La muchachada


Según el diccionario de la Real Academia Española, “muchachada” significa “acción propia de muchachos” y recuerdo esa frase muy venezolana, casi una sentencia, oriunda de los llanos y de oriente: “muchacho no es gente” porque al muchacho, por ese “exceso” de juventud, se le atribuyen acciones inmaduras, cosas locas, no pensadas ni meditadas, es decir…”muchachadas”. Por un básico silogismo podemos, entonces, concluir que las guarimbas también fueron muchachadas y, en consecuencia, hay que perdonar a esos muchachos, tolerarlos y debatir con ellos. No dejarnos confundir por el odio…

Recientemente el presidente Maduro impuso la tesis de convocar a jóvenes para que sean éstos los que mayoritariamente conformen la nueva Asamblea Nacional. ¿Estaremos en peligro, entonces, de presenciar muchachadas en los debates y decisiones parlamentarias?

Esos días que siguieron al 12 de febrero de este año 2014, llenos de violencia, dolor y muerte, fueron aupados desde la industria del entretenimiento pitiyanqui que movió miles de millones de dólares para sumarse a la “salida” promovida por Leopoldo López y María Corina Machado. Pero ¿sería eso otra “muchachada” más? ¿O es que todo ha sido producto de nuestra imaginación y nada de aquello pasó?. ¿Entones qué cosa fue la campaña #SOSVenezuela?

El grito #NoAChinoYNachoEnFestivalSuenaCaracas encierra mucho más que el simplismo de adjetivarlo como intolerancia, odio y exclusión. Es mucho más que unos cantantes, portadores de los más denigrantes antivalores y cuyos agentes pertenecen a la más confesa y corrupta “gusanera mayamera”.

Sabemos que Jared Leto cobró la suma de 13 mil dólares cada vez que publicó en su cuenta de tuiter algún mensaje sobre sus “hermanos” de Venezuela y eso es sólo una pequeña muestra del enorme aparataje que internacionalmente se movió para tumbar a Maduro. Y no pudieron tumbarlo porque aquí se resteó el chavismo duro y el pueblo que sin ser chavista ha entendido que no se puede permitir el regreso del pasado. Entonces cerramos filas en torno a Maduro. Ha sido ese mismo chavismo. ese mismo pueblo que ha pedido respeto y al cual se le dio la espalda justificando todo con una frase: “eso fue una muchachada”.

Muchachada puede ser también creer que voy a llegar al mercado y conseguiré carne o pollo sin hacer cola; muchachada es creer que conseguiremos en la farmacia algodón, gaza o el medicamento para la hipertensión; muchachada es creer en una guerra económica y ver que autorizaron dólares para importar pinitos canadienses o panetones rancios y vencidos que nadie se atreve a comprar. Muchachada es creer que llamando a mi cuadrante la policía llegará algún día y acabará con los escándalos que no nos dejan dormir o hará patrullaje inteligente por nuestra calle; muchachada es creer en una guerra económica y ver que hay dólares para pagar artistas extranjeros y que a nosotros nos digan en la UBV que no hay viáticos para hacer un viaje con los estudiantes de Comunicación Social a la frontera y que ellos vean in situ el comportamiento de esas zonas limítrofes como parte de su formación; o ver que en muchas aldeas de la Misión Sucre no hay ni siquiera un video beam o una laptop; muchachada es creer que algún día recogerán la basura que plena las orillas del Guaire en Los Chaguaramos, o que arreglarán los cráteres de mi calle. Muchachada es creer que algún día sabremos quién nos timó con la bicoca de 20 mil millones de dólares de Cadivi, o que ciertamente se está luchando contra la corrupción escandalosa de muchos funcionarios del gobierno; muchachada es tener que calarse insultos de pillos que ahora tienen cargos en gobernaciones y alcaldías “bolivarianas” protegidos por gobernadores bolivarianos. Muchachada es creer, es esperar…

Entonces, si “muchachada” es cosa de muchachos, según el diccionario, y muchachada fue cuadrarse con las guarimbas, la salida y el #SOSVenezuela, según el Presidente Maduro, ¿Cómo calificar los desgarradores relatos que hemos escuchado de las víctimas de las guarimbas ante la Asamblea Nacional? Díganme: la tragedia de esa gente ¿es también por una infeliz “muchachada”?

