gran Hermano”. Es la moraleja de esta fascinante historia que culmina no precisamente con mensajes electrónicos cifrados sino con un curioso “diálogo” entre Snowden y Greenwald, intercambiando mensajes escritos a mano, en hojas de libreta que terminan picadas en pedacitos…¿La noticia? Un nuevo informante de la NSA revela que Obama vigila a 1,2 millones personas…

Y después de todo eso, Edward Snowden abre una cuenta en twitter y su primer mensaje es “¿Pueden oírme ahora?”. Esperaremos por la película que actualmente rueda Oliver Stone sobre la vida de “citizenfour.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s