“Sabino vive…” La resistencia indígena sigue


Un documental valiente y conmovedor. Así resumimos el último trabajo del cineasta venezolano Carlos Azpúrua, quien retoma su línea de investigación (defensa y visibilización) sobre los pueblos indígenas de Venezuela después de “Amazonas el negocio de este mundo”, “Caño Mánamo” y “Yo Hablo a Caracas”, entre otros.

Con “Sabino Vive, las últimas fronteras”, Azpúrua desnuda una realidad que nos golpea y nos enfrenta con crudeza al estado de cosas que se niega a morir en la revolución bolivariana. La lucha de los pueblos indígenas, pese a “estar” ahora reconocidos en una Constitución y en una Ley Orgánica, pese a haber tenido el apoyo incondicional del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez Frías, algunos, desde el mismo gobierno bolivariano, se han encargado de que nada cambie, de que la demarcación de las tierras indígenas no avance, de que nuestros hermanos originarios sigan viviendo en pobreza e insalubridad, en discriminación y olvido, y eso es lo que denuncia, “sin cortes comerciales” Carlos Azpúrua.

Se trata de un film documental, un reportaje en profundidad donde comulgan la historia, la realidad, la belleza y hasta el miedo al futuro. Se nos antoja que la película molestará a muchos (y a muchas). Se nos antoja que habrá que protegerlo y la mejor manera es haberlo estrenado al aire libre, bajo las estrellas, teniendo como protector al pueblo.

pueblo cine

Caracas, Venezuela, Plaza de Los Museos, poco antes del estreno de “Sabino Vive, las últimas fronteras”

La gran Sierra de Perijá, con sus 2.952 kilómetros cuadrados de bosques, hermosa y majestuosa, es el escenario natural de una historia que sigue su doloroso camino. Sabino Romero Izarra no es un personaje de ficción. Es un valiente cacique Yukpa que en 2004 inició la lucha por las tierras, distribuidas en 15 haciendas de la Sierra junto a otros caciques. Sabino, quien forma parte ya de una cadena de asesinatos hasta ahora impunes, pagó con su vida la defensa de esas tierras, pobladas por ricos ganaderos y terratenientes que irónicamente han recibido apoyo de ciertos funcionarios gubernamentales en Venezuela.

El film se construye a raíz de la última entrevista que en vida concedió Sabino en su amada Chaktapa (nombre que le dio a la otrora hacienda Tizina) y donde Sabino le contó a Azpúrua que lo querían matar. Pero meses antes, en Caracas, el cacique había denunciado eso y muchos dijeron que Sabino sería el “segundo Guaicaipuro”.

En retrospectiva, Azpúrua se vale de valiosos registros en video de otros colectivos como Anmcla, Aporrea Tvi, Guarura, La Voz del Monte, VTV, Sociedad Homo et Natura, Ávila TV, para hilar la valiente denuncia, no sólo contra los terratenientes de la zona, sino también contra figuras del gobierno bolivariano como la ex ministra de pueblos indígenas Nicia Maldonado y el actual gobernador del estado Aragua Tarek El Aisami. Involucra también a fiscales del Ministerio Público, a la Guardia Nacional Bolivariana, a la Policía Judicial (Cicpc); y no olvida el problema fronterizo y los intereses del paramilitarismo y del narcotráfico colombianos (Álvaro Uribe y Salvatore Mancuso) en la vasta región, ni tampoco la explotación carbonífera.
Entrevistas a especialistas en el tema indigenista como Lusbi Portillo y Esteban Emilio Mosonyi, Gustavo Petro y otros, así como el registro audiovisual, hecho por los propios indígenas que aprendieron a usar cámaras de video, de las cruentas luchas indígenas ante el sistema de justicia venezolano, al cual no se le maquilla su cara fea, completan este estremecedor documental que no debes dejar de ver…Y de apoyar.

Pero hay un vacío en el film: la carta que Sabino Romero Izarra dirigió al presidente de Bolivia, Evo Morales, en el año 2010, en un intento desesperado por la defensa de los derechos humanos de los indígenas venezolanos. Nunca se supo si Evo respondió o, al menos, no hemos encontrado registros de eso.

La muerte del cacique Sabino Romero es abordada con profundo respeto por parte del cineasta. Algo que remueve aún más esa fibra interna contra la injusticia, como convocaba el Ché Guevara, y que te hace aplaudir de pié.

El documental se estrena justo cuando se conmemoran los 118 años del Cine Nacional y en días previos al juicio que se sigue a los sicarios que dispararon contra Sabino y su esposa, Lucía, un 3 de marzo de 2013.
A Sabino nadie lo cuidó y todos, de alguna manera, somos responsables de su muerte.

Ficha técnica
Título original: Sabino vive
Año: 2014
País: Venezuela
Género: Documental / Idioma: Español
Guión e Investigación: Sergio Curiel y Carlos Azpúrua
Dirección: Carlos Azpúrua
Intérpretes: Comunidad Yukpa
Producción: Carlos Azpúrua, Mivana Díaz, Emiliano Faría y Iliana Tapia
Fotografía: colectivos, medios comunitaros, Carlos Azpúrua
Montaje: Sergio Curiel y Alejandro Parra
Distribución: Gran Cine
Duración: 90 min / Clase A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s