Una tarde con Chávez


Hacía casi un año que no iba al Cuartel de La Montaña, sitio donde reposan los restos del presidente venezolano, Hugo Chávez, fallecido el 05 de marzo de 2013.
Han cambiado las cosas. No vi, por ejemplo, la unidad de Bus CCS en la estación del Liceo Fermín Toro, aquella que subía y bajaba gratis a los visitantes del museo. Pensé que habría mucha gente hoy por ser feriado pero la cosa fluyó bien.
Acompañé a William Albrecht, primo nacido en Suecia, vino de Estocolmo para afinar algunos apuntes de su tesis de maestría en la Södertörn University College, sobre cómo los medios más influyentes de ese país manipulan y distorsionan las informaciones sobre Venezuela, especialmente a partir del 12 de febrero de este año. Le recomendé que visitara el sitio ya que regresa mañana a su tierra y, además, en algún periódico de Estocolmo un periodista reseñó la capilla que el pueblo construyó muy cerca del Cuartel y se burló de las señoras guardianas del 23 de Enero.
William, hijo de venezolana y sueco, ama a Venezuela y es un incansable en la búsqueda de sus raíces.
Durante el recorrido me di cuenta de que a la exposición fotográfica le han sumado cosas personales de Chávez como los lentes que usaba en sus alocuciones;

Cepillos para peinarse
Cepillos para peinarse

o la tacita de peltre para tomar el infaltable café negro;

La tacita de peltre
La tacita de peltre

también están su boina roja y las charreteras; el clásico “liquiliqui” beige; una muestra de las arañas que de niño vendía por las calles de Sabaneta y también uno de los tantos mapas de Venezuela que usó en los Aló Presidente. El acceso a la capilla estaba cerrado y ahora se hace más rápida la visita.

La Constitución que siempre mostraba
La Constitución que siempre mostraba

No deja de ser un lugar mágico, lleno de paz y belleza, con esa frescura de montaña. Los pebeteros eternos luchan por sobrevivir a la brisa que les golpea desde el hermoso cerro Ávila, el ahora Waraira Repano, y siempre es un regalo mirar hacia el Palacio Blanco y Miraflores, descubrir el metro atravesando aquellos barrios y reconocer a lo lejos los edificios emblemáticos de la ciudad. No dejen de ir al Cuartel de la Montaña.

Boina y charreteras
Boina y charreteras
Las arañas que vendía en Sabaneta
Las arañas que vendía en Sabaneta
Los lentes de Chávez
Los lentes de Chávez
El "liquiliqui" aunque más famoso era uno verdeoliva
El “liquiliqui” aunque más famoso era uno verdeoliva
William Albrecht analiza retórica de medios suecos sobre Venezuela
William Albrecht analiza retórica de medios suecos sobre Venezuela
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s