El relanzamiento de San Capriles


Eliseo Verón, semiólogo argentino fallecido recientemente, decía que el discurso político tiene especialmente una función persuasiva y sobre esa base es un intento de apoderarse de los destinatarios de ese discurso.

El poder de un discurso puede estudiarse únicamente en otro discurso que es su “efecto” (1979), es decir, el efecto de una palabra puede ser una conducta no verbal y eso es lo que está implícito en la nueva versión de Henrique Capriles, del Capriles “recargado” (“reloaded”) que hemos visto esta semana y cuya característica de “líder” viene dada por los momentos escogidos para saltar a la palestra luego de largos silencios.

La rueda de prensa que ofreció el lunes ante medios nacionales e internacionales, mostró al mismo Capriles de marzo de 2012, cuando no disimuló su satisfacción por la muerte de Hugo Chávez Frías al decir “El presidente Chávez no está. Nadie se los puede devolver”.

El triunfo del presidente Nicolás Maduro, y los eventos dolorosos que promovió el niño malcriado al no aceptar, zapateando, incluso, los resultados electorales de abril de 2013, lo sumieron en otra larga noche desdibujando su imagen prefabricada. “Ahora no hablo más”, se dijo entonces, y dejó correr las aguas…
Otra vez lo tenemos de candidato presidencial, nadando en la ola del oportunismo, en medio de circunstancias igualmente complejas para el país. De allí su discurso, estrenando nuevas entidades en el lenguaje que pretenden “comprar” lo que él considera “chavismo descontento”.
Le vimos el lunes gracias a la página Prodavinci, la cual, encubierta bajo el manto de la cultura y la lectura, se ha convertido en uno de los tantos portales web que promueven al candidato eterno de la oposición criolla. Hasta se tomaron el trabajo de decirnos las 10 “claves” de aquel evento.

Autoritario y demagógico: Capriles, simpático y cercano a los medios, informalmente vestido, con ojeras violáceas y semblante alterado, se ubicó dando la espalda al mensaje “Sobran razones para unirnos” (¿Sobran razones para dudar?). En realidad, tras esa fachada de bonhomía, lo que hay es un discurso autoritario y demagógico, en el cual trata de usar una pretendida “autoridad” para persuadir a sus destinatarios de que él ostentaría (en un hipotético escenario) un poder “compartido” con el otro (en este caso con los chavistas) para arremeter contra un tercero: Nicolás Maduro.

Complacencia mediática: Pero los medios de comunicación, y periodistas increíblemente complacientes, le reconstruyeron el sermón para venderlo de nuevo ante Venezuela y el mundo como la “alternativa”, que es la primera nueva entidad explotada en su arenga del lunes. Recordemos que María Corina Machado y Leopoldo López hablaron de “la salida” hace justo un año pero en ese combo no entró Capriles.

Entonces acá le presentamos las “claves” que Prodavinci.com filtró:
Queremos una salida pacífica: la renuncia es un camino (¿es pacífica la renuncia del Presidente?)
80% rechaza a Nicolás Maduro (nadie le preguntó de dónde sacó ese porcentaje)
Pregunten lo que quieran, no estamos en el Palacio de Miraflores, donde hay censura…
– En Miraflores no saben lo que es un “SMS”
– Yo hago mis compras, no soy un enchufado (¿Usted lo ha visto haciendo alguna cola?)
Los cerros no van a bajar. Hay que subir allá y hablar con ellos (con los de los cerros)
Al Presidente Maduro: “Quédate por allá, nadie te extraña aquí”. Pregúntale a los taxistas ¿Tu lo quieres? Nooo, te lo regalo (risas y aplausos)
Nicolás quiere imitar mal al presidente Chávez. Yo me entrompé a un adversario que políticamente tenía peso como el presidente Chávez y perdí las elecciones. Pero Maduro es un político de peso, sí, pero de peso corporal… (risas y aplausos)
La visita de Maduro al Papa eso fue puro cuento, a mí sí me recibió
– En Rusia lo recibió un vicecanciller (al Presidente) y ahora deben estar viendo cómo hacen con la foto, harán un montaje (risas y aplausos. ¿Cómo queda esta afirmación ahora si es público y notorio que Maduro y Putin se reunieron?)
Hace siete años yo fui pa’ China y los chinos me dijeron “tu país crece pero no progresa” (no dijo cuáles chinos ni nadie le preguntó)
Una periodista quiso saber por los jóvenes que insisten en las guarimbas, y a su interrogante le añade “Sabemos que son infiltrados” (¿Cómo sabe ella eso? ¿lo investigó?):
– Si alguien no se ha dado cuenta que con la guarimba no se logra el objetivo, no aprendió. Yo le pido que se dé cuenta. Eso de sal y mátate tú…(¿Entonces sí lo ordenó?)
Yo no tengo toda la verdad, el único que tiene la verdad es Dios.
– No me voy a robar el espacio de Chúo
– Quieren coartarme. Cambiaron la constitución de Miranda a lo arrecho y no puedo ir ni pa’ La Guaira a comerme un pescao allá (risas y aplausos). Pero yo no le voy a parar a eso (aplausos) Nadie le pregunta cómo hace para viajar a Miami o adónde le da la gana cada vez que quiere.
El miedo a la cárcel es como la virginidad se pierde una sola vez. Es decir yo miedo a eso no tengo (¿a qué?)
– No queremos parecernos a Nicolás
Esta nueva versión de Capriles manejó a sus anchas la rueda de prensa, hizo chistes malos que los periodistas celebraban; se burló del presidente Maduro a quien se refirió siempre como “Nicolás”. Llamó “ladrones” a los funcionarios del gobierno e incluso llegó a afirmar que se habían “robado todo”, hasta el avión presidencial (¿no recuerda acaso que el presidente Maduro denunció sabotaje en esa nave y que está actualmente en revisión?). Nadie le preguntó si tenía pruebas de esos hechos y esas afirmaciones quedaron como verdades. Sólo se escuchaban risas. El público que le acompañó no fue mostrado en el video que ofrece Prodavinci, pero de tanto en tanto le interrumpía con aplausos e incluso propuso como candidata a la Asamblea Nacional a la ex secretaria juvenil de AD, Liliana Hernández.
En realidad aquello no fue una rueda de prensa, sino un encuentro amigable con los medios, el relanzamiento de “San Capriles”, donde sólo faltaron la guitarrita, la caja de cervezas y las “selfies”.

Nota de la autora: hay una peligrosa tendencia a “servir” informaciones arregladas en eso que ahora llaman “las 10 claves de…”; “Las mejores frases de…”; ” lo mejor del discuurso de…”. ¿Sabe usted quién hizo la selección? ¿Sabe si quien lo hizo tiene autoridad para decirle a usted lo que debe o no debe leer? Se trata de uno de los métodos de la agenda setting, tema que ya hemos analizado en otros artículos disponibles en este blog. Recomiendo no hacer caso de esas “claves” e ir directo a la fuente noticiosa pues es una manera de filtrar la información y de posicionar matrices de opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s