Estela Carlotto: “robo de bebés era un plan terrorífico de la dictadura”


(Entrevista realizada a Estela Carlotto en Pinamar, Argentina, año 2009)
Cinco años después de este encuentro ella recupera a su nieto. ¡Celebramos su alegría!

Luisana Colomine

(Pinamar, Argentina. Especial para Correo del Orinoco)

Bajo el lema “identidad-familia-propiedad”, sobre la imagen de un bebé dibujado en un pañal de tela, las abuelas de Plaza de Mayo llevan más de 30 años andando y desandando caminos, en una incesante búsqueda de “nietos desaparecidos”.

Ellas debieron salir a la calle a reclamar a sus hijos, a pocos meses de uno de los golpes de estado más cruentos de la historia de Argentina, instaurado el 24 de marzo de 1976.

Buenos Aires, con su rostro cosmopolita, sus espectáculos nocturnos de tango y sus hermosas y amplias avenidas, es también un enorme monumento a la memoria. Justo frente a la Casa Rosada, cada jueves, desde octubre de 1977, a las 3 en punto de la tarde, marchan en silencio alrededor de la Plaza de Mayo, aquellas madres que hoy sin importar los rigores de la edad, continúan emulando esos terribles momentos cuando iban a la casa de gobierno a pedir información sobre sus hijos e hijas desaparecidos y la única respuesta era la orden de “circulen, circulen”. Ellas tapaban sus cabezas con pañuelos blancos para protegerse del inclemente frío argentino. Cuando veían un periodista desahogaban toda su pena: “ayúdennos, ayúdennos, ¡ustedes son nuestra última esperanza!”.

Así nació este legendario movimiento del cual luego surgió otro no menos conmovedor: el de las abuelas, cuando tuvieron la certeza de que muchas de las jóvenes secuestradas, torturadas, asesinadas, desaparecidas, estaban embarazadas al momento de su aprehensión. Comenzó, entonces, la búsqueda de eso que es la extensión de nuestros hijos: los nietos. Las abuelas, consentidoras madres de los hijos de sus hijos, son las únicas que acaso pueden profesar ese amor infinito, incondicional, protector y hasta “alcahuete”, así como su regazo y sus manos llenas de trabajo, pueden dar la caricia más benefactora.

Con Estela Carlotto, en Pinamar, Argentina. 16/09/2009

Con Estela Carlotto, en Pinamar, Argentina. 16/09/2009

Estela Barnes de Carlotto, actual presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, no es una abuela común. Hace mucho escogió este peregrinaje y por decisión colectiva preside una Asociación inédita en el mundo cuyo fin último es devolver la identidad a quienes fueron despojados de ella al tiempo que sus padres verdaderos morían.

Estela, con dulzura infinita y contundencia admirable, habla de un “plan terrorífico, siniestro” como lo es el robo de bebés por razones políticas.

Su historia es como la de muchas otras abuelas. Su hija Laura, de 21 años de edad, militante de la Juventud Peronista, fue apresada junto a su esposo. En junio de 1978, probablemente dio a luz un varón y en agosto de ese mismo año fue ejecutada. El bebé nunca apareció y aún es buscado por sus familiares. Tendría 31años de edad.

Hasta ahora han sido recuperados 97 nietos, pero aún faltan 400.La campaña informativa es intensa para que aquellos jóvenes con algo más de 30 años de edad, que tengan dudas sobre su nacimiento y deseen acudir a la Asociación y al Banco Nacional de Datos Genéticos para las pruebas correspondientes de ADN.

Uno de los casos más escandalosos es la presunta apropiación de dos bebés (hembra y varón) por parte de Ernestina de Noble, dueña del monopolio mediático que ostenta el grupo Clarín. Carlotto informó que existen al menos 22 posibles familias de Marcela y Felipe Noble, pero ellos se niegan a hacerse los exámenes de ADN. Los niños habrían sido entregados a la familia Noble por el propio General Videla.

¿Cómo están llevando adelante algo tan delicado? ¿Son personas que han desarrollado afectos con sus actuales familias?

– Estamos desarrollando una metodología alterna porque la idea es traumatizar lo menos posible. De tal forma que podemos recoger muestras de cabellos o de la saliva recogida de los cepillos de dientes. Los equipos van hasta las casas de los chicos que se niegan a ir al Banco de Datos Genéticos. Tampoco queremos venganza, sólo aspiramos justicia y que los nietos sepan de dónde vienen. Nosotros convocamos a aquellos que tienen dudas sobre sus orígenes, que han visto marcadas diferencias físicas o de personalidad, o que no tengan una historia clara de sus ancestros. Ellos acuden a la Asociación voluntariamente y se inicia la investigación. Aparte de eso están los juicios a quienes traficaron con sus vidas. Al final son ellos los que deciden si regresan a sus familias de origen o si se quedan con las adoptivas.

Persiste el miedo al pasado

Con marchas de jóvenes estudiantes en todo el país, se conmemoró este 16 de septiembre el 33 aniversario de “la Noche de los Lápices”, uno de los tantos cruentos sucesos de la dictadura que se instauró en Argentina desde 1976 hasta 1983 y en nombre del “Proceso de Reorganización Nacional”.

Hace 33 años, fueron secuestrados 10 jóvenes de La Plata, que se convirtieron en una amenaza para el régimen dictatorial, al demandar el boleto estudiantil. Seis de aquellos chicos, cuyas edades oscilan entre los 16 y 18 años, continúan desaparecidos, y engrosan la lista de los 30 mil de los que más nunca se supo, según la documentación existente hasta ahora, recogida por varias organizaciones de derechos humanos.

La “Semana de la Memoria”, nacida en Villa Gesell, se celebra este año en la localidad de Pinamar, provincia de Buenos Aires, con la presencia de la presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien presidió los actos que incluyeron marchas de cientos de jovencitos, con enormes lápices de madera, gritando “ahora estamos unidos”. En el foro realizado en la escuela “Corbeta Uruguay”, de Pinamar, los estudiantes de secundaria dieron muestras de la madurez y aplomo de las nuevas generaciones, resultado del trabajo político que se viene haciendo desde las aulas. Las lágrimas de los presentes brotaron silenciosas al escuchar uno a uno, los nombres de los secuestrados, en la voz de una de las estudiantes de la secundaria.

En Argentina, se ha iniciado como nunca, una campaña de concienciación sobre los estragos que causó la dictadura a miles de familias. Los estudiantes que hoy viven en democracia investigan día a día lo ocurrido y los actos que se celebraron contaron con la decidida participación de la escuela secundaria.

Pero las grandes protagonistas de estos actos de “no olvidar” son las madres y las abuelas de Plaza de Mayo. Este mes de septiembre, Estela de Carlotto quien aún busca afanosamente a su nieto Guido, nacido en cautiverio y luego echado a los brazos de los verdugos de su madre, a la que ejecutaron dos meses después de parirlo en un campo de concentración, no cesa en su recorrido por todas las escuelas, conversando con los más jóvenes sobre la dictadura.

Aunque han pasado ya más de 20 años de aquellos aprobiosos días, los argentinos aún temen a ese pasado, por esta razón el país entero es un inmenso monumento a la memoria.

Honremos a los que continúan desaparecidos: Claudio de Acha (17), María Clara Ciochini (18), María Claudia Falcone (16), Francisco López Muntaner (16), Daniel Racero (17), Horacio Húngaro (17).

 

Anuncios

Un pensamiento en “Estela Carlotto: “robo de bebés era un plan terrorífico de la dictadura”

  1. Pingback: Estela Carlotto: "robo de bebés era un plan terrorífico de la dictadura" | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s