Hace poco un camarada recomendó la lectura del “Ensayo sobre la lucidez”, de José Saramago, a propósito de las nuevas elecciones que se acercan. Yo también se los recomiendo y les digo: cualquier parecido con la realidad puede ser una peligrosa…”Muchachada”.

Anuncios

2 comentarios sobre “La muchachada

  1. En esta choza pequeña, o cabaña de pastores como en un tugurio nos reunimos la gente pensante, bueno los que quedamos que somos pocos, por aquello de que el pensar duele y en verdad es un trabajo difícil. Me gusta este tugurio muchacha, ragaza, chica, o rapaza. Bueno me recuerda a los tugurios de la famosa Calle de la Puñalada, en Sabana Grande donde poetas, escritores, políticos de izquierda de entonces se reunían haciendo peñas, Esa calle hoy tiene el nombre de un pintor venezolano. Que vestido de capa anillos estrafalario porte, paseaba su genio por esos tugurios. Me gusta este tugurio.

  2. Noche de Recuerdos
    Por: José Juan Requena

    -Esta noche, y un poco cansado por mis años, y un tedio de añoranzas del pasado que desaparece, he leído tu hermosa historia, que me ha recordado tanto la perdida de buenos amigo y de jóvenes camaradas, caídos unos, desaparecidos otros, tras la persecución de nuestros sueños de juventud por una patria diferente.

    -Tantos son los que hoy ya no están con nosotros, que los marcharon sin querer, que los desaparecieron sin siquiera ellos haber podido despertar de nuestro sueño, que ya, somos muy pocos los que de aquellas historias podemos contar algunas de ellas.-

    -Sin embargo esa historia tuya, verdadera y fría, como la misma indiferencia de la muerte, sobre la desaparición de Alí, sobre aquel trágico “accidente”, de aquella trágica noche, en la que sin pensarlo siquiera, sin saberlo Alí, nos dejó solos, y de herencia todos sus sueños, todas sus canciones, todas sus luchas cantadas en las noches al son de su cálida voz y su guitarra de combatiente-

    Cuantas enseñanzas nos dejaste en esas tus canciones Alí, impregnadas de tus sueños de amor, de sufrimiento, que fueron los mismos nuestros, sueños de carajitos soñadores, sueños de ángeles luchadores, de cabezas calientes y ñangaras rebeldes de los montes verdes-

    Transcurren los años sesenta y aún recuerdo aquellas serenatas combatientes que pasábamos sentados en el suelo, contigo en una plaza, iluminada ¡y que más! por sólo estrellas en la oscura noche de un pueblo en lucha- Pero el amanecer era la aurora, aurora que soñábamos contigo, libertaria, plena de justicia y alegría para nuestro sufrido pueblo.

    -Nos plegamos contigo, en aquel sueño, sueño infinito de lucha y de cantos, a veces impregnados por lágrimas dolientes, otras, por gritos de torturados compañeros, o de aquella compañera QUE PERDÍA A SU AMADO en el combate. Tus canciones muchas veces, sonaban clandestinas, eran perseguidas por la oligarquía, por sus sicarios, los perros de la guerra, oídas por nosotros eran una esperanza, un himno de rebeldía, que aún pasados los años, resuena en nuestras almas de los que aún soñamos, y seguimos gritando hasta que nos vayamos, – vamos a luchar ¡carajo! Para que en nuestra tierra no existan más techos de cartón.

    Hoy decimos aquellos compañeros caídos, que tenemos viva la esperanza en nuestros sueños, hay semerucos ya en el cerro, vámonos con los muchachos carajo a luchar por la revolución en contra de esta oligarquía parásita y explotadora.

    requenave1@gmail.com

    Al Cantor del Pueblo
    Autor: José Juan Requena

    Ali, eres inmortal e
    Infinito como el tiempo
    Eres ese mensaje dejado a
    Tu pueblo humilde en tus canciones
    Ellos te recuerdan siempre.
    Gente buena es tu pueblo Alí.
    Al que como roja saeta
    Va tu canto, tu mensaje
    De lucha, y de combate.
    De paz, de libertad soberana lleno
    Por tu pueblo Alí, y para tu gente
    Se torno tu guitarra metralleta
    Alí, eres eterno.
    Eres, toda canción
    Alí Canto rebelde
    Canto de combate
    Inmortal como tú…
    Canto de Alí.
    Revolucionario siempre
    Consecuente y solidario
    Siempre dices presente
    Vives, en todas tus notas
    Para siempre vivo
    Ali, como tu pueblo
    Eres, siempre eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s