¿De cuál país habla Hiram Gaviria?


Desde la ventana de mi casa, todos los días y a toda hora, miro la calle repleta de lujosos carros cuyos dueños o dueñas se dirigen a Cadivi a buscar sus dólares. Son tantos los carros que se genera un caos indescriptible y entonces han surgido acomodadores espontáneos que se buscan su chamba con el tradicional “se lo cuido” y, a duras penas, ponen orden en la pea.

Los centros comerciales continúan abarrotados de gente. El 24 de diciembre las tiendas se daban el lujo de cerrar sus puertas “porque ya no caben más clientes”, y entonces había que hacer cola para entrar…Los juguetes más caros fueron los más vendidos, algo que nos dice cuán lejos estamos del socialismo soñado…

Ni hablar de los bancos. Es un martirio ir al banco en estos días por el mismo problema: el gentío. Ese gentío infeliz, sufrido, martirizado por culpa de un Gobierno tiránico y dictador que no lo deja ser…

Horas antes del 31 de diciembre se agotaban las uvas a cien bolívares el kilo. ¿Qué importa?, ¡dame seis kilos!. Y más allá en otro camión vendían sin ninguna restricción, los globitos del deseo de diferentes tamaños y colores desde 80 a 120 bolívares. Una familia llevó ocho, de diferentes precios, uno para cada miembro porque aquí en Venezuela ni siquiera los deseos se reprimen, pese a que Corpoelec advirtió una y otra vez que los dichosos globos son “peligrosos” y que mejor era lanzarlos en una playa o en sitios abiertos, pero no. Los lanzaban desde los apartamentos, desde las ventanas de los edificios y el cielo de Caracas se congestionó de esos bichos demostrando que mientras más desees más gastarás…¡Y a nadie le pasó nada!

Todo eso ocurrió en medio de la tremenda incertidumbre que generaron los mensajes de tuiter de los Marquina, los Bocaranda, los Gerbasi y otros especímenes que dijeron cualquier cantidad de barbaridades sobre la salud del presidente Chávez, con plena libertad y desparpajo, y hasta amenazando con destruir las cuentas de los chavistas que con toda razón respondían a esas loqueras.

Así nos llegó el 2013 y en los primeros días de enero Cadivi anunció que serían renovados automáticamente los cupos para las tarjetas de crédito, cosa que la oposición descalificó asegurando que eso no ocurriría. Pues bien, Cadivi ha cumplido y las renovaciones van viento en popa y si no lo creen, les publico el mensaje que a mí me llegó…Pero, además, desde España el periódico ABC alimenta la campaña contra Venezuela y comienza a salpicar para todos lados, atacando a las figuras políticas que tienen responsabilidades de dirección del país en este momento, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, a sabiendas de que la oposición no tiene ningún liderazgo en Venezuela y si no les invito a que estudien los resultados obtenidos por Henrique Capriles en Miranda, el 16 de diciembre de 2012.

Llama la atención que el ABC titula una de sus “informaciones” con un tema que, como el de la DEA, fue cancelado por el propio presidente Chávez en agosto de 2005.

Luego viene la MUD y su nunca bien ponderado “líder” Ramón Guillermo Aveledo (no sé si aún es copeyano), a decir que el país está en crisis, que no saben qué hacer y que no se está informando bien sobre la enfermedad del Presidente, cuando el mismo Chávez, el 8 de diciembre de 2012, comunicó con asombrosa fortaleza, claridad, determinación y valentía, lo que estaba por venir y hasta dio las coordenadas de lo que debíamos hacer en todos los escenarios posibles…Pero el dirigente de la MUD, ex presidente de la Cámara de Diputados y de la Liga de Beisbol Profesional,  demostró que sus fuentes son precisamente esos Marquina, esos Bocaranda, etc, etc..

Ante la reacción del Vicepresidente Nicolás Maduro, de señalarle como el artífice de la campaña mediática nacional e internacional contra el presidente Chávez y Venezuela, sale un desprestigiado y devaluado Colegio Nacional de Periodistas a  pedirle a Maduro  que “baje el tono” cuando ese CNP, que sigue secuestrado por una “mínima minoría” de periodistas (en los últimos comicios apenas votaron 5 mil de 20 mil periodistas inscritos), hace tiempo perdió el tono porque calla ante los desmanes de las empresas de comunicación que representa. ¿Porqué no le manda a bajar el tono a los periodistas que se han burlado de la salud presidencial y que todos sabemos quiénes son?

Entonces, un país donde las instituciones funcionan, donde el pueblo acaba de ratificar al presidente Chávez con más de ocho millones de votos, donde hasta el 24 de diciembre habían salido por el aeropuerto internacional Simón Bolívar unos 300 mil pasajeros que muy posiblemente  lleguen a 800 mill; donde ya se han entregado casi 400 mil viviendas a las familias dignificadas; donde todos se preparan para el reinicio de clases y unas nuevas elecciones de alcaldes y concejales para profundizar la democracia participativa; ¿ese es el país “enfermo” del cual habla el diputado Hiram Gaviria? Creo que ese diputado se bajó del avión de espaldas y pensó que no había salido de España…

La ciudad amaneció el 1 de enero con globos espaturraos

Hiram Gaviria habla de un país “enfermo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s