Domingo por la mañana


Hubiese querido encontrarte cuando desperté. Quizás, entre sueños, y ahora lo pienso en este segundo que parece durar toda una vida, pasé la noche buscándote, palpando, a tientas, ese lado de la cama, tratando de llegar a ti, que te echaras sobre mi, para hundirme de nuevo en tu tibieza y, así, seguir soñando…Edredón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s