Largas vacaciones


Nada como apartarse por unos días de la rutina y el entorno habitual. Ha sido un año intenso y creo que cuando se oficializaron nuestras vacaciones el cansancio nos abrumaba. Los primeros días (antes de “la salida” prevista y obligada) fueron de franco ocio, de reconciliación con esa buena amiga que es la soledad, de retozar en la casa y re-descubrir y calentar sus rincones; de poner orden en el desorden y a veces hasta me sorprendía, aterrada, contando cuántos días faltaban para volver al trabajo.

Las vacaciones son necesarias para refrescar ideas; para reponer fuerzas; para mirar lo que hemos dejado atrás, con todas su enseñanzas; para retomar el sendero y ver hacia adelante con mucha alegría, esperanza, optimismo, con nuevos sueños en la piel, segura de que mi hermoso país saldrá adelante pese a todos los vaticinios…Y nosotros con él.

Crítica pero consecuente con mis convicciones, retomo este tugurio que tenía un poco abandonado, más no olvidado. Por ahora “calentando motores” para volver, poco a poco, como desperezándome, a los espacios, las cosas y la gente que dejé en pausa…

Porque así somos en Venezuela, como esta canción, como estos muchachos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s