“Ningún delincuente ha logrado jamás derrotar a un Estado”


En estos días he retomado algunas lecturas. A propósito del asesinato de policías a manos del hampa en Venezuela o, en todo caso, en extrañas circunstancias que están siendo investigadas por el Ministerio Público, recordé que en el libro “La Parábola de Pablo”, del periodista colombiano Alonso Salazar, se recrea cómo fue la matanza de policías ordenada por el capo de la droga, Pablo Escobar Gaviria. Esa obra sirvió de base para el seriado “El Patrón del Mal” que tanto éxito tuvo en la cadena Caracol.

Salazar narra que luego de los asesinatos de los candidatos presidenciales Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo y Carlos Pizarro, entre 1989 y 1990, “Medellín se convirtió en un territorio de muerte”. Escobar ideó junto con sus sicarios arremeter contra policías para seguir golpeando al Estado. Refiere el autor que “Pablo estableció tarifas. Si se trataba de un policía común la recompensa sería de dos mil dólares y si se trataba de un miembro del Cuerpo Élite, la suma ascendía a cinco mil”

La noticia corrió como pólvora. Los policías eran “cazados” por sicarios de sus propios barrios y en pocos meses de 1990 murieron 250 oficiales. Para cobrar por el trabajo debían mostrar una foto del policía muerto o un recorte de periódico con la noticia. Escobar logró quebrar la moral de los cuerpos policiales al punto de que los policías se vendía unos a otros para ganar la recompensa.

En el mismo texto llama la atención la siguiente frase, atribuida a otro capo de la droga, Gilberto Rodriguez, del Cartel de Cali, al ser apresado: “Ningún delincuente ha logrado jamás derrotar a un Estado”.

Valgan las reflexiones porque este sábado, mientras paseábamos por el Boulevard de Sabana Grande, nos topamos con una situación francamente desconcertante. Como uno más de los muchos shows conque los artistas del pueblo y otros espontáneos entretienen a la gente en la populosa zona de Caracas, encontramos a un grupo de ocho policías motorizados de la Guardia del Pueblo rodeando a dos chicas que estaban como en trance. Ellas lucían franelas con una leyenda en la espalda que decía “El Evangelio Cambia” y los agentes, armados hasta los dientes y con sus motos chinas apagadas, parecían también en trance, cabizbajos, ojos cerrados, ignorando por completo el estupor de los cientos de transeúntes que a esa hora de la tarde pasaban por allí. Una vez traté de hacer fotos dentro del Bicentenario de Las Mercedes y un guardia del pueblo me lo impidió. Pero en esta oportunidad creo que hasta posaron…

2015-04-25 15.45.502015-04-25 15.45.03

El domingo pasado por las redes sociales circularon extraños mensajes también referidos a la muerte de policías. Se difundió un “comunicado” que nadie suscribió y que supuestamente fue leído en una marcha de familiares y deudos efectuada en la Cota Mil de Caracas, en la cual también habrían participado funcionarios de varios cuerpos policiales. No hubo registros de la actividad, al menos no en los grandes medios pero sí en cuentas de periodistas desconocidos o que hacen su oficio sólo on line. Otros portales de oposición ofrecieron reseñas del suceso pero sin fotos.

Días más tarde, en el diario Últimas Noticias, el periodista Eligio Rojas, escribió que serían “pranes” los que dirigen la matanza de policías desde la Penitenciaría General de Venezuela, ubicada en San Juan de Los Morros. También el ministro González López, se ocupó del asunto y acusó a la oposición de mantener alianzas con los paramilitares “que le envía (Álvaro) Uribe”

El hecho es que ahora esa misma oposición ha tomado la bandera propagandística para “defender” a los policías caídos cuando que durante 2014 satanizó a los cuerpos policiales y a la Guardia Nacional Bolivariana por la “brutal represión” a las “guarimbas”,  y esta vez se solidarizan con el dolor de los familiares, critican los bajos sueldos y las “precarias” condiciones de vida del agente y su entorno familiar; se preocupan por su situación socioeconómica.

Hasta hace poco olvidaban que seis de los 41 fallecidos en esos oscuros días de principios de 2014, y por lo cual está preso el dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López, eran efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana: Acner Isaac López Lyón, Giovanni Pantoja, Jhon Rafael Castillo Castillo, Miguel Antonio Parra, Ramzor Ernesto Bracho Bravo,  José Guillén Araque; y de la Policía Nacional Bolivariana, José Cirilo Darma García. Todos asesinados mientras trataban de despejar las calles, haciendo su labor de preservar el orden público. Por eso no dejan de ser hipócritas los discursos plañideros de la oposición ciega y estólida de Venezuela. Recientemente se difundió el encuentro en Panamá entre Yendry Velásquez viuda de uno de los militares asesinados (Ramzor Bracho), y Lilian Tintori, esposa leopoldo Lòpez.

Entonces, ver a policías rezando en la calle y a los ojos de todo el mundo, es preocupante pues es obvio que están cambiando su rol de fuerza pública por el de víctimas, lo cual no sólo fortalece más al delincuente y genera, incertidumbre, zozobra y desencanto en  el pueblo, sino que los hace presa de manipulaciones en contra de sus propias instituciones, del país y del gobierno, por parte, precisamente, de quienes en el pasado reciente los han llamado “asesinos” y violadores de los Derechos Humanos. Esto lo afirmamos por la respuesta que nos dio uno de los agentes que hoy vimos “en trance” y al cual interrumpimos en sus oraciones para preguntarle:

¿Por qué hace esto en vez de ir a patrullar? 

– Porque a nosotros nadie nos protege, a nadie le importamos, sólo a Dios…

Hagamos nuestra la frase aquella de Gilberto Rodríguez: “Ningún delincuente ha logrado jamás derrotar a un Estado” pero, especialmente, hacemos un llamado a las autoridades, a los Ministros de la Defensa y de Relaciones Interiores Justicia  Paz, para que pongan más atención en los y las policías no vaya a ser que desde ese sector nos venga una sorpresa…

El evangelio cambia...
El evangelio cambia…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